Nuevos relatos publicados: 18

Con el amigo de mi primo

  • 7
  • 22.167
  • 9,75 (32 Val.)
  • 4

Estaba ansiosa por llegar a casa de mi primo, tenía mucho tiempo sin verlo y quería ponerme al día con él. Al llegar destapamos unas cervezas, yo casi no bebo, pero no rechacé la mía, después de un rato de estar charlando, alguien tocó a la puerta, mi primo se levantó y fue a abrir.

No tenía idea de que esperaba a alguien, cuando entraron a la sala me giré para ver quién era, creí que sería la novia de mi primo, pero no era así. Era el mejor amigo de él, yo no lo conocía, pero me gustó al verlo.

Era alto 1.80 más o menos (lo que para mí es demasiado alto yo solo mido 1.56) barba espesa y cabello un poco largo, tenía puesto un gorro de lana, una playera negra y sobre ella una camisa azul de cuadros, pantalón un poco entallado y botas tipo constructor.

Mi primo se encargó de presentarnos.

—Ella es mi prima Laura y él es mi amigo Alex.

Nos acercamos para saludarnos con un rápido beso en la mejilla, olía delicioso.

Nos sentamos y platicamos los tres hasta muy tarde, el alcohol comenzaba a hacer que nos sintiéramos un poco mareados, pero nos la estábamos pasando muy bien entre música y las típicas charlas sin sentido que nos da la bebida mi primo ya estaba muy tomado y decidimos ir a dormir. Mi primo se quedó dormido en cuanto se acostó, Alex y yo nos quedamos un rato más escuchando música y platicando un poco más hasta que también fuimos a dormir cuando nos acostamos (los 3 en la misma cama) él me "abrazó" poniendo su mano sobre uno de mis pechos me alejé un poco y dormimos.

Ya entrada la noche comencé a sentir un poco de frío así que me acerqué lo más que pude a Alex buscando calor ya que no tenía una manta cerca, estaba acostada de espalda a él y al acercarme y "cucharear" sentí un bulto duro en mis nalgas sonreí y me pegué a él lo más que pude, de nuevo el me abrazó poniendo su mano en el mismo lugar que antes.

Comencé a frotarme lento, él masajeaba mis pechos, me puse de frente a él y lo besé, él puso su mano en mi concha y la movía lento, hice lo mismo y comencé a acariciar su verga que ya se sentía dura y húmeda la sacó para que la chupara lo hice, pero en ese momento mi primo se movió para acomodarse de milagro no se despertó no quiero ni imaginar la cara que pondría al ver semejante imagen, nos asustamos un poco así que Alex decidió que fuéramos al baño.

Me levanté primero y me fui mientras él se cercioraba de que su amigo no despertase.

Cuando entró al baño le sonreí y se abalanzó a mi boca como si hubiera estado esperando en hacerlo toda la noche su lengua se enredaba con la mía succiona a y mordía mi labio yo le respondía igual sus manos no se separaban de mis pechos y las mías de su verga al sentirla tan dura moría por tenerla en la boca.

Dejo de besarme y me pidió que se lo chupara me puse de rodillas y saqué de su pantalón un falo grande y grueso no había visto uno así tan delicioso no dude y comencé a chuparlo una y otra vez lo saboreaba como si se tratara de un dulce él tomaba mi cabeza y se movía para llegar más profundo, cuando estaba listo me levanto y me puso contra el lavabo jugo en la entrada de mi concha para sentir lo lubrica da que estaba mientras me decía al oído que era rico sentirme así estaba tan mojada que no le costó trabajo entrar.

Oh era tan grande podía sentir como mi concha lo apretaba comenzó a penetrarme lento con una mano en mi clítoris me estaba haciendo temblar de solo sentirlo una y otra vez me embestida cada vez con más fuerza su boca en mi cuello mordiendo y lamiendo eso me tenía vuelta loca quería más y se lo pedí la invitación fue para el cómo música ya que lo hizo aún más enérgico hasta que hizo que me corriera y mis piernas no me respondieran temblando me tomó en brazos e hizo que me recostara en el piso.

Comenzó a besarme esos besos de los que te llevan a otro lugar en el que no sabes cómo volver comenzó a bajar lamiendo mis pechos parecía que le encantaban ya que sentía como los disfrutaba, su mano en mi sexo masturbándome lento con un dedo dentro. Estaba volviendo loca al sentir eso. Dejó de lamer mis pechos y bajó lentamente puso mis piernas sobre sus hombros y comenzó a lamer la sonrosada piel de mi sexo abrió los labios un poco con su mano y un largo y húmedo lametazo me hizo soltar un gemido fuerte que tuve que tapar mi boca con mis manos para evitar despertar a quien se encontraba en el cuarto.

Cada sensación de tenerlo entre mis piernas era más y más intensa mi mano lo sostenía de la cabeza y lo apretaba más hacia mi sexo para que no parara una sensación de calor bajo desde mi vientre hasta mis piernas al sentir su lengua en mi clítoris succionando y acariciando era como si ya no estuviera en ese lugar no podía pensar en nada más que en su boca.

Una corrida tras otra me tenía totalmente a su merced y él lo sabía separo más mis piernas y se arrodilló para penetrarme una vez más era delicioso tenerlo dentro se movía con firmeza me miraba a los ojos y decía que le encantaba tenerme y que le prendía más escuchar como mis gemidos eran tapados por mi mano le pedí que siguiera que no se detuviera que lo quería todo sus movimientos eran más fuertes, pero no bruscos podía sentir como su verga se hinchaba más hasta que un beso sofoco una especie de gruñido sentía como palpitaba y se dejaba ir dentro de mi.

Me sorprendió que solo se quedó unos segundos sobre mi solo para ponerse de pie y sentarse en una silla que había ahí pidiéndome que lo montara al ver su verga aún estaba dura hice lo que me pidió me puse de espaldas a él y metí nuevamente su dura y gran verga comencé a moverme el me masturbaba sentía como lo apretaba más le decía que me encantaba tenerlo dentro el mordía mi cuello y jugaba con mi oreja en su boca hasta que una sensación de calor llegó a mi quería más así que no me detuve hasta que sentí como un chorro salía de mi estaba empapando a Alex.

Me pidió que no parara pero estaba ocupada temblando así que él me sostuvo y comenzó a moverse violentamente hasta que sucedió de nuevo lo disfrutaba tanto que al seguir moviéndose y toda esa humedad hizo que fuera más sencillo penetrarme hasta que con un gemido y sus manos en mis pechos. El término su corrida era más intensa que la anterior nos quedamos así unos minutos tratando de recuperar la respiración me levante me limpie y arregle un poco el hizo lo mismo me beso y salió del baño yo me quedé un poco más para no levantar sospechas por si ya se había levantado mi primo.

Al regresar al cuarto vi que seguía dormido y con una sonrisa maliciosa me acerque a Alex para besarlo el me sentó en sus piernas y nos besamos sentí que estaba duro de nuevo así que comencé a hacerle una mamada disfrutando del sabor de su verga mi boca parecía hecha para el mis manos jugaban con sus huevos los lamia y regresaba a meterla hasta el fondo de mi boca, lo miré y vi una cara de placer que no voy a olvidar me decía que era la mejor mamada que le habían hecho y que le encantaba mi boca que no parara lo obedecí seguí lamiendo, chupando y con mis manos lo masturbaba tomo mi cara y se movió hasta que un chorro de semen lleno mi boca su agarre se debilitó seguí chupando hasta que dejó de palpitar saboreando toda la leche que me dio me puse de pie me beso y una sonrisa de complicidad nos acompañó el resto del día.

(9,75)