Gays - Primera Vez

Relato erótico

Una joventud madura.

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 19.614 Valoración media del relato 9,31 (35 Val.)

RESUMEN

La juventud, una etapa llena de caminos y decisiones. Nuestro protagonista, un chico afable y atlético que desconoce cualquier cosa relacionada con la sexualidad, se le presentan los primeros chispazos hacia la sexualidad. Una sexualidad dulce y excitante.

Era un chaval alto de ojos azules, pelo rubio,  musculoso y moreno de piel gracias a las clases de waterpolo a las que dedicaba 5 horas a la semana. Fue de hecho en esas clases donde empezaron los primeros chispazos hacia la prepubertad. Yo desconocía todo en cuanto a la sexualidad y en cuanto a las acciones que se podían llevar a cabo. Todo empezó un día tal como hoy: cielo medio tapado por la lluvia, rachas de viento semicálidas pero que al estar mojado entraban hasta los huesos. Había acabado el entrenamiento y desfilábamos todos hacia las duchas, todos mis compañeros de equipo me superaban en 1 o 2 años de edad.

Éramos siete los que nos disponíamos a meternos en las duchas. Mientras nos quitábamos el bañador, David, uno de los chicos más salidos, dijo:

-¿Tíos cuantas pajas sois capaces de haceros en un día?-

Todos respondieron ante la llamada de David, pero yo no supe que contestar ya que no sabía lo que era hacerse una paja. David se me quedó mirando y me preguntó por qué no contestaba y yo le dije que desconocía ese término.

Se hizo una carcajada colectiva en el vestuario, todos me preguntaron como no podía saber eso, pero es que no sabía ni por asomo a qué se referían.

-Tengo ganas de hacerme una. ¿Alguien se une a nosotros y así le mostramos al pequeño Fran lo que es?- preguntó David a los demás.

Todos aceptaron moviendo la cabeza y seguidamente cerraron el vestuario con pestillo. Se bajaron los bañadores y se fueron hacia la ducha totalmente desnudos. En un principio no me pareció ser nada diferente a lo normal ya que todos nos duchábamos desnudos y todos conocíamos nuestras partes más íntimas. Encendieron las duchas con agua caliente y se sentaron en el suelo empezando a tocarse el pene. Yo no sabía si mirar, me daba corte verlos tocándose sus partes nobles, pero continué mirando. A todos les había crecido, sobre todo a David que le debía hacer 17cm como poco. David frotaba arriba y abajo, podía ver como la piel le llegaba hasta la punta, empezó a gemir hasta que de su pene salió disparado una sustancia blanca viscosa, seguidamente también a todos los demás.

Me quedé atónito. No podía explicar esa sustancia. ¿Tanto placer debían sentir cuando les salía eso? -me preguntaba mentalmente.

Cuando todos hubieron acabado se ducharon, vistieron y salieron por la puerta. Yo estaba por hacer lo mismo, pero David me insinuó que no me moviera y que esperara.

Todos habían salido menos yo y David. Él se acercó a la puerta y la volvió a cerrar con pestillo. Se acercó a mí y me pregunto si quería aprender a hacerme una paja como ellos. David me superaba notablemente en edad, pero yo asentí con la cabeza.

-Yo te voy a hacer la primera si quieres y así sabrás como se hacen. ¿Te parece?- preguntó David.

No se si fue por curiosidad o por excitación, pero asentí.

Puso cuatro toallas y su mochila en el banco de piedra haciendo una especie de cama. Me dijo que me incorporara en la cama mientras el volvía a quitarse la ropa y los calzoncillos para no ensuciarla por si acaso. Fue a su mochila y sacó el bote de gel de ducha y un portátil y se acercó a mí. Lo encendió y mientras estaba tumbado me lo puso encima del pecho, me quitó el bañador y puso un video. Eran un hombre y una mujer que empezaban a besarse y acariciarse hasta  hacer el amor. Mientras la reproducción seguía su curso, David empezó a hacer un masaje con el jabón en la parte de los muslos y en la barriga, pero no me conseguía poner ya que el video no me decía nada, es decir que no me excitaba. David cambió de video, esta vez eran 2 hombres que empezaban con lo mismo caricias hasta llegar al amor. Este video si que me puso muy caliente, note como las caricias del video se hacían realidad con las de David. Aparté el portátil a la silla de al lado mío y él tiró una buena cantidad de jabón sobre mi parte, que había crecido como nunca la había visto, y empezó con los movimientos de cabo a punta.

Sentía como todos los músculos se relajaban, como me metía en una nube dulce en la que todo era genial. David también se había puesto palote, y también empezó a hacerse una con la otra mano. Notaba como me venían sudores y como le chorreaba a David una gota de sudor en la frente y en los abdominales.

David me propuso llegar un poco más lejos, que el se pusiera encima de lo mío y que frotara en vez de con la mano con el trasero, entre nalga y nalga. Yo por probar no se lo negué. Se puso sobre mí de espaldas y empezó a moverse adelante y atrás hasta pasado un minuto que me pidió que intercambiáramos los papeles, pero esta vez yo miraría de cara a David. Cuando me puse sobre lo suyo, noté una presión en el culo bastante agradable y mientras me movía David sostenía mi pene, así que con el movimiento frotaba y frotaba más. David empezó a gemir conmigo sobre él hasta que noté un esquichazo en el trasero. El se incorporó conmigo encima, así que las piernas las tenía sobre las suyas y rectas por detrás de su espalda, nos mirábamos cara a cara y fue cuando él dijo: -Ahora viene el final-

Empezó a frotarme con las manos el pene mientras me miraba. Noté que algo venía, todos mis músculos se tensaron dándome el máximo placer y salió un chorro del mismo líquido que ellos pero un poco más trasparente que le roció los pectorales y abdominales a David.

Tal como estábamos me cogió aupado y me llevó a las duchas donde nos metimos los dos y mientras me sostenía con una mano, me quitaba el jabón y esa cosa viscosa del trasero con la otra. Me bajo al suelo de la ducha y noté los músculos más flojos de lo normal, pero la situación lo había merecido.

 

Me sequé, me vestí y salí con David del vestuario, me acompañó hasta mi casa y nos despedimos. Desde ese día se había forjado una unión entre David y yo.

TO BE CONTINUED...

CONTINUARÁ...

 

autor:EXCAR-PRODUCTION

torresvalverdejuan@gmail.com

Comparte este relato

7038
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar