Incesto - Filial

Relato erótico

Mi tía Sonia

Tiempo estimado de lectura del relato 13 Número de visitas del relato 44.115 Valoración media del relato 8,84 (70 Val.)

RESUMEN

Mi fantasía siempre fue poder cogerme a una mujer mucho mayor que yo, no me di cuenta que mi tía Sonia, de 50 años y con unas nalgas increíbles pudiera ser esa persona.

Antes que nada, esto me paso hace un año y tenía muchas ansias desde entonces en contárselo a alguien, por eso me decidí escribirlo en este foro, pues no saben a qué problemas me metería si se lo cuento a uno de mis primos, amigos etc., ya que soy algo paranoico así que bueno esta anécdota que me paso no me la saco de la cabeza, y desde entonces me sigo masturbando pensando únicamente en ese suceso así que más vale sacar todo esto.

Me paso cuando tenía 18 años, y es que desde que empecé a descubrir mi sexualidad viendo videos porno etc. como todos, pero siempre me han llamado la atención las maduras no sé porque, y entre más grandes de edad y más buenas estén, más me excito. Bueno esta fantasía siempre la quise cumplir, pero no conocía a nadie que cumpliera el perfil, mis maestras eran muy jóvenes, y las madres de mis amigos no se me hacían tan bien. Nunca había pensado con familiares ni esas cosas porque me sentía raro hasta que me fije en mi tía Sonia en una reunión familiar, mi tía Sonia era hermana de mi papa, casada con dos hijas (una de 22 años y otra de mi edad) media 1.70 y si bien no era la más guapa, tiene rasgos toscos y arrugas muy marcadas en su cara, pero el cuerpazo increíble era la que lo hacía maravillosa, con unas nalgas redondas y muy grandes, y unas piernas riquísimas, cosa que nunca me había percatado puesto que casi no veía a esa familia desde los 15 años porque nos mudamos a otro sitio del país, además de que no era muy fan de las reuniones familiares; hasta ese día fue cuando volví realmente a ver a mi tía Sonia.

En la reunión, mi tía Sonia traía unos tacones altos, blusa azul no tan escotada, y unos pantalones blancos ajustados que le hacían ver sus pompas riquísimas muy bien. Al verla me entraron las ansias a tal punto de que con solo saludarla el pene se me empezaba a parar, trate de tranquilizarme y pensar en otras cosas, pero es que mi tía Sonia era justamente como me gustaban las mujeres maduras. Evitaba verla pues no me gustaban esas cosas del incesto, pero mi excitación no me dejaba; cada que s aparaba la voltea a ver tímidamente, hasta que mi sufrir paro cuando nos fuimos.

En la noche pensaba solo en mi tía Sonia, aunque yo no quería, me parecía enfermo que la estuviera deseando. Así paso toda esa semana, evitando hacerme una paja en honor a mi tía, hasta que caí en la tentación y me hice lo que fue la mejor paja de mi vida sacando litros de leche.  No tenía ninguna intención con mi tía realmente, sabía que me iba a meter en problemas y mientras me dedicaba a solo jalármela en su honor, cosa que me hizo pensar en que mi tía Sonia era la única mujer con la que podría cumplir mi fantasía.

Pasaron dos meses hasta que la volví a ver, en la boda de un primo. Ella iba vestida de un vestido amarillo ajustado corto un poquito arriba de las rodillas, el cabello regodeo en cola, y unos tacones muy altos. Iba con mis primas y mi tío, el cual él le llevaba como 10 años más a mi tía, lo que me hacía pensar que mi tía le gustaría a alguien joven y pasional como yo en mis deseos. Después de saludarnos, yo no le quitaba mi mirada de encima, siendo muy discreto y tímido, ella lo empezó a notar. Así transcurrió parte de la tarde, solo miradas, hasta más tarde, yo en mi calentura, empecé a verla descaradamente el culo y sus piernas hasta que me descubrió, me sonroje bastante y baje la mirada, ella solo se me quedo viendo con cara de enojo, fue cuando mi preocupación entro. Decidí ya no intentar nada por los nervios y me fui a otro lado del lugar, hasta que me senté en la mesa donde inicialmente me encontraba. Inesperadamente mi tía Sonia llego a sentarse a un lado mío, mi corazón no paraba de palpitar mientras que mi verga se empezaba a levantar con solo ver esas piernas robustas y limpias, pensaba que me iba a regañar por andar de pervertido, pero llego muy amable, me pregunto porque estaba tan solo, etc. Hasta que empezamos a tener una charla común que me hizo estar más relajado, ya estaba a punto de irse hasta que me arrojo la queja agarrándome desprevenido.

- ¿Oye y también te recuerdo que esas no son maneras de verme, ok? Recuerda que soy tu tía.

- Si tía, lo siento.

- Resultaste muy descarado eh, hasta la boca traías abierta

- Perdón tía.

- Y eso que fueron como unas 5 veces que andabas así

- Si tía, lo siento, pero es que.

- Es que que?

- Es que... se ve muy bien con ese vestido

Para este punto yo andaba rojo de los nervios y mi tía estaba entre algo molesta y vacilona

- Pues gracias, pero hasta ahí, recuerda que estoy casada y que soy tu tía

- Si, lo siento, no pude evitar ver lo increíble que se ve...

- Bueno pues hasta ahí, solo con ver te debes de conformar. y ver discretamente porque casi se te sale la lengua

- Jajá lo siento, pero pues a su edad se ve muy bien tía, por eso estaba tan sorprendido

- ¿Gracias, y recuerda que esta llamada de atención lo hago por ti y te evites problemas ok?

- Ok tía

- Porque creeme, no me molesta para nada de que me veas así, al contrario.

- En serio??!

- Pues digo, cuando un muchacho mucho menor que tú se te queda viendo así, es todo un halago

- Pues es que tía, con todo respeto, tiene un cuerpazo.

-Jajá si pues creo que igual hice trampa, porque me operé las pompis hace un año

-No importa, que bueno que se operó entonces jajá, se ve muy bien así

-Gracias eres el primero que está de acuerdo en esa operación, mis hijas ni mi marido querían que me operara

-Pues creo que mis primas tienen envidia de su cuerpo jajá y mi tío pues.

-Mi esposo que??

-Creo que ya es algo grande para usted.

- Pues somos de la edad! ambos tenemos 51 años.

-Wow, con su cuerpazo que tiene ni se nota, realmente es una increíble mujer tía

En este punto mi verga estaba de reventar en mis pantalones, mientras que mi corazón se aceleraba cada vez más, ya era algo noche y todo mundo se encontraba bailando o tomando; mi tío en su mesa tomando con otros tíos y mis primas bailando, mientras yo no dejaba de ver con lujuria las piernas de mi tía.

-Oye más discreto recuerda eh, si no te comportas no te muestro mis pompis operadas

- que?! me las vas a mostrar?!

-Solo si te comportas, digo ya que fuiste el único que le gustó la idea jajá

Mi pene ya no podía mas, ni yo, estaba sudando de los nervios y la excitación, no sabía que iba a pasar. Ella empezó a tocar otros temas de como están mis papas, sus hijas, etc., mientras yo trataba de tranquilizarme y no actuar tan desesperado, así paso como media hora, hasta que llego mi tío ya ebrio y mi tía se fue. Pasaron dos horas y dieron las 2 am, me quede hablando con unos primos, y mis padres decidieron irse al cuarto, pues estábamos en un salón con hotel y toda la familia se iba a quedar allí. Yo ansioso esperaba a mi tía, y ya resignado me empezaba a levantar cuando de repente mi tía regreso, y me pidió disculpas que mi tío estaba muy mal, y que hasta apenas se durmió. Le hice recordad nuestro trato y me llevo a su cuarto, el cual mi tío dormía borracho, mis primas se alojaron en otro cuarto con mis otras primas. Entramos silenciosamente al cuarto y nos metimos al baño, cerro con seguro y me sentó en la taza

- Recuerda solo ver eh, si me tocas te saco del cuarto.

- Por qué??

- Porque en eso quedamos

Yo algo decepcionado, pero aun excitado acepte, y ella de pie, giro dándome la espalda y lentamente se subió el vestido ajustado, dejando ver su ropa interior blanca diminuta, sus nalgas perfectas a unos escasos centímetros de mi boca, no lo podía creer, mi pene estaba goteando. Me empezó a hablar en susurros a que no quería despertar al tío

- Y qué tal? ¿Si te gustan?

- Bastante tía hermosa

- Pues me valieron 8 mil dólares... y solo para tener a un sobrino calenturiento

- Jajá pues para mi si valieron la pena tía hermosa

- Bueno solo porque eres mi sobrinito pequeño te voy a dejarlas tocar, pero tantito, y solo con las manos

- Ok linda tía

Me acerqué tímidamente a las nalgas y una vez que mis palmas tocaron sus glúteos, empecé a sobarlos lentamente, hasta que mis manos se internaron en sus nalgas y no dejaba de manosearla. Mi tía hacia pequeños gemidos silenciosos. Giro su cara y con su mano toco me empezó a acariciar el cabello.

- Si te gustan muchísimo verdad? ¿No les quieres dar unos chupetones?

- Por supuesto que si tía

- ¿Ven sobrinito, pero en silencio, no queremos que tu tío vea a su esposa haciendo cosas muy ricas con su sobrino adolescente verdad?

- No tía hermosa

Abrí mi boca y lo restregó a uno de sus glúteos haciendo movimientos con su lengua, y mis dos manos agarrando su cadera, no la soltaba, parecía becerro amamantándose, mi tía en cambio, con su mano me empujaba a su trasero.

- Ahora sobrinito quiero que te saques tu verga de adolescente y la pongas entre mis nalgas de señora.

Obedecí inmediatamente y ella poco a poco se fue sentando sobre mí, agarro mi verga y la metió entre sus glúteos, sobándola arriba y abajo, mientras que mis manos seguían acariciando sus piernas y nalgas y boca daba pequeños chupetones a su espalda, ella daba gemidos cada vez más fuertes, y yo resistía a venirme. Después agarro mi verga mojada y la metió en su vagina y lentamente empezó a montarme una y otra vez chocando sus increíbles nalgas chupadas en mis piernas, yo veía lo que sucedía y no lo podía creer, mis manos agarraban ahora su cadera y no siguiéndole el ritmo me las quito y las puso sobre sus piernas, ella se sostenía del mueble de adelante, mientras hacía gemidos lentos y susurrando me decía que era su sobrino favorito. En ocasiones la sostenía para que ella parara y evitar que eyacule, lo cual hizo que prosiguiéramos con nuestro descaro sexual. Mi excitación cada vez se acumulaba y poco a poco me iba parando agarrándola de la cadera y empezando yo a moverme, acercaba mi boca a su cuello y ya que quedamos parados, con una mano la sostenía de la nalga y con otra trataba de agarrarla de la cara.

- Ah con que quieres unos besos sobrinito

- Si tía hermosa

Se sacó la verga de su vagina, giro completamente, y nos empezamos a besar lenta pero apasionadamente, nuestras lenguas se enlazaban dentro de nuestras bocas, mientras sus manos acariciaban mi cara, mis manos acariciaban su redondo culo, mi pene rosaba con su abdomen y por un buen rato así, decidimos continuar el coito, tomándome de la verga.

- Ven quiero que me la metas por el culo, solo por ser mi sobrinito. ya lo has hecho?

- No tía nunca.

- Bueno pues preparate mi amor, sentirás muy rico, esto ni con tu tío lo hago

Sujeto mi verga escurriendo leche, y la puso sobre su apretado culo, entrando solo la mitad, pues digamos que yo no tengo la verga más larga y mi tía, con tanta nalga me impedía meterla un poco más. Así empecé hacer movimientos leves, sentía muy caliente la verga y muy apretada, sentía que me venía así que paraba y continuaba con mi ritmo lento. Ella estaba recargada de manos sobre el mueble del espejo, mientras una de mis manos agarraba su cadera otra jugaba con la cola de caballo que traía. A los 10 min de esa posición, escuchamos ruidos afuera, lo que nos hico parar inmediatamente, mi tía se asomó de reojo en la puerta y viendo que seguía mi tío durmiendo continuamos.

- Ven chiquito, chupale las tetas a tu tía por favor

Empecé a chuparle los pezones a mi tía, sus tetas eran regulares así que con una mano le manoseaba la otra teta y con la otra la dedeada, Mientras repetía el acto, ella gemía cada vez más fuerte, haya que se soltó un orgasmo ruidoso, el que hizo despertar a mi tío, gritando pregunto si era mi tía. Ella se enredó una toalla y abrió la puerta solo asomándose, y le contesto que se iba a meter a bañar porque se sentía mal, mi tío respondió con un si ebriamente y volvió a roncar. Regreso y nos metimos a la regadera, y ya mojados completamente nos empezamos a besar apasionadamente, ella tomando mi verga y masturbándome, yo con mis manos agarrándole de nuevo las nalgas.

- Si te gustaron bastante verdad sobrinito, no me las dejas de saborear ni un momento, creo que las disfrutas más que yo.

- Si tía hermosa, me encanta su cuerpo increíble, es mi tía favorita

- Lo sé, por eso quiero que seas el primero y único sobrinito que se viene dentro de tu tía

Se volteo, metió mi verga en su vagina nuevamente y viendo que estábamos incomodos, salió se puso sus tacones y entro así con todo y tacones a la regadera, lo cual me hizo excitar mucho mas. Empezó a manear su culo sobre mi abdomen y entre pierna mientras mis manos recorrían todo su cuerpo y ella regar cada completamente contra la pared, volteaba su cara para que nuestras bocas coincidieran y seguir besándonos. En seguida me vine, nunca había sacado tanta leche en mi vida, sacando mi verga seguía escurriendo meco en toda la regadera. Nos secamos mientras nos besábamos, me vestí y me fui de la recamara, vía eran las 6am.

Desde esa fiesta fue la última vez que vi a mi tía Sonia, ya que me fui de intercambio a otro país y no he podido ir a alguna reunión. Espero volver a ver a mi tía y poder contarles otro encuentro sexy con ella.

Comparte este relato

1037
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar