Nuevos relatos publicados: 6

Relatos publicados por femerba (37)

femerba tiene publicados 37 relatos que han recibido un total de 388.872 visitas, con una media de 10.510 visitas por relato. El total de valoraciones recibidas es 756 y la valoración media (9,56).

de 2 «

Una deuda pendiente

Vivíamos en Kiel, Alemania, donde fui asignado para complementar mi preparación como piloto de helicóptero al servicio de la Marina de Guerra de mi país. Nuestra estadía allí, junto con mi esposa, representaba no solo un peldaño más en el proceso de ascenso profesional en mi carrera sino también la
  • 25
  • 7.698
  • 9,71 (7 Val.)

¿Quisieras follarte a mi esposa?

Volví del trabajo a casa, un viernes en la tarde, con la intención de hacer algo diferente el fin de semana, pero sin una idea clara al respecto. Encontré que mi esposa se había arreglado el cabello y maquillado como para una ocasión especial, pero no manifestó ninguna intención en mente con el
  • 16
  • 20.622
  • 9,68 (34 Val.)

Así lo había imaginado

Después de fantasear por algún tiempo con la posibilidad de que mi esposa tuviera relaciones sexuales con un extraño, en algún momento me confió su deseo de llevar a cabo la aventura. Vivíamos por aquellos días en Santo Domingo, República Dominicana, y tal vez, el estar rodeada por hombres de color
  • 22
  • 13.757
  • 9,52 (21 Val.)

La fantasía compartida...

Por cosas del destino, coincidimos con nuestros compañeros ocasionales de aventura en el vuelo de regreso al término de nuestro, entre comillas, viaje de descanso. Tal vez llamar a aquello viaje de lujuria ilustraría mejor lo vivido, y fue inevitable sentir una relación cercana con aquella pareja
  • 27
  • 11.006
  • 9,69 (35 Val.)

Hoy es viernes...

Por alguna razón se tiene la idea que los viernes son un día especial. Quizá, ante la posibilidad de contar con unos días libres, sábado y domingo, el viernes brinda la excusa perfecta para emprender aventuras, aliviar tensiones, desfogar emociones o dar rienda a las más alocadas ideas y anhelos
  • 21
  • 8.497
  • 9,60 (15 Val.)

Lo estaba necesitando

Pasaban los días y la rutina propia del trabajo y los compromisos en el hogar nos habían alejado un poco de la actividad social y, porque no decirlo, de la actividad sexual en pareja. Atrás habían quedado las aventuras en búsqueda de candidato para satisfacer los apetitos voraces de mi esposa y poco
  • 13
  • 18.310
  • 9,60 (40 Val.)

En la sala de juntas...

Hacía poco tiempo que Xiomara, mi colaboradora en la oficina, se había atrevido a forzar las situaciones para que tuviéramos un pequeño encuentro sexual en nuestras oficinas, casi que en presencia de todos nuestros compañeros de trabajo. La discreción no había sido el patrón a seguir para llegar a
  • 14
  • 14.304
  • 9,76 (33 Val.)

Tan sólo es un capricho

Asistimos con mi esposa a una reunión corporativa en un acreditado hotel de la ciudad, convocados para celebrar la despedida del año, evento que generalmente realizan las empresas como reconocimiento a sus empleados. Aunque yo no hacía parte de tal empresa, fuimos invitados por ser aliados en sus
  • 16
  • 15.463
  • 9,68 (50 Val.)

Una relación laboral

Fui trasladado a la ciudad capital para ocupar un cargo administrativo en una oficina de ingenieros navales. Xiomara era una de las personas que laboraba allí junto con otros compañeros. El equipo de trabajo estaba conformado por diez miembros, ocho hombres y dos mujeres. Xiomara, ingeniera
  • 19
  • 9.406
  • 9,81 (32 Val.)

Solo por probar

Después de trabajar con dedicación por varios meses, de repente y para vencer la rutina, decidimos pasar un fin de semana en una ciudad costera. Nos alojamos en un hotel cinco estrellas y nos propusimos estar lo más relajados que se pudiera. El día que llegamos, un jueves, sin embargo, estuvimos
  • 16
  • 11.905
  • 9,69 (26 Val.)

No fue un encuentro normal

Mi esposa tiende a ser muy entregada en una relación, me acepta tal como soy, pero en el fondo siempre fue evidente que había un algo que deseaba de mí y que no se lo estaba proporcionando. No se trataba de más amor, más afecto, más romanticismo o más responsabilidad, pero sí, tal vez, más sexo. Y
  • 18
  • 10.694
  • 9,67 (15 Val.)

La dama de negro

Muchas veces me nació regalarle a mi mujer lencería erótica, pero, contrariamente a lo que yo esperaba, ella parecía no entusiasmarse con mis elecciones. Tal vez ella tenía otra idea sobre la manera de vestirse para vivir instantes excitantes con su pareja, quizá alejado de lo que a mí me gustaba
  • 20
  • 6.122
  • 9,67 (9 Val.)

Las fotografías despertaron su calentura

Llegué de uno de mis acostumbrados viajes y la encontré a ella un tanto susceptible. No encontraba razón alguna para que se mostrara un tanto fría y distante, lo cual ciertamente me molestaba un poco. Después de varios días de ausencia y con ganas de volver a casa, lo que menos esperaba era que ella
  • 19
  • 8.660
  • 9,63 (19 Val.)

Mi esposa, de guía turística

Habíamos quedado de hacer algo diferente el fin de semana y se nos ocurrió reservar habitación en un hotel reconocido de la ciudad, en un plan que promocionan para parejas. El plan incluye tres días y dos noches, alojamiento en una suite, cena de gala, acceso a la discoteca y facilidades del hotel
  • 14
  • 10.811
  • 9,75 (20 Val.)

El anonimato es afrodisíaco

Fuimos a disfrutar una semana de descanso en un hotel de Punta Cana, el Bávaro Beach Resort para ser más exactos, animados por la publicidad que promovía este lugar como un destino turístico digno de visitar. La idea era conocer otros destinos y la República Dominicana nos pareció un destino
  • 20
  • 8.451
  • 9,76 (29 Val.)

Ella concertó una cita por internet

Ella estaba experimentando la posibilidad de expresarse sexualmente con libertad y sin tapujos, lo cual nos había llevado a conocer y compartir diferentes situaciones, con hombres principalmente, pero también con mujeres y parejas. Los encuentros, casi siempre, eran resultado de compartir con
  • 11
  • 5.803
  • 9,69 (16 Val.)

Esperábamos algo más

Llegó a nuestros oídos, que había un lugar, en el centro de la ciudad, que era frecuentado por parejas que buscaban tener experiencias sexuales con otras parejas. No sabíamos bien de qué se trataba, pero nos dimos a la tarea de averiguar dónde quedaba el sitio e irlo a visitar para echar una mirada
  • 16
  • 8.715
  • 9,67 (27 Val.)

Bailando por un sueño

El viernes, después de una semana bastante atareada, se me ocurrió invitar a mi esposa a salir, tal vez para pasar un rato fuera de casa y relajarnos de las actividades cotidianas. En principio, la idea era ir a cenar a algún sitio que no hubiésemos conocido previamente, de modo que decidimos acudir
  • 15
  • 6.902
  • 9,60 (15 Val.)

Cuando nada está planeado

A veces la vida confabula para que las cosas sucedan de manera espontánea e imprevista. Andábamos de compras por un sector céntrico de la ciudad y, al salir de un almacén, mi esposa se encuentra de frente con su amante de color. ¡Hola!, saluda él. ¿Qué haces por acá? Necesitábamos unas cosas y
  • 13
  • 7.239
  • 9,77 (26 Val.)

Ella sólo quería bailar

Después de varios días de aparente inactividad, mi esposa me confiesa que ha estado explorando en internet perfiles de muchachos que buscan tener una aventura sexual con maduras. Lo ha hecho un tanto por curiosidad, dice, y para espabilarse un rato y salir de la rutina. A ella le gusta revisar
  • 18
  • 10.292
  • 9,61 (33 Val.)

Él sí sabe cogerla

Definitivamente sí. Es evidente cuando ella empieza sentir las ganas de ser complacida por un verdadero macho, alguien que la haga estallar de excitación y placer. Y se nota en ella cuando el recuerdo de aquel hombre le hace humedecer de inmediato su vagina. En ese estado, anhela de nuevo ser
  • 15
  • 11.046
  • 9,60 (15 Val.)

Disfrutando a Rafa

Hablando con Laura, mi esposa, un día cualquiera, surgió la fantasía de contactar a alguien que no conociéramos, para que tuviera una aventura diferente. Su pareja sexual habitual, Wilson, siempre estaba disponible, pero simplemente se nos ocurrió la idea de intentar hacer algo distinto y probar con
  • 11
  • 8.530
  • 9,60 (5 Val.)

Disfrutando de un joven estudiante

Mi esposa gusta leer y encuentra atractivo poder hablar con las personas acerca de diferentes temas. Sucedió que, mirando una de tantas páginas de pornografía, encontró el perfil de un muchacho que le llamó la atención. En la fotografía de su perfil se veía bastante varonil y atractivo, y ella, por
  • 12
  • 17.827
  • 9,68 (34 Val.)

Una follada memorable

Ya habían pasado varias semanas mes desde que Wilson, el amante de mi mujer, nos había incumplido una cita. En aquella ocasión ella había estado esperando con ansiedad ese encuentro y fue una verdadera decepción que él no pudiera llegar. Así que ahora, pasado el tiempo, la expectativa de verse con
  • 12
  • 9.420
  • 9,67 (18 Val.)

Hubo que asistirlo para que se follara a mi mujer

Había pasado bastante tiempo desde la última vez que mi esposa tuvo la oportunidad de compartir sexualmente con el tipo de hombre de su predilección, de manera que, en un momento dado y tal vez para romper la monotonía, volvió a surgir en nuestras conversaciones el tema de los encuentros sexuales
  • 17
  • 11.925
  • 9,67 (18 Val.)
de 2 «