INICIO » Categoría » Mi primer experiencia con una prostituta

Mi primer experiencia con una prostituta

  • 8
  • 9.376
  • 8,71 (28 Val.)
Les describo como fue mi primera vez que tuve relaciones sexuales con una prostituta, que la verdad fue una muy buena experiencia

Esto sucedió hace muchos años, recién terminaba mis estudios universitarios y no encontraba empleo todavía, y me encontraba con muchos deseos de tener relaciones íntimas pero todas mis amigas allegadas y con quienes podría haber tenido algo, no estaban disponibles, unas porque ya trabajaban y no tenían mucho tiempo libre, y el poco tiempo libre lo dedicaban  a su familia (padre, madre, hermanos).

Por lo que decidí ir en busca de una mujer de la vida alegre que me dedicara tiempo, al menos por los 30 minutos que duraría quizás el servicio de compañía.

Preparé todo de tal manera que salí temprano de la casa supuestamente a comprar una cosas fuera de la capital, pero no era cierto lo único que quizás compraría serían quizás preservativos para poder cumplir mi misión.  El área seleccionada para ir por mi primera cita con una prostituta no fue el que en general todos eligen en la capital una calle famosa conocida como la Avenida, ahí se han iniciado muchos amigos y conocidos perdiendo su virginidad con mujeres expertas que conocen bien el oficio (les aclaro que para mí una prostituta no es una mujerzuela ni alguien que no vale nada, sino que las considero como una mujer dispuesta a entregar su cuerpo para satisfacer placeres sexuales de otro a cambio de dinero; es decir ellas con necesidad de dinero y uno con necesidad de satisfacer el placer sexual). Bueno yo elegí  un lugar menos populoso, pero a donde me habían comentado que habían mujeres muy bien dotadas y que lo hacían bien rico el sexo, el única problema era que no me gusta mucho beber afuera pues prefiero tomar licor o cervezas en mi casa o para fiestas, pero no mucho en bares; y claro al ser mi primera vez que iba a tener encuentro con una prostituta no iba ser tan directo tenía que explorar primero la zona y las chicas del lugar, para no cansarlos en muchos detalles, el lugar que seleccione fueron los alrededores del Parque Centenario cerca de una famosa calle de mi país, a unas cuadras de la Alcaldía Municipal de la capital San Salvador; el problema fue que al ser principiante en esto no calcule bien ni me informe antes por lo que llegue demasiado temprano a las 8:00 am y no nada todos esos lugares cerrados, me fui al parque a sentarme en una banca y desde ahí observe todo el movimiento y nada, pasó una hora y yo con la calentura adentro, así que me dije mi modo me iré a ver pornografía a la casa y por consecuencia autosatisfacerme. Pero en eso se acercó un vendedor de sorbete, pues en este lugar abundan vendedores ambulantes, de golosinas, hot dogs, café, etc.: y de manera discreta le pregunte a qué horas está abierto en las cervecerías, y él me dijo que a las 10:00 am pues las señoritas se levanta tarde pues atienden y cierran esos lugares hasta la madrugada por tanto las chicas se quedan descansado, terminamos la conversación y él se retiró cuando de presto veo en la banca de enfrente a una mujer quizás de unos 35 años, vestida con minifalda y con una blusa que resaltaban unos lindos pechos algo grandes bien redonditos, me extraño que se encontraba sola y bien maquillada, recién acaba de sentarse y yo por estar conversando con el vendedor no me había fijado en ella.

La verdad es que sería mi primera vez que salía a buscar una prostituta, pero no era la primera vez que buscaba conquistar o hablar con una chica, así que dije hoy es cuando chile verde, mire mi reloj y marcaba las 9:25 am  y pensé en dejar pasar por lo menos 15 minutos y si no se le acercaba nadie era que no estaba esperando alguien y entonces actuaría yo;  durante ese tiempo 15 minutos la observe fijamente a su cuerpo y la verdad es que si me despertó lujuria y deseo de intentar ligar con ella, por su parte me miraba disimuladamente y veía su reloj como desesperada; entonces dije yo desde la otra banca hola como estas?, ella me sonrió y me respondió al saludo, yo con la mano le indique si quería acercarse y sentar junto a mí, y ella accedió y para ser sincero esa simple acción de ella me excitó mucho pero como tenía en mi mano unos papeles con eso disimule la erección y además tenía la ventaja de estar sentado.

Le pregunté cómo se llamaba, y porque una mujer tan guapa se encontraba tan sola en un lugar así, rápidamente ella entendió mis intenciones y me dijo que ella se dedicaba al comercio a la venta de artículos pequeños peines, ganchos, etc. en el centro, y que además esa semana había sido difícil porque no había vendido pues era jueves y ya casi terminaba la semana, además me declaró que tenía una niña de 8 meses de nacida y que necesitaba dinero para comprar leche, entonces yo le dije que ahí sentada no iba a conseguir que mejor le iba a obsequiar yo $ 5.00 y que fuera comprar algo de producto para revenderlo y obtener para la leche, ella me pregunto si no tenía más dinero de eso y yo le dije que podría obsequiarle $ 3.00 más; entonces ella me abrazó y me dijo mira y de tiempo como estas? Será que podemos ir a platicar a un lugar solo y quizás a hacer travesuras, me lo dijo de una manera tan sensual que mi erección fue aún mayor que la primera, yo  a ese momento ya se me había olvidado mi objetivo que tener relaciones con ellas por lo que me contó y es más me había enseñado una foto de ella con la bebé.  Al ver ella que yo no me animaba me dijo vamos te lo voy a hacer bien rico, y la verdad no pude más resistir por tanta insistencia de parte de ella, es más fue tan sensual que a ese momento ya me había tomado de la mano y me la había dirigido hacia sus piernas, la cuales sentía muy suave su piel y como andaba ella en minifalda me puso a mil; entonces le dije ¿en verdad quieres que vayamos a hacer travesuras, porque ya te entregue dinero así dejémoslo mejor?  Y ella me respondió gracias por el dinero pero ya me puse humedad y hoy quiero que me quites las ganas.

En ese entonces no poseía vehículo todavía, por lo cual caminamos  hacia el motel más próximo, en realidad el rótulo decía Casa de Huéspedes, durante el camino ella me tomo del brazo pues ella vestía tacones altos y al cruzar las calles me dijo que sentía miedo de caer pues esa calle tenía muchos baches, yo la verdad iba ya con el miembro erecto tratando de resistir y cubrirme con los papeles que andaba en la mano, ella me dijo andas con bastante calentura ya te la voy a bajar.  Entramos al lugar pague los $ 4.00 por el rato y subimos nos tocó habitación de segunda planta; ya estando arriba ella me dijo que quería que se lo hiciera como si fuera marido de ella ósea a lo natural yo le dije que no pues apenas acabo de conocerla, además en la farmacia había comprado preservativos de los más gruesos por seguridad.

Ella fue prácticamente la que me desvistió primero la camisa, luego me desabrocho el pantalón y me bajo el bóxer, entonces se puso en posición de  perrito, se bajó el calzón y me dijo métemela ya que no aguanto las ganas de ser penetrada; le pregunte si no me iba a chupar antes y me dijo que ella no hacía oral, pero que el sexo vaginal me lo iba  a hacer bien rico ( la verdad me frustre porque pensaba que iba ser mi primera experiencia oral , ya en otro relato les contaré como fue mi primera experiencia oral ). La verdad es que en la cama se comportó como toda una perrita en celo me pedía que se la metiera más fuerte, que no fuera a parar, le chupe las tetas y como estaba lactando las tenía bien duritas y el pezón bien parado; y si gemía a gritos, al grado que le dije que no gritara sino pensarían que la estaba matando o violando, bajo un poco el tono pero si era muy escandalosa, al fin y al cabo dije que ya estamos acá hoy hasta acabar.  Terminé dos veces (en el condón claro), pero ya ultima me pidió que le llenara los pechos de semen los cual con gusto accedí. Al final probamos unas 12 posiciones unas que ni idea de cómo hacerlo tenía yo pero ella me enseño, y me sirvió para mis futuras relaciones.

Al terminar me di cuenta que eran ya las 11:55 am y ella me dio su número de teléfono para que le llamara y poder tener otros encuentros, lo curioso del caso es que ella me dijo que no era prostituta declarada, pero al año de iniciar a trabajar compre un vehículo y pase un día por esa zona y ahí estaba ella en la esquina del parque siempre vestida sexy y esperando clientes, y la verdad ya no me animé a llevármela porque la zona se ha vuelto más peligroso por la violencia, pero siempre la recordaré como la primera prostituta con la que tuve relaciones sexuales.

  • Valorar relato
  • (28)
  • Compartir en redes