Página principal Amor Filial

Silvia y su padre (Parte 1)

  • 12
  • 26.090
  • 9,65 (46 Val.)
  • 5

Para los que no me conozcan, diré que me llamó Silvia, tengo 25 años, soy pelirroja, peso 56 kg, mido 1,70 y mis medidas son 93-60-90; además trabajo de monitora de aerobic y fitness.

Después de esta descripción, os diré que siempre he deseado acostarme con mi padre; mi padre quedó viudo siendo yo muy joven, no le he conocido relación ninguna, es más solía decirme que era clavada a mi madre, y yo no sé si por pena o porque motivó, a mi me parecía un hombre muy atractivo. Cuando empecé a salir con Marcos me fijé que mi padre comenzó a mirarme de otra manera, más como mujer que como hija y no perdía ocasión en piropearme cada vez que me veía. Así que en mi cabeza también comencé a verle más como un hombre maduro, que se conservaba muy bien, que como padre.

Marcos después de una de nuestras sesiones de sexo intenso, comenzamos hablar de mi padre.

Marcos: Nena sigues poniéndote cachonda con tu padre ¿Eh?

Silvia: Sinceramente… si, me encantaría que me follara, pero no me veo capaz.

Marcos: Nena tú puedes conseguir lo que quieras, seguro que él lo está deseando, no te has fijado como te mira últimamente.

Silvia: Ahora que lo dices si, parece que ha cambiado su forma de verme.

Marcos: He pensado cómo podrías conseguirlo.

Me contó cómo pensaba conseguir que mi padre tuviese sexo conmigo, y la semana antes de semana santa, pusimos en marcha el plan. Lo llamé por teléfono:

Silvia: Hola papá

Papá: Hola cariño, ¿qué te cuentas?

Silvia: ¿Papá, te importa que pasemos una semana ahí? es que vamos hacer reforma del baño. ¿Claro sino te importa?

Papá: Cariño, por supuesto que podéis, además me tienes abandonado, hace tiempo que no veo a mi niña.

Así que Marcos y yo fuimos a pasar la semana en casa de mi padre, y decidimos darle un espectáculo, para que definitivamente me viera como una mujer y no como su hija.

El lunes, mientras Marcos aún dormía, me levanté de la cama para hacer el desayuno con camisón corto de encaje, y un tanga blanco.

Mientras hacia el desayuno apareció mi padre, se quedó cortado.

Papá: ¡Hija! ¿No vas un poco ligera de ropa?

Silvia: Perdona papá, ¿Te molesta?

Papá: Bueno… no, pero ya no eres una niña.

Silvia: Jajajaja, ya papá, pero entiende que a Marcos si le gusta

Papá: Bueno y a quien no le gustaría una mujer como tú.

Dicho esto mi padre se marchó al salón, y yo continúe haciendo el desayuno, pero era evidente que mi padre ya no me veía como su niña sino como una mujer.

Después del desayuno, Marcos se marchó al baño y yo fui detrás de él, cosa que chocó a mi padre.

Papá: ¿A dónde vas?

Silvia: Al baño

Papá: ¿Pero Marcos no está en el?

Silvia: Si, por eso voy.

Papá: ¿Cómo?

Silvia: Papi, entiendes que él tiene necesidades y aunque estemos en tu casa yo tengo que cumplir con sus necesidades ¿No?

Mi padre se quedó mudo y yo fui al baño, a cumplir con mi chico.

Marcos estaba esperándome con la polla fuera y dura, y yo como siempre hacia, me arrodillé delante de su polla; antes intenté cerrar la puerta del baño, pero Marcos no quiso.

Marcos: No la cierres, enséñale a tu padre lo zorra que eres.

Silvia: Pero… (No terminé de hablar, cuando Marcos ya me había metido su polla en mi boca)

El morbo de que mi padre pasará y nos viera, era demasiado, le comí la polla como nunca y él se dio cuenta.

Marcos: Dios nena, me la vas arrancar… Aaaaah sigue así puta.

Me estaba poniendo muy cachonda, mi padre apenas a unos metros mientras se la comía a mi novio, era demasiado.

Marcos: Te encantaría que fuese la polla de tu padre ¿Eh zorrita?

Silvia: nnnngh si me encantaría aghh.

Marcos no pudo aguantar más y acabo corriéndose en mi boca, me lo tragué todo golosa, me encantaba su semen por la mañana.

Cuando salimos del baño, mi padre estaba todo cortado en el salón, y yo también, pero pude observar un bulto enorme en su pantalón que deseaba salir. Marcos todavía tensó más el ambiente al comentar.

Marcos: Uffff vaya hija que tiene suegro.

Mi padre lo miró, pero no dijo nada, se quedó callado.

Nos fuimos todos a trabajar, pero yo no pude parar de pensar en mi padre y en lo que había visto en su pantalón, realmente se había puesto al saber lo que le hice a Marcos en el baño.

Esa noche cuando llegue, me encontré a mi padre en el salón ya que Marcos no había llegado todavía.

Silvia: Hola papá ¿me puedo duchar?

Papá: Hola cariño, claro está también es tu casa.

Así que cogí y me metí en la ducha, por supuesto con la puerta abierta, y en un momento dado escuché que alguien estaba en el baño, me asomé pensando que era Marcos, pero era mi padre orinando, me quedé sin habla ¡vaya con papá! menuda polla gastaba. Mi padre me vio que lo estaba mirando.

Papá: Perdona hija no aguantaba más.

Silvia: Es tu casa papá.

Aproveché que estaba ahí, para salir de la ducha, quería ver cómo reaccionaba.

Papá: ¡qué haces!

Silvia: Pues salir de la ducha ¿me pasas la toalla?

Papá: Si, si tápate

Silvia: ¿Papá ocurre algo? ¿Tan fea soy que estás deseando que me tapé?

Papá: No no, claro que no, eres preciosa, pero tú ya eres toda una mujer y yo no soy de piedra.

Me pasó la toalla y salió del baño bastante alterado, pero no pensaba cejar en mi empeño, así que cogí una camiseta ancha de un equipo de baloncesto de mi chico, con unas bragas brasileñas de encaje de color amarillo y sin sujetador.

Mi padre estaba viendo una película en la TV, todavía podía observar que se encontraba incómodo ¡pero estaba tan cerca! que intenté forzar un poco más.

Silvia: ¿Papá me puedo sentar contigo o prefieres que no?

Papá: No cariño como quieras, si te quieres sentar conmigo, por mi no hay problema.

Así que me senté junto a él en el sillón, todavía era evidente la erección que tenía.

Silvia: ¿Papá te ocurre algo? Te noto alterado, déjame que te ayude.

Así que cogí y me pegue a él, poniendo mis manos sobre su pecho ¡su corazón iba a mil!

Silvia: Papá tu corazón va a mil, ponte de espaldas, que te voy a dar un masaje.

Mi padre se puso de espaldas, y yo pegué mis pechos a su espalda; esto hizo que todavía se le pusiera el corazón más revolucionado, y que ese bulto sospechoso se hiciera más evidente en la entrepierna. Puse mis manos en sus hombros, y empecé a masajear lo.

Silvia: Papá relájate y cierra los ojos (le susurré al oído).

Esta era mi oportunidad; mi padre me hizo caso y cerró los ojos. Yo le fui masajeando el pecho (es un hombre fornido para su edad), el se fue dejando hacer; hasta que bajé mi mano a su bulto, entonces pegó un respigo.

Papá: ¿Qué haces por dios?

Silvia: Papá relájate, déjame hacer, no me veas como tu hija, sino como una mujer que te quiere ayudar a soltar esa tensión (le volví a susurrar al oído)

Eso hizo que no saliera corriendo de allí.

Así que por fin tenía aquel paquete entre mis manos, el empezó a respirar cada vez más fuerte, mientras yo le acariciaba la polla por encima del pijama. Viendo que todo iba bien, me atreví a sacarse la (dios se me hizo la boca agua) que pedazo de polla dura como el mármol; estaba brillante debido a los fluidos pre seminales; comencé a pajearlo primero suavemente, (quería disfrutar de ese momento), debía llevar tiempo sin descargar porque me puso la mano chorreando de pre semen.

Silvia: Papá túmbate y relájate.

Papá: ¿Qué vas hacer?

Silvia: Shhhh relájate, hazme caso, porfa.

Así conseguí que se tumbase, me puse a sus pies y acerque mi boca aquella polla que palpitaba, abrí mi boca y dejé caer saliva sobre su capullo (por dios que sensación y que olor tan intenso), empecé a recoger con mi lengua mi saliva por el tronco.

Papá: ¡Joder me vas a matar hija!

Silvia: Shhhh, solo acabó de empezar, slurp slurp (Comencé a lamer desde sus huevos hasta la punta)

Yo estaba empapada, no podía aguantar más para tenerla en mi garganta, así que con mi mano izquierda empecé a masajear le los huevos, y con mi mano derecha le agarre fuerte el culo, para acto seguido tragarme la hasta la base.

Papá: aaaahh dios ¡siiiii!

Mi padre ya no aguanto más, abrió los ojos; pero ya no me veía igual, porque me cogió de la cabeza con sus manos grandes y fuertes, y comenzó a follarme la garganta.

Papá: ¡Toma zorra! ¿No querías la polla de tu padre? ¡Pues toma! (Empujó hasta lo más profundo de mi garganta)

Silvia: ahgggg, sii (apenas pude articular, la tenía en mi laringe)

Estaba fuera de sí, me cogía con ambas manos mi cabeza, y el era el que llevaba el control de la mamada, cada vez más profunda e intensa, hasta que ya no aguanto más.

Papá: aaaah siiii me corrooo, trágate la leche de tu padre pequeña zorra.

Silvia: aaahhgg

La leche de mi padre se me escapaba por las comisuras de mis labios (dios que caudal de leche) ,era muy amarga, espesa y se me pegaba a la garganta. Tuve que quitarle las manos de encima porque me asfixiaba.

Silvia: ufff casi me ahogas, papá.

Papá: Perdona, la falta de costumbre… ¿Pero que hemos hecho? (Reflexionó)

Silvia: Papá no te preocupes, está todo bien, no me veas como tu hija sino como vuestra mujer. No quiero que te arrepientas, lo he disfrutado mucho, lo deseaba hace mucho tiempo papá.

Y le di un beso; pero deseaba más… necesitaba más y quería conseguirlo.

Mi padre se fue a dormir (con cara de arrepentimiento), y yo esperé en el salón a Marcos. Llegó un rato después.

Marcos: Hola guapa, ¿Qué tal?

Silvia: Lo he conseguido. (Le dije sonriendo)

Acto seguido me abalancé sobre él y nos besamos, enrollando nuestras lenguas con desesperación (aún tenía el sabor del semen de mi padre en mi boca y mi garganta), pero yo necesitaba más y pensaba conseguirlo.

Cogí a Marcos y lo lleve a mi cuarto que está justo enfrente del de mi padre (necesitaba ser follada, estaba muy cachonda), prácticamente le arranque el uniforme, y lo tumbé en la cama con desesperación (Marcos estaba boquiabierto); comencé a comerme su polla para ponerla apuntó, pero no hizo falta mucho; rápido Marcos tomó el mando.

Marcos: ¿Quieres que te folle?

Silvia: Siiii claro follarme, fóllame. (Dije desesperada)

Me quitó las bragas, me puso de espaldas contra la pared y me cogió en brazos. Metiendo su polla en mi coño empapado, mientras nos comíamos la boca (todo esto con la puerta abierta y mi padre en el cuarto de enfrente, cosa que me ponía mucho más).

Mientras, Marcos me hacía saltar en sus brazos, y me golpeaba las paredes de mi útero.

Marcos: Joder como me pones, coño. ¡Toma polla! (Cada vez más profundo)

Silvia: Siiiiii dame más, destrózame… aaah aaahh

De repente mi padre apareció en la puerta.

Papá: Menudo escándalo estáis montando.

Nos quedamos parados, pero yo no pensaba desperdiciar la situación, ni Marcos tampoco.

Marcos: ¿Suegro le gusta el culo de su hija?

Dijo Marcos, mientras me abría el culo con las manos.

Marcos: Está deseando que se lo folle.

Mi padre dudo un poco, pero no lo dejé escapar, así que cogí y lo besé como si fuera mi novio. Acto seguido le bajé los pantalones y le cogí la polla para que me ensartada por mi culo.

Silvia: Papá porfa, follarme bien los dos, es lo que quiero.

Papá: Que zorra eres hija, pero soy un hombre y ese culo es irresistible.

Así que me puso contra la pared y se agachó para comerme mi culo, cuando ya lo tuve bien lubricado, me ensartó.

Papá: Dios como le entra, joder.

Silvia: Siiii papá, siii. (Marcos mientras alentaba a mi padre)

Marcos: Dele fuerte suegro, que no se rompe, es una buena zorra.

Mi padre animado por mi novio, me cogió fuerte de la cintura con ambas manos, y aumentaba cada vez más la intensidad y la profundidad; hasta que note como sus huevos golpeaban mi coño.

Papá: Toma, toma, zorra.

Silvia: Siii seré vuestra zorrita particular, aaahh.

Cuando mi padre vio que Marcos se pajeaba viéndonos, me retiro de la pared y me agachó para que se la chupara a Marcos.

Papá: Vamos zorra, cómesela a tu novio. (Y con su mano me empujó la cabeza hacia su polla)

Silvia: uhhhg

Marcos me cogió del pelo y mi padre de las manos, tirando de mis muñecas hacia atrás, mientras me penetraba fuertemente por mi culo.

Yo estaba en la gloria, tenía a los dos hombres que más quiero follandome.

Marcos: Vamos nena traga. (Me decía, mientras tiraba de mi pelo)

Papá: Dios que puta eres, que ganas te tenía zorra. (Mi padre estaba fuera de sí, me estaba follando sin piedad)

Marcos no aguanto más y se corrió en mi boca, llegando hasta mi estómago.

Marcos: aaaaah siiii aaahh, que boca tienes puta.

Cuando termino de correrse, me cogió la cara y me obligó a abrir la boca.

Marcos: Abre la boca zorrita. (Y me escupió en mi boca)

Papá: Me corro, aaahh joder. (Tiró de mi con fuerza, hacia atrás y note como su leche caliente inundaba mis entrañas)

Silvia: aaaaah me corrooo siiiiii ahhh ahhh.

Caí destrozada al suelo, pero muy satisfecha.

Marcos: Nena recomponte, porque creo que tu padre no ha tenido suficiente.

Miré a mi padre y todavía estaba duro.

Papá: Cariño has despertado en mi algo que estaba muerto, así que no me puedes dejar así.

Marcos: Nena la noche va a ser larga… (se sonrieron)

Continuará…

(9,65)