INICIO » Categoría » Sexo con maduras

Sexo con maduras

de 28 «

Con Carmencita, mi ex jefa

Le comencé a tocar su cabeza y me decía que le gustaba el masaje, yo bajé mi mirada para ver su trasero y podía ver el color de sus calzones, eran blancos. Eso hizo volar mi cabeza, yo ya no pude más, tenía que hacerlo y lo hice, le topé mi paquete a la altura de sus nalgas
  • 14
  • 8.458
  • 9,67 (33 Val.)

La solución en mi casa por mi suegra (Parte 4)

Después de mucho tiempo de estar sin poder tener sexo con mi esposa porque ella estaba muy mal psicológicamente, ocurrió lo que nunca imaginé. Mi suegra siempre nos apoyó en todo lo que podía y muy preocupada ella, terminó ocupando su lugar en la casa en todos los sentidos
  • 5
  • 8.343
  • 9,22 (23 Val.)

Vanesa, madura, sexy y provocadora

Había ido a trabajar a casa de don Roberto, ahí conocí a su nueva y exuberante esposa, sin suponer que ella me seduciría viviendo una infernal sesión de sexo con ella durante ese fin de semana
  • 18
  • 14.048
  • 9,80 (35 Val.)

Mi vecino morboso (Parte 2)

Después de ese delicioso primer encuentro con Gabriel, la espera por volver a estar sola con él se me hizo eterna hasta que de nuevo me lo llevé a mi cama
  • 6
  • 8.734
  • 9,77 (22 Val.)

La solución en mi casa por mi suegra (Parte 2)

Al abrir los ojos luego de experimentar una buena chupada de pene después de mucho tiempo, mi sorpresa fue grande cuando vi a la señora Margot con mi verga y pasando la lengua por el glande y saboreando aún el semen que había tragado segundos antes
  • 6
  • 15.337
  • 9,45 (33 Val.)

El ser amable me entregó una madura

Un día común y corriente se transforma en el inicio del cumplimiento de unas de mis grandes fantasías. En una serie de relatos espero contar como el ser amable me consiguió una madura
  • 10
  • 13.701
  • 9,69 (29 Val.)

Con el papá y el hijo

Me quedé solo con los tacones y me senté al borde de la cama para ver a cada uno directamente a los ojos. Sin perder su mirada me puse de rodillas y mientras se quitaban lo último me puse a hacerles un oral mientras estaban parados
  • 5
  • 13.431
  • 9,67 (36 Val.)

Mi vecina doña Luisa (Parte 1)

Le sobé delicadamente las tetas y se las apreté como cuando aprietas dos enormes globos de agua, los besé, su piel era suave y delicada y olía muy bien, pasé a lamerlos y chuparlos como un bebe que toma una teta y Doña Luisa seguía con los ojos cerrados
  • 8
  • 13.168
  • 9,74 (31 Val.)

El hijo de la patrona

Las películas porno habían hecho buena escuela en él. Me estaba enloqueciendo con sus caricias. Tendida en la cama mis sentidos ya no podía controlarlos
  • 5
  • 16.370
  • 9,74 (38 Val.)

Placer sobre 4 ruedas (Cuarto encuentro)

Después de algunos días sin verse, los buenos vecinos tienen un excitante encuentro en su propio auto
  • 18
  • 10.443
  • 9,88 (25 Val.)

La solución en la casa por mi suegra

Cuando llegó a mi casa la madre de Eva, fue para ayudarnos en todo lo que fuera necesario para la llegada de nuestro bebé y terminó haciendo mucho más
  • 6
  • 20.542
  • 9,39 (38 Val.)

La señora Rica (Parte 3)

Ya habían pasado tres semanas que no veía a la señora Rica y ya extrañaba en volver a tenerla en mis brazos y no sabía cómo llegar a comunicarme con ella, estaban muy frescos mis recuerdos de su maravilloso cuerpo maduro y boca experta bien caliente y jugosa vagina
  • 6
  • 12.770
  • 9,47 (34 Val.)

La bibliotecaria ninfómana (Parte 2)

El desenlace de la historia de la madura y sensual bibliotecaria y el joven universitario
  • 20
  • 9.371
  • 9,86 (22 Val.)

La señora Rica (Parte 2)

Veía en la televisión como la madura protagonista se había metido en la boca todo, hasta la base y luego con la lengua lo pasaba por todo el glande y también por el falo y como la señora Rica imitaba exactamente paso a paso lo mismo que sucedía con su boca y no lo hacía para nada mal
  • 7
  • 13.907
  • 9,43 (28 Val.)

4 paredes, Mariela y yo

Una noche de copas entre mi secretaria Mariela y yo, que culmina en cuatro paredes de un motel
  • 22
  • 12.653
  • 9,87 (30 Val.)

Una rica rusa

Yo realmente quería seguir disfrutando de sus pechos, pero, ni modo. Tuve que darle unas mamadas de clítoris, a lo que ella respondía con gemidos, alzándose como si la picaran por abajo
  • 4
  • 12.622
  • 9,23 (26 Val.)

Festejando sus 18 añitos

Él me deseaba y yo fui su regalo de cumpleaños. Me miró dulcemente y se puso en cuclillas, llevé mis manos a la cinta de mi falda y la bajé lentamente mientras él acariciaba y besaba mi vientre mientras mi falda caía por mi cuerpo rumbo al piso
  • 12
  • 17.394
  • 9,78 (36 Val.)

La señora Rica

La vida a veces te pone en situaciones muy buenas que muchas veces lo imaginaste, que luego tal vez no se vuelvan a repetir y sólo queda disfrutarlo de la mejor manera y eso sucedió con la señora Rica cuando nos encontramos en un bus lleno de gente
  • 8
  • 16.007
  • 9,33 (24 Val.)

El pene de mi yerno y yo

De nuevo mi yerno centró su atención en la tv y yo mi vista en el pedazo de pene que podía ver sin quitar mi mano de su pierna, que seguí sobando y subiendo en cada movimiento. Al llegar a su bóxer metí ligeramente los dedos entre la tela
  • 5
  • 22.071
  • 9,61 (41 Val.)

Sensaciones con carácter retroactivado

Una señora aprovecha un viaje de negocios para pasar unos días en un modesto hotel, allí da rienda suelta a sus impulsos e incluso a sus recuerdos
  • 14
  • 12.960
  • 9,76 (17 Val.)
de 28 «