INICIO » Categoría » Mi hermano me folla mientras duermo

Mi hermano me folla mientras duermo

  • 9
  • 81.641
  • 9,46 (192 Val.)
Finjo estar dormida mientras mi hermano, me toca, y después me folla.

Mi nombre es Angélica, voy a contarles una historia que ocurrió con mi hermano hace unos años, en nuestra época de colegio. Mi hermano Alejandro es menor que yo por 2 años, es un chico, lindo de tez blanca, mide 170, muy normal, yo nunca sentí ningún tipo de atracción por él, siempre me pareció mi hermanito, y nada más.

Alejandro y yo, aunque siempre estudiamos en el mismo colegio éramos muy distanciados, nunca nos hablábamos en el cole, solo cuando llegábamos a la casa, ya que normalmente nos encontrábamos siempre los dos solos, puesto que mis papas trabajaban, y no llegaban hasta la noche. Un día como cualquier otro yo llegue un poco cansada del colegio, y como normalmente hago me puse a ver televisión en la sala de mi casa, y terminaba dormida, sin embargo, ese día me levanto algo que nunca me hubiera esperado, de momento sentí una mano recorriendo mi pierna, por debajo de la falda del uniforme del colegio, era mi hermano, me tenía medio levantada la falda y me estaba tocando la pierna, se me quito el sueño y me levante y le dije: 

- Alejandro ¿qué estás haciendo? .... él sorprendido quito rápido la mano, y me dijo, no estoy haciendo nada, y nervioso se sentó en el sofá y se puso a ver tv conmigo. Yo no le dije nada, sin embargo, cuando cayó la noche, y me fui a la cama a "dormir", se me vinieron mil pensamientos a la cabeza, el principal era que estaba segura que mi hermano me tenía ganas.

Al siguiente día me levante como siempre y me fui al colegio, en descanso le platique a mi mejor amiga Lorena lo ocurrido el día anterior, mi amiga era un poco loca, esa tipa que se besaba con varios tipos en una fiesta, pero seguía siendo virgen curiosamente, ella le parecía muy lindo mi hermano, y me dijo:

- Uyyy amiga yo de ti hubiera aprovechado a ese bombón que tienes de hermano. .....

Lorena me aconsejo que sedujera a mi hermano y al menos hacerle que me mostrara su pene, y le comentara que tan grande la tenía y como era y demás.

Ni mi amiga ni yo habíamos nunca visto un pene real, siempre nos besábamos con los chicos, pero nunca nos atrevimos a algo más con ninguno de ellos, por ese hecho me dio mucha intriga lo que dijo mi amiga, la verdad si tenía interés de ver un pene, y si era el de mi hermano no sería mala idea ya que las cosas quedarían entre familia, y nadie sabría del tema. A mí no me parecía tan lindo mi hermano, además solo pensar el besarlo me provocaba escalofríos. Sin embargo, esa idea permaneció en mi mente por varios días. Pasaban los días y cada vez me gustaba más la idea de mi amiga, hasta me empezaba a excitar solo imaginarme a mi hermano tocándome de nuevo, así que me decidí.

Al día siguiente como de costumbre llegue del colegio a mi casa y me senté en el sofá y me subí un poquito la falta para que se me vieran más las piernas, espere a mi hermano un largo rato hasta que llego, escuche la puerta abriéndose, y me hice la dormida, quería ver que era lo que me hacía cuando me dormía, efectivamente mi hermano me vio dormida y dijo mi nombre dos veces en voz alta para constatar que yo si estuviera dormida:

- Angélica .... ANGELICA ¿estas despierta? ... al ver que yo no contestaba nada, pensó que yo estaba dormida, empezó a verme las piernas con deseo, y me las tocaba suavemente para que no me despertara como la última vez, no sé si fue el momento, pero ya me estaba excitando, quería que me siguiera tocando, efectivamente como leyéndome el pensamiento, mi hermano siguió tocándome y tocándome y progresivamente iba subiendo hasta que llego a tocarme la vagina, lastimosamente yo estaba usando un short apretado y no pude sentir sus manos palpando mi vagina como lo estaba haciendo con mis piernas, pero al parecer a él no le importaba.

Él siguió tocándome y sobándome la vagina, y yo ya estaba sumamente excitada, pero seguí fingiendo que estaba dormida, mi hermano no se atrevió a hacerme más cosas, vi cómo se fue rápidamente al baño y oía como jadeaba, se estaba masturbando en el baño y me dejo iniciada, caliente, mojada y ni me dejo verle el pene.

Frustrada me desperté, el salió del baño como si nada y se sentó a mi lado, llegaron mis papas y yo estaba furiosa y me fui a mi cuarto a recostarme, antes de dormir, pensé como me toco mi hermano, como me sobo la vagina, me excitaba solo en pensarlo, así que planee mejor las cosas para el siguiente día, iba a servirme en bandeja de plata a mi hermano al siguiente día...

Al día siguiente me levante como siempre dispuesta a irme al colegio, y ya tenía todo preparado para cuando llegara a mi casa en la tarde, el día transcurrió como siempre. estaba solo esperando que llegara el fin de las clases, apenas sonó el timbre de salida, me fui rápido a mi casa a prepararme para mi hermano…

Llegué a mi casa, esta vez me deje la falda igual, me quería quitar el short, pero el momento me pareció de tanta lujuria que me quite el short y además mis bragas, ya no tenía nada puesto, cuando mi hermano metiera su mano debajo de mi falda se llevaría una sorpresa agradable, además de eso me quite las medias para que pudiera acariciarme todas las piernas… cuando sonó la puerta, sabía que mi hermano había llegado, y me hice la dormida, mi hermano como de rutina dijo dos veces duro mi nombre:

- Angélica ... ANGELICA...... ¿estas despierta?

Yo no conteste nada y cuando me detallo se dio cuenta que no traía mis medias, quedo estupefacto, ya que sin presumir, mis piernas son muy lindas, el sin más preámbulos empezó a tocarme, primero los pies, y después subía y subía... yo ya estaba excitada… sus manos se sentían muy bien recorriendo mis piernas… el siguió acariciándome hasta que llego a mi vagina, y oh sorpresa, retiro un poco la mano sorprendido, pero sin pasar ni dos segundos la volvió a poner, subió mi falda para poder contemplar mi vagina, me la depile para ese momento, para que se viera muy estética, Alejandro me tocaba toda la vagina, se notaba que nunca había tocado una, porque veía y tocaba cada parte, encontró mi punto clave, mi clítoris, y empezó a acariciarlo suavemente, yo ya estaba muyyy excitada, se me salió un pequeño gemido, que parecía que estuviera soñando con otra cosa…

Mi hermano se dispuso a introducirme un dedo en mi vagina, me lo metió despacio, masajeaba mi vagina por dentro, se sentía espectacular, después me metió dos dedos, y aun mejor, él era muy delicado, tal vez porque no quería despertarme, pero yo ya quería abrir los ojos, y sacarle el pene y al menos masturbarlo, no quería perder la virginidad con mi propio hermano…

Él siguió acariciándome, pero de momento paro de tocarme, yo pensé ¿qué paso? ... escuche como sonó el cinturón del pantalón… ya sabía lo que pasaba, mi hermano se iba a sacar el pene, pero no sabía que iba a hacer, esperaba que no me penetrara, pero tan excitada que estaba no sabría que hacer… mi hermano cogió mi mano en la que puso su pene, no me atreví a abrir los ojos, pero sentí toda la majestuosidad de su pene, mi hermano ayudo a envolver su miembro con mi mano, me sentí muy satisfecha con ello, había logrado mi cometido, su pene estaba sumamente erecto, muy duro, se sentía como tocar un hermoso palo…

Mi hermano empezó a moverme la mano de arriba hacia abajo con su pene en ella, me estaba obligando a masturbarlo, mientras me tocaba la vagina, y me metía un poquito los dedos, yo estaba sumamente excitada, ya no podía mas, no me importaba, iba a perder mi virginidad con mi hermano, y yo se la iba a quitar a él…  disimuladamente empecé a apretale el pene y se lo empecé a dirigir hacia mi vagina, y empecé a abrir más mis piernas, mi hermano se estaba dejando llevar, cuando la punta de su pene estaba en la entradita de mi vagina, me sentí en el cielo, su pene empezó a entrar poco a poco en mi vagina, me dolía un poco, pero la excitación me podía mas, se sentía delicioso, como me metió por primera vez su pene, después lo saco y lo volvía a meter, yo le apreté las nalgas y abrí los ojos.

Él no estaba sorprendido cuando abrí los ojos, creo que ya había sospechado que yo estaba despierta desde hace ratico, me penetraba cada vez más rápido, y yo ya podía gemir con libertad, yo estaba muyyy excitada, fue mi primer y gran orgasmo, el mejor de mi vida, como al minuto, mi hermano se vino dentro de mí, se sintió calientico su semen dentro de mi vagina. Al terminar, mi hermano se retiró, y al ver su verga ir agachándose progresivamente toda mojadita, le di un lambetazo, y me fui a mi cuarto dejándolo solo en la sala, al ir a mi cuarto me sentí muy satisfecha, pero me sentí muy cansada y me fui a dormir.

Al siguiente día era sábado, mi hermano y mis padres estaban desayunando, Alejandro estaba muy feliz, pero ni me miro, solo sonreía, y mis papas me preguntaron ¿por qué me había dormido tan temprano?

 

Mi hermano dio una pequeña y silenciosa carcajada, y yo les dije que, porque me sentía enferma, mis padres no sospecharon nada, sin embargo, con mi hermano volvieron a repetirse unas veces más acontecimientos similares, después se los contaré.

  • Valorar relato
  • (192)
  • Compartir en redes