Parodias

Relato erótico

Primere vez con mi hermana

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 6.107 Valoración media del relato 8,17 (18 Val.)

RESUMEN

Desde esa noche de sexo salvaje nada volvió a ser igual.

Hola soy Bart y esta mañana veo las cosas de manera diferente. Todo empezó después de que cumplí 18 años con una visita inesperada de mis hermanas Lisa y Maggie. Después de 2 años mis padres se separaron y rehicieron sus vidas con los que hoy son mi padrastro: Ned Flanders y mi madrastra: Edna Krabapell. Por circunstancias de la vida Lisa y Maggie se fueron a vivir juntas a un departamento que pagaban entre las dos. Y yo sin empleo y sin dinero estaba perdido así que la familia decidió dejarme la casa.

Anoche, saliendo de tomar con Nelson vi una familia que parecía ser muy unida. Eso me trajo recuerdos muy bellos, siendo sincero me puso muy nostálgico. Más tarde en la casa me puse a leer una revista porno mientras recordaba el hermoso culo de mi madre y mientras me masturbaba tocaron a la puerta así que tuve que guardar mi revista y mi verga. Enojado fui a ver quién tocaba. Eran Lisa y Maggie. Lisa me dijo que Milhouse la había abandonado y se sentía muy triste. Lisa subió a la habitación que antes era de mis padres y yo subió con ella, estuvimos varias horas hablando.

Después de un rato Lisa me dio las gracias por haberla escuchado y me dio un abrazo yo aproveche para tocarle el culo por que no había tenido sexo en un largo tiempo y necesitaba una buena mujer. Ella riéndose me dijo que le hacía cosquillas y yo le pedí perdón, pensé que se enojaría, pero al contrario me dijo que le había gustado porque ella no había tenido sexo en mucho tiempo debido a que Milhouse no era precisamente un chico ardiente. No sé cómo adivino que yo no había tenido sexo en mucho tiempo, pero me dijo que no me preocupara que ella me ayudaría. Yo me quedé sorprendido mientras Lisa salía de la habitación para ver si Maggie ya se había dormido. Por suerte Maggie tenía la costumbre de dormirse escuchando música.

Lisa se acostó en la cama y yo comencé a besarla salvajemente poco a poco mis manos comenzaron a tocar todo su cuerpo y con mi lengua comencé a lamer sus senos. Ella excitada abrió las piernas dejando al descubierto su vagina yo no podía creer que tuviera mis dedos dentro de su concha húmeda. Yo me tuve que levantar porque la pose que tenía me había entumido las piernas y tenía que estirarlas, creo que Lisa pensó que intentaba escapar así que miro mi verga y me dijo que no escaparía tan fácil. Lisa me saco la verga y empezó a chupármela salvajemente, yo no me pude contener y me corrí en su boca ella no podía con tanta leche.

Después nos desnudamos completamente, Lisa se recostó y abrió las piernas -riéndose-me dijo, ahora pruébame hermano. No dude en comenzar a lamer su concha y probar los fluidos que escurrían de su vagina rosada y caliente. Ella me dijo que ya no podía más quería que la penetrara. Sus palabras me pusieron la piel de gallina y mi verga aún más dura. Me acomode de frente a ella le abrí las piernas y la metí mi verga de un solo golpe, ella comenzó a gemir y a moverse como loca, casi temí que Maggie nos escuchara. Después se puso encima de mí y entonces recordé que Homero nunca le quiso comprar el poni que siempre quiso, pero aun así montaba como una profesional, una profesional bien puta.

Disfrutamos mucho la cabalgata y no tarde mucho en correrme de nuevo pero esta vez Lisa me dijo que terminara dentro de ella. La llene toda de mi leche y a ella le encanto porque se quedó dormida con mi semen escurriéndole entre las piernas y una gran sonrisa. Cuando desperté Lisa estaba abrazándome con su mano aun apretándome la verga. No tardó mucho en despertar y para mi suerte con ganas de más me dijo que me esperaba en la ducha. Yo pensaba que después de lo de anoche nada podría impresionarme. Cuando fui a la ducha ahí estaba Lisa desnuda y me dijo que me la follara por el culo antes de que despertara Maggie.

Después de esa increíble noche nada fue igual y hasta este día seguimos follando cada que podemos.

Comparte este relato

4641
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar