Nuevos relatos publicados: 6

Como fue que mi esposa se convirtió en mi ama (capítulo 6)

  • 12
  • 4.933
  • Sin valorar (0 Val.)
  • 1

Sigo con el entrenamiento de mi putita,  preparando su culo para poder cogérmelo cuando me dé la gana, quiero gozar y grabar en mi mente la primera vez que estaré atrás de él separando sus nalgas, tomándolo de la cadera y penetrado con un strap-on su culo… quiero que pueda relajarse, disfrutar y gozar cuando se lo esté metiendo…

Como su ama que soy, le di la orden y recalque que todos los días debe seguir usar los plugs anales que compro, debe seguir dilatando su rico culo y preparándolo para el gran día, si mis cálculos no me fallan, creo que ya debería estar usado el número tres, el más grande, no creen…

Llego el viernes y era el día esperado, el día que había decidido sería la primera vez que me lo iba a coger por el culo, el día que entregaría la virginidad de su tesoro más preciado… su culo.

Esta vez le he tomado por sorpresa… he cambiado la rutina a la que ya se estaba acostumbrado, le he ordenado que debe vestirse como mi puta y he dejado preparado un corse de leopardo, medias de encaje negras y la tanga que hace juego con el corse. No tenía en mente amarrarlo, pero deje una cuerda a mano, por si se me antojaba… quería que se dejara llevar, así que le dije “putita, quiero que te cambies en el cuarto y no en el baño, quiero ver como lo haces”, a pesar de todo lo que hemos vivido hasta el momento, me di cuenta que sintió algo de vergüenza, pero no me importo y me acomode para ver como lo hacía…

Se desnudo y tomo el corse primero, lo puso abajo, metió sus piernas en el y lo subió, paso los tirantes por sus brazos y luego lo acomodo en su torso, luego se sentó en la cama y empezó a ponerse las medias, las enrollo, metió su pie y luego las fue subiendo hasta el muslo, allí tomo las ligas del corse y las fijo a la media, una adelante y la otra atrás, repitió el mismo proceso con la otra pierna y finalmente tomo la tanga y se la puso.

Me acerque a él, me puse atrás, revise que todo estuviera en su lugar, pose mi mano sobre sus nalgas, la subí un poco, tome su tanga y la jale hacia arriaba para que se le metiera bien en las nalgas y llegara hasta su ano para que empezara a rozarlo y calentarlo, “le faltaba subir un poco putita, no crees” le dije…

Camine frente a el e inicie de una forma romántica, dándole besos y caricias, besaba su boca muy apasionadamente, metía mi lengua para jugar con la de él, separaba un poco mi boca y dejaba caer mi saliva sobre su lengua y veía como la recibía con gusto… luego pase a besar su cuello, pase a besar sus orejas, acariciaba su espalda, regrese a su cuello, seguí bajando despacio, baje el corse como buscando sus tetas, baje las copas del corse; pasaba mi lengua sobre su pecho, besaba sus pezones que se empezaron a poner duros… con mi lengua hacia círculos sobre uno y luego pasaba al otro, le di unos pequeños mordiscos suaves a sus pezones, para ese momento la respiración de mi puta era más agitada y podía escucharla gemir, se notaba que estaba caliente…

Mis manos no estaban quietas, mientras besaba y mordía sus pezones, ya habían descendido hasta su pene y cuando mis manos lo encontraron, lo tomaron, ya estaba duro y sentía como había ya mojando la tanga con el líquido seminal, mis manos rodearon su pene sobre la tanga, la aprete con ambas manos y me di a la tarea de masturbarlo muy lentamente.

Mis besos y mis labios siguieron bajando por todo su torso, ya había llegado a su abdomen y seguí el camino hacia abajo, hasta que llegué a su pene que seguía estando entre mis manos, seguía masturbándolo lentamente y seguía cubierto con la tanga de leopardo. Acerque mi boca y respiraba y exhalaba todo mi aliento sobre la punta de su pene, pase mi lengua sobre la punta de su pene, quería probar el sabor del líquido con el que estaba mojando la tanga y seguí bajando para hacer lo que más me gusta, besar sus bolas, lamerlas y pegar mis labios a ellas y succionar con fuerza y al mismo tiempo pasar mi lengua sobre ellas haciendo diferentes movimientos, mientras que con mis manos, me dedicaba a pasar mis uñas sobre la parte de sus bolas que estaba fuera de mis labios, haciendo caricias sobre ellas.

Así tuve a mi puta un buen rato, sabía que lo estaba disfrutando y yo también, no se imaginan cuanto me excita y me prendía escuchar a mi puta gemir de placer, cada gemido o suspiro que daba, hacia que mi vagina palpitara, podía sentir como me mojaba cada vez más, sentía que cada vez mi vagina latía con más fuerza y podía sentir que me pedía que le diera algo para calmarla… mis pezones estaban erectos y muy duros, el roce de mi sujetador de encaje era como un rico masaje para ellos, cada vez estaban más sensibles y me transmitían más placer, estaba tan caliente como mi puta o más quizá…

Lo gire un poco y le ordene que se recostara con la espalda sobre la cama, seguí besando sus bolas y empecé a dejar que mis labios siguieran un poco más abajo hasta llegar al perineo… cuando pase lo bese y pase mi lengua en ese punto, emitió un suspiro muy profundo…, pude sentir como su cuerpo se puso tenso y su respiración se aceleró… seguí con ese masaje pero mi objetivo era llegar a su ano y creo que el deseaba lo mismo.

Seguí besando y bajando hasta llegar a su ano, lo bese y pase mi lengua un poco, porque era difícil por la posición en la que yo estaba, así que le dije “putita, date la vuelta y te pones en cuatro”, esa posición era más cómoda para mí, separe sus nalgas y seguí besando y lamiendo su ano y jugando con mis dedos en sus bolas y en su ano…

En ese momento, tomé la cuerda que había dejado cerca, la doble a la mitad y la pase por sus bolas, le di dos otres vueltas y luego subí a su pene, donde di otras dos otres vueltas, hice un nudo y los extremos los deje colgando de sus bolas, ya sabrán más adelante para que me serviría…

Puse lubricante sobre mi dedo índice e inicie a introducirlo en su ano, cuando mi dedo estaba adentro, hacia movimientos circulares, luego lo sacaba, le ponía más lubricante y repetía la misma operación, lo metía y sacaba y le decía “relájate puta que llego el día, hoy tendrás el honor de que tu Ama estrene tu culo, hoy tu Ama tomara la virginidad de tu culo…”

Seguí poco a poco, luego logre ya introducir dos dedos en su ano y repetía la misma operación, meter, sacar, movimientos circulares y lubricar, cuando ya logre meter 3 dedos en su ano, sabía que era el momento por lo que me puse el strap-on lo más rápido que pude, lubrique el vibrador, mientras que con una mano acariciaba su pene y con la otra penetraba su culo, haciendo movimientos para adentro y para afuera, buscando su punto G… que lo encontraba al sentir las palpitaciones de su recto, las que acompasaba con la mano que tenía sobre su pene, ambas al mismo ritmo…

Ya lo tenía lubricado y caliente, pero con un poco de maldad, pasé de nuevo mi lengua sobre sus bolas y en su perineo, pude sentir con los dedos que tenía dentro de su ano, como las palpitaciones aceleraban su ritmo e intensidad justo cuando pasaba mi lengua por esa área…

Me levante, me puse atrás de él, puse el vibrador en su ano, y empecé a empujar poco a poco… para que no sintiera dolor “relájate putita, ya está empezando a entrar, relájate…”, baje mi mano y tome las cuerdas que había dejado colgando de sus bolas y en ese momento empuje un poco más, hasta que el vibrador llego poco más allá de la mitad dentro de su ano, “ya está pensé, ese culo dejo de ser virgen, es mío…” y justo cuando pensaba eso, mi puta quiso ir hacia adelante para que no siguiera penetrando su ano, (ahora sabrán para que eran las cuerdas…) ya las había tomado con mi mano y cuando mi puta intento ir hacia adelante, jale ambas cuerdas hacia atrás con fuerza, tirando de sus bolas y su pene hacia mí… la puta aulló de dolor, pero no me importo y no solté las cuerdas, así que no tuvo más opción que dejar de intentar ir hacia adelante, de hecho tuvo que ir hacia atrás para quitarle tension a las cuerdas, facilitando la penetración, situación que aproveche para introducir lo que hacía falta del vibrador en su ano… ahora si estaba todo el vibrador adentro, tenia a mi puta totalmente empalada y sometida a mí, había llenado su recto con el vibrador que simulaba ser mi pene, mi pubis estaba tocando sus nalgas, lo que confirmaba que su culo había dejado de ser virgen…

Deje un momento para que se relajara, seguía jalando las cuerdas y cuando sentí que ya estaba relajado, inicie con el movimiento de mi cadera, despacio hacia atrás y hacia adelante, en ese momento me di cuenta que por primera era yo la que estaba en la posición dominante, era yo quien marcaba el ritmo y profundidad de la penetración… antes era yo la que estaba en la posición que está ahora mi puta… y era el quien metía su pene en mi ano, pero ahora era yo… me sentía como su Ama, sentía que era yo quien tenía el poder y sabía que esa posición era tan rica (o al menos para mi si lo era), en mi mente pensaba “así me gusta que me folle a mí, así me ha metido su pene el en mi recto, me la ha metido toda y yo he gozado cuando esta toda dentro de mi culo…, ahora le tocaba a él o mejor dicho le tocaba a mi puta disfrutar con esa sensación tan maravillosa de tener todo tu recto lleno por un pene… empecé a acelerar el movimiento cada vez más, cuando iba hacia atrás sacaba el vibrador casi hasta la mitad y luego iba hacia adelante y lo metía en su ano, entonces le pregunte “te gusta puta, te gusta cómo te estoy cogiendo? dime, era lo que querías? era lo que esperabas? Que esperas, responde puta”, y respondió “si mi Ama, se siente muy bien, ya no me duele y siento muy rico como me está cogiendo, me gusta la sensación que produce al vibrar el dildo que tiene metido totalmente en mi culo…”

Al escucharlo, casi me orino allí mismo, solté las cuerdas, lo tome por las caderas y empecé a darle con todo, le daba duro, se escuchaba el golpe de mi cadera sobre sus nalgas, podía sentir como mi vagina no paraba de chorrear, el arnés del strap-on estaba empapado y yo seguía mojándome y más al escuchar gemir a mi puta, de saber que estaba gozando, de sentir que era yo quien tenía el poder y quien le daba el placer en ese momento, mi mente no procesaba como era posible que ahora que era yo quien lo cogía por el culo y que mi esposo pudiera ser capaz de recibir todo el vibrador dentro de su recto, cuando hace unas semanas no podía ni meter mi dedo índice sin que se quejara por el dolor que eso le producía… y ahora tenía al menos 8 pulgadas de plástico entrando y saliendo de su ano y la muy puta gozaba de placer con la cogida que le estaba dando…

Seguí cogiéndolo con fuerza un buen rato más, mientras tanto mis pechos estaban a reventar de duros y mis pezones bien parados, seguía mojando el arnés con mis flujos, pero me estaba aguantando, no me quería correr aun, quería que mi puta metiera su pene dentro de mi vagina, quería que la metiera como una manguera para apagar el fuego que tenía dentro…

Me cogí a mi puta hasta mas no poder, hasta que me pido detenerme, que ya no podía más y que estaba a punto de correrse (le había dicho que no se podía correr y que me tenía que avisar cuando creyera que ya no iba a poder aguantar…)

Así que me detuve, me quite el strap-on y me di cuenta que lo había empapado, así que lo tire al suelo y le dije “haber puta, acuéstate sobre la cama, te quiero boca arriba ya”, desate sus bolas y su pene, me monte sobre mi puta y me senté sobre su pene, lo metí en mi vagina de un solo movimiento, quería sentirme llena… necesitaba darle a mi vagina lo que pedía…

“Ahora puta, cógeme tu a mí, puedes hacer lo que quieras puta, dale fuerte que estoy muy caliente”, subió sus manos hasta mis senos y empezó a pellizcar mis pezones, los tomaba entre sus dedos índice y pulgar, los apretaba fuerte y los estiraba… yo con lo caliente que estaba empecé a moverme hacia delante y hacia atrás, apretaba lo más que podía mi vagina, quería estrangular su pene de ser posible, quería que mi puta sintiera como estaba mi vagina de caliente…

Subía y bajaba, me movía hacia adelante y hacia atrás, movía mi cadera en círculos, estaba a toda máquina… no podía parar, seguía pellizcando mis pezones y justo en ese momento me dice “que rica siento su vagina mi Ama, es como el estuche de mi pene” … no pude más y grite, ME VENGO, ME VENGO… y mi puta respondió yo también ya no aguanto más y yo empecé a sentir como mi cuerpo temblaba, convulsionaba, no podía parar, mis piernas estaba temblando también, entonces mi puta empujo fuerte su pene hasta adentro de mi vagina, yo me acosté sobre su pecho, no podía sostenerme, mi orgasmo no se detenía, nunca había tenido un orgasmo tan fuerte y tan extendido, cuando sentí como su pene empezó a expulsar su semen dentro de mi vagina, podía sentir como salía y chocaba contra mis paredes, como estaba de caliente, fue quizás uno de los mejores orgasmos que he tenido y corrernos juntos fue un éxtasis fuera de este mundo.

Quedamos cansados, pero bien follados los dos, mi puta satisfecha de la buena cogida que le di, y yo conforme pues hizo bien su tarea y termino sacando 100 puntos en la cogida de culo que le di.

(Sin valorar)