Mi cogida con una mujer de 40

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 79.976 Valoración media del relato 8,55 (69 Val.)

RESUMEN

Un día al regresar del colegio me llevo una grata sorpresa con mi tía de 40 años y yo solo apenas tenía 20 en aquel entonces.

Hola, me llamo Carlos, vivo en San Salvador, soy hijo único en casa. Esto pasó cuando tenía 20 años, ahora tengo 24, yo soy moreno claro, cabello negro, doble alto 1.83, mi pene mide 17cm grueso y depilado, mi papá tiene 50 y mamá 45, mi tía Cande tiene 40, vive a tres cuadras de nuestra casa. La describiré: ella es morena clara, no gorda ni flaca, mide 1.70, cabello negro, ojos cafés, pechos grandes talla 110, un culo de infarto parado redondo y una vagina de labios grandes, salidos, siempre anda depilada, usa ropas cortas, minifaldas, licras, camisas con escotes, usa zapatos de plataformas.

Bueno, ese día regresé de estudiar, mi sorpresa fue que estaría yo solo toda la tarde viendo xxx en la sala en el sillón, pero a la media hora suena el celular, es mi tía y me dice “sobrino voy para donde ustedes ¿están ahí?”, y la digo “si tía, solo yo”.

Bueno, ya llegó a los 20 minutos, abrí la puerta y mi sorpresa fue que traía una minifalda de vestir y un hilo que se marcaba y también una camisa de cuello v que se deja ver sus tetas grandes y unas plataformas y le digo:

—pasa.

Se sienta en el sillón y me dice:

—¿y tus padres?

—No están —respondo.

—pero estas tú, te quiero preguntar algo sobrino, ¿te importa si fumo un porro de marihuana?

—para nada, a mí me gusta también, entonces enciéndelo y le doy 3 caladas —y luego se lo paso y cruza las piernas y me deja mostrando sus muslos y seguimos fumando después terminamos y me dice:

—enciende la tv.

Y se me olvida que estaba viendo xxx de maduras y jóvenes y ya bien fumados le digo:

—perdona tía.

—no, dejalo —me dijo.

Y la mujer estaba cabalgando al chico y la vuelvo a ver y veo que se masturba, me pongo de frente y le hago a un lado ese hilo rico y veo esa vagina húmeda y depilada luego se la abro y digo a succionar esos jugos, ella gime…

—Mmmmm uf sii así sobrino que rico sigue —me decía—quiero montar tu verga —me siento y ella empieza a cabalgar bien rico.

—uf uf tía mmmmm! ¡ay que rica vagina si y ella gemía mmmm!

—Si si si si así uf uf sobrinoooo —me dijo— ¡me vengooooo!!  Hayyyy mmmmm siiiiik —me dijo.

Y la agarraba de la cintura y más duro y ella soltó un orgasmo enorme que mojo toda mi verga luego la puse a cuatro patas y la cogí duro.

—uf tía que rica estás si mmmm que vagina deliciosa.

Luego cuando iba a acabar la acosté y me puse en medio de su abdomen y metí mi verga en esas tetas y me hacía una paja rica con esas tetas ricas.

—dame tu leche siiii —me decía—uuuuuuf si sigue —y me balanceaba para atrás y adelante y cuando iba a acabar le di mi leche en su boca— siii —me decía— quiero tu leche, puto —me decía— dámela yaaa.

 

Salieron tres chorros de semen a su garganta, espero les guste es mi primer relato.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar