Orgías-GangBang - Infidelidad

En un hotel con todos ellos y yo sola

Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 21.688 Valoración media del relato 8,85 (41 Val.)

RESUMEN

Cuando ando caliente puedo ser la más puta de todas...

Tenía ganas de hacer algo diferente, con varios hombres y yo sola, siempre iba a reuniones swinger con mi marido o mi amante, pero deseaba un poco de libertad para hacer algo diferente...en eso iba pensando cuando pasé frente al estudio de fotografía que tenía la tienda del corporativo donde trabajo y me llegó la inspiración!; cuando me decido a hacer algo y más si es algo caliente y atrevido me las ingenio para que se den las cosas de manera natural...

Hice las averiguaciones pertinentes acerca de donde podríamos reunirnos, para hacer una sesión fotográfica con final feliz y me convenció un hotel en la zona de Tlalpan sur, decidí invitar a 4 compañeros del trabajo y un proveedor de mi área para pasarla a gusto y dejarlos tomarme fotos con la condición de que al final me pasaran todas para poder armar una carpeta completa con los diferentes ángulos que tomaran cada uno de ellos.

Wow!, solo de pensar en eso me humedecía toda la raja, es un placer que siempre he tenido el mostrarme a los hombres para ver su deseo reflejado en sus miradas, y ahora deseaba ser su objeto de placer...

La única condición que les pedí entonces era que llevara cada uno su cámara fotográfica digital (no celular) para poder pasarla a gusto, y coordiné todo para hacerlo un viernes después del trabajo, yo llegaría antes para prepararme y poder recibirlos ya instalada en una suite apropiada para nuestra diversión.

Ese día solo le dije a mi marido que tenía un “evento” y que llegaría tarde, -si es que llegaba-, él sabía ya la clase de mujer que tenía así que no era necesario darle más explicaciones, terminé mi día de trabajo y salí rumbo al hotel con una sonrisa de oreja a oreja....

Llegué con la raja empapada de solo pensar lo que venía, me registré y le dije al encargado que esperaba a unos amigos guiñándole el ojo y él se limitó a asentir con la cabeza y sonreírme en complicidad.

Entré a la habitación y pedí room-service para tener una botella de tequila, hielos y unas cervezas para completar la tarde.

Me metí a dar una ducha rápidamente y me puse el atuendo que había seleccionado para la ocasión:

Un vestido de licra rojo extremadamente corto y zapatillas del mismo color de tacón afilado, tanga blanca semitransparente y sin bra, me miré en el espejo y sonreí satisfecha, seguro les iba a gustar a mis invitados.

Terminaba de servirme un caballito de tequila cuando tocaron a la puerta, debía ser alguno de los invitados, le di un trago y me dirigí a la puerta deseosa y contenta de imaginar lo que venía, abrí la puerta y eran dos de los compañeros de trabajo, Javier y Carlos, los deje admirarme un segundo y los invité a pasar, caminé hacia la estancia de la suite seguida de ellos moviendo las nalgas rítmicamente para empezar a darles show y les ofrecí algo de tomar, uno abrió una cerveza y el otro se preparó un caballito de tequila, brindamos y me senté en medio de ellos platicando animadamente de varias cosas del trabajo, pude darme cuenta que ambos no dejaban de desnudarme con la mirada y aprovechando que tocaron de nuevo a la puerta me levanté dejándolos admirarme las piernas y las nalgas apenas cubiertas por mi vestido, caminando hacia la puerta volteé hacia ellos diciéndoles: espero hayan traído sus cámaras!

Abrí y eran el resto de mis invitados, los recibí efusivamente y estando todos ya en la habitación los invité a sentarse en el amplio sofá y yo me senté enfrente de ellos dejándolos admirarme lentamente mientras les platicaba lo que tenía en mente:

Los invité porque me he fijado como me miran en la oficina, y creo justo que después de todo este tiempo nos demos la oportunidad de conocernos mejor y llevemos a cabo nuestros deseos...diciendo esto descrucé las piernas dejándolos verme la raja velluda cubierta solamente por mi diminuta tanga, me puse de pie y camine hacia ellos viendo cómo se ponían de pie como resorte al verme aproximarme a ellos, sacaron sus cámaras y empezamos a tomarnos fotos en pareja, yo con cada uno de ellos, parados, abrazados, sentados, besándonos, en grupo con todos ellos, y en tríos conmigo en medio de dos de ellos, de todas las formas imaginables nos tomamos fotos así vestidos hasta que uno de ellos, el más atrevido, se empezó a desnudar mientras me decía que si podía tomarse unas conmigo así...

Los demás aplaudieron a su amigo y le contesté que sí, que podíamos tomarnos todas las que quisiera así, pensaba que querían que me desnudara también, pero dos de ellos me dijeron: ¡tu así!, vestida con nosotros desnudos primero…. ok, dije sonriendo viendo a mi amigo que terminaba de desnudarse mostrando una tremenda erección ya apuntándome a lo que le pregunte coquetamente: es para mí?

Rápidamente se aproximó a mí y puso su pene a distancia de centímetros de mi cara.... los demás aprovecharon el momento para tomar fotos mientras yo lo tomaba entre las manos y lo invitaba a sentarse junto a mi mientras lo masturbaba y dejaba que me acariciara las piernas, clic!, clic! Se oían las cámaras de los demás, otro hombre se sentó a mi otro lado desnudo también y yo sentada entre ellos vestida con las manos los masturbaba mientras nos tomaban fotos y me besaban uno por uno mientras los sentía crecer en mis manos...

Un tercero se sentó enfrente mío y me abrió las piernas acariciándolas y besándolas, empecé a desear mamar una verga así que me enderecé como pude y les pedí se pusieran a mi alrededor para tomar algunas fotos de todas sus vergas rodeándome la cara mientras yo suspiraba por sentirlas en todos lados....

Terminamos esas fotos y me puse de pie rodeada de todos besándome, tomándome fotos, acariciándome y les dije en voz baja: ¡desnúdenme!

¡Dos de ellos se agacharon a levantarme el vestido mientras otro se ponía en cuclillas para quitarme la tanga y el restante tomaba fotos como poseído!, al quedar solo con zapatillas se quedaron viéndome de pies a cabeza admirando mis piernas y mi velluda raja...

Mariela!, dijo uno de ellos: ¡estás riquísima! Avanzando hacia mí y ofreciéndome su erecta verga, ¡ven!, le dije tomándosela con la mano y llevándolo hacia la cama, ahí lo solté y me acosté a la vista de todos diciéndoles: primero unas así yo sola mostrándome para Uds. y después con cada uno de Uds.!

¿Se imaginaban verme alguna vez así?, pregunté acostándome y acariciándome la raja los observé acercarse y decirme: yo te deseaba, ¡pero no imaginé que fueras así!, decía uno; yo sabía que eras caliente pero no tanto!, rio uno de ellos, sabíamos que andabas con varios de la oficina, pero no imaginábamos que te gustara ser tratada así.... dijo el más callado y les respondí: caliente soy y mucho!

Y cuando alguien me gusta o algo me gusta lo demuestro para darme y ofrecer placer, varios compañeros de la oficina pueden confirmarles esto, me gusta ser deseada y dar y recibir placer es algo que me va desde antes de casarme, así que quien quiera de Uds. después de esto podemos vernos a solas para tener un encuentro intimo si lo desean... Dije sonriéndoles y dejándoles ver mi intimidad.

Rápidamente se pusieron alrededor de la cama con sus cámaras retratando cada centímetro de mi cuerpo caliente ya por la sensación de ser deseada por todos estos machos listos a darme lo que había buscado desde que los invite a disfrutarme en esta locura.

Algunos estiraron las manos para tocarme mientras otros me pedían me pusiera en diferentes posiciones para tomarme fotos, boca arriba con las piernas abiertas, de perrito, empinada, boca abajo abriéndome las nalgas, en fin, de todas formas posibles....sabia lo mucho que lo estaban disfrutando, tener a su compañera de trabajo desnuda posando para su placer sabiendo en que iba a terminar esto, era algo que agradecían mucho, -si supieran que la agradecida era yo!, tener a varios amigos/compañeros de trabajo tocándome, viéndome desnuda, era algo que me ponía mil y me impulsaba a ser la más puta de sus amigas, dos de ellos eran casados, así que decidí empezar con ellos porque sabía que el tiempo era factor para ellos, acercándome a el más alto de ellos lo encaré y le dije: quieres ser el primero? Acercándole mi cuerpo para que pudiera frotar su pene en mi estómago...

Continuará...

Comparte este relato

2533
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar