Nuevos relatos publicados: 24

El juego de las llaves (3)

  • 8
  • 31.304
  • 9,25 (32 Val.)
  • 11

Volvió a sonar el teléfono y era el grupo de whatsapp "el juego de las llaves", a Sandra ya se le estaba haciendo costumbre el juego y nosotros estábamos cayendo en su juego. El mensaje decía que era tiempo de reunirnos, pero que esta vez iba ser en una casa que ella había rentado para el fin de semana. La mayoría contestó y dijimos que si, nos reunimos el sábado en la casa donde ella nos mandó la dirección, comenzamos a llegar, en un mensaje en el grupo era mariana que no podría ir por problemas de salud en casa de su mamá, por lo que Sandra dijo que no importaba que ahora a una mujer le tocaría con dos hombres, la noche comenzó y todos estábamos bebiendo, platicando, comiendo y hasta cantando. Hasta que como eso de las 11 de la noche Sandra apago la música y dijo que el juego comenzaba:

Sandra: muchachos ahora el juego constará que nadie saldrá de la casa, cada pareja se meterá a una habitación y aquí mismo tendremos el juego hasta en la mañana saldremos de la habitación para vernos aquí en la sala.

La casa era grande y tenía varios cuartos, hasta una alberca, empezaron las mujeres a echar las llaves para comenzar el juego. Y el sorteo quedo de esta manera:

Luis con Sandra

Roberto con mi cuñada rosa

Pedro y yo sacamos las llaves de mi cuñada alma

Y al maldito de Juan le volvió a tocar con mi esposa.

Yo estaba que me moría de coraje y celos por todo lo que había escuchado en los juegos anteriores, pero no quería caer en pleitos por qué todos decidimos jugar y aceptar lo que se viniera, y todo se trataba de un juego.

Todos nos fuimos a las habitaciones, y por un momento todos sabríamos que la menos afortunada sería mi cuñada rosa, por qué le había tocado Roberto.

Llegamos al cuarto donde me encontraba con algo nervioso por qué nunca había hecho un trío, pero a la vez tenía coraje por qué mi esposa estaba con Juan, mi cuñada tomó la iniciativa y se comenzó a desvestir

Cuñada: nadie me va tocar hoy o qué?

Yo: claro pero estoy un poco nervioso por estar los tres

Cuñada: vamos desvístase que es hora de jugar

Y así fue, nos desvestimos y comenzamos la noche, mi cuñada se hincó frente a nosotros y comenzó a masturbarnos y a mamar nuestras vergas, también se golpeaba sus tetas con nuestros glandes, comenzó a subir el ritmo de las mamadas y se metía las dos juntas a la boca y en una de esas Pedro le empujó la cabeza hasta el fondo, mi cuñada se estaba ahogando con las dos vergas en su boca.

Pedro: cómetelas maldita perra que yo sé que te mueres por qué te destrocemos.

Le quitó la mano de la cabeza y mi cuñada saco las vergas de su boca para agarrar aire

Cuñada: eres un maldito loco pero eso me gusto.

Y siguió mamando, hasta que de pronto le dije que iba terminar y ella metió mi verga a su boca para tragarse la leche, a los pocos segundos de que terminó de tomarse mi leche, Pedro le dijo que ya terminaba a lo que ella lo masturbo y apuntó el chorro de leche a su cara y a sus tetas.

Después se puso de perrito y Pedro se metió debajo para empezarle hacer sexo oral, yo me puse en su culo y comencé a darle un beso negro, no dejamos de chuparle sus agujeros hasta qué tubo un tremendo orgasmo que nos sacudió con sus gritos, y Pedro pudo mamar gran cantidad de líquido saliendo de su vagina, Pedro la acostó y se subió encima de ella para comenzarla a penetrar, mientras a mi me daba una mamada, donde después me paré y comencé a besar y a chupar sus pies, para también besar sus piernas, Pedro le dio duro hasta que la hizo terminar, mi cuñada era algo escandalosa con sus orgasmos ya que gritaba mucho, nunca me había tocado alguien así que gritara mucho. Después de que termino Pedro , me acosté y ella se montó en mi, pero antes de que se montara me dijo que quería ponerse sus zapatillas que su fantasía era tener relaciones con sus zapatos puestos, a lo que accedí por qué no me molestaba, brincaba y me restregaba sus tetas en la cara.

Cuñada: vamos muérdeme las tetas, quiero que me hagas chupetes en ella.

Yo obedecía lo que ella quería, volteé a ver a Pedro y él estaba en una silla masturbándose él decía que siguiéramos que estaba muy excitado viéndonos, a lo que nosotros seguimos, hasta que los dos terminamos yo blanquee mis ojos con tremendo orgasmo y mi cuñada con sus gritos y ver cómo temblaba supe que había terminado, descansamos que la noche era larga. Después de tomar un tiempo nos dijo:

Cuñada: quiero que me desvirguen mi culo, quien va ser el primero

Yo: bueno Pedro como tú empezaste a penetrarla primero a mi me toca darle por el culo primero.

Y así fue comencé por mamárselo, después le metí un dedo, después dos, cuando vi que estaba preparada le puse el pene en la orilla de su culo, pude ver como estaba apretadito, apunte y se lo deje ir de un solo golpe, el grito de dolor fue algo fuerte, pero una vez que lo metí lo dejé quieto y no me moví hasta que su culo se adaptó a mi verga, y comencé con el mete y saca, ella quiso que le diera rápido, al principio no le hice caso quería disfrutar ese culo, pero después le hice caso y termine dentro de ella, de su culo salía leche, pero sin perder tiempo Pedro se incorporó y empezó a darle duro por el culo, ella gritaba pero a la vez quería mas y mas hasta que por fin Pedro terminó ella se tiró a la cama y la leche le salía a chorros

Cuñada: me duele mi culo, pero qué deliciosa noche acabo de tener

Pedro y yo nos reímos y nos acostamos al lado de ella. Amaneció y nos fuimos a la sala donde Sandra nos dijo que nos veríamos, estaba la tele encendía.

Sandra: tomen asiento les tengo una sorpresa aún.

Nos sentamos yo fui con mi esposa, y Sandra volvió a la sala.

Sandra: muchachos les tengo esta sorpresa, puse unas cámaras en todas las habitaciones y grabé lo que hicieron, ahora veremos cada uno de los videos, pero para no aburrirlos los pondremos en reproducción x2 para que sea algo rápido.

Comenzó a poner los videos, primero salió el de ella con Luis, después el de nosotros con mi cuñada, yo estaba desesperado por ver el de mi esposa. Mi mujer cuando vio el video de nosotros solamente dijo que la habíamos pasado muy bien, después salió el de Roberto y mi cuñada, tuvieron una buena noche por qué Roberto tomó una pastilla para levantar la pasión. Por fin salió el de Juan con mi esposa.

Primeramente mi esposa ya iba preparada para el juego, ahorita les diré por qué. Cuando se metió a la habitación con Juan ella se le lanzó y lo abrazó del cuello para besarlo con mucha pasión, Juan no dejaba de tocar todo su cuerpo y comenzaba a desvestirla, mi esposa también desesperada comenzaba a quitar el pantalón y la camisa era algo de locos como si se trajeran muchas ganas, aquí es donde digo que mi esposa iba preparada, por qué su ropa interior era de encaje y traía un liguero para seducir a quien le tocara.

Mi esposa le quitó el pantalón y le bajo el bóxer desesperadamente para darle una mamada qué Juan disfrutaba y hacía que se atragantara de verga mi mujer, Juan terminó en sus tetas y la aventó a la cama para quitarle la lencería y comenzar a mamarle su vagina, después de eso mi esposa se montó encima de él y la disfrutaba en todos los aspectos Juan, lo hicieron en todas las posiciones que pudieron, en el video se veía como cambiaban de posición, hasta que por último y nunca pensé que mi esposa accediera por que varias veces se lo propuse y no quiso decía que le daba miedo, así es accedió a que le desvirgara en culo pude ver como Juan se lo empezó a comer para después meterle el pene, la tenía en posición de perrito le pegaba tremendas nalgadas y jalones de pelo hasta que logró terminar Juan.

Mi esposa mientras veíamos el video solamente agachaba la cabeza, la verdad no pensé que alguien más la desvirgara de su culo siempre creí que yo iba ser el primero, después de ver los videos, fui al baño con mi esposa, para empezar ella tenía las manos marcadas de Juan en sus nalgas y otra que el calzón que llevaba se lo dio a Juan. Me sentía como un completo imbécil, ella no decía nada, desde un principio sabíamos el riesgo de este juego, así que salimos de la casa y nos dirigimos a la nuestra, pero no pasó nada, los dos platicamos que era un juego y seguimos jugando por varias semanas más, la verdad después de ese juego me abrió los ojos para tratar como una perra a mi esposa durante el sexo por qué vi que le gusta el sexo fuerte.

Si les gustaría que les contara los demás juegos háganmelos saber en los comentarios, al igual si les gusta el relato.

(9,25)