Nuevos relatos publicados: 12

¡Trágatela! ¿O quieres que se la traguen mis otras amiguitas

  • 22
  • 10.799
  • 9,14 (7 Val.)
  • 0

Luego de haber follado en mi departamento, se liberó y empodero sexualmente; fuimos cómplices de muchos encuentros a escondidas, obligándola a tragarse mi semen, dándole celos que se los daría a otras mujeres, al final se volvió tremenda traga leche.

Después de dejar a Marla cerca de su casa para que su familia no sospeche de lo nuestro, espere casi a media noche, para poder escribirle un whatsapp, rememorando nuestro fugaz encuentro

D: ¿hola, todo bien?

M: Si, estoy algo cansada, te parece si hablamos mañana…

D: Claro, descuida que tengas dulces sueños. Besos

M: Besos

A la mañana siguiente no tuve noticias de ella, sin embargo con la confianza de que volveríamos a vernos no la presione, y para complicarnos la cosa me escribió “mary” al móvil queriendo hablar conmigo, y como ya relate en una anterior historia, me confeso que estaba embarazada y que no sabía si sería mío o de su jefe, situación en la que no quise relacionarme más, debido a que tener un hijo en ese momento se nos complicaría, aunque me sentía muy atraído por ella, creo que más fue un capricho al final.

Segunda cita: “entregándonos nuevamente a la pasión”

Y volviendo a “Marla”, quedamos en que yo la visitaría en su negocio, al terminar el día, para esa charla pendiente que nos debíamos, después de haber tenido ese fugaz y delicioso encuentro, el solo imaginarme nuevamente estar a su merced, haciéndome una deliciosa rusa, con sus enormes tetas, sentir el peso de sus tetas sobre mi verga ufff me hacían estar excitado durante todo el día en el trabajo; ya quería volver verla y disfrutar de su llenita figura, razón tenía mi abuela cuando me decía: caras vemos… mujeres ardientes no sabemos

Al ir al negocio de “Marla” aquella tarde, fui decidido a proponerle una relación seria, quería que supiera que lo tuvimos, si bien fue fugaz, ella me importaba… pero vaya sorpresa que me lleva al conversar con ella, esperando que cerrase tu puerta…me hizo entrar a la cocina donde se encontraba preparando unos postres.

D: Oye, quiero… no quiero que te sientas mal por lo que paso, ¿pase lo que pase somos amigos no? – algo temeroso a lo que me fuera a decir.

M: Descuida, la verdad… si lo hice es porque, no sé si contártelo y al hacerlo me juzgues.

D: No, no que va somos ya muy grandes para andar con penas y rodeos… que paso, ¿hice algo malo que no te haya gustado?

M: No… todo lo contrario, me gusto lo que tuvimos, solo que me siento algo rara, pero me agradas, no es por ti es por mí, La verdad aquella noche estaba con cólera, porque el papá de mis hijos, no llego a verlos ese en la noche y es porque ahora con su nueva mujercita se le está calentando la cabeza… y descuida a nuestros hijos… no es celos, es solo que si él puede tener sus aventuras con sus mujercitas que se le puedan cruzar, porque yo no… no me juzgues…

D: No, no como crees… te entiendo… y eso es todo… o hay más que quieras decirme

M: Básicamente es eso, y la verdad yo toda la vida he sido una mujer correcta, incluso no era de tener compromisos de vacilón, me hice de rogar por el por tanto tiempo, años diría y después de que me conquisto y tuvimos nuestros hijos, el cambio… y la verdad siempre hay otras preocupaciones y le descubrí su infidelidad en su celular, él lo negó… y todo se fue al diablo.

D: Te entiendo… te entiendo por completo, pero debes superar esa sensación, para que te sientas libre y en algún momento puedas retomar una nueva relación

M: La verdad no es mi prioridad, mi prioridad es ser independiente una mujer emprendedora, empoderada, con ganas de conquistar el mundo, quizás tengo muchos sueños y pienso realizarlos

Por un momento sentí que perdía terreno, quizás ahí ya no era en que proyectarme en una relación seria, pero sin embargo que podría sacar provecho de esa situación sí que es una gran probabilidad.

D: Te felicito, por lo que estas emprendiendo, por un negocio propio, tienes todo mi apoyo y mi cariño para que salgas adelante.

M: Cariño?… no me digas que ya te estas enamorando jaja, además no creo que sea la primera vez que tienes algo así.

Me agarró frio y si ella iba a hacer sincera yo también jugaría mis cartas, estaba en un momento de liberación… y porque no liberación sexual

D: ¿Quizás si, quizás no?, lo que si te podría decir es que, lo que paso aquella noche me hizo pensarte mucho y si tu quisieras podríamos ser salientes… pero algo me dice que no quieres algo serio

M: Si bueno, no lo tomes a mal…

D: Descuida… no te preocupes.

M: Voy cerrar la tienda y trabajar hasta tarde para acabar este pedido… si quieres puedes irte o quedarte, depende de ti… no te sientas mal ok, lo siento si soy muy dura

D: Que dices Marla… me gusta que hayas sido sincera, sobre todo somos amigos… caballero si es lo que me toca, igual tienes mi apoyo para lo que necesites

M: puedes ayudarme a batir la crema pastelera y con otras cositas… jejeje, digo ya que dices que puedes ayudarme en lo que quiera.

D: Si hay que hacer eso… manos a la obra, todo para ayudarte y hacerte feliz

Reímos ambos, ya bajando la reja del local y estando a solas en su cocina, me iba contando de los pedidos que tendría por navidad, por todas las ganas que le ponía a su negocio, y entre tanto hornear nos dio calor, y atreviéndome a ella le propuse

D: Marla que calor hace, aquí, te incomoda si me quito la camisa y me quedo en bividi

M: Ok, si quieres te presto un delantal, para que no te manches

D: Ok,

Así y ya más cómodos y con todos sus insumos en la barra mientras iban horneando los pasteles, nos quedamos hablando y entre la espera y espera… empezamos, y digo que empezamos a sentirnos atraídos uno del otro, el momento era propició estando solos, recordando lo que pasamos días anteriores y no hice más que acercarme a ella decididamente y tomarla por sorpresa de la cintura

D: Marla, no quiero ser intenso, pero el tenerte junto a mi es una tentación, pero si te incomodo dime si me quedo o me voy, depende de ti.

Mientras le decía esas palabras le susurraba a su oído, a lo que ella giro y…

M: Voy a retirar los pasteles del horno, permiso…

Me hice a un lado y aunque mi arrechura me estaba ganando me mantenía firme, quedando apoyado sobre su barra

M: Prométeme, que no… que no habrá amor de por medio, prométemelo y cuando yo te diga que se acaba se acaba definitivamente

D: Será difícil que llegue ese momento, pero te lo prometo.

En ese instante nos abalanzamos a la pasión, llenándonos de besos apasionados, no importaba el momento, ni la situación, fuimos quitándonos la ropa salvajemente, quitarle su delantal, quitarle su blusa, su sostén, exponiendo su voluptuosidad de sus pechos. Se puso de cuclillas bajándome el pantalón, empezando a darme una riquísima mamada, se devoraba mi verga, yo extasiado solo la sujetaba de sus cabellos, tirando suavemente, y en ocasiones deslizando mi mano sobre sus tetas… estábamos follando, no importaba nada, la lujuria se apodero de nosotros

M: ¡Échate al piso! – con voz excitada

D: ¡Quítate toda la ropa, gocemos como se debe!

Echado desnudo sobre el piso de su cocina, con el calor que hacía en el ambiente por los hornos, vi despojarse de sus prendas, su figura llenita pero sin perder sus formas, fueron mi perdición… estaba al palo, mi verga, ya botaba liquido pre seminal, a lo que ella aprovecho en ponerse de cuclillas sobre mi verga y frotarla en su vagina, aunque en un rápido sentón se clavó mi verga y al igual que yo, estaba tan húmeda, empezando a cabalgarme dándome unos intensos sentones wao… ver esa figura sobre mí , mordiéndose los labios aprontándose los labios, quien ha gozado de una gordita tetona, sabe de lo que hablo

M: ¡¡Ay, los cupcakes!!

Se paró rápidamente dirigiéndose al horno, dejándome frio… viéndola desnuda abriendo el horno y retirándolo con su manopla.

M: Menos mal, no se quemaron ya estaban a tiempo – exhausta, excitada, preocupada, pero se le veía las ganas de querer seguir follando

Me pare junto a ella y la abrace por la espalda, mientras presionaba sus tetas, atreviéndome a agarrar la crema pastelera que tenía en un recipiente. Tome un pincel limpio y al girarla, le embadurne sus pezones

M: Cuidado, que está justo para la decoración

D: Ok, ok… solo es un poco

Aunque me refuto mi actuar, si vieran su cara al empezar a lamer y morder sus tetas, devorándomelas a placer, mientras jadeaba y cerraba los ojos, repetía

M: No… no vale… enamorarse ok… promételo

D: Uhmmm… que ricas tus tetas ufff, ok, ok… baja a mamármela que estoy excitado

Tomé un poco más y me la puse en mi verga, no importo ya nada y empezó a lamer mis bolas, mi glande como un helado, me succionaba la verga con tanta dedicación, empezó a masturbarme, con sus manos hacia un puño como imitando a una vagina, le alcance un poco de aceite de cocina, y me la eche en mi verga, sus dedos mezclados con mi verga se deslizaban… estaba dándome una pajeada brutal, vaya que las manos de reposteras si son de temer

D: Párate – excitado

La puse apoyada sobre la barra, y empecé a follármela con tanta intensidad que gemíamos de placer, sudábamos, nuestros cuerpos, sudosos, melosos… que rico momento de placer vivíamos, la sujeté de sus brazos regordetes y empujaba mi verga sobre esa húmeda vagina, sus tetas apoyadas sobre la barra hacían parecer una masa harina en reposo, las apretaba por momentos, por momentos le susurraba al oído

D: Eres una mujer riquísima, como pudo dejarte ese imbécil, de ex tu marido… yo estaría loco por ti, tanto como me tienes ahora

M: Shi!… no. no digas nada… ¡sigue que ya me corro!

D: A tus ordenes preciosa.

Seguí clavando tan rico culito… seguí follando tan arrecha mujer, que sus gemidos se fueron poniendo más intensos, le tapé la boca con una de mis manos, y con la otra le sujetaba de su cintura; exhausto, sudados y arrechos seguí hasta que su cuerpo se estremeció dando un grito

M: ¡ohm, ohm… ay… Carajo, que rico!… ¡Ay que rico orgasmo!… My god!!! Oh

Quedé pegada a ella, mientras se calmaba, pero, arrecho yo aún sin haber eyaculado, quise seguir, pero también estaba cansado…

M: Nada aún…

D: No, al parecer alguien estaba más excitada que yo

Mientras le acariciaba sus mejillas y le daba tiernos besos, agarre el delantal que me dio y lo puse sobre el piso de la cocina, echándome y pidiéndole que me lo mame. Ella exhausta pero atrevida aún, bajo para terminar el trabajo… yo la hice correrse, y ella tenía hacerlo ahora a mi

M: Ohmm… rico.

D: No te olvides de las bolas

M: a eso iba – respondiéndome pícaramente

D: wao… sigue así, que rica tu boquita, ufff… ya me vengo

No voy a negar, que su boca era una de las mejores que me lo había mamado… pero aun iba a descubrir si se lo tragaba o escupía, pues no hizo más que dejar derramar mi leche sobre mi verga y bolas, mientras me pajeaba… igual valió la pena gota de leche a su nombre. Paro a traerme un paño, y oh problema por la excitación estábamos todo melosos, pues no nos quedó otra que lavarnos en su caño del pequeño baño, limpiándonos con papel toalla, y ella toda presurosa se cambió para seguir trabajando y terminar sus pedidos.

Al rato de terminar y empacar los pedidos, me ofrecí a llevarlos a repartir con ella, así fuimos y dejamos los pedidos y ya camino a su casa en el auto, empecé a insinuarle a que me lo mamará

D: Te tengo ganas otra vez… que dices… vamos a departamento… algo rápido

M: No, ya se va hacer tarde, tengo que ir a ver a mis hijos, mi mamá se va amargar… tienen tarea que seguro tengo que revisarles, dejémoslo en otro momento

D: Ok, descuida vamos que te dejo cerca de tu casa, aunque esta erecto el muchachito

M: ¿Qué?, en serio… -pasando su mano disimuladamente– que arrecho eres… no pensé que fueras así, tan caballerito que te veías

D: Lo soy, soy un caballero, pero también una fiera en la cama

M: Jajaja, ok fiera… ya veremos en otro momento

D: Cuando?… mañana, pasado mañana?

M: No me presiones, por favor… si guardas reserva, serás mi fiera las veces que yo pueda ok.

D: Ok mi domadora

M: Domadora? Jajaja, ok, ok

D: ya llega navidad, ¿me darás mi noche buena no?

M: jaja quien sabe, no se

D: Y qué piensas hacer por año nuevo, algún viaje, fiesta

M: En familia, seguro… quizás este en la fiesta de fin de año el papá de mis hijos

Me quede serio en un momento, mientras manejaba.

M: ¿qué pasa, estas celoso?, en qué quedamos, te estoy contando libremente mis cosas, digo no

D: No nada, relax… ya me acorde que yo tenía algo planeado, un viaje corto por fin de año

M: Así, que bueno… son tus amigos

D: Si, y unas amigas… me dijeron que nos esperaban para pasar el fin de año, y pasarla bomba

Todo era un invento para ver su reacción.

M: Ah, qué bueno… que bien por ti… que te diviertas mucho

D: ¡No te pongas celosa?

M: Yo, que hablas, No… eres libre de hacer lo que quiera

D: Lo se… gracias por recordármelo – girando hacia ella y dándole un guiño

Al parecer si la sentí al molesta, ya cerca a su casa, y al momento de despedirnos cerca de un parque, le dije rápidamente

D: Bueno, cuídate, y haber cuando nos vemos… hasta antes de fin de año… ya sabes

M: Ok, ya lo sé… no tienes por qué repetírmelo…

Nos dimos un beso en la mejilla y al girar le tome de la mano

D: Pero si tú me dices que me quede fin de año a pasarla contigo, lo dejo todo

Se quedó muda y algo desconcertada…

M: Que no, que hablas... ya me tengo que ir… chau chau

Tercerra cita: “Necesito tu ayuda, necesito follar”

Así pasaron los días, ya en navidad le mande saludos por whatsapp. En el trabajo estábamos en un intercambio de regalos, y pues todo siguió como si nada, hasta que una tarde, después del día de navidad, recibí una llamada de ella.

D: Hola, Marla, que tal como estas, dime en que te puedo ayudar

Al principio estaba algo tímida en contestarme, pero…

M: Hola, ¿no te interrumpo, ¿verdad?

D: No dime… que necesitas

M: Necesito que me ayudes con la crema pastelera esta noche… ¡podrás?

¡¡¡Boom!!!, mi mente voló, me lanzo en clave una señal de que quería follar

D: Si, si puedo, espérame hoy… y te ayudo igual o mejor que la ves pasada

M: ¡Ok, te espero fiera!, avísame cuando estés cerca, chau -con voz sexy

Ese día salí del trabajo pidiendo permiso, mintiendo sobre un tema familiar, fui a mi departamento a bañarme, a rasurarme la verga y huevos, volvería follar de maravillas otra vez, camino a su negocio, le marque y le indique que estaba ya a 5 minutos, al llegar, toque el timbre de su puerta, y desde adentro me dijo, espera ya voy.

M: Pasa rápido y cierra – diciéndomelo detrás de su puerta

Pasé y al entrar, la vi, desnuda solo con un delantal rojo puesto….

D: Marla… que… que sorpresa, estas muy sexy

Acercándose hacia mí y dándome un apasionado beso

M: ¡A ver fierita!, demuéstrame que lo dejarías todo por mí.

Se podrán imaginar lo que paso, me llevo hacia su cocina y bebimos champagne, estaba liberada y empoderada sexualmente. Me quité la ropa y esta vez mi verga y mis bolas fueron embadurnados de crema chantilly, yo al igual que ella se lo puse en su vagina, y en un delicioso 69 sobre el piso de su cocina, nos devoramos y lamimos todo hasta desaparecer cada milímetro de dulce en nuestra piel, me dio unos riquísimos sentones, me volvió hacer una magnifica rusa, nos entregamos al placer, y esa vez con piernas al hombro terminé en ella, sin sentir preocupación ya que no estaba en sus días.

Desnudos sentados sobre un mantel que ya hacia puesto desde empezar el acto, empezamos a charlar.

D: Me quedo o me voy en año nuevo

M: No quiero obligarte a nada, sabes que quizás estaré ocupada…

D: Depende de ti, si tú me lo pides yo lo hago.

M: No sé, ya veremos… pero si vas con tus amigos y amiguitas, te portas bien fierita

D: En serio, si estas celosa jaja

M: No, solo te estoy probando…

D: Bueno sigue probándolo entonces

Me puse de pie y al estar ella sentada/apoyada en su cajonería baja, agarre mi verga y empecé a metérsela en su boca, y pues en ese momento, me la folle de boca, ella recibía a placer, por momentos paraba al verla roja con poco aire, estaba dominando a tan rica gordita… una y otra vez la clavaba y ordenaba chupar mis bolas, me complacía y estaba feliz, hasta que sentí venirme a chorros.

D: Trágatela!, trágatela toda mi leche!… no vas a desperdiciar mi leche!… ¡¡o quieres que se lo dé a otras amiguitas? – con vos retadora

Me miro enfurecida, pero sin dejar de mamármelo lo hizo cada vez más intensamente, hasta que me vacié en su boca, pensé que lo escupiría, pero esta vez me complació y empezó a tragársela toda, funciono el hecho que le haya dicho que otras amiguitas si se tragarían toda mi leche, me escurría toda la verga.

M: ¡Así imbécil, así te gusta, ahora te voy a dejar sin nada de leche para que ninguna amiguita tenga nada! – con voz excitada y molesta

D: Ok, ok, hazlo, déjame sin nada de leche para ese día… depende de ti… depende ti, ya te dije que quiero pasarla contigo y no con ninguna otra amiguita

Paro y al ponerse de pie me arrimo sobre la barra y algo enfadada

M: ¡Sabes que no puedo!, sabes que, si quisiera pasarla contigo, pero no puedo… no me presiones, no me hagas sentir mal – con voz algo mortificada

D: Ok, discúlpame, no volveré a insistir – la abrace respondiéndome a lo mismo y quedándose unos segundos en silencio, solo dándonos caricias mientras estábamos desnudos.

M: Ya me tengo que…

D: Lo sé, lo se… vamos que te dejo cerca a tu casa

Le corte su conversación, cambiándonos y ayudándole a ordenar algunas de sus cosas, y ya camino a su casa me pidió ir a la costa verde un ratito a ver el mar, total al día siguiente era el feriado de 28 de diciembre, y si me había complacido, porque no yo a ella, ya en medio de la brisa de la noche de la costa verde, la abrace tiernamente como una pareja.

M: Eres un tipo maravilloso, no solo por lo sexual… sino porque siempre me has ayudado y estás dispuesto a todo por mí, espero no te hayas enamorado, no quiero hacerte daño.

D: Descuida Marla, así soy yo muy amoroso con las personas que me importan, pero entiendo las reglas, pase lo que pase, ¿amigos verdad?... ya depende de ti

En un momento de la noche, estábamos abrazados y dándonos tiernos besos, para luego llevarla a su casa y esperar si habrá o no otra oportunidad de vernos.

Sin tener esperanzas de verla en año nuevo empecé a planear algo para año nuevo, en el trabajo, pedí adelanto de vacaciones para poder tener tiempo de comprar algunos regalos para mi familia, una tarde vi que tenía un par de llamadas perdidas de Marla, el cual no conteste ya que me encontraba bañándome, fue algo indiferente pues pensé que quizás me diría para vernos y nuevamente caeríamos en el círculo de estar en año nuevo; así pasaron los días y ya para el 31 al medio día había quedado en salir con unos amigos pero algo tranquilo, sin nada de amiguitas, y sonó mi celular, quien era… era nuevamente Marla.

Cuarta cita: “Viene a buscarme en año nuevo, para vaciarme los huevos”

D: Aló, Marla

M: Aló, estas ocupado… te llame la vez pasada, pero nunca me respondiste

D: Ah si, sorry, es que estaba de compras y bueno ahora me estoy alistando para la noche

M: ¿Alistando?... ya te vas con tus “amiguitas”

D: No, que dices… no entiendo me llamas para solo saber si estaré con unas amiguitas, ¿en serio?

M: ¡Eh… no!, espérame, te vuelvo a llamar

Me cortó y seguí alistando mi ropa para la noche, hasta que cerca de una hora transcurrida de que me llamo, me volvió a timbrar

D: Hola, dime…

M: Estoy afuera de tu casa, ábreme la puerta, que tengo poco tiempo

D: Ok, ok

Al salir a la calle, la vi toda sport la hice pasar y ni bien cerré mi puerta, me llevo hacia mi sofá, montándose sobre mí, y empezando a besarme, solo me deje llevar sabía que venía de celos, vino a vaciarme los huevos.

M: Te gusta, ohm, ohm, glup, glup… dame tu leche, dame toda leche

D: ¡Sigue, sigue!!!

Rendido sin oponer resistencia, empezó a mamármelo con tanta pasión a hacerme una deliciosa rusa, no hizo más que servirse de mi verga, rendido a ella, excitado a punto de venirme a chorros, no hizo más que recibir toda mi descarga de caliente leche.

M: Ohm, Ohm!

D: ¡Trágatela!, trágatela toda, vacíame los huevos, ¿o quieres dejarles leche a mis amiguitas?, mira que ya falta poco para verlas

Me apretó la verga y huevos, haciéndome doler, pero cumplió su cometido, me vacío la leche acumulada de días, pero nuevamente siguió pajeándomela para ponerla erecta.

M: Eres una arrecho, ves que quieres mas

D: Por ti quiero siempre más!

Así, nuevamente se me monto para darme unos sentones mientras gozaba de sus tetas a previas a año nuevo, y esta vez recibiendo su pulposa vagina, sentí, que la última gota de semen se lo llevo ella en su coño. Luego se fue a lavarse al baño y desde el sofá semidesnudo con la verga muerta le replique.

D: Ahora si ya estas tranquila que ya no tengo más leche para nadie, ya éstas contenta

M: No porque igual sé que saldrás – con voz amarga

D: Y tu estarás con tu familia, con tu ex marido… acaso crees que no siento que pueda pasar algo

M: Claro que no, ya te dije que no

D: Ah no sé, ya depende de ti

Quedándose muda, y mientras se terminaba de cambiar, atine a despedirme bonito deseándole un buen año nuevo.

D: Que pases un bonito año a nuevo Marla, pásala genial, será un nuevo año de buenos proyectos, quizás te vaya mucho mejor… aunque no estoy seguro te irá mejor

Por dentro me dio algo de temor, esta viene a vaciarme los huevos por la inseguridad de estar con otra, quizás ya estaba pisando un terreno delicado, pero hasta el último momento, quede como caballero.

M: Cuídate fierita, pasa un buen año nuevo con tus amiguitas

D: ¿Sigues?, deséame algo bonito pues

M: Ok, ok, tienes razón pasa un feliz año nuevo, que tus deseos se cumplan este nuevo año, te deseo lo mejor fierita

Nos dimos un abrazo tierno, y la acompañe a la puerta de la calle a que suba a un taxi de aplicativo, el cual le pedí.

D: Ya nos vemos pronto, espero… depende de ti.

M: Ya veremos – sonriendo y dándome un guiño desde dentro del taxi y haciéndome un adiós con su mano

Así llego el Año Nuevo, la pase con unos amigos, algo tranqui, pero a la vez con todas esas emociones mezcladas que viví en esos dos últimos meses, el pasar de estar follando con “Mary” y luego con “Marla”, creo que necesitaba estar solo un tiempo o despejar mis dudas de mi futuro amoroso, tantas aventuras sexuales, tantas amantes de turno, si bien me hicieron más frio, me hicieron pensar en que tarde o temprano llegaría esa compañera de vida y porque no compañera sexual, al fin y al cabo toda relación empieza con pasión.

Cosas del destino, después de recorrer tantas historias de amantes de turno, Descubrí en el trabajo a una dama, de figura candente, carnosa y de buenos pechos… pues era la contadora de mi trabajo, sin querer nos relacionamos más, y sin querer nos volvimos amigos, cómplices, en amantes de turno, difícil exhibirlo en el trabajo, teniendo muchas historias juntas.

Te invito a leer mi primer relato: “Encuentro con la contadora de mi trabajo y compañera sexual”, el cual me motivo en iniciar a en narrar todas mis pasadas historias sexuales, actualmente seguimos juntos y pues en ella tire ancla, ¿que hizo que decidiera quedarme con ella?... Amor y sexo real, desde la primera vez que estuvimos juntos no me despegue más de su lado. Aunque nos costó oficializar nuestra relación, por muchos meses no quise oficializar nada, pero final mente caí enamorado; mi gran compañera sexual de mis últimas aventuras, ya conocerán todos los por menores en mis siguientes relatos.

Pd: ¿que fue con Marla? Apareció después de un buen tiempo, aunque tuvimos algo nuevamente fugaz, antes de estar oficialmente con la contadora, que lo disfrutes amigo lector.

(9,14)