INICIO » Categoría » De visita en casa de mi hermano

De visita en casa de mi hermano

  • 6
  • 14.513
  • 8,33 (21 Val.)
De visita en casa de mi hermano, me llevé una grata sorpresa.

Todo comenzó un día sábado, tanto yo como mi hermano nos gusta ver el boxeo los sábados por la noche, cuando hay carteleras buenas de boxeo, siempre nos llamamos y nos ponernos de acuerdo para ver la pelea ya sea en mi casa o en la de él. Bueno recuerdo que esa vez iba a pelear Edwin Valero con Antonio Pitalua,  bueno lo llamo y  acordamos verla en su casa y quedamos en hacer una parrilla y compartir en familia acompañado de unas cerveza, jajaja para no perder la costumbre,  bueno llegada la noche nos reunimos recuerdo que estábamos en la casa mi hermano había sacado el televisor a la sala y yo estaba en el patio acomodando el carbón junto con la cava y preparando el hielo para poner a enfriar las cerveza, en ese momento llega mi hermano y me dice que había invitado al vecino a ver la pelea, qué quería verla con nosotros porque a él también le gusta el boxeo y siempre nos escuchaba cuando nos reuníamos por la jodedera y el escándalo que hacíamos yo le dije que estaba bien, ya una vez instalado recuerdo que me costó una bola poder prender el carbón porque no era instantáneo jajaja, por lo que decidimos echarle un toque de gasolina y ay si prendió una gran llamarada, al rato llego el vecino acompañados de su esposa y los hijo, la sorpresa mía fue cuando vi a la esposa de del  vecino ella es una morena grande  (cabe destacar que mi debilidad siempre han sido las mujeres de color y su cuerpo característico, su pelo, sus labios, sus nalgas, su color de piel, su nariz chata  típico de una negra de raza pura ) yo soy todo lo contrario soy blanco delgado, cabello corto a la moda, de buena presencia y bonita sonrisa,  cara con bueno rasgo nariz perfilada,  en fin me gustan las mujeres de color mientras más negras mejor. 

Y esta mujer tenía todos los requisitos o todos los atributos que a mí me encantan, es una morena alta de un metro setenta, de bueno senos, unas piernas de hierro, unos muslos grandes y firmes, y un trasero que solo ellas tienen, además de eso unos labios carnosos que pedían a gritos ser devorados, y el cabello de trenzas que adornaba su hermoso cuerpo. La verdad para mí me resultaba difícil apartar la mirada de tan hermosa mujer y aparte de eso ella llevaba puesto un leggins blanco que contrastaba con su color de piel, y se notaban unos labios carnosos y un poco abierto en la entrepierna. Uffff de solo acordarme me da un pequeño escalofrió en el cuerpo. Sin duda podría decir que esa negra me estremece,  al cabo de un tiempo pude ver que mis miradas no pasaron desapercibidas, pues ella se dio cuenta de unos ojos que la miraban y los cuales botaban era fuego, pasión y lujuria, para suerte mía esas miradas no le ocasionaron molestia a mi negra bella, todo lo contrario hago un paréntesis  (yo siempre he leído e investigado todo lo relacionado con el lenguaje corporal, técnicas de seducción, coqueteo, y todo lo que decimos sin hablar, gesto y expresiones ) bueno gracias a esos aprendizaje y lo bueno de leer,  pude ver las señales que ella inconscientemente me decía. 

Y los gesto que hacia me indicaban que a ella le gustaba que yo la viera. En lo que tuvimos un breve momento a sola justo cuando estaba sirviendo la parrilla, aproveche de romper el hielo y hablar con ella, ella me ayudo a preparar los platos para comer, al cabo de una hora de haber comido recuerdo que se acabaron las cerveza y mi hermano y el vecino me dijeron que fuerano a comprar más cerveza, yo me negué alegando que estaba cansado que fueran ello, qué yo había sido el parrillero y que estaba casado de la cocinada, pues bien ellos se fueron y yo aproveche nuevamente de hablar con Beatriz,  no perdí chance en sacarle provecho a nuestra conversación, recuerdo que ella me comento que tenía problemas con el internet de su casa a lo que yo me ofrecí de revisar en cualquier ocasión y me agarre de ay para quitarle el número de teléfono.

Después de ay pasaron varias semanas y un día aburrido en la oficina me decidí escribirle, ella sorprendida no sabía quién era, y yo no le quería decir. Le decía que era solo un admirador de tan bonito cuerpo y ella estaba con la intriga de saber quién era. Yo poco a poco le fui dando pistas, hasta que por fin le dije que era yo y que ella me llamaba mucho la atención. Bueno a partir de allí comenzó un coqueteo, y un juego de palabras picantes y mensajes subido bastante de tono. Hasta que un día decidimos dar el gran paso de vernos, recuerdo que ella dijo que podía escaparse media mañana, yo hice lo mismo pedí permiso en el trabajo y nos vimos en un lugar acordado y no muy lejos de casa, nos fuimos a un hotel y ya en la habitación se liberaron nuestro cuerpo y el ardiente deseo de fundirnos en uno. Recuerdo que cuando se quitó la ropa le dije "no sabes cuánto he deseado este momento " ella se calentó y me agarro del cuello y me dio un beso apasionado. Mientras nos besábamos mis manos exploraban todo su cuerpo, sentía su piel caliente, sus senos y sensibles pezones, sus nalgas grandes y duras como roca.

Tal como me la había imaginado, cuando llegué a su entrepierna pude sentir lo húmeda que estaba y eso me excito aún más. Le dije recuestate en la cama y abre las piernas, acto seguido empecé a darle un oral divino e intenso, ella lo disfruto al máximo, chupaba su clítoris y lo mordías suave mente y ella decía dioooos que rico. Luego lo chupada duro y ella con sus manos intentaba alejarme de su cuca, y yo no me quitaba de ay eso la hacía retorcerse de placer. Y gemía divino eso era música para mis oídos, recuerdo que al cabo de un rato en esa posición ella empezó a sudar y con ello empezó a desprender su aroma típica de mujer de color eso me excito mucho y sin exageración ella tuvo dos orgasmos seguido u yo ay pegado chupando su rico néctar, al cabo de un rato me retire para que recobrara el aliento. Y después ella me dijo ahora me toca a mí. Ya a esta altura yo tenía el guebo full babeado y full excitado, me dio un oral divino y justo cuando parecía que iba acabar me dijo penetrame y así lo hice, pero fue peor, al ver a esa mujer en cuatro y ver ese cuerpo y ese culo abierto para mi tengo que decir que no me aguante las ganas y acabe en menos de 5 minutos, caímos muerto del éxtasis y el cansancio…

Ya para el segundo round la cosa cambio, pero esa será otra historia que contar.

  • Valorar relato
  • (21)
  • Compartir en redes