Nuevos relatos publicados: 21

Redención materna

  • 18
  • 59.389
  • 9,57 (49 Val.)
  • 1

Para muchos, una madre representa un símbolo de amor, compasión, ternura, y un refugio al cual acudir cuando tenemos miedo o nos sentimos abatidos. La figura materna es considerada una de las más nobles y santas de este mundo, al grado de que cualquier persona de bien se siente ofendida profundamente cuando alguien le falta el respeto, siendo capaz hasta de golpear a la persona que ha osado cometer tal blasfemia. Sin embargo, hoy no hablaremos de una mujer que merezca respeto ni reconocimiento, pues esta es la historia de una mujer malvada y degenerada, que está a punto de cometer un acto atroz el cual, irónicamente, la llevo a la redención.

En una institución bancaria, trabajaba, en la zona de recepción al público, una mujer llamada Amanda. Ella era una mujer pálida, de pelo castaño, cuerpo grueso pero sexy y, aunque contaba con una parte delantera no muy llamativa, lo compensaba con un trasero gordo de abundantes proporciones. Sin embargo, pese a sus cuerpo celestial, Amanda era una mujer que se había divorciado hacia unos cuantos años y, desde ese día, no ha vuelto a saber nada de su ex esposo, ni ha vuelto a entablar relaciones con ningún otro hombre.

La vida de Amanda era muy monótona, pues todos los días parecían el mismo para ella: se levantaba, desayunaba, iba a trabajar, volvía a casa, miraba su novela, se entretenía haciendo algún crucigrama y/o juego de mesa para uno, y luego se iba a dormir solo para que, al día siguiente, la rutina se repitiera al pie de la letra.

Durante su descanso, la Milf fue a la sala de recreación para tomarse un café junto con sus compañeros.

“oye, Amanda ¿ya decidiste que hacer?” pregunto una de sus compañeras

“¿sobre qué?”

“¿Cómo que sobre qué? Sobre tu cumpleaños, tonta, es la semana que viene”

“¡tienes razón!” reacciono ella, sorprendida “¡he estado tan metida en el trabajo, que me he olvidado hasta de mi propio cumpleaños!”

“¿y vas a hacer algo para celebrarlo? No todos los días se cumplen 40 años”

“la verdad, no. Las fiestas rompen mi perfecto esquema de vida, y prefiero que se mantenga tal cual esta. De todas formas, gracias por la idea”

“como quiera” dijo la compañera, y luego Amanda se fue de regreso a trabajar.

“¡esa mujer sí que es muy rígida!” dice otro empleado, quien había escuchado toda la conversación “nunca sale con nadie, y siempre vive de acuerdo a su rutina ¡es realmente muy aburrida!”

“a lo mejor esa sea la razón por la que su esposo la dejo y el verdadero motivo por el cual, pese a ser una mujer hermosa y de nalgas gigantes, no es capaz de conseguir pareja” dijo ella

Mientras tanto, Danny, el hijo de 18 años de Amanda, acompañado por su amigo, fue a un callejón a reunirse con otro par de chicos.

“¡llegan tarde!” reclamo uno de los chicos, molesto

“discúlpenos, es que tuvimos que hacer un trayecto más largo para evadir a la policía” dijo Danny

“como sea ¿la tienen?”

“una bolsa de primerísima calidad tal cual lo acordado” dice el hijo de Amanda, y le entrega una bolsa de pastillas alucinógenas al otro chico

“¡genial!” dice el chico, quien recibe la bolsa, y le entrega a Danny un fajo de billetes “¿sabes? Tengo una prima a la cual le podría gustar tus “golosinas” ¿Por qué no nos reunimos aquí la semana que viene en este mismo horario?”

“me parece bien” dice él, y le da un apretón de manos a su comprador “¡un placer hacer negocios con usted!”

Una vez que los chicos se fueron, Danny y su compañero se alejan del callejón. Una vez en un lugar seguro, Danny le entrega la mitad del dinero a su socio.

“¡todo está saliendo de perlas, viejo!” exclamo el socio

“en eso tienes razón, pero ya nos estamos quedando cortos de inventario ¿puedes decirle a tu contacto que nos pase más mercancía?”

“yo puedo conseguirte todas las pastillas que me pidas, siempre y cuando las puedas esconder bien”

“descuida, ni la Virgen María podría encontrar mi escondite. Por cierto ¿Qué harás con tu dinero?”

“yo voy a comprarme una consola de última generación ¿y tú?”

“yo quiero comprarme una nueva bicicleta, y también quiero hacerle un lindo presente a mi mama, porque cumple años la semana que viene. Ya que ella no hará fiesta, quiero darle algo muy bonito”

“¿no hará fiesta para celebrar sus 40 años?” pregunto sorprendido “viejo, perdóname que te lo diga, pero tu madres es más aburrida y amargada que el color gris”

“lo sé, pero es mi madre y, aunque nunca muestre emociones, quiero darle un bonito gesto para hacerla sentir mejor y para que me dé algo de su amor materno ¡quiero sentirme realmente querido por mi madre!”

Tras charlar durante un rato, Danny se despide de su compañero y regresa a su casa. Una vez que ingresa a su hogar, Danny ve a su madre jugando al solitario con un viejo maso de cartas.

“hola mama ¿Cómo fue tu día?” pregunto alegremente el hijo

“bien” respondió ella, con un tono seco, mientras seguía jugando como si nada

“¿te fue bien en el trabajo?”

“si”

“¿quieres que ordene algo para comer?”

“si quieres”

“bueno… me voy a mi habitación” dijo él, algo frustrado

“pues ve” respondió ella, y Danny se fue

“¡qué gran conversación que tuvimos, como todos los malditos días!” pensó Danny, frustrado “pero no importa porque, cuando vea el regalo que le tengo, va a saltar de emoción”

Un par de días después, el socio de Danny se reúne con él en el patio trasero de su casa.

“¿es seguro estar aquí?” pregunto él, preocupado “¡tu madre podría vernos!”

“no lo hará, es su hora de la siesta, y despertara dentro de 45 minutos, así que apúrate” dijo Danny “¿tienes el envío?”

“aquí tienes” dijo el chico, y le entrego a Danny una bolsa de pastillas

“¡perfecto! Esta noche hare la lista y la semana que viene haremos los envíos”

Danny se despide de su socio, y este se va sin que nadie se dé cuenta.

A la semana siguiente, Amanda se despierta para iniciar con su rutina diaria y, al ir al comedor, ve que su hijo ya le había hecho el desayuno y que ya se había ido a la escuela (cosa que no le importó en lo mas mínimo). Luego, la milf ve que su contestadora tenía un mensaje, y decide reproducirlo. El mensaje decía lo siguiente:

“hola a todo el personal, les habla el gerente del banco. Verán, ha habido un incidente, al parecer una toma de corriente sufrió un cortocircuito y ha provocado un incendio en el banco. Afortunadamente, nadie ha salido herido, los daños materiales han sido mínimos, y el sistema anti-incendios ha logrado apagar el fuego pero, por razones de seguridad, hemos decidido cerrar el banco por hoy, para darle tiempo a los expertos para que reparen todo y, de esa manera evitar nuevos incidentes a futuro ¡disfruten su día libre!”

“¡no puedo creerlo!” pensó Amanda, preocupada “¡esto altera completamente mi rutina! Se supone que debo ir a trabajar diez horas por día ¿ahora qué carajo voy a hacer durante todo ese tiempo?”

Al estar fuera de su rutina, Amanda no sabía qué hacer con su vida, pues era como si todo su mundo se hubiera desplomado. Para intentar distraerse y no pensar en ello, ella decide ponerse a reglar su ropero (el cual no estaba desacomodado, así que decidió desordenarlos solo para poder acomodarlo). Al tirar todo al suelo, Amanda se encuentra con un álbum de recuerdos, de esos que los ex alumnos de una escuela se llevan al graduarse.

“¡que bien! mi álbum de la secundaria” pensó ella, mientras lo agarraba “hacía años que no lo veía… ahora que lo pienso, no recuerdo nada de mi adolescencia ni de mi vida juvenil. Ahora si tengo algo que hacer, podre matar el tiempo mientras recuerdo el pasado”

Luego, Amanda se prepara un café, se sienta en el sofá de su sala, y se prepara para leer el Álbum.

“veamos cómo ha sido mi vida escolar. De seguro estará llena de premios académicos y de buenas notas” pensó ella pero, al abrir el libro, se llevó una gran sorpresa “¡pero qué demonios!”

En vez de contener fotos escolares, el diario tenía un montón de recortes de diario, con titulares tales como: “Amanda, la apodada “Hija de Satanás, provoca una explosión en clase de química”, “Amanda, una estudiante joven, es expulsada de la escuela después de chantajear a la hija de su directora para que esta tuviera sexo lésbico con ella”, “policía es despedido después de que este aceptase sexo oral de una chica llamada Amanda, la cual estaba detenida por conducir borracha y desnuda”, etc. Al ver todos los recortes, la milf no pudo hacer otra cosa que quedar en shock.

“¡no puede ser! esta no puedo ser yo… o si” dice ella, y los recuerdos bloqueados de su adolescencia comienzan a resurgir.

Resulta ser que, cuando era joven, Amanda era una chica problemática, rebelde, y hasta maligna, la cual disfrutaba de hacer bromas pesadas y de cometer actos completamente repudiables, embarazosos, y hasta de mal gusto, solo por el simple hecho de hacerlo. Algunas de las bromas de Amanda iban desde cosas inofensivas y hasta típicas de la adolescencia (como lanzar bolitas de papel ensalivadas en clase, ponerle una chinche en el asiento al profesor, o robarle el novio a una chica y/o amiga) pero otras ya rayaban en lo macabro y hasta en lo psicótico (como robarle dinero a sus padres, tener sexo con cinco chicos en el gimnasio de la escuela a plena luz del día, o provocar peleas entre los alumnos solo por diversión).

Para intentar descubrir la razón del mal comportamiento de su Amanda, sus padres contrataron a varios psicólogos experimentados, pero ninguno pudo dar una razón coherente de porque Amanda hacia lo que hacía, pues ella nunca tuvo una infancia trágica o una mala experiencia con un chico. Ella, simplemente, era una persona que disfrutaba mucho del sexo y de ver el mundo arder.

Un día, tras haber robado el auto del director de su escuela y haberlo estrellado a propósito contra la casa de este, los padres Amanda, quienes ya estaban hartos de la conducta de su hija, decidieron internarla en un reformatorio para chicas problemáticas. El reformatorio en donde Amanda había sido recluida era famoso por su rigidez y por sus métodos brutales pero efectivos de impartir disciplinas a las jovencitas problemáticas y, tras más de dos años de intenso cautiverio, la chica rebelde se convirtió en una muchacha aburrida, pero muy aplicada y que seguía las reglas y su rutina al pie de la letra. Desde entonces, ella no ha vuelto a incumplir la ley

Como ella ya había quedado marcada de por vida en su antigua ciudad a causa de sus maldades previas, Amanda decidió mudarse a otra lugar, muy apartado de su tierra de origen, para iniciar de nuevo y para tener una vida ordenada y tranquila. El resto, como bien dicen, es historia.

Tras haber recuperado los recuerdos de su pasado, los cuales habían sido enterrados en lo más profundo de su mente, Amanda entre en shock.

“yo… no puedo ser así, yo no soy así… ¿o sí?” pensó ella, y luego se paró delante de un espejo

Al mirarse al espejo, Amanda observo detenidamente el traje de secretaria que vestía su cuerpo, el cual era muy elegante y estaba muy bien cuidado, y luego comienza a reflexionar.

“¿en qué me he convertido?” pensó ella, con furia “todos estos años, he estado siguiendo una vida que no es la mía. Me han lavado el cerebro, y he desperdiciado tantos años siguiendo la misma aburrida rutina pero, a partir de ahora, seré lo que yo quiera ser ¡Quiero ser un demonio otra vez!”

Luego, Amanda se arranca todo su traje, se desnuda completamente, y comienza a correr así por toda la casa.

“¡He vuelto, he vuelto!” grito ella, mientras agarraba las estatuas de la virgen que tenía sobre su chimenea, y las rompe contra el suelo

Tras haber tirado y destruido todos los adornos que no le gustaban, Amanda se sube arriba de su mesita de café, y comienza a perrear y a bailar como si fuese una stripper.

“¡Manoséenme el culo, lámanme el coño, soy toda suya hijos de puta!” grito ella, desaforadamente, y luego levanto uno de los sillones y lo tiro contra la pared “¡quiero una verga ya mismo, quiero coger como golfa mal cogida y luego quiero robar un banco desnuda! quiero hacer de todo ¡whooo!

Una vez pasado el momento de éxtasis, la milf va hasta su refrigerador, saca el pepino más grande que encuentra, y luego, solo por morbo, se va a masturbar a la habitación de su hijo.

“¡qué bueno es haber regresado!” pensó ella, mientras se acostaba sobre la cama de Danny, y se introducía el pepino dentro de su coño “mañana es mi cumpleaños y, como bien dijeron los idiotas estirados de mis compañeros, solo se cumplen 40 una vez, así que debo hacer algo bien grande para celebrarlo. Quiero cometer algo verdaderamente malvado, solo eso me hace sentir vivía… ¿pero que puede ser? Debe ser algo que no haya hecho ya… pero no se me ocurre nada”

Tras masturbarse hasta acabar, Amanda se levanta de la cama de su hijo y, al hacerlo, pisa lo que parecía ser una tabla floja. Por curiosidad, Amanda revisa la tabla que había pisado y ve que, debajo de esta, se encontraba la “mercancía” de Danny, y una lista que indicaba la hora, el lugar, y a quien se le debían entregar las pastillas.

“¡vaya, vaya! Parece que has sido alguien malo, Danny ¡que orgullosa estoy de ti!” pensó ella, y luego se le ocurre una idea “¡esto va a ser divertido!”

Más tarde, Danny regresa a su casa, y ve a está jugando a las cartas como siempre.

“hola mama ¿Cómo te fue en el trabajo?”

“no fui” dice ella, en el tono seco de siempre, y luego le explica a su hijo lo ocurrido

“bueno, al menos tuviste un día para descansar” dice él, y luego se percata de algo “¿y los adornos que habían aquí?”

“estuve haciendo una remodelación. Por cierto, te hice el almuerzo ¡una deliciosa ensalada de pepino!”

“¡gracias, mama, hacía mucho que no cocinabas!” dice Danny, y se sienta a comer contento “y, ahora que lo recuerdo, nunca me has cocinado”

“pues siempre hay una primera vez para todo. Ahora come, que se seca”

El joven no lo sabía, pero esa ensalada que se estaba comiendo con gusto, que pensaba que reflejaba el tan ansiado amor materno que el quería recibir, estaba hecha con el mismo pepino con el que su madre se había masturbado.

“¡buen provecho, hijo mío!” pensó ella maliciosamente, mientras su hijo no tenía ni la más mínima idea en lo que se había convertido su madre.

Más tarde, Amanda va hasta una tienda a comprar todo lo que necesitaba para llevar a cabo su plan.

“son 100 dólares por todo, señora” dijo el encargado de la tienda

“disculpe, pero no traje mi billetera ¿se lo podría pagar de otra forma?” pregunto ella, con una cara que expresaba melancolía

“¿Qué forma?”

“¡ESTA!” exclamo ella y, luego de noquear al hombre de un golpe bien puesto con una manopla que tenía escondida, le roba todo el contenido de la caja registradora “¡conserva el cambio, idiota!”

Al día siguiente, después de haber hecho algunas bromas en el trabajo (como cambiar la azúcar de los cafés por sal, o de desorganizar los archivos) Amanda regresa a su casa, y comienza a preparar todo.

Un rato después, Danny regresa, le desea feliz cumpleaños a su madre, y le entrega su regalo.

“¿Qué es esto?” pregunto ella, de forma despectiva

“es un perfume marca limitada, tus favoritos” dice Danny “¿te gusta?”

“la verdad… esto es una mierda” dice ella, y rompe el frasco contra la pared

“¿Pero qué te pasa?” pregunto Danny, sorprendido “¿sabes cuánto he estado ahorrando para poder comprarte eso?”

“escúchame bien, jovencito. Tu madre es una mujer de gustos particulares y, si quieres complacerla, deberás darme algo bien íntimo”

“¿Cómo qué?”

“¡Como tu verga dentro de mi maduro coño!” grito ella, y se abalanzó sobre su hijo

Rápidamente, Amanda agarra a Danny y lo besa por la fuerza. Al principio, Danny se resistió pero, al sentir la húmeda y lujuriosa lengua de su madre entrándole por la garganta, se relajó un poco, pues lo disfruto en parte. En cuanto ambos rompieron el intenso beso, Danny recupera la cordura.

“¡que rica lengua tienes, mariquita!” exclamo la mujer, mientras se pasaba la lengua alrededor de los labios

“mama ¿te has vuelto loca?” preguntó el joven, asustado

“no, al contrario, he vuelto a ser quien soy: una perra malvada. Y, como la perra malvada que soy, quiero celebrar mis 40 años cogiéndote sin piedad”

“¡pero somos madre e hijo, eso es enfermo!”

“si, es enfermo, y es por eso que es tan excitante y divertido ¡me mojo de solo pensar en todo lo que haremos! Tu dijiste que querías complacerme, así que encuérate de una vez, que quiero celebrar mi cumpleaños a lo grande”

“¡no lo hare, no cometeré un pecado solo para que tu satisfagas tus deseos carnales! Tengo mis principio”

“¿Cuáles principios? Si eres un vendedor de drogas” dice ella, y Danny se sorprende “si, descubrí tus escondite”

Rápidamente, Danny sube hasta su cuarto, registra sus pertenencias, y ve que su escondite había sido robado.

“ni te molestes, yo ya lo escondí en otra parte” dice Amanda, mientras se apoya contra el marco de la puerta de su hijo con una pose muy sensual “este es el trato: si me dejas cogerte bien duro y sin piedad, te devolveré tus drogas y hare de cuenta que no pasó nada pero, si te niegas o no me haces terminar, te denunciare a la policía por narcotraficante”

“¿de verdad serias capaz de chantajear a tu propio hijo de esa forma tan rastrera?”

“si, y hasta me pone más cachonda hacerlo. Entonces ¿Qué eliges? ¿Vas a ser un niño bueno?”

“está bien, mama, hare lo que me pidas” dijo el joven, resignado

“¡excelente!” exclamo la madre, quien luego agarra a su hijo del brazo y lo lleva hasta el baño de la casa

Mientras caminaba hacia su destino, Danny no pudo decidir cómo se sentía realmente a raíz de toda la situación. Por un lado, se sentía alterado e incómodo al ver que su aburrida madre se había convertido en toda una degenerada maligna pero, por el otro, se sentía editado por el trato que estaba recibiendo y, durante todo el trayecto hacia el baño, no quito sus ojos del culo gordo de Amanda, cosa que la milf se dio cuenta.

Al abrir la puerta del baño, Danny se sorprendió al ver la decoración, pues estaba adornado con velas aromáticas, el piso tenia pétalos de rosa dispersados por todo el suelo, y la bañera estaba llena de sidra.

“¿te gusta? Lo prepare todo para conmemorar mis cuarenta, realizando el peor crimen que una madre puede cometer” dice ella, mientras se quita la ropa, y deja al descubierto que estaba usando ropa interior comestible “toda madre hace comida cacera para sus hijos pero, como no se cocinar, decidí “alimentarte” de otra manera”

“¡Sin duda alguna, eres la peor madre del mundo!” dijo Danny, excitado pero ofendido “¿realmente estas dispuesta a fornicar con tu hijo virgen?”

“¿eres virgen? Pues mejor todavía ¿Quién mejor que tu propia madre para estrenarte?” responde ella, y le da a su hijo unos condones sabor uva

Una vez que Danny se pone la protección, madre e hijo se comienzan a besar apasionadamente, al tiempo que se manosean intensamente. Luego, Danny comienza a chupar las tetas de su madre y, mientras lo hace, saborea el caramelo sabor pasa del que estaba hecho su corpiño. Después, la madre levanta su hijo, lo da vuelta en el aire, y ambos comienzan a hacer el 69 de parados (en donde Amanda era la que sostenía todo el peso de su hijo)

“¡que rica verga que tiene este hijo de puta narcotraficante!” pensó la Milf, mientras le daba tremenda mamada a Danny

“sus pantis sabor cereza son una delicia” pensó el hijo, mientras jugaba con el clítoris de su madre usando la lengua

Luego de un rato, Amanda lleva a Danny hasta la tina llena de sidra de manzana, y ambos continúan haciéndose sexo oral mientras se manoseaban.

El intenso manoseo y toqueteo entre madre e hijo era de todo menos romántico, pues ninguno de los dos sentía amor romántico por el otro, y solo intentaban calmar su lujuria y su falta de amor maternal (en el caso de Danny) y su sed perversa (en el caso de Amanda).

Luego, Danny introdujo sus dedos dentro del coño de su madre, mientras ella le metía un dedo por el culo a su hijo. Ambos dedearon ferozmente al otro, a ver quién llegaría al éxtasis primero y, finalmente, Danny no aguanto más y descargo un disparo de semen sobre el coño húmedo de su madre.

“¡yo gane, ahora reclamare mi premio!” exclamo ella mientras hacía que su hijo se arrodillase frente a ella, y luego le dio la espalda “¡adelante, ya sabes lo que quiero!”

Sin pensarlo ni por un segundo, Danny arranco la parte baja del atuendo del bikini de caramelo de su madre, e introdujo su lengua en lo más profundo del culo de esta.

“¡allí te viene un trago!” dijo ella, mientras destapaba una botella de sidra, la cual tenía escondida al lado de la bañera

Amanda derramo el líquido de la botella en su espalda, el cual recorrió su cuerpo hasta llegar a su trasero y, mientras le daba besos a su madre, Danny pudo beber la sidra fresca que recorría aquellas titánicas nalgas.

“¡hazlo más fuerte, recuerda que tu libertad depende de esto!” exclamo ella, mientras sacudía las nalgas como su fuera una bailarina exótica “¡dame mas, QUIERO MAS!”

Después de tan intenso beso negro, Amanda coloco a Danny boca arriba, se subió encima de él, y se preparó para introducir la verga de este dentro de su coño.

“¿estás listo?” pregunto ella

“y, si no lo estuviera ¿te detendrías?”

“¡pues claro que no!” respondió ella, y comenzó a cabalgar la verga de su hijo “¡Oh, si! hacía años que nadie me cogía, mi coño lleno de telarañas esta en acción otra vez!”

“¡Esta muy apretado!” gimió Danny “¡Me vengo!”

“¡Ni se te ocurra!” grito ella, y abofeteo al joven “¡Si te vienes ahora, te entregare a la policía!”

Con mucho esfuerzo, Danny aguanto el orgasmo, agarro de las tetas a Amanda, y comenzó a mover su cadera y hacer todo tipo de posiciones para satisfacer a la degenerada mujer. Tras varias idas y venidas, madre e hijo tuvieron un orgasmo al unísono, y luego respiraron aliviados.

“lo admito, pese a lo degenerado que fue, estuvo muy bueno” dijo el joven

“¡aún no termina, holgazán!” exclamo la psicótica mujer, y agarro dos de las pastillas de Danny “¿alguna vez las has probado?”

“no, un buen traficante nunca prueba su propia mercancía”

“¡pues ahora lo harás!” dijo ella, mientras se metía la pastilla en la boca, y luego se la paso a su hijo a través de un beso apasionado

A causa de los efectos de la droga, ambos se pusieron mas salvajes que nunca, y fue Danny quien tomo la iniciativa, sometiendo a su madre y metiéndole su miembro viril por el culo.

“¡Hijo de puta, me duele!” grito la mujer, mientras Danny le daba sin piedad “¡No lo había lubricado, idiota!”

“¡Cállate, perra estupida!” grito Danny, con lágrimas en los ojos “toda la vida fuiste una antipática conmigo. Nunca demostraste alegría o preocupación por mis logros, siempre fuiste una indiferente de mierda cuando te hablaba, siempre metida en tu estúpida rutina y, ahora que al fin as salido de tu habitual camino, lo único que haces es intentar cometer incesto conmigo, maldita, y encima me chantajeas. Para que sepas, la única razón por la que vendí esa maldita droga fue para comprarte un regalo hermoso, el cual hiciste pedazos, para que fueses feliz y me dieras algo de atención de una vez por todas ¿Que soy realmente para ti? ¿Un hijo, un don nadie, o solo un consolador con patas para tus maldades?”

“¡OH, DANNY…!” dijo Amanda pero, cuando intento decirle algo a su hijo, esta comenzó a perder la orientación a causa de la droga que había ingerido y por el inmenso placer anal que le daba su hijo.

Finalmente, madre e hijo vuelven a tener un orgasmo muy potente, y ambos quedan sin fuerzas y desmayados sobre la bañera. La corrida de Danny no solo estaba cargada de semen, sino también de furia, pación, deseo, y frustración.

Al rato, ambos despiertan, adoloridos del cuerpo y de la cabeza, y se miran intensamente.

“Lo que dijiste… ¿fue cierto?” pregunto Amanda, preocupada “¿realmente te sientes así conmigo?”

“si, así es como me siento, que yo jamás te importe, del mismo modo que nunca te importo papa” respondió él “pero no importa porque, para ti, mientras más malvada e hija de puta seas conmigo, más divertido será ¿no?”

Tras reflexionar por unos instantes, Amanda se da cuenta de que sus acciones, que tanta riza y placer le generaban, habían lastimado al único ser que siempre se había preocupado por ella y que la aceptaba tal cual era, por lo que rompe en llanto y abraza a Danny.

“¡perdóname, hijo mío!” dijo ella, entre lágrimas “¡eh sido la peor madre del mundo, y una basura de persona, pero quiero que sepas que tu si me importas, y que te amo con todo mi corazón maternal!”

“¡y yo también te amo, mama!” exclamo él “¡feliz cumpleaños!”

“gracias, y te prometo que será una mejor persona a partir de ahora. No seré ni una perra malvada ni una desinteresada total, encontrare un equilibrio. Yo sé que hemos perdidos muchos años, pero juro que te los compensare con lo que sea”

“bueno… ya que lo mencionas…” dijo él, y acaricio las nalgas de su madre

“¡Eso es exactamente lo que quería!” grito ella, muy feliz “a partir de ahora, ya no te hace sentir menos, y te demostrare todo mi amor materno de la mejor forma posible ¡Culeando hasta el cansancio!”

“¡finalmente, ella si me demuestra amor maternal!” exclamo el hijo, y continuo cogiendo con su progenitora “no era lo que esperaba… pero que mas da ¡LO AMO!”

Al pasar de los días, los compañeros laborales de Amanda descubrieron el gran cambio de personalidad que esta había tenido, pues era más animada, ya no tan estructurada pero, aun así, seguía siendo alguien responsable y que seguía la ley. Sin embargo, y lo que ninguno de ellos sabían, es que lo que mantenía bajo control a la mujer eran las noches de pasión con su hijo, pues eso evitaba que sintiera la necesidad de hacer maldades para sentirse viva.

Al final, y como les conté al inicio, Amanda cometió un acto imperdonable, el cual fue extorsionar a su hijo para tener sexo con él pero, al final, ese acto inmoral fue lo que hizo que pudiera construir una verdadera relación con su hijo, y encontrar el equilibrio entre la locura y el orden. Como dijo un antiguo griego una vez: “nada mejor que una culeada entre madre e hijo para resolver los conflictos y, quien no lo crea, que le pregunte a Edipo”.

(9,57)