INICIO » Gays

Aceptando mi nuevo gusto culposo

  • 9
  • 5.924
  • 9,25 (4 Val.)
  • 1

Han pasado unas semanas desde que terminé seducido y desquintado, la sensación de confusión en mi mente no se va, así como también cierta sensación de arrepentimiento, no he querido contestar sus llamadas, realmente no sabía que pensar, la idea de haber sido penetrado y haberlo disfrutado era algo que estaba entrando de una forma en mi mente que iba en contra de mi idea anterior de lo que debía ser el sexo, pero mi curiosidad jugaba en contra de mi razón, empecé a estar buscando en el internet, a través de diversos sitios, imágenes y videos, así como estar platicando en algunos chats, percatándome, que incluso me excitaba más en mi imaginación el tener sexo con un hombre o travesti que con una mujer y con la idea de volver a ser penetrado.

Habiéndome armado de valor, luego de varias masturbaciones con fantasías alimentadas por esos videos, fotos, relatos y platicas hot en los chats, me decido a marcarle a esa persona que me termino metiendo dudas en mi vida, contestando al teléfono prácticamente de inmediato, preguntándome en ese momento, que me había pasado, porque no le contestaba, a lo que le dije yo, había estado pensando muchas cosas, la verdad desde ese día, no estaba completamente en calma mi pensamiento y que si era posible que nos viésemos para poder platicar de lo que paso y ver finalmente si estoy bien o mal, a lo que responde que sí, que si hoy mismo estoy disponible, le respondo afirmativamente, quedándonos de ver a cierta hora en el mismo lugar donde nos vimos la última vez.

Una vez colgando el celular, me preparo para salir, me muevo a donde debo de ir, tratando de llegar antes de la hora acordada, yo mismo estoy sorprendido de mi súbita ansiedad por llegar a tiempo y verle nuevamente, no creo haber pasado una sensación así en mi corta vida hasta ese momento, he llegado por fin, me siento en un lugar donde pueda observar bien desde donde llego la vez que nos vimos ahí y a esperar su arribo con bastantes ansias, en esta ocasión llega vestido/a de pantalón color blanco, playera color negro, sus tenis blancos y de gorra, al percatarse de mí, prácticamente acelero su paso a donde estaba yo, me paro para saludarle, llega a darme un beso en la mejilla y me abrazo, a lo que respondo de la misma manera y le pide que tome asiento junto a mí.

Comenzamos a platicar, primeramente de como habíamos estado y cosas normales, llegando finalmente al tema del porque estaba ahí, a lo que le digo, que desde ese día, me dejo pensando demasiado, realmente tenia bastantes dudas en mi cabeza y estaba de cierta manera confundido, ya que a mi forma de ver, había perdido algo que consideraba importante, a lo que me toma mi mano y simplemente me dijo, ¿estás seguro que perdiste algo?, le respondo que no lo sé, me pregunta, ¿no fue algo que disfrutaste?, le contesto que si, a lo que me dice, entonces has ganado más bien, ya que has probado una nueva forma de disfrutar para ti, porque no vamos a mi cuarto y vemos que pasa ahí.

Un poco temeroso me pongo de pie y me lleva prácticamente de la mano a donde vive, dejándome llevar, llegamos a la puerta, la cual abre y me deja pasar a mi primero, entrando después y cerrando la puerta tras de sí, tomándome de la mano, jalándome hacia el/lla, abrazándome por la cintura y de frente, plantándome un beso que correspondo, al momento de separarnos de ese beso, me dice, deja tus miedos y vamos, este nuevo mundo te va a encantar, le respondo que sí, llevándome al interior de la habitación, me abraza por la espalda y empieza a recorrer con sus manos por todo mi cuerpo por sobre mi ropa, me besa el cuello y me quita la playera, siento cuando pega su pubis contra mis nalgas, como ya se empieza a sentir su verga por encima del pantalón, paso mi mano para atrás y toco esa parte, notando que se está poniendo duro, a lo que se baja el pantalón, dejándome tocarla por encima de su trusa y que se va poniendo más dura al tacto de mi mano, esa sensación me está prendiendo, me desabrocha el cinturón y el pantalón y los deja caer al suelo, dejando únicamente mi bóxer puesto, me inclino para quitarme los zapatos, donde aprovecha para pegarse a mí y restregarme por encima del bóxer su verga, quitándome zapatos y lo demás que faltaba, a lo que le dejo hacer un poco más así, me está gustando esto.

Hace que me levante de nuevo y me pone de frente a él, y comenzamos a besarnos nuevamente, donde empieza a tocarme con su manos por todo mi cuerpo, rosando cada parte de mí, es increíble esa sensación de gusto cada que me acaricia, se detiene de besarme y coloca sobre la cama inclinado, dándole la espalda, acto seguido, comienza a besar mi espalda y a ir bajando de poco en poco por ella, pasando sus manos por mi cuerpo y poniendo mucho énfasis en mis nalgas, bajando finalmente mi bóxer y quitándolo del camino, me estoy dejando hacer, estoy gimiendo de placer, baja finalmente a donde comienza a besar mis nalgas y darle algunos mordiscos, lo cual me hace sentir algo extraño pero rico, siento que con sus manos separa mis nalgas y empieza a pasar su lengua entre ellas y por encima de mi ano, que deliciosa sensación, lamia mi anito, de una forma tan deliciosa, empezaba a sentir más y más placer, empezó a meter uno de sus dedos, mi anito ponía algo de resistencia e intentaba con su dedo vencer esa resistencia, hasta que por fin entro, un poco doloroso sí, pero de poco a poco que iba metiéndolo y sacándolo, iba cambiando ese dolor por placer, siento como ahora intenta con dos dedos, a lo cual ya no ofrece tanta resistencia mi culito, logrando meterlos en pocos intentos, vuelve al insistente mete y saca y de vez en cuando los saca para echar otro poco de saliva, está preparando el camino.

Después de haber metido sus dedos por unos momentos deliciosos, me levanta y me pone de pie nuevamente frente a frente y nuevamente me besa con grande pasión, yo me dejo hacer, con su mano, toma mi mano y la pone en su verga, a lo que yo empiezo a masajearla por encima de su calzón y lo hago a un lado para tocarla ya directamente, me empieza a llevar a la cama paso a paso y me sienta en ella, acercando su verga a mi cara, sentía un aroma que lejos de repugnarme, me estaba excitando, la agarra con su mano y apunta con su glande hacia mi cara, hago lo que tal vez nunca me hubiera imaginado hacer, la meto en mi boca y empiezo a chuparla, a lo cual empieza a gemir de placer cada que la meto y saco de mi boca, después de esos instantes me detiene, levantándome ligeramente y poniéndome de pie dándole la espalda, pone su verga entre mis nalgas, como aquella primera vez, haciendo que me estremezca de placer, y empieza a subir y bajar por entre ellas, lanza un poco de saliva por entre mis nalgas y me va agachando y restregando su verga nuevamente entre mis nalgas, pone la punta de su verga, en la entrada de mi culo, ya estoy deseando sentirla dentro, empieza a empujar un poco, de poco en poco va metiendo presión, se retira, echa un poco de saliva en mi culo y me imagino que también en su verga, mete sus dedos, y otra vez, vuelve a arremeter, hasta que finalmente, es vencida la resistencia y se abre paso la punta hacia mi interior, provocando que deje escapar un gemido de placer puro al sentirme perforado, esta ocasión se fue hasta dentro, me la metió toda de golpe, se quedó así unos momentos, como esperando a que mi culo lo sintiera por completo, se inclina hacia mí y se acerca a mi oído y es donde me dice, ¿qué se siente el estar en este mundo de placer para ti, dime si no lo estas disfrutando?, me da un beso y empieza a sacarla poco a poco hasta que sale por completo, se levanta de mí y se acomoda nuevamente en mi entrada, dejándomela ir otra vez hasta el fondo y empieza a sacarla y a meterla, empezando a tomar ritmo, está gimiendo también de placer y a decir, ¡que rico culito!, ¡que apretado estas!, estoy gimiendo también de placer, me gusta cómo me está haciendo y esas palabras que me dice, me hacen sentir más excitado.

Me la saca un instante, y me hace acostarme en esta ocasión de lado, se acuesta a un lado mío y empieza a acomodar su verga en la entrada de mi culo, metiéndola de lleno provocando un ligero quejido mío y comenzando nuevamente a entrar y salir de forma rítmica y rápida, gimiendo nuevamente de placer ante esto, se está sintiendo tan rico que termino eyaculando sin más, tirando todo sobre la cama, ella sigue bombeándome y diciendo todas esas palabras, anexando también, ¡ya viste como si lo disfrutas!, ¡tu culo es mío!, sigo gimiendo de placer, me sigue bombeando, me sigue dando verga bien rico, mi culo está disfrutando las embestidas que me está dando, está aumentando su ritmo, de pronto me la saca y me pone arriba y empieza a masturbarse enfrente de mí y apunta con su glande a mi pecho, en ese momento dejando salir varios chorros de su caliente semen, dejando ir varios gemidos de satisfacción ante eso y dejándome a mi viendo todo lo que soltó hacia mí, que rico se vino.

El/lla se levanta y va por papel de baño, me ayuda a limpiarme los restos de su venida, y se recuesta conmigo y me empieza a besar y a acariciar mi cuerpo, me dice, ¡a partir de ahora, ya no debes de tener duda, solo disfruta de esto, te va a encantar así como hoy y la vez pasada!, metiendo en ese momento sus dedos en mi culo todavía abierto, le contesto que si, así será a partir de ahora y le beso nuevamente, quedamos así un rato recostados, después de un tiempo, me levanto ya para empezar a vestirme y se para detrás de mí, me besa el cuello y me susurra al oído, ¡te veré pronto!, le contesto que sí, termino de vestirme, salgo de ahí y me dirijo finalmente a mi casa, en mi mente se quedan grabadas las escenas y sensaciones, siento que mi culito está palpitando en el camino, y si, nos veríamos pronto nuevamente, ya sin dudas ni temores, empezando a un mundo delicioso.

Micifusarm

[email protected]

(9,25)