Incesto - Filial - Infidelidad

Relato erótico

Muy intenso con Matías, el novio de mi hermana

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 32.669 Valoración media del relato 9,43 (46 Val.)

RESUMEN

Casi como venganza le saqué del sillón de mi hermana a su novio, para cogerlo bien intensamente esa noche en su departamento, pero la calentura nos llevó a un intenso encuentro en el auto.

Hace un mes mi hermana, que es 8 años mayor que yo, vino a decirme que me concentrará en estudiar y que dejará un poco de salir con chicos distintos cada semana. Que hiciera como ella, que desde hace 3 años está contenta junto Matías, porque ella dice que la fidelidad mutua es la base para estar feliz, tranquila, rendir mucho en el estudio y disfrutar de la vida.

La situación me molestó tanto que juré, para mi, pasarme a Matías, su novio, y demostrarle que la fidelidad se corrompe fácilmente, si el estímulo es el correcto.

Era viernes, mamá salió con amigas, quedamos mi hermana y yo solas en casa.

Mi hermana me invitó unas pizzas, ya que vendría Matías a comer y ver con ella una peli, respondí que si, ya que hasta ese momento no tenía nada planificado, ni baile ni cama donde amanecer.

Llegó Matías, alto, bien musculoso hace remo un montón. Siempre me lo imagine muy bueno para un sexo bien duro, pero hasta ese momento siempre respete que era la comida de mi hermana, aunque varias veces intercambiamos algún coqueteo, pero inocente.

Comimos las pizzas juntos, yo estaba desvelada así que y antes de subir a mi habitación les dije que quizás saldría en la noche y me despedí para dejarlos solos, cuando la metida de mi hermana me dice:

- "Que chico es hoy? Darío, Germán, o el profesor de gimnasia... como se llama... Aníbal era no?"

Me fastidio tanto que se meta en mi vida, que le mostré mi cara mas soberbia y a mi interior decidí que ese sería el día de mi venganza, le respondí:

- "Ninguno de ellos... Es otro nuevo que está bien bueno y tiene novia, pero como no soy celosa voy a ver si puedo convencerlo, que por esta noche deje a esa histérica, y terminar en la cama de su departamento" - me di media vuelta y me fui.

Subí a mi dormitorio me puse cómoda y pensé cómo hacer para pasarme a Matías, entonces listo tomé el teléfono y comencé a enviarle mensajes de Whatsapp:

Lo convencí fácil y bien calientes fijamos vernos. Me puse un vestido rojo muy ajustado que levantada mis pechos, y bien cortito apenas llegaba a cubrir mis nalgas, me pinte los labios de rojo bien intenso y me hice una trenza rápida al costado, estaba hecha una loba irresistible, me quite la tanga que llevaba y la puse en mi cartera con maquillaje, toallas húmedas, dinero y mi consolador de bolsillo, infaltable para estos casos.

Bajé las escalera, ellos estarían en la sala, solo grite que me iba y salí a esperarlo en la puerta del garaje del condominio, como estaba media expuesta al sr. portero, que no paraba de mirarme, me fui a la esquina a esperarlo.

Cuando al fin llegó, abrí la puerta del auto y me metí rápidamente, el muy guacho ya tenía la bragueta abierta y media erección.

-"Ya está pronta, para que me la vayas chupando... pendeja"- con tono fuerte

-"Me encanta ser recibía así, que lindo la vamos a pasar. Si así está ahora... que linda pija me voy a comer".- se la tome con mi mano a jalándosela mientras conducía.

El auto estaba divino para coger con tranquilidad, un Audi A1 con vidrios negros, es todo un telo sobre ruedas, llegamos al semáforo y puso mi cabeza en su miembro bien duro y bien cabezón.

Mis labios lo comenzaron a besar despacito y mi lengua a jugar con su grande circunciso, como a mi me encanta, intensamente se lo succioné, rico se sentía su disfrute mientras el auto aumentaba en velocidad sobre la autopista, era muy excitante y adrenalinica la situación.

Con su mano derecha comenzó a buscar bajo de mi vestido acariciando mis nalgas, descubriendo que no llevaba nada de bajo. Eso lo excitó mucho y a mi me encantó porque sus dedos comenzaron a jugar con mi conchita, primero puso uno luego el otro dentro, y con sabiduría apretada mi clítoris haciendo que mis gemidos no se pudieran contener.

El calor y la velocidad ya era extrema en ese auto, ya quería ser penetrada, el también estaba al tope, repentinamente se desvía a uno lado, entra a una calle paralela deteniendo el auto.

-"Vamos a hacerlo aquí... muévete que voy para ese lado así te cojo bien."

Sale y entra por mi lado, me subo el vestido y libero mis tetas para que me las bese mientras lo monto, su pantalones en los pies y sin remera me le subo como puedo calzándome toda su carne dentro, delirando al sentir ese pene cabezón penetrar con suavidad, mi vagina completamente húmeda y hambrienta.

Cabalgaba sobre el y puso su cara en mis tetas, su lengua comenzó a jugar con mis pezones mientras yo tomaba el techo me le perreaba fuertemente, agitada la respiración mi cuerpo y el suyo se empezaron a empapar de sudor.

Una maravilla con sus manos firmes en esos brazos tornados de músculos contenía mis nalgas y con su dedo llegaba con mi ano.

Si alguien estaba afuera seguro vería a ese auto moverse, bien podía suponer lo que pasaba dentro, más aún con mis gritos y sus constantes palabras, "que buena estas pendeja!!! " que no paraba de decir con tu cara enterrada en mis pechos.

Ya temblor interno era intenso le regale un hermoso orgasmo, casi arañándole el tapizado de su butaca y así también su pene estalló todo dentro en el mismo momento que su dedo me partió el culo, llenándome de intenso placer.

Unos minutos me lo quedé arriba riéndonos y disfrutándonos un poquito más, el con esos pectorales perfectos que por la intensidad de todo que casi no los atendí.

Salte a la butaca del conductor me limpie con las toallas húmedas la vagina llena de leche y me arregle un poco, el hizo lo mismo y nos dispusimos a seguir rumbo a su apto a continuar la fiesta, con la ventana abierta y un lindo cigarrillo.

Casi llegando suena el celular era la histérica de mi hermana preguntado, que le había pasado que aún no le había enviado mensaje confirmado que llegó bien a su apto.

Pobre nena yo me estaba cogiendo a su novio y ella preocupada. El muy creta le mandó besitos tiernos y le tiro cualquier excusa, hermanita hermanita...

Comparte este relato

5083
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar