Nuevos relatos publicados: 24

Inicio de un matrimonio abierto (1 y 2)

  • 9
  • 18.935
  • 9,35 (23 Val.)
  • 1

Después de más de 30 años de casados la monotonía en la relación se hizo presente, estuvimos a punto de una separación, afortunadamente al meternos a internet buscando alguna forma de salvar este bache, encontramos algunos consejos y uno de ellos fue cambiar roles y lugar fuera de la recámara matrimonial.

Somos una pareja madura yo de 55 años y mi esposa de 49. No tenemos cuerpos de gym, pero nos conservamos yo de 1.60 de estatura y mi esposa de 1.50 lo que más destaca de ella son sus pechos copa c, tiene los estragos que dejan los embarazos como estrías y abdomen, yo de complexión media y con algo de panza, ahora les cuento:

Platicando sobre las fantasías que nos provocara excitación, coincidimos en el cambio de roles, hacer tríos y un intercambio de parejas.

En febrero, antes de las restricciones por la pandemia, le compré a mi esposa un conjunto de lencería negra plastificada emulando cuero, quedamos en ir un motel el siguiente viernes cambiando roles, ella se vestiría como una prostituta y yo la levantaría en una esquina.

El viernes como a la 8 de la noche ella se bañó y perfumo y se puso la lencería que le había comprado, quedé de pasar por ella a las 10 en una esquina cercana al motel y tal si fuera prostituta, se paró en la esquina, cuando la vi acerco al carro y ella se arrima a la ventana abriendo su abrigo dejándome verla en la ropa de puta que se había puesto, le dije que cuanto cobraba sin límites pues quería cogérmela por todos lados, me dijo que 1000 y el hotel, se subió al carro y en cuanto se sentó le empecé a tocar sus piernas hasta llegar a su chochito rasurado y húmedo ella a su vez me agarró la verga encima del pantalón, me dijo chiquito sí que tienes ganas, llegamos al motel y pague la habitación subimos las escaleras ella delante de mi para dejarme ver sus piernas y nalgas cubiertas por las medias negras y su calzón brilloso, me puso mas cachondo.

Al entrar puse a funcionar la lámpara de colores y ella puso en su celular una canción cachonda dando un ambiente de table dance, se paseo por el tubo y se quitó el abrigo, quedando en lencería de puta, mientras yo me senté en el banco cerca del tubo me bailo en forma sensual y cada vez más cachonda hasta acercarse a mi agachándose y sacando mi verga del pantalón para darme un arrimón de culo delicioso, poco después se volvió y tomo mi verga para darme una mamada súper que casi me hace venir, ya no aguanté y la cargué hacia la cama para ponerla en cuatro y hacer a un lado su calzón para meterle la verga, suspiró escandalosamente gritando métemela toda y muévete después de unos minutos se vino escandalosamente.

Descansamos unos minutos y me pidió que le mamara las tetas y su chocho, así lo hice por un rato hasta que se volvió a venir. Me dijo ahora si dame por el culo como te gusta, le puse la verga en la entrada de su ano y se la fui metiendo poco a poco, disfrutando lo apretado de su hoyito hasta que entró toda, ella misma se empezó a mover cada vez con mas ritmo hasta que no venimos los dos al mismo tiempo. Descansamos un rato y platicamos de cuál sería nuestra siguiente aventura. Me dijo tengo ganas de un trío hmh en donde yo les baile en el tubo y los dos podamos hacerle un sándwich con doble penetración, en pago por cumplí su fantasía me dice que después haríamos un trío mhm.

Quedamos que serían nuestras siguientes salidas.

Parte 2:

Una noche llegando del trabajo, después de cenar encendimos el televisor y había una serie en donde hacen escenas de un trio,

Nos quedamos viendo y le recordé de la promesa que le hice de dejar que tuviera dos vergas para ella sola, así que le propuse ver en internet chavos stripper y que escogiera uno para darle gusto a su fantasía y después de varias horas de checar paginas escogió uno que se veía serio, con 40 años y tamaño de verga más grande que la mía yo la tengo de 15 cm, el de 20 contactamos con él a través de whatsapp, varios días estuvimos mensajeando del estado de salud de él y de nosotros, la fantasía que queríamos realizar nos pidió una foto de mi esposa y le enviamos una en donde ella está en lencería obviamente sin la cara para evitar situaciones molestas, al siguiente día nos escribió aceptando, solo quería los gastos del Uber para desplazarse y el hotel, quedamos de vernos en un bar muy cerca al hotel en la López Portillo por Tultitlán nos gustó porque es discreto y aceptan a más de dos personas en una habitación tiene tubo para pole dance. Quedamos de vernos a las 8 de la noche e intercambiar puntos de vista, lo que esperábamos de este encuentro.

Le hablé al stripper para enviarle el Uber tal como habíamos quedado. Mi esposa antes de salir de casa se puso lencería cachonda que había comprado para la ocasión consistiendo en un juego de bra liguero y tanga de encaje combinado negro con rojo muy atractivo medias color negro y una blusa blanca transparente que dejaba ver parte de sus pechos y una minifalda de licra que por lo apretada marcaba su ropa interior, no quería defraudar al galán que le metería la verga en un primer trío y así fue, en el camino me venía diciendo que venía bastante excitada que nada más de pensarlo ya se había mojado le toque su tanga y estaba calientísima y muy húmeda, cuando llegamos al bar él ya se encontraba en una mesa, nos reconoció y nos hizo señas para llegar a la mesa con él, como es lógico no tiene un cuerpo de gimnasio ni lo pretendíamos pues nosotros también somos gente normal y mi esposa tiene los daños que dejan los embarazos y yo también tengo algo de pansa.

Después de platicar durante un buen rato y decirle que la pretensión que teníamos era un trío y nada más, no pretendíamos una relación estable, puesto que era una fantasía y entonces le describimos que la fantasía que nosotros pretendíamos era que ella nos bailar a los dos en el tubo que nos excitara para que tuviéramos una buena relación sexual que le hiciéramos un buen sándwich que le metiéramos hasta donde ella quisiera la verga por todos sus agujeros y que lo disfrutará más que nada que ella lo disfrutara y que ella pondría los límites, así es que una vez que estuvimos de acuerdo no salimos del bar y nos enfilamos hacia el hotel, entramos al hotel pagué la habitación y entrando él fue el que bajó a mi esposa la agarró de la cintura y en las escaleras fue agarrándole sus nalgas ella estaba bastante excitada, ya adentro de la habitación ella se preparó con música cachonda nosotros arrimamos los silloncitos que están ahí cerca del tubo para verla cuando bailará ella se fue quitando el abrigo al ritmo de la música poco a poco se fue quitando la blusa estuvo danzando alrededor del tubo y se quitó la falda quedando en lencería provocando con sus movimientos que se nos para la verga, ella noto nuestra erección por lo que poco después nos deleitó agarrándonos la verga por encima del pantalón a los dos y bajo el cierre de cada uno de nosotros sacando la cabeza primero y después el tronco a cada uno, cuando se la sacó a él quedó excitada y admirando el tamaño me la mostró y dijo te excitará también a ti cuando se la mame y me la meta en mi chocho, ella sacó un condón de su bolsa de mano y se lo colocó con la boca suspirando muy excitada, así estuvo mamándose un buen rato mientras él le agarraba sus pechos y sus nalgas, poco después ella se volteó y se empinó ofreciéndole las nalgas y el haciendo a un lado la tanga le empezó a mamar el clítoris y de paso le daba un pasón a su ano que se fruncía con cada lengüetadas después él la sentó sobre su verga para que le diera un buen arrimón de nalgas que le excito mucho pues le hizo a un lado la tanga y le dejo ir toda la verga en su vagina previamente lubricada por sus jugos, ella hace unos movimientos rítmicos hasta que tuvo su primer orgasmo gritando como poseída y casi al mismo tiempo él se vino abundantemente, se quedaron quietos y el sacó su miembro con el condón lleno, ella le dio un beso para agradecerle, mientras él se fue al baño a limpiarse me preguntó, ¿Te gustó como me cogió?, Le respondí que me encantó verla gozar y su cara de puta que ponía, me dijo quiero sentirlos a los dos al mismo tiempo tu dame por el culo porque siento que él me va a lastimar, le dije que si.

En cuanto regresó del baño mi esposa sacó otro condón pero antes me dijo me dejas mamárselo tantito sin condón quiero probar a que sabe, le dije que era su noche y se la empezó a mamar nuevamente, ya parada le puso nuevamente el condón y lo puso en el potro del amor sentada de frente a él para él le mamara sus pechos al mismo tiempo que lo cabalgaba ella volvió a tener otro orgasmo gritando muy fuerte que rica verga me está encajando se quedó quieta un momento y me dijo ahora méteme la tu por atrás, me puse atrás de ella con la facilidad que da el potro para esas posiciones me pasó el tubo de lubricante y le unte suficiente para facilitar la entrada y así fue cómo por primera vez sintió una doble penetración, empezamos a movernos despacio para no salirnos de ella hasta que el volvió a venirse y poco después ella, terminando yo gritando de placer, estoy seguro muchos oyeron en el hotel.

Nos fuimos a duchar ella para limpiarse el culo de mi leche y nosotros los mocos derramados. Después de descansar un rato me pidió permiso para volverse lo a mamar sin condón le dije que si pero antes le dio un buen faje besándolo y acariciándolo por todos lados bajo nuevamente hasta que se lo volvió a meter todo a la boca así hasta hacerlo venir tragándose toda la leche que le sacó. Después de volver a limpiarse se vistió y nos agradeció no sin antes decirnos que si queríamos podíamos repetirlo que a él le encantó. Pedí el Uber para que lo llevara a su casa y nosotros nos quedamos otro rato recordando el momento, cosa que me volvió a excitar y ella me dijo perdóname pero estoy un poco rosada, pero te voy a masturbar y mamarte la hasta que te vengas y así lo hizo, después nos vestimos y salimos del hotel rumbo a casa.

Al llegar me dijo ahora me toca a mi, tu fantasía con dos mujeres ya tengo quién y te va a encantar.

(9,35)