Nuevos relatos publicados: 0

Relatos publicados por Havelass (137)

Havelass tiene publicados 137 relatos que han recibido un total de 1.141.648 visitas, con una media de 8.333 visitas por relato. El total de valoraciones recibidas es 1.373 y la valoración media (9,27).

de 6 «

El universo

Se paseaba por la pasarela confiada. Una pose natural al caminar hacía de ella una modelo excelente para modistos excéntricos. Nada le importaba tener las rodillas nudosas ni los muslos anchos; ni incluso presentar una pequeña mancha, una heridita, la de una úlcera, en mitad de la piel que cubría su
  • 4
  • 9.110
  • 9,67 (15 Val.)

Estos fríos días de marzo

Yolanda me esperaba todos los martes a las diez de la mañana. Yolanda sabía que a esa hora de ese día yo pasaba por su calle, y me esperaba. Me esperaba sentada en una silla de anea; y, en estos fríos días de marzo, lo hacía envuelta en una bata. Ahí la veía. Bajo la bata llevaba un pijama. Sin
  • 7
  • 13.498
  • 9,65 (26 Val.)

Antes de las campanadas

Atala es una mujer espiritual. Con esto no quiero decir que no le guste el sexo, sólo que es eso: espiritual. Atala tiene la piel bronceada, luce una melena negra por debajo de los hombros y tiene mestiza la cara; su torso, provisto de unas tetas desafiantes y bien formadas, es el de una mujer
  • 4
  • 6.422
  • 9,54 (13 Val.)

Una idea magnífica

Desi se pasea por la casa vestida con un kimono playero floreado semitransparente, a pesar del frío otoño. Lo peor no es que lo haga, pasearse, lo peor es que yo la miro y me empalmo. Y digo "lo peor" cuando debiera decir "lo mejor", porque Desi está tan buena... Desi es rubia y lleva melena; tiene
  • 5
  • 6.162
  • 9,58 (12 Val.)

Princesas

Elisa volvió a casa por Navidad. Tocó el timbre y le abrí la puerta. "¡Hola, feliz Navidad!", me dijo plantándome un beso en los labios. La hice pasar.
  • 4
  • 11.680
  • 9,67 (24 Val.)

Quédate dentro

Saliste de la ducha perfumado
  • 1
  • 13.267
  • 9,33 (9 Val.)

Otra cosa

"Chúpamela, Cristina, chúpamela", rogué a mi esposa. Esta se arrodilló frente a mi, frente al sofá, y se metió mi polla en la boca. Mi esposa la chupaba bien: sin prisas y sin gestos de cara a la galería, quiero decir, sin imitar a esas chupadoras de pacotilla que salen en los videos porno, que
  • 6
  • 7.800
  • 9,50 (6 Val.)

Un secreto entre los dos

En la parada de autobús coincidí con una mujer que vestía un pantalón de chándal y una sudadera y calzaba zapatillas deportivas. El sol templaba el frío de la mañana y la gente iba de acá para allá entretenida en sus quehaceres diarios. La mujer miraba su móvil y el panel donde se indicaba el tiempo
  • 5
  • 10.093
  • 9,63 (19 Val.)

Acércate más, Nico

La noche del 24 al 25 de diciembre, yo estaba en el piso que compartía con mis amigas Irene y Charo. Me encontraba sola, pues Irene y Charo habían ido a una fiesta navideña a la que yo no había querido ir. No quería ir a esa fiesta ni a ninguna otra: estaba harta de muchachos borrachos muy perfumado
  • 6
  • 11.778
  • 9,60 (5 Val.)

Su placer

Delante de mí se quitó el calzón y pude ver la polla palpitante. Ni lo medité, di un paso adelante, apagué la luz de la habitación.
  • 1
  • 5.195
  • Sin valorar (0 Val.)

Otro aburrido viaje

Con los cuerpos pegados, Lorenzo y Milagros, follan. Lorenzo, completamente estirado sobre Milagros, eleva y baja el culo como si fuese una marioneta a la que un invisible hilo mueve. "Ho, ho, ho", jadea Lorenzo. Milagros recibe la polla de Lorenzo con los muslos abiertos: "Ah, ah, ah, ah", y gime.
  • 11
  • 4.687
  • 9,50 (6 Val.)

Ernesto no quiso

Soy la chica de la inmobiliaria. Me encargo de las visitas a los pisos. Exclusivamente de esto. No he venido aquí para darte ni obtener placer. Como me preguntaste si era cómoda la cama, me he tumbado en ella para que veas que sí. Pero ven, túmbate tú también, verás qué cómoda es. Ahora me das un
  • 4
  • 5.485
  • 9,55 (11 Val.)

Dos familias

Me zambullo entre las apetitosas tetas de María, después de desabotonar la camisa de su pijama. La tibieza que siento en mi boca y en mi cara me enloquece. Tetas tiernas, carnosas que beso y chupo. Paso la lengua por sus pezones duros y rugosos, me detengo en sus morenas areolas y aprieto mis labios
  • 3
  • 10.116
  • 9,75 (4 Val.)

Placentero asesinato

Os aseguro que su figura era escandalosamente femenina, que me entraban unas ganas irresistibles de reproducirme, de tener descendencia. También os aseguro que no me imaginaba ninguna manera de acercarme a Victoria. Ella era, fue, de baja estatura, maciza; tenía un culo, redondo, con las nalgas bien
  • 11
  • 3.343
  • 9,67 (3 Val.)

Anulación matrimonial

"Ay, sí, sí, cariño, así", suspiraba Gema bajo el cuerpo de Damián, penetrada por la polla de este. "Mmm, sí-sí, sigue, sigue", murmuraba Gema con voz suplicante porque su orgasmo iba a llegar de un momento a otro y debía apremiar a Damián, que ya se había corrido, para que continuara follándola.
  • 7
  • 6.254
  • 9,53 (17 Val.)

El intercambio

Clara y Carola caminaban juntas. Iban con sus brazos enlazados disfrutando de un alegre paseo por calle Larios. Se paraban a mirar los escaparates, bromeaban, se reían. Ambas eran de la misma edad, veintidós años; amigas desde la niñez, no se guardaban ningún secreto. Tenían el aspecto de niñas bien
  • 6
  • 7.909
  • 9,75 (4 Val.)

Esquivo amor

La veía pasar cada día. Siempre caminaba ligera, como si alguien o algo la estuviese esperando. Iba muy tapada; quiero decir, iba vestida casi sin enseñar partes de su cuerpo, más allá de las manos y la cara, que incluso ocultaba en parte debido a que llevaba mascarilla: un pañuelo sobre su cabello
  • 10
  • 4.639
  • 9,60 (10 Val.)

Virgen al matrimonio

"Olivia, ya refresca, deberías abrigarte", avisó Jacinto a su hermana, a la que vio desnuda de cintura para arriba, en pantuflas, solamente con el pantalón de un chándal rojo puesto, yendo desde su dormitorio hasta la cocina, mientras él, tranquilamente veía la televisión en el saloncito. "Espera
  • 5
  • 12.115
  • 9,64 (22 Val.)

El polvazo

Suena el timbre de la puerta. Voy a abrir. Abro. "Qué sorpresa", exclamo. Es mi vecina la que está frente a mí. Va vestida con un pijama burdeos de dos piezas. La camisa la lleva muy abierta, puedo ver el nacimiento de sus tetas y casi al completo el canalillo.
  • 3
  • 12.485
  • 9,67 (30 Val.)

Ilustraciones

Siempre presente, ella se asoma a menudo este día a la ventana para fumar un cigarrillo. Ella es delgada, joven, yo diría que de mi misma edad: veintisiete; tiene el cabello castaño, largo y liso; su rostro es bello: fino y bien proporcionado. La ventana es la de una oficina, en la que, es de
  • 5
  • 7.261
  • 9,71 (21 Val.)

La noche del 31

La noche del 31, el ánima de Susana sobrevolaba las calles de la ciudad. Su aliento frío de vez en cuando hacía estremecer a algún transeúnte. Susana, de su antigua vida echaba de menos muchas cosas; entre ellas, quizás la que ahora más le importaba, era el calor de un hombre. La Covid acabó con su
  • 3
  • 6.970
  • 9,58 (26 Val.)

Caudal de placer

Vaya chupada de tetas me das
  • 1
  • 5.531
  • 10,00 (4 Val.)

Al cien por ciento

Tatiana está en el vestuario;
  • 1
  • 3.240
  • 9,75 (8 Val.)

Café

Semanas después supe su nombre: Ángela. Ángela venía muchas mañanas a desayunar a mi bar desde hacía poco tiempo, quizá tres semanas. Yo suponía que habría encontrado empleo por la zona recientemente, porque nunca la había visto antes y, por descontado, no era la típica cliente del vecindario: a
  • 5
  • 6.916
  • 9,70 (27 Val.)

¡Zas!

"¿Crees que iré demasiado provocativa?", preguntó Virginia a Ernesto que, sentado en una butaca, contemplaba a su esposa con delectación." Virginia, estás hermosa", exclamó Ernesto. El vestido que se había comprado Virginia era un modelito escaso de tela, con escote amplio, bajo y generoso, que
  • 4
  • 11.305
  • 9,59 (37 Val.)
de 6 «