RELATOS EROTICOS

Relatos eroticos para leer e imaginar; para excitar y complacer

ULTIMOS RELATOS EROTICOS

Chantaje y violación a la mujer de mi primo

Mi nombre es Andrés y este es mi primer relato. Es algo real que me ocurrió hace ya tres meses y pues debido a lo sucedido, me llevó a buscar páginas como esta y contar mis historias. Soy ingeniero de sistemas, tengo 28 años, de aspecto no tan agradable gracias a mis...
Leer más

Ana la peluquera

Ana es una mujer, de 42 años, cabello amarillo claro, algo rellenita, de 1,60 a 1,65 m de estatura, culo grande provocativo, piernas algo rellenas apetecibles, piel blanca, nariz perfilada, ojitos marrones café, labios delgados, senos pequeños, abdomen algo plano, tuvo 2 hijos que ya...
Leer más

De puta con Juan

El viernes pasado, como es habitual, llegué de mi caminata, entré a pegarme una ducha y depilarme, les cuento que esa semana fue muy tranquila respecto a sexo para mí, no es que no tenga ganas, es que estuve con mi periodo desde ese lunes y respeto mucho esa regla, de hecho el jueves...
Leer más

Mi nuevo compañero (Parte 2)

Mi compañero Carlos y yo nos vimos todos los días después de nuestro primer encuentro, saliendo del trabajo me iba para su casa y él me llevaba a la mía por las noches, realmente sentíamos la necesidad de pasar tiempo juntos. Empezamos a descubrir que lo que m&aa...
Leer más

La historia de Ángel, solo era un muchacho (30)

El salón estaba vacío cuando bajamos y respiré aliviado al no tenerme que enfrentar a las miradas que suponía suspicaces de mis dos anfitriones, ellos me ofrecían casa y comida y a cambio yo la utilizaba para dejarme follar y disfrutar con mis amantes haciendo cornudo a...
Leer más

Sudados

Me habías hablado temprano. Quedamos en la tarde en el lugar de siempre. Llegué pronto más del tiempo necesario quería hacer un poco de ejercicio antes de que llegaras pretendía que mi sudor se mezclara con el perfume, además de que tú siempre has sido ...
Leer más

Hipnosis (Parte 1)

¿En qué momento ocurrió esto? Estaba arrodillada, como poseída, degustado un delicioso pene. No podía despegar mi boca ni mi lengua de él, era grande, firme y duro, tenía un sabor encantador. Su aroma solo invitaba mucha lujuria. Mis senos estaban descubie...
Leer más