Nuevos relatos publicados: 13

Voluptuosa y de buen sabor

  • 7
  • 13.583
  • Sin valorar (0 Val.)
  • 0

Caí la tarde y me dirigía sin prisa, pero sin pausa donde mi amiga Enry, mi nombre no importa mucho, soy un muchacho grande de brazos turgentes, no muy atlético pero me mantengo y genéricamente dotado de mucha fuerza y otras cualidades.

Enry, era mi amiga más reciente la cual gracias a unos amigos en común conocí, una mujer de tamaño grande y voluptuosa, que para mí 1.85 me de estatura quedábamos a la par, no muy ancha de hombros ni espalda pero con una delantera de esas que con una mano sobra carne por los costados. De cintura chica a pesar de su poca pancita, más bien su enorme cola hacia que su cintura se vea más chica de lo normal, sus piernas eran más bien unas piernotas de esas que te dan ganas de recorrer, apretar y morder...

Había pedido su número de teléfono con alguna excusa ya que era nueva en la ciudad, días atrás había saludado y empezado una charla con ella que lleve a que suba la temperatura hasta que en un momento dado ella me corto pidiendo disculpa pero que no quería seguir por que no quería saber nada de tener algo con nadie, para resumir en esas charlas de wasap me dio a conocer hasta sus más locas fantasías y yo supe guardar en mi memoria, comento esto para que se entienda más adelante el relato.

Esa tarde después de saludarla y preguntar como estaba la charla transcurrió como dos personas normales con una buena amistad, me pregunto si ya había terminado de trabajar y que si me portaba bien sin tocar el tema sexual me invitaba un café en su departamento, con mi promesa de haber entendido lo que días atrás me había dicho que no quería nada con nadie, me dirijo a su dpto.

Mientras conducía planificaba en mi cabeza como hacer para poder montar a esa yegua que desde que la vi por primera vez cada vez que pensaba en ella sentía que mi pija tenía saltos de pasión por probar ese cuerpo voluptuoso.

Al llegar a su casa me recibió cálidamente con un abrazo que pude sentir sus enormes tetas pegadas a mi pecho, mis manos rodeaban su cintura con delicadeza y descaro y hacia sentir mis brazos fuertes que había sido uno de los puntos que enumero días atrás que le llamaba la atención de un hombre.

Mi boca beso apasionadamente su mejilla y se dirigió a su cuello dando un beso tierno al mismo tiempo que ejercía fuerza sobre su cintura para pegarla a mi.

Mmmmm... que rico abrazo. Pude sentir que salía de su boca, quedándose aferrada a mi por casi un minuto donde descaradamente mi boca daba besos suaves en su cuello y clavícula. En un momento se separo de mi y apuntadome con tono acusador me dijo pórtate bien fue el trato, que solo pude lo que decía entre líneas, que no era ni más ni menos que las ganas que tenía de meterme en su cama pero sin sentirse culpable de faltar a su palabra.

Toma asiento me dijo y pregunto si quería café u otra infusión, a lo cual respondí que café estaba bien. Se dio vueltas hacia su cocina diciendo que probaría el mejor café batido que jamás había probado y mi mente solo quería probarla a ella.

Cuando se quedo en la cocina me regalo una hermosa vista de toda su espalda y su hermoso culo el cual había sido mi fantasía desde que la conocí, metido en una prenda ajustada de lycra pude notar que su ropa interior era de un tamaño muy chico casi un hilo. Y la transparencia se dichas prendas hacían que mi pija empiece a despertar de su siesta, al estirarse a buscar una taza de su alacena la cual estaba alta a pesar de su estatura, mis demonios y la ereccion latente hicieron caso a su a lo que para mi había leído entre líneas, me pare de la silla y acomode mi paquete que ya era casi doloroso que siga apretado en mis jeans. Me dirigí hacia ella y apoyando mi paquete sobre su enorme y redondo culo avance, mis brazos buscaron su cintura mientras que mi boca su cuello libre de su cabello ondulado.

Mmmm no pude escuchar, eso no, no seas así.

Mis manos no duraron un instante y mi lectura estaba en lo cierto no quería sentirse culpable de empezar algo que llegaria lejos pero tampoco estaba en condiciones de negarse. Una de mis manos ya iba en busca de sus hermosas tetas mientras la otra no tardo en llegar a su entrepierna. Sentí su primer gemido que indicaba que esa hembra estaba con más ganas de que la hiciera mía que otra cosa.

Mi mano no tardo en pasar la barrera de su sostén para encontrar un hermoso y duro pezon de tamaño medio haciendo las veces de frutilla del postre que eran esos ricos y enormes pechos. Esa mujer no tenía escapatoria más que entregarse al éxtasis mi una de mis manos tenía su teta y se disponía a jugar con su pezon, mi boca ya daba besos y mordiscos en su cuello a lo cual respondía con movimientos de su cintura buscando refregar su culo con mi pija ya a punto de explotar, solo quedaba la última barrera, mientras la temperatura de esa hembra me indicaba que estaba deseosa de dejarla caer para lograr mi cometido.

Mi mano más hábil era la encargada de derribar esa última barrera y así lo hizo sin mucho trabajo por la comodidad de su ropa y la delicadeza de su tanga llegue donde quería, su entrepierna desnuda y sin bellos púbicos era el premio, sus labios carnosos fueran separados por mis hábiles dedos para tocar el botón de mayor placer de una mujer, cuando lo hice, detuve mis besos y la observe ella con la boca entreabierta, los ojos cerrados y sus manos contra la mesada me decía que esa mujer tenía sed de sexo.

Volví a morder su cuello pero esta vez mi mano que se encargaba de sus tetas fue tras su desnudez al menos de su cintura hacia abajo, mu mano hábil nunca dejó su fuente de placer y flujos que para ese momento ya su concha emanaba lubricando todo a su paso, esa mano también se encargo de dejar salir a la bestia deseoso de una rica concha que después pude comprobar, ella al sentir como mi glande buscaba su orificio húmedo hecho su cola hacia atrás bajo la cabeza sin soltarse se la mesada, dejando su culo en pompa y su hermosa conchita depilada a mi vista, fue entonces cuando al dejar de castigar con mis dedos su sexo tomó una buena bocanada de aire que le hacia falta, pero eso relajo duro poco ya que de un solo empujón le introduje mis casi 20 cm de verga en su interior al sentirla se le afloraron un poco las piernas y tuve que sostener de sus caderas, entonces cuando su sexo asumió el ataque saque mi miembro dejando solo el glande adentro de ella y volví a arremeter una y otra vez. Sus gritos pasaron ser gemidos y los gemidos a súplicas de que le diera más y más fuerte.

Para seguir teniendo el control tome nuevamente sus tetas con una mano mientras la otra tiraba de su pelo para que le quedara claro que el sexo bueno es fuerte, de pronto comencé a sentir espasmos en su concha que me indicaban que se aproximaba su orgasmo, sin detenerme sosteniendo su cabello logrando una curvatura excelente entre la mesada y yo fue que jugué mi ultima carta antes de su orgasmo y fue tomarla del cuello cosa que me había confesado que la llevaba en muchos casos a orgasmos con mucho flujo, y así fue luego de unos segundo de sentir como llenaba de sonidos nuestros cuerpos al galope y mi leve asfixia fue cuando sentí que ella temblaba de pasión y mis bolas sentían caer su flujo caliente sobre ellas y sus muslos, casi sin aire y temblando deje que sus espasmos concluyeran, sosteniendo su cintura evitando que cayera, retire mi pija suavemente lo cual agudizó sus espasmos y acompañando a su cama la deposite para mirarla como ella seguía en su trance y yo aun con mi verga al palo...

Luego de unos minutos que pensé que se había dormido abrió los ojos me miró y me dijo sos tremendo, pero esto aún no termina, lo cual contesté tomando mi verga en mi mano aún firme y deseoso de acabar, estoy listo para lo que siga.

Continuará...

(Sin valorar)