Nuevos relatos publicados: 8

Con mi virginal hermana melliza (1 de 2)

  • 7
  • 39.741
  • 9,50 (2 Val.)
  • 0

Que loco, tuvimos la suerte de nacer en esta época y me refiero junto a mi hermana melliza, la simbiosis que poseemos es muy fuerte, esa famosa conexión de la que todos hablan.

Tenemos una relación que excede a los lazos familiares, hace rato que con Marisa venimos teniendo sexo, todo comenzó cuando Mari entro al baño y me sorprendió en plena faena masturbatoria, riendo se retiró, sentí hervir mis pómulos de la vergüenza.

Nacidos en el seno de una familia laburante, tenemos la suerte de poseer casa propia un humilde auto que nos permite movilizarnos sin romperse y podemos llegar a fin de mes sin dificultad. La casa es una casa tipo, dos habitaciones, cocina, comedor y una sala de estar, con dos baños, la pieza de nuestros padres lo tienen en suite, nosotros compartimos uno justo al lado de la nuestra.

Por tener dos habitaciones nomas, una la compartimos. De hecho, el día de “la gran paja” (como así la denominamos hasta hoy) fui para pedirle disculpas a mi hermana, entro a la habitación y la encuentro aun riendo.

- Mari, te pido mil disculpas, no era la intención que me vieras así.

- No hay problema Rodri, es normal, yo también lo hago.

- ¿en serio?

- Si hermanito, con dieciocho años y la hormonas a full que querés que hagamos, no nos queda otra cosa por ahora que recurrir a la autosatisfacción, ya más adelante cuando nos llegue la persona indicada podremos dar el siguiente paso.

Los días transcurrían con total normalidad, yo ahora tomaba la cosa más en serio y cuando me masturbaba cerraba la puerta del baño con llave.

No paso mucho tiempo de ese suceso del baño, que despierto una noche escuchando gemidos y susurros, me incorporo en la cama viendo que también, muy lentamente, mi hermana hace lo mismo, la tenue luz de noche que teníamos en la habitación nos permitía vernos a la cara, esa cara de sorpresa por escuchar por primera vez a nuestros padres cogiendo, calculamos que vinieron pasados de copas de la reunión que tuvieron.

Sucedió algo muy loco que dio inicio a nuestra relación amorosa-sexual.

Mari llevo con total impunidad su mano a la entrepierna para tocarse, mordía su labio inferior y por momentos abría la boca dejando escapar cortos suspiros, mi verga estaba ya tiesa, me siento al borde de mi cama y comienzo, luego de sacarme los calzoncillos, a pajearme mirando a mi hermana haciendo lo propio, al darse cuenta de lo que estaba haciendo yo, recogió las piernas y se sacó la tanga que traía puesta dejándome apreciar la entrepierna con sus enrulados vellos rodeando una invisible vagina. Sus dedos iban y venían desde el pubis hasta casi el perineo, algunas veces su mano se detenía en el pubis y hacia círculos en el clítoris, la veo estirar las piernas y tensar sus músculos a la vez que abría en una forma descomunal su boca, lo que me dejo interpretar que había tenido un orgasmo, se sentó como estaba yo pero con sus piernas bien abiertas dejándome ver por primera vez en mi vida una concha en vivo y en directo, incremente los movimientos de mi mano hasta que el semen salió despedido de mi verga impactando en el suelo.

Nos quedamos mirándonos cara a cara, creo que a Mari le debe haber pasado lo mismo que a mí, asombrada de lo ocurrido.

Aun, sigo sin entender que ocurrió ese día, Mari se levantó de la cama y desnudándose se acercó a mí para arrodillarse entre mis piernas y meter mi goteante verga en su boca, haciendo también lo que fue mi primera mamada, tome mi móvil poniendo la cámara para retratar el momento. Entre fotos y pequeños videos cortos, nuevamente descargo todo mi semen, parte en su boca parte en su rostro, se para, me saca el celular y yendo para su cama me dijo.

- Ahora me toca a mí…

Sin ruegos de por medio me zambullo entre sus piernas, por lo que era mi inexperiencia, mi hermana me tenía que ir guiando de cómo hacerlo.

- Despacio Pasáme la lengua por los labios de arriba hacia abajo, intenta meterla, recorre el interior hasta arriba y cuando llegues al clítoris detenete a pasarla por ahí, tómalo entre los labios y dale pequeñas chupaditas. Y cada tanto méteme uno o dos dedos, ahhhh si así vas bien, seguí que vas bien.

Esta primera experiencia de sexo oral de ambos, todo estaba saliendo redondo, en un momento siento que toma mi cabeza y empieza a empujar hacia adentro a la vez que sus piernas me apretaban lateralmente, al punto que había empezado a doler, en ese mismo momento siento mi boca llenarse de un líquido agridulce sabrosísimo, había tenido su orgasmo.

Quedamos agotados físicamente, pero mi verga quería probar más de las mieles del sexo, intente subir a su cuerpo para penetrarla y se corrió diciendo.

- Suficiente por hoy, vamos a dejarlo para la próxima, primero, soy virgen y no sé cómo voy a reaccionar con el dolor y segundo no nos estamos cuidando, lo que nos pone en riesgo de hacer cagadas.

- Tenes razón hermanita, me deje llevar por la calentura.

Acostados cada uno en su cama, ya toda la casa estaba en silencio, me dediqué a ver los videos y fotos tomadas tanto por mí como por mi hermana, fue hermoso ver cómo nos dábamos placer, al finalizar, dormí feliz hasta el otro día.

Al levantarnos, mientras desayunábamos, hablamos de lo sucedido, conviniendo que ninguno estaba arrepentido. Ella, más que feliz y yo estaba y me sentía, espectacularmente bien, convenimos que hoy a la noche daríamos el siguiente paso.

Durante la tarde pensábamos cómo hacer para que podamos explayar nuestra primera experiencia sexual sin que se enteren nuestros padres. Una primera experiencia tiene que ser inolvidable.

Se acerca la noche y se nos nota el nerviosismo, creo que fue por haber planeado algo que tendría que surgir. Pero los planetas se alinearon a nuestro favor, alguna macana se había mandado papa, estaban discutiendo, y fuerte, al final de la discusión, mama le dijo que quería que la lleve a cenar, al cine y a un hotel, que ella no conocía uno. (Recalcando en voz y tono más fuerte el no) y a partir de ahora ella quería conocer y tener otras experiencias.

Calmados los ánimos, se bañaron, cambiaron y nos dijeron que saldrían y volverían de madrugada.

Se nos ilumino la cara, al instante pedimos algo para cenar, no teníamos ganas de cocinar, pedimos unas hamburguesas con papas fritas, las que llegaron muy rápido, nos apresuramos a devorarlas para abocarnos a la tarea que nos ocupaba desde anoche.

Ya equipado con preservativos y un lubricante por las dudas en la mesita de noche, le dije que me esperara en la pieza, pasaba por el baño e iba para allá.

Después de hacer lo que me urgía por los nervios voy para la pieza, mi hermana ya estaba en mi cama, habíamos puesto una lamparita de color en el velador para ambientar un poco más este sublime momento, ella se encontraba desnuda mostrando todo el esplendor de su cuerpo, hoy con unos vellos púbicos muy prolijamente recortados, no me demore demasiado en quitarme la vestimenta. Me pidió el móvil para grabar el épico momento, no dude en dárselo, lo ubico estratégicamente para registrar cada paso que daríamos y puso rec.

Ya a su lado tome su cara y acercando mi boca a la suya comencé a besarla, nuestras lenguas se hacían un nudo mezclando nuestra saliva, abocándome ahora a su cuerpo mis besos pasaron del lugar inicial hacia su cuello y el resto del cuerpo, sus pechos me parecieron re sabrosos sobre todo como se fueron endureciendo sus pezones en mi boca, baje por su abdomen hasta llegar a su entrepierna, donde nos fundimos en un sexo oral magnifico, según había visto en unos videos me incorpore en su cuerpo para realizar un sexo oral combinado, o sea un sesenta y nueve, rememorando ese primer hermoso día en donde comenzó toda esta historia.

Luego de haber tenido sendos orgasmos no abocamos a lo que nos ocupaba, desvirgarnos mutuamente.

Cuando mi miembro tomo consistencia nuevamente me puse el forro.

- ¿Lista?

- Si completamente, estoy integra para vos.

Me subo sobre su delicado cuerpo, cuando voy a tomar el miembro para ubicarlo en posición, corre mi mano, lo toma ella y lo guía a la entrada, ya había entrado un poco, con mucha facilidad por la lubricación propia, ella me tomo de mis glúteos y jalando hacia ella la hizo penetrar de una sola vez a lo que no opuse resistencia.

Soltó un grito no tan fuerte y dijo.

- Ya está, no dolió casi nada, ahora si sacudime rico por favor.

No me hice de rogar, comenzando con el bombeo y ella con movimientos laterales y ascendente y descendentes para colaborar, no tardo en tener su primer orgasmo, o tarde un tiempo más por el periodo refractario, pero era una ópera de gemidos, gritos y suspiros.

Luego de un rato llego mi turno de descargar, cosa que hice depositando todo en el forro.

Quedamos abrazados un rato, solo nos dijimos mutuamente gracias.

Buscamos juntos la muestra de la desfloración encontrando en la sabana marfil y en el preservativo la mancha carmín que daba la bienvenida a mi hermosa hermana a su primera actividad sexual.

No hace falta describir que hicimos el amor hasta la llegada de nuestros padres, donde nos fuimos cada uno a su cama.

Al día siguiente hablamos de lo bien que la pasamos y que ambos queríamos repetir todo y rememorar cada día que nos encontremos sexualmente, nuestra primera vez. Vimos por enésima vez las fotos y los videos que nos tomamos. Excitándonos de nuevo, ella me dijo.

- Ya estoy mojada de nuevo.

- Yo también estoy al palo, mira, (mostrando mi pene) pero guardemos para otra oportunidad.

- Me parece bien, miremos videos en internet y así podemos sorprender uno al otro con distintas cosas.

- Buenísima idea.

El día transcurrió normalmente, disimulamos muy bien delante de nuestros padres.

Por la noche, me encontraba en el baño y recibo un mensaje de Marisa.

- Rodri, por favor pásame las fotos y los videos así yo también los tengo.

- Dale mari, ahí van.

Le reenvío todas las fotos y todos los videos al momento.

Salgo del baño y me quedo a ver una película en la sala, y otra vez suena el móvil.

- ¿y para cuando el envío?

- Mari, ya te las mandé, en cualquier momento llegan.

Me pongo a revisar el WhatsApp y las fotos no estaban enviadas a su contacto, me comencé a preocupar, ¿a quién se las envié? Me fijo y oh my fuckin God, I am idiot. Justo arriba del contacto mari, se encontraba mami, ¡¡¡se las mande a nuestra mama!!! No me daban los dedos para eliminar las fotos y los videos, salgo corriendo para la habitación a contarle a mi hermana, cierro la puerta y antes de poder empezar a hablar, la misma se abre de golpe y aparece mama, cerrando la puerta tras de sí, le hecha llave y dispara.

- ¿Qué significa esto? (señalando el celular) ¿Qué son estas fotos y estos videos?)

Tratamos de rebuscar una buena excusa, sin encontrar ni una razón lógica para dar. Rompió en llanto, tratando de hacerlo de la forma más silenciosa posible, estimo para que no se entere papa.

- Estoy esperando una respuesta.

La verdad no sabíamos que decir. Pero Mari arranco, (es la más lucida de los dos)

- Mama, sabes muy bien que como hermanos somos inseparables, hasta aquí nuestra relación siempre fue una vivencia extraordinaria, sé que esto para la sociedad es algo inconcebible y en algunas culturas hasta prohibido, pero los vínculos que hemos formado durante nuestro crecimiento fueron muy fuertes y la verdad nos dejamos llevar por el deseo. Y creo hablar por los dos, no nos sentimos culpables, solo traspasamos la barrera del deseo mutuo.

Mierda, de donde saco todo eso mi hermanita, es un genio.

- Hijos denme un tiempo para asimilarlo, y deglutirlo, por ahora estoy conmocionada, a partir de hoy tu hermano duerme en el sillón del living y vos en el cuarto, no se quedan más solos y obvio cero contactos.

- Entendido mama.

Se retiro de la pieza dejándonos mudos, y silenciosamente me retire a mi “nuevo dormitorio” a papa le dijo que tenía una infección en los pulmones algo así como un, micoplasma, o algo por el estilo y por un tiempo no podíamos compartir espacios cerrados por un tema de contagio.

Lo extraño fue que a los, aproximadamente, ocho días, una noche que mama había echado a papa por que vino borracho, nos llamó a su pieza, fuimos como ordeno, al entrar nos encontramos con una sorpresa, al principio con miedo, pero resulto ser con un final totalmente agradable.

Continuará.

(9,50)