INICIO » Categoría » Confesiones de Laura, mi perverso amante 7

Confesiones de Laura, mi perverso amante 7

  • 20
  • 64.951
  • 9,63 (249 Val.)
Hola soy Laura, al fin mi tío y yo cumplimos nuestro sueño de estar una noche juntos, fue una noche memorable llena de pasión y amor, una noche llena de excitación y entrega, una noche llena de morbo y nuevas experiencias sexuales para mí, una noche que nunca olvidare, pues fue la noche en que me co

El día siguiente me dedique a buscar una víctima, ejeemm… perdón quien de mis compañeras podría ayudarme a pasar una noche con mi tío, de todas mis amigas, pensé en Mary, ella es una nena muy seria y tímida, su forma de vestir a pesar de ser mayor que yo era muy infantil, de carácter débil y manejable, no se mete en problemas, es muy de familia y de ir a la iglesia, su forma recatada de ser hacen de ella la mejor elección, pues mis padres ya la conocían y la tienen en buena estima, de hecho algunas veces mi madre me llego a decir que yo debería aprender de ella, eso me chocaba pues no me gustan las comparaciones, además nada que ver, a mi si me gusta divertirme ¿qué de malo hay en eso?

Me pase toda la mañana platicando con ella, hasta que llegó el momento de pedirle ese gran favor, le conté de la salida con mi novio, le platique de la cita y de lo ilusionada que estaba, de lo lindo que es y de lo mucho que lo amo, claro no le comente quien era, “se dice el pecado mas no el pecador”, ella me oía emocionada, pero se resistía le daba miedo meterse en problemas y que me pasara algo malo, fue muy larga y extensa la plática, parecía que no lograría mi objetivo, hasta que se me ocurrió preguntarle si tenía novio, no tenia, le pregunte que si le gustaba alguien de la escuela, ella muy tímidamente, me dijo que si, que le gustaba alguien, que se sentía atraída hacia él y que sentía algo bonito por él, pero él ni siquiera la veía, batalle mucho para que me dijera de quien se trataba, solo me decía tú lo conoces muy bien, insistí tanto hasta que por fin me lo soltó de golpe.

- Es tu hermano – me dijo ella tapándose la cara llena de vergüenza, hasta roja se había puesto, quiso huir de mí, pero la detuve, la calme, nos calmamos las dos pues me sorprendió mucho saber de quien se trataba, seguimos platicando ahora el tema era mi hermano pues a ella le fascinaba que le platicara de él, no tuve más remedio que vender a mi hermano, para lograr mis propósitos, le ofrecí presentarle a mi hermano y una cita en con él en compañía de nuestros amigos, le ofrecí ayudarle a verse más femenina y arreglarse, tal vez así mi hermano se fijara en ella, después de mucho pensarlo finalmente acepto ayudarme con mi cita, juntas planeamos todo y nos pusimos de acuerdo.

Ya había dado el primer paso, me faltaba el segundo paso, el más difícil, sacarles el permiso a mis padres, Mary empezó a frecuentar más la casa so pretexto de que teníamos mucho trabajo en la escuela, la idea era de que mis papis se familiarizaran con ella y le tomaran confianza, lo cual fue fácil debido al carácter de Mary y su facha de niña inocente, lo que fue del agrado de mis padres, invite a Mary a quedarse una noche en la casa, así mis padres tendrían que corresponder de la misma forma  a Mary, todo iba marchando según lo planeado.

En esos días le presente a mi tío, el con su sonrisa y su carácter le agrado a Mary, pero lo que más gracia me causaba era la cara de Mary cuando estaba presente mi hermano, casi se le caía la baba de solo verlo, yo pensaba que seguramente su puchita se mojaba al verlo, ejeje, mi mente cochina y perversa, me divertía verla así, así que provoque más encuentros con mi hermano, la noche que se quedó Mary en casa le pedí a mi hermano nos ayudara con algo de tarea en su cuarto, ver a Mary inquieta y llena de nervios por estar sentada en la cama de mi hermano, sobre todo estar cerca de él me causaba cierta gracia, sin dudas ella si se chorreaba con la presencia de mi hermano.

El fin de semana se acerca ya las cartas estaban echadas, llego el momento de pedir permiso de quedarme en casa de Mary, ella y yo esperábamos ansiosas la llegada de mis padres ya teníamos todo preparado, en cuanto llegaron mis padres yo inicie a apapachar a mi papi,  así que con toda la coquetería y zalamería de mi parte fui preparando el terreno, le ayude a mi madre en la cocina nuevamente, mi mami nuevamente estaba encantada de que le ayudase, aunque ya veía venir el golpe, mi padre por su cuenta se dejaba querer el si no se esperaba nada, cenamos, Mary como siempre embobada con mi hermano, terminamos de cenar y les pedí a mis padres nos acompañaran en la sala.

Como siempre yo mantada en las piernas de mi papi, besándolo, acariciándolo, hablándole como aquella tarde que logre sentir su verga, suave y en el oído en ocasiones, procurando hacerle sentir mis nalgas discreta e inocentemente en su verga, mientras les comentamos lo duro que la estábamos pasando en la escuela, pintando un panorama negro y sombrío, ellos con cara seria solamente nos escuchaban.

Papi, mami – necesito que me den permiso a quedarme en casa de Mary el viernes en la noche, sus padres no estarán en casa porque van a una boda a Monterrey (otra ciudad a dos horas de la nuestra), yo me comprometí a acompañar a Mary para que no se quede sola, así podemos avanzar en nuestras tareas, así matamos dos pájaros de un tiro, ¿verdad que es buena idea y me darán su permiso si?

Yo desbordaba miel y dulzura con mis actos y mis palabras, tratando de convencerlos, ellos por su parte, se veían dudosos, nos hacían preguntas, de las preguntas pasaron a los condicionamientos, después de casi 15 minutos de deliberaciones terminaron por darme el ansiado permiso yo llena de entusiasmo los bese y les di las gracias.

Pasamos unos minutos más platicando con ellos hasta que llegaron los papas de Mary por ella, luego de despedirnos todos nos fuimos a nuestros cuartos, los días pasaron volando y llego el tan ansiado día, Mary yo esperamos afuera de la casa a mi tío, tenía que avisarle de algún modo así que en cuanto lo vi, le dije que si podía volver después de dejar a mi mami para pedirle un favor, al ver a mi amiga Mary sonrió inmediatamente, adivinando de que se trataba acepto regalándonos su hermosa sonrisa, esa que me tiene loca y ardiendo todo el tiempo.

Más tarde regreso mi tío, toco el timbre, salí disparada a recibirlo, dejando a Mary esperándome en la sala pidiéndole que me dejara hablar con el tío a solas, rápidamente lo puse al tanto de todo mi plan de escape, el me abrazo contento por la noticia, nos pusimos de acuerdo,  nos abrazamos ocultándonos de miradas indiscretas y nos dimos un faje bien rico, nos despedimos para vernos en la noche, Mary y yo nos fuimos a su casa ahí me bañe, me arregle toda de pies a cabeza, me puse la ropa que mi tío me había comprado, Mary se quedó asombrada de mi transformación.

-estas hermosa, hasta pareces otra, te vez más grande más mujer, no puedo creer lo linda que te vez -  me hizo prometerle que le enseñara a arreglarse así, a las 8:30 llamamos a casa para decirles a mis padres que todo estaba bien, eso era parte del sus condiciones, a las 9 paso mi tío por mí, Mary pensaba que mi tío me llevaría a la cita con mi novio, ejeje.

Me despedí de Mary, quien me dio una serie de recomendaciones, si mami le dije en son de broma, mi tío fiel a su costumbre me ayudo a subir al carro, con su eterna sonrisa, no dejaba de verme, estas preciosa mi princesita, me dijo, como si le estuviera hablando a una niñita pequeña, cerrando la puerta, le lance un beso de despedida a Mary, mi tío apenas había avanzado unos metros, ya estaba acariciando mis piernas, ejeje está caliente pensé, yo le correspondí agarrando su verga por encima del pantalón.

Me llevo a un restaurante  a cenar, en el estacionamiento nos besamos y acariciamos por unos minutos, al entrar a local, me senti observada por todos, esas miradas penetrantes como si quisieran atravesarme me fascinaban, mi tío gozaba lucirme, exhibirme, presumir a su mujer, a su hembra, me tomo de la cintura todo el camino mientras seguíamos al mesero hasta llegar a nuestra mesa, el mesero nos acomodó en la mesa, mi tío le pregunto por la sugerencia de una bebida suave para los dos, el mesero sugirió un vino tinto francés, mi tío pidió dos copas.

- pruébalo nena, esta exquisito me dijo, le di un pequeño sorbo, me encanto su sabor, tuve la sensación de un pequeño golpe en mi cerebro, un ligero ardor en mi garganta, después de unos tragos, pronto me acostumbre a beber el vino.

-¿Te gusto mi niña linda?

- si tío me encanto, al principio lo senti raro pero después de unos tragos me gusto mucho.

- tómalo despacio nena, no quiero que termines borracha en nuestra primera cita.

Yo le sonreí, me puse algo colorada, no sé si fue el vino o la emoción de estar ahí con mi tío, en mi primera cita de amor, pero me sentía alegre, sentía mi cuerpo ligero y libre, no dejaba de sonreír, estaba muy feliz, mientras platicamos mi tío y yo no dejamos de tomarnos de la mano, rosando nuestros dedos, nos besamos varias veces, cenamos sin dejar de vernos el uno al otro, todo parecía un sueño, una fantasía yo estaba que no cabía en mi de alegría, todo eso era tan hermoso para mí, el tiempo parecía volar, terminamos de cenar nos tomamos una copa más de ese vino maravilloso, al salir del restaurante me parecía que flotaba.

Caminamos unos pasos mi tío me abrazo de la cintura y yo a él, antes de subirnos al coche nos besamos tierno, sin prisas, disfrutando el momento, besos suaves cálidos, abrazándonos disfrutando de esa libertad, sin prisas ni sobresaltos, amándonos sin temor, entregándonos el uno al otro, decidimos no subir al coche y nos pusimos a caminar por el centro de la ciudad, llegamos a la plaza principal, el ambiente era festivo, en otra situación ese ambiente se me habría hecho aburrido, pero al lado de mi tío, todo se veía de otra forma, apacible, sereno, hasta romántico, pensé yo.

Volvimos a caminar, disfrutando de la ciudad, jugueteando tomados de la mano, abrazados demostrándonos nuestro amor, aprovechando rincones obscuros y solitarios para besarnos y acariciarnos, nuestros besos y caricias cada vez subían más de tono, llegamos a una tienda pudimos entrar entre los aparadores, había muy poca luz, nos ocultamos detrás de uno y mi tío me empezó a acariciar toda, luego me volteo y me recargue un poco en el vidrio del aparador,  él se me pego desde atrás acariciando, besando y mordiendo mi cuello, mmm eso me mata, metió la mano bajo mi vestido acariciando mi vagina atrayéndome hacia su verga, mmmm la tenía dura, pronto senti sus manos dentro de mi pantaleta, metió unos dedos en mi puchita y los saco mojados, luego los puso en mi boca.

- mámalos amor mío, prueba tus jugos, estas toda mojadita.

Mame sus dedos saboreando mis jugos, eso me incendio de inmediato, mi tío levanto mi vestido desde atrás hizo a un lado la pantaleta, de pronto senti la punta de su verga queriendo entrar en mí conchita, ni cuenta me di de cuando se la había sacado, el calor de su verga me invadió completamente ¡estaba ensartada ahí en plena calle! ¡Corriendo el peligro de ser atrapados cogiendo! empecé a rotar mis nalgas buscando más verga estaba caliente como nunca, atenta a cualquier ruido, con miedo, pero excitada al máximo, la adrenalina la tenía a tope, toso los sonidos se amplificaban al máximo en mis oídos, cualquier sonido me sobresaltaba, la luces de los coches al pasar, todos mis sentidos estaban en alerta, sentir esa hermosa verga entrando en mí, mis jugos corriendo desde mi vagina, todo eso hizo que me llegara un orgasmo tan intenso que tuve que taparme la boca para no gritar, el tío se dio cuenta de mi orgasmo y saco su verga de mi guardándosela enseguida.

Salimos del lugar y nos dirigimos al auto, nos besamos largamente antes de subir, subimos al arrancar mi tío, le saque la verga y se la mame a ratos en todo el camino, al fin llegamos a su departamento, al entrar no encendió la luz, prendió una vela y luego otra y otra y otra, había como 50 velas iluminando el cuarto y aromatizándolo el ambiente, con un suave olor a frutas, nos sentamos en una pequeña mesa, me sirvió una copa de vino, puso música, de ópera, intrigada le pregunte quien cantaba pues parecían voces de ángeles.

- son arias mi niña linda, son arias de amor, las arias de ópera son las partes cantadas, son la parte más conocida de la obra, son los momentos más dramáticos de la ópera, esta canción que estas escuchando se llama o mío babbino caro, es una pieza altamente romántica  dulce y dramática ¿Quieres saber lo que dice la letra?

- Si tío me encantaría es muy bella la canción

Me tomo de la mano y nos acercamos al estéreo paro el disco y puso la canción, se puso detrás de mí tomándome en sus brazos pegando su cuerpo al mio desde atrás, mientras se oía un verso él me decía susurrándome al oído, lo que estaba oyendo, pero antes me explico.

-nena en esta parte la hija le dice a su padre cuanto ama a su novio, el papa no consiente el noviazgo y ella le dice….

O mio babbino caro…

- Oh mi padre querido…

 Mi piace è bello, bello

- Me gusta, es bello, es hermoso

 Vo' andare in Porta Rossa

- ¡Iré a porta Rossa!

 a comperar l'anello!

- ¡a comprar el anillo!

 Sì, sì, ci voglio andare!

- ¡Sí, sí, allí quiero ir!

 e se l'amassi indarno,

- ¡Y si le amase en vano¡

 andrei sul Ponte Vecchio,

- iría sobre el Puente Vecchio,

 ma per buttarmi in Arno!

- pero para arrojarme al Arno!

 Mi struggo e mi tormento!

- ¡Me angustio y me atormento!

 O Dio, vorrei morir!

- ¡Oh Dios, quisiera morir!

 Babbo, pietà, pietà!

- ¡Papá, piedad, piedad!

 Babbo, pietà, pietà!

- ¡Papá, piedad, piedad!

Al oír al tío declamarme la canción con su voz suave al oído, el oír la canción con la voz celestial de María Callas, no pude evitar derramar unas lágrimas, pensando en nuestro amor prohibido, en nuestro amor clandestino, en nuestro amor maravilloso destinado permanecer oculto bajos las sombras, mi tío con sus labios bebió mis lágrimas me abrazo fuerte y me beso, me tomo de la barbilla levantando mi rostro, húmedo.

-¿Que pasa mi nena hermosa, te gusto la canción?

- si tío es hermosa, me fascino mucho, es como si hubiera sido escrita para nosotros, te amo tanto que no puedo vivir sin ti, me moriría si tuviéramos que separarnos, no pude evitar pensar en nosotros, en nuestro amor, en que algún día nos tengamos que separar, eso me pone triste mi amor.

- mi nena linda yo también te amo y te sufro tanto, también a mí me dolería perderte, me mata la sola idea, pero debemos ser optimistas y tratar de vivir nuestro amor intensamente, debemos ser cuidadosos, si las cosas se ponen difíciles nos iremos los dos de aquí, si tú lo deseas mi niña hermosa.

- ¿en serio tío me lo prometes?

- te lo prometo mi amor, mi nena linda, te amo y no podría vivir sin ti.

- Te amo tío, te amo

Nos abrazamos besándonos apasionadamente, las caricias se sucedieron una tras otras, senti sus manos recorrer todo mi cuerpo, sus labios también supieron de mi piel, cada beso cada caricia provocaba en mi ser un mar de sensaciones, sin darme cuenta me quede sin vestido, en ese momento mi tío me tomo en sus brazos y me llevo a la cama, el recorrió con sus labios cada palmo de mi cuerpo, paso por mis labios, mi boca, mi rostro, sus manos cobraron vida y me acaricio las piernas, se notaba que le gustaba acariciarme las piernas enfundadas en esas medias, por mi parte esas caricias me enardecían, el tacto de sus manos en mis piernas y las medias me hacían sentir sus caricias diferente,  amplificando mis sentidos, seguramente lo estaba disfrutando tanto como yo.

Sus labios estacionaron en mis pechos sobre el corset, besando, lamiendo y mordiendo mis pechos en especial los pezones que se pusieron duros de inmediato, mmm me tenía ardiendo, como pude le quite la camisa, acariciando y arañando su espalda a cada pico de excitación que me provoco, bese su cuello sus hombros, mordí llena de pasión sus hombros al sentir como froto su verga en mi vagina, aun con nuestras ropas puestas, mmm que rica sensación, sus manos se dirigieron a mis nalgas, abriéndolas como una fruta madura, casi brinco de placer al sentir sus dedos merodeando mi culo, rosándolo, frotándolo en círculos.

No sé cómo le hizo pero ya su boca estaba succionando uno de mis pezones, una oleada de placer me inundo completamente, por un lado su verga frotando mi vulva, sus dedos horadando mi ano y su boca mordiendo, chupando, lamiendo mis tetas brincando de una a la otra, aahhhh que delicia, me está matando de placer, se separó un momento de mi para quitarse los pantalones, los calcetines y el calzón, se fue directo a mi puchita, besándola por encima de la pantaleta y girándose para dejar al alcance de mi boca su verga, pude ver que brillaba producto de sus líquidos pre seminales, sin pensarlo la tome con mis manos mamándosela de inmediato, mmm esta dura y calientita, mmm que rico sabor, me dedique a mamar su hermosa verga.

Mi tío hizo a un lado mi pantaleta, aspiro el olor de mi conchita, paso su lengua por todo mi labios mayores abriéndolos con sus dedos pronto encontró mis labios menores, aahhhh carajo que rica mamada me está dando, senti sus dedos entrar en mi puchita al mismo tiempo que atrapo mi clítoris con su boca, besando lamiendo y succionando, mmm  eso hizo que me aferrara a su verga para hacerlo gozar como el a mí, la sensual música que teníamos de fondo pronto fue acompañada con nuestros coros sensuales, pujidos, quejidos, gemidos y ruidos de chupadas de fuertes succiones, formaban nuestro coro erótico, luego el ruido del chapaleteo de sus dedos entrando en mi encharcada vagina, se unió al coro hasta que en el clímax de nuestro concierto sexual se sucedieron mis orgasmos, unos tras otros me llevaron a gritar víctima de un poderoso orgasmo que casi me hizo orinar de tanto goce que me provoco.

No me dejo ni reaccionar cuando quise darme cuenta ya me había ensartado su verga en mi cuquita, lentamente haciéndomela sentir, poco a poco aaaghhhh!!! Hasta el fondo me llego, me tomo de la pantaleta haciéndola a un lado y jalaba mi cuerpo hacia el suyo con ella quiso quitarla pero se atoraban con mi liguero, cometí el error de ponérmelo por encima de las pantaleta, desabrocho el liguero y jalando la pantaleta ansiosamente me despojo de ella, me tomo de los tobillos cruzándolos, juntándolas, alzo mis piernas elevando mis nalgas a la altura de su verga con mis piernas en uno de sus hombros.

Me penetro de nuevo así, ahora sí que la senti entrar, dura caliente mmm rica, mi cuquita repleta de verga entrando y saliendo, que maravillosa sensación, me vuelve loca, de pronto senti entrar su dedo gordo en mi culo y moverse en círculos, aaahhhh!!! Apreté mi culo para sentirlo más, al hacer esto me di cuenta que los músculos de mi cuquita se apretaban también, como cuando una aprieta por dentro para evitar orinarse, note que estos movimientos le gustaron a mi tío, así que empecé a apretar con mis músculos su verga lentamente y luego más rápido, al ritmo que él me cogía, esto me hizo estremecerme y a mi tío lo volvió loco, ambos arreciamos el ritmo, buscando que en la profundidad de nuestros sexos se unan, se fundan en uno, mmmm su verga cobro vida moviéndose rápido y profundo, vigorosamente cada vez más, lo senti cada vez más profundo, lo senti llenarme toda de verga .

Ambos empezamos a jadear, de nuevo la opera sexual se convirtió en la más dulce melodía, jadeos, cuerpos chocando entre sí, gritos, mmm hasta el roce di mis uñas arañando su espalda todo parecía conformar la melodía más erótica de mi vida, los te amo, los te quiero, los te deseo, los que rico coges mi vida, así que rico aprietas muévete putita, los lléname de verga, me gusta cómo me la metes así, así muévete puto, el concierto sexual aumento cuando ambos llegamos al punto sexual más alto, el éxtasis total, los gemidos se volvieron gritos, mis manos se crisparon se enterraron en la espalda de mi tío con la llegada de un nuevo y poderoso orgasmo, tan intenso tan sabroosssoooooo!!!!

Mi tío saco su verga, de mi estaba por acabar también de inmediato me dirigí a ella a mamársela, la atrape ansiosa con mis labios, succionando poderosamente, la descarga de leche no se hizo esperar y un aaaahhhhhhgg murió en la garganta de mi tío, lo senti temblar, todo su cuerpo se convulsiono de placer y yo seguí mamando hasta extraer la última gota de semen, de su hermosa verga, aun después de eso mis labios acariciaron con amor su verga, mi lengua hizo lo propio hasta dejarla limpia completamente.

Las manos de mi tío acariciaron mi cabeza, luego me atrajo hacia su boca, besándome apasionadamente, nos abrazamos y nos dejamos caer pegando nuestros cuerpos, el mío encima del suyo, sin dejar de besarnos, que dicha más completa, tenerlo ahí para mí, estar ahí para él, entregada completamente a él amándolo con todo mi ser, en espera del siguiente paso, de la siguiente cogida que promete ser más fuerte, más intensa, algo que sin duda no olvidare nunca y así fue, mi tío me cogió por más tiempo, casi toda la noche, llevándome de la mano por un mundo lleno de pasión, amor, de  experiencias nuevas para mí, un mundo perverso, un mundo lleno de morbo, un mundo de placer, al que me sometí volviéndome su esclava sexual, fue una noche maravillosa  que marco mi vida y jamás podre olvidar.

Continuara…

 

Hola de nuevo, gracias a todos por leerme, por sus comentarios que son mi motivación a seguir escribiendo, los invito a leer mis relatos, solo dale clic a Gala_eros ahí están todos mis relatos, espero tus comentarios o al menos tu valoración así sabré si te gusta mi forma de escribir, si eres mujer me gustaría saber tu punto de vista,  si lo deseas escríbeme a mi correo es [email protected]

  • Valorar relato
  • (249)
  • Compartir en redes