INICIO » Categoría » Poesía Erótica

Poesía Erótica

Atávico acto (trío casero)

Es el de mi amiga un grato sabor;  le estoy chupando la vulva mojada.  Froto la lengua, la boca apretada;  flujo y saliva, sabroso licor.  Llega mi amigo con mucho vigor; abre el camino su polla empinada.  Me aparto, penetra y quedo extasiada; tan atávico acto rez...
Leer más

Cristina en pantalones cortos

Cristina en pantalones cortos vino; me preguntó: "¿Follamos ahora mismo?",  a mí, que soy tan fiel al onanismo.  Yo me quedé parado, y mi pepino.  Se quitó la blusa: "Ven"; el camino  al dormitorio fue pleno erotismo: '...
Leer más

Inúndame - Poesía gay

Apuñálame con tu falo e inúndame por enfrente y por detrás Que tu elixir lechoso recorra mi garganta inundando mis tripas Báñame o déjame sucio de ti, desde mi cara hasta mis pies No dejes ningún rincón de mi cuerpo sin salpicar R...
Leer más

A gatas sobre el colchón

Me coloqué a gatas sobre el colchón,  mientras que tú, puesto en pie, me mirabas; usaste los brazos, me acariciabas la espalda, los hombros; qué sensación.  Te acercaste, te bajaste el calzón;  la polla aún arrugada me mostrabas. ...
Leer más

Buen despertar

Dormía; suave el vientre le acaricié; me incliné y le besé los tiernos senos.  Ella ronroneó; sus rasgos, serenos; fue mi mano al chocho y se lo toqué.  El vello rizado lo atravesé; de su calentura no eran ajenos los dos dedos que met&iac...
Leer más

Tuvimos tontería

Pasamos en la playa todo el día,  tumbados al sol, bebiendo, bañándonos; admirando nuestros cuerpos, besándonos...  Yo contaba con que esto pasaría.  Hemos vuelto y tenemos tontería; en la alcoba estamos acariciándonos; sobre el colc...
Leer más

Las obesas follamos más

Que soy una mujer obesa dicen con mala intención; pero no presto atención,  pues eso a mí no me pesa.  Siempre que un hombre me besa,  es porque yo se lo pido,  después retoza en mi nido.  Mi cama queda deshecha,  cuando un par de polvos m...
Leer más

Elvira

Andaba metros delante de mí,  era mujer ancha y de piel morena; quise verla de cerca y decidí aligerar mi paso, daba pena; y lo hice tanto que casi corrí.  Ella parecía haber puesto la antena; giró su rostro y me dijo: "Qué quieres"; le...
Leer más

Esta noche

Esta noche me he puesto la batita transparente que te la pone tiesa; esta noche voy a ser una tigresa,  ¡vale!, deja de llamarme gatita.  Que me la quite, eso iba a hacer pichita; aquí me ves, desnuda, ¡uy como está esa!; adoraré tu hinchazón, que...
Leer más

El calentón

Llegué a tu casa así de sopetón; ni avise ni sabías de mi cercanía,  pero es que fue de pronto el calentón; me acordé de tu polla y me relamía.  Me poseíste con furia en tu colchón.  ¡Ay, amigo, que bien me ...
Leer más
de 11 «
*Acceso rápido: Nº de página y enviar