INICIO » Categoría » Fantasías Eróticas

Relatos Eróticos

Fantasías Eróticas

de 24 «

La musa de la inspiración

He saboreado tus labios; he bebido de tus jugos; he sentido tu carne fundida con la mía en un solo cuerpo, en una sola alma; he gozado con tus caricias cariñosas, cargadas de un amor ilimitado; he mirado a través de tus ojos buscando esa verdad eterna que tan solo tú escondes
  • 5
  • 6.162
  • 9,00 (7 Val.)

Hablar de ti

Permite que la noche acaricie tu cuerpo desnudo con sus manos asedadas y lujuriosas. Que las estrellas te miren sin recato recreándose en tus curvas, en tus formas. Que las esquinas, calladas y misteriosas, oculten para siempre todas tus dudas, tus miedos, tus silencios
  • 5
  • 6.537
  • 9,00 (6 Val.)

En el silencio de la noche

Te imagino desnuda, con tu cuerpo sudoroso y suave como la seda. Quizás deseo estar ahí, a tu lado, rozándote o simplemente tocándote con mis manos, acariciando tus senos, tu sexo, dejando que tus fluidos se deslicen lentamente por tus piernas mientras tú sueñas con el gran polvo salvaje
  • 5
  • 6.513
  • 9,00 (8 Val.)

Mi familia colombiana y su secreto (12)

Se me abre un amplio abanico de oportunidades y queda muy claro que le intereso a Wendy y su familia
  • 30
  • 6.052
  • 9,43 (7 Val.)

Historia de Lu: De vuelta al trabajo

Entonces volvió a besarle, solo que con más pasión esta vez. Guió las manos del chico a la parte trasera de su vestido haciendo que se lo retirara con cuidado, dejando al descubierto sus blancos y generosos pechos. Ella también se encargó de desnudarlo, comenzando por la camisa
  • 10
  • 6.707
  • 9,14 (7 Val.)

Fantasía erótica: Lorna

Me imaginé una tarde cualquiera tal vez de primavera. Un tipo llega a casa cansado de una jornada de trabajo agotadora. Su mujer todavía no ha regresado. No sabe muy bien lo que hacer así que se conecta a uno de los chats que frecuenta. Una sala tal vez de sexo o de mayores de cualquier edad
  • 6
  • 7.025
  • 9,17 (6 Val.)

Fantasía erótica: Helena

A los pocos instantes, Helena hizo acto de presencia. Gateando, sujeta de aquella correa, desnuda, vendada, entró en la sala y fue conducida bajo la mesa. Una vez allí, de forma intencionada, se sumió la sala en una sugerente penumbra
  • 5
  • 6.420
  • 9,80 (5 Val.)

En la tibieza de la noche

Te imagino desnuda, con tu cuerpo sudoroso y suave como la seda. Quizás deseo estar ahí, a tu lado, rozándote o simplemente tocándote con mis manos, acariciando tus senos, tu sexo, dejando que tus fluidos se deslicen lentamente por tus piernas mientras tú sueñas con el gran polvo salvaje
  • 5
  • 6.025
  • 9,25 (4 Val.)

Fantasía erótica: El obsequio

Volviste a la mesa y tras beber un trago largo de tu copa me pediste que cerrase lo ojos. Después de unos segundos, me cogiste la mano y me entregaste lo que tú misma llamaste “tu regalo”. Aquella tela suave y olorosa me devolvió al universo de ensoñaciones que había vivido ya contigo
  • 5
  • 6.604
  • 9,50 (4 Val.)

Fantasía erótica: El regalo

Orgasmo tras orgasmo, una y otra vez, gritos, gemidos, placer, deseo. Agachado le succiona el coño, ella orgasmeó como jamás lo había hecho; después con su mano llena su vagina, vuelve a sobrevenir otro terrible orgasmo y así hasta que al final
  • 5
  • 6.761
  • 9,20 (5 Val.)

El tatuaje de mi espalda

Carlos apareció sentado a mi lado, me saludó y sin más pidió ver mi tatuaje, me puse de pie, alcé mi blusa, él tocó mi espalda con un dedo, sentí escalofríos recorriendo todo mi cuerpo, después posó sus manos en mis caderas, lentamente las bajó y tocó mis nalgas, mi cuerpo se humedeció
  • 3
  • 7.239
  • 9,60 (10 Val.)

El despertar del erotismo

Sabía que bajo las sabanas, donde estabas arrebujada, tu cuerpo desnudo transmitía esa sensación de infinito deseo que emana de tus bellos ojos y de tu rostro de ingenua dama angelical.
  • 5
  • 6.256
  • 9,00 (6 Val.)

El universo de los sentidos

El tipo aquel te miró, lo hizo con lujuria, con deseo. Tu cuerpo desnudo se alzaba como un trofeo inmerecido para él. A punto estuve de hacer que se marchase pero el juego exigía otra cosa
  • 5
  • 6.426
  • 9,78 (9 Val.)

Sexo con un desconocido en una calurosa noche de verano

Él se desabrochó la camisa dejando a la vista un torso tostado por el sol y completamente rasurado. Sin casi darse cuenta la cogió de la mano, la llevó tras una columna y allí la besó de forma apasionada
  • 7
  • 6.363
  • 9,75 (4 Val.)

El intrincado mundo de la sumisión

Con ello supo que su mujer ya se había sometido a más de una sesión con diferentes hombres, sometiéndose a prácticas desconocidas para él y que se le antojaron aberrantes
  • 15
  • 5.995
  • 9,78 (9 Val.)

Él te acecha (2)

Me acerqué sigilosamente, me coloqué detrás de ella y revisé la zona en busca de más personas, pero estábamos solos, me acerqué y con una mano amasé ese perfecto trasero, ella reaccionó enseguida, pero posando una navaja en su costado, volvió a quedarse inmóvil, se quedó petrificada ante tal abuso
  • 5
  • 6.177
  • 8,25 (4 Val.)

Él te acecha (1)

De entre los juguetes que preparé, saqué unas líneas y un látigo para azotar su redondo culo, un juguete anal muy ancho y el vibrador más fuerte que conseguí
  • 4
  • 6.357
  • 9,25 (4 Val.)

Mi familia colombiana y su secreto (11)

Mi tía Saray totalmente entregada y coronada como dios manda
  • 30
  • 6.759
  • 9,33 (9 Val.)

Sueños húmedos de una mujer casada

De repente se dio cuenta que alguien la estaba observando. Fue una extraña sensación de no sentirse sola. Abrió los ojos y los vio. Tres individuos jóvenes la estaban mirando, convirtiéndose en indeseables testigos de su masturbación
  • 10
  • 6.066
  • 9,86 (7 Val.)

El gran juego morboso

Cuantas veces, en el silencio de la noche, en la soledad de una cama casi sin deshacer, se fraguan las más trepidantes aventuras, las fantasías más extremas, aflorando los más ocultos e inconfesables deseos
  • 7
  • 6.060
  • 9,88 (8 Val.)
de 24 «