Trio en el consultorio médico

Tiempo estimado de lectura del relato 14 Número de visitas del relato 13.745 Valoración media del relato 8,95 (21 Val.)
Trio en el consultorio médico

RESUMEN

De cómo hice un trio con una pareja de esposos en el consultorio del hospital.

Buenas noches

La siguiente historia es 100% real, un encuentro swinger con una pareja mayor en el trabajo.

Pues les cuento un poco de mi soy médico tengo 28 años (me llamare Andrés –seudónimo), cuerpo con algunos kilitos de más trigueño, cabello negro corto, nariz aguileña, mido 1,74 de estatura, 80 kilos de peso, ojos color café, uso gafas, muy serio educado, de familia católica tradicional, vivo en una ciudad muy conservadora de Colombia, siempre he sido muy reservado pero me encanta el sexo y todo sobre el mundo swinger y probar nuevas cosas, hace como 8 años tuve una experiencia un trio con una pareja de abuelos, pero esa es otra historia.

Esto paso este año 2017 hace un par de meses, yo me encontraba en un día de descanso y estaba charlando con parejas en grupos Swinger por redes sociales y pues una de esas parejas eran una mujer de 37 años y un hombre de 38 años casados (los llamare Ángela y Sergio), charle con ella hablamos un rato nos conocimos y a ellos les llamo la atención mi profesión de médico, somos de la misma ciudad y empezamos a cuadrar un juego de roles (pacientes - medico) lo cual a mí también me llamo la atención, seguimos hablando por unos días de todo un poco, al final concretamos una cita un día que yo estaba de turno en el hospital.

Ese día yo tenía guardia de 24 horas (trabajaba todo el día y toda la noche) entonces cuadramos cita para las 5 de la tarde, ese día estuve trabajando todo el día ocupado pero a la vez muy nervioso, finalmente sobre las 4:30 más o menos recibí un mensaje de Ángela sobre su llegada próxima y si estaba listo para la cita, yo había cuadrado un consultorio en el tercer piso del hospital pues a esa hora en ese servicio ya casi no había personal y en ese piso en la otra ala queda la unidad de cuidado intensivo que es un recinto separado y tenía mayor seguridad sobre el encuentro, entonces deje razón con el celador (guarda de seguridad) sobre un paciente que venía para una consulta particular que por favor me avisara cuando llegara y la hiciera seguir a los consultorios de 3 piso, cuando llegaron el celador me informo que ya los había enviado, ahí pedio a un compañero que me cubriera que tenía una cita médica particular que eran unos conocidos de la familia y que necesitaban que yo revisara unos exámenes el accedió sin problemas, ahí subí ansioso hacia el 3 piso con muchos nervios esta con el pulso y la respiración acelerados al subir los observe (hasta el momento no los conocía ni por fotos) Ángela una mujer madura pero muy bien conservada para sus 37 años, piel blanca, 1.60 de estatura más o menos, cuerpo delgado torneado (mi primera impresión fue esta muy buena), vestía con un jean botas de cuero, una camisa y chaqueta, cabello liso rubio tinturado, se le veía un culo grande y redondo, tetas pequeñas, unos labios con color rojo, Sergio moreno 1.75 de estatura más o menos, unos 90 kilos de peso (algunos de más igual que yo), vestía con jean tenis y camiseta, nos saludamos de mano y los invite a seguir al consultorio y cerrar la puerta.

Ahí me senté y los invite a tomar silla, les dije que era un placer conocerlos ellos me respondieron de igual forma, en ambiente era de total nerviosismo por las dos partes, yo estaba con traje de médico color azul oscuro, bata blanca, mis elementos de médico, ahí me preguntaron sobre cómo iba el día, si había mucho trabajo, que hace cuanto trabajaba en esa institución, luego Ángela toma la iniciativa y me pregunto que si entonces ya tenía una experiencia anterior en un trio les respondí afirmativamente pero que hace muchos años y que había sido con una pareja mucho mayor y en la casa de ellos, hablamos sobre cosas del mundo swinger, que era difícil encontrar parejas y gente para tener encuentros reales dado hay gente que nunca sale con nada o no es confiable, me contaron que ellos tenían mucha más experiencia alguna buenas otras malas, ahí pasarían unos 5 minutos, luego de eso Sergio dijo y bueno ahora que hacemos, ahí yo les respondí pues cuéntenme por que consultan al médico, ahí Ángela pregunto pues yo tengo una duda: donde queda el punto G y eso si existe o es un mito, yo respondí claro que existe y de los nervios que tenía (estaba en el trabajo en el hospital si me descubrían en esos actos podía tener sanciones y hasta podría perder mi trabajo) tome una hoja y trate de explicar con un dibujo (es algo que hago regularmente en mi trabajo como médico trato de ser esquemático para que la gente me entienda), pero Ángela me dijo no ahí no muéstrame a mi donde queda toca mi punto G, ante lo cual dije claro mucho mejor en vivo y en directo mejor explicación, entonces le pedí el favor que pasara a la parte de atrás del consultorio a la camilla para examinarla y explicarle, ahí nos paramos y le dije a Sergio que por favor nos acompañara, al llegar a la camilla le dije a Ángela que por favor se retirara la ropa de la cintura para abajo y se acostara en la camilla boca arriba con las rodillas flexionadas, ahí ella se aflojo la correa, se quitó las botas , se quitó el jean y se dejó puesta una tanga color azul con encaje en los bordes y se acostó en la camilla, Sergio a los pies de la camilla prestaba atención y ya se le empezaba a notar una erección en el pantalón, igual yo para ese momento ya estaba empezando a excitarme, entonces me dirigí al estante que había junto a la camilla tome un par de guantes y liquido lubricante (el que normalmente utilizamos para hacer tactos vaginales a la pacientes) y los deje listos al lado de la camilla, el ambiente era de morbo y sensualidad total, pero de igual forma parecía una consulta médica normal, ahí le dije bueno Ángela entonces quieres saber dónde queda el punto G, ella dijo si desde hace mucho ya que la verdad no creo que exista, (ella estaba con camisa y solo en ropa interior acostada en la camilla con las rodillas dobladas a eso le llamados en medicina posición de litotomía).

Ahí puse mi mano sobre su ropa interior sobando su vagina y empecé a sobarla a acariciarla ante lo cual ella empezó a gemir suavemente, ahí yo le decía pues el punto G es una zona del introito o cavidad vaginal más o menos sobre la mitad de dicho conducto que al ser estimulado da mucho placer a la mujer, es el punto erógeno por excelencia en la mujer, ahí ella me dijo entonces me lo puedes tocar para comprobarlo y además me puedes decir cuales otros puntos erógenos hay, ante lo cual le dije claro por favor retírate la ropa interior y también la camisa y el sostén para estar más como y continuar la explicación, mientras ella se terminaba de desnudar yo me puse los guantes y me coloque un poco de líquido lubricante para hacer tactos vaginales en los dedos de la mano derecha, entonces le dije por favor dobla las rodilla y sepáralas lo más que puedas a los lados, ella obedeció sin dudarlo, ahí vi la vagina de Ángela depilada con una línea de vello púbico delgada sobre el monte de venus tenía una vagina muy rica que provocaba hacerle sexo oral y chuparla bien rico, ahí con mi mano izquierda le separe los labios vaginales y e introduje el 3-4 dedos de la mano derecha (el dedo medio y el anular) en su vagina entraron fácilmente por el lubricante y para ese momento ella ya estaba algo mojada, ahí empecé a masturbarla a sacar y meter mis dedos, ella gemía y se empezó a tocar los senos con las manos, ahí me concentre sobre el tercio medio del conducto vaginal hacia la parte de arriba (en esta zona queda el punto G) y empecé a tocar esa zona y a hacer un pequeño masaje con la punto de mis dedos con eso Ángela aumento sus gemidos y empezó a decir siiiii, sigue esooo, ese es el punto G, se siente muy rico Doctor, siga que lo está haciendo muy bien en ese momento yo estaba muy excitada y mi pene estaba que reventaba, Sergio seguía viendo sin decir nada y se le notaba una gran erección (después me daría cuenta que él era bastante dotado, a diferencia de mi pene yo lo tengo de un tamaña menor), ahí seguía masturbando a Ángela y cada vez gemía y se movía sobre la camilla del placer que sentía, su vagina estaba cada vez más mojada entonces le dije, bueno vamos bien estamos estimulando muy bien tu punto G, ahora vamos a seguir tocando los otros puntos erógenos de tu cuerpo, ahí con mi mano izquierda, la empecé a pasar por detrás de sus orejas, de su cuello y con mi mano derecha seguir masturbándola, ella ahí temblaba de placer y se movía mucho en la camilla y me decía siiiiii Doctor siga va muy bien, siga ahí yo me acerque a ella y empecé a besarle el cuello y a mordisquear sus orejas, y ella gemía más y más en ese momento se corrió por primera vez su vagina se mojó mucho y dio un pequeño grito de placer ahí gire a ver a Sergio y él estaba tomando fotos con su celular, me dijo que si tenía alguno problema y solo le pedí que no se vea la cara ante lo cual dijo claro Doctor no hay problema.

Luego volví a ocuparme de Ángela luego pase a sus tetas eran pequeña pero redondas con areolas rosadas y un pezón paradito y duro muy ricos, los empecé a acariciar y luego a chupar mientras seguía masturbándola en ese momento tenía una erección monumental y Ángela estaba súper excitada y súper mojada, seguir dando gemidos de placer y temblando luego bajo a sus muslos y los empecé a acariciar y a besar, para ese momento vi su vagina y no me resistí a vérsala entonces baje y cabeza y le empecé a lamer sobre los labios vaginales y el clítoris, ahí el sabor de sus flujos eran deliciosos, pero por la posición en que estaba era muy incómodo, entonces Ángela me paro y me dijo espera Doctor ahora quiero tocar yo, entonces se sentó y me empezó a sobar el pene sobre la ropa no tardo en meter la mano en mi pantalón y me empezó a masturbar luego se bajó de la camilla y se inclinó en el piso y me empezó a dar unas mamadas deliciosas, lo chupaba muy rico, yo estaba que me corría pero Sergio nos interrumpió en ese momento él ya estaba sin pantalones sin ropa interior con su gran pene al aire, entonces Ángela nos juntó y nos empezó a hacer sexo oral al tiempo a los dos, la muy perra se los metió tenía la boca llena con nuestros penes (soy heterosexual 100%) pero ver a esa putica dándonos esa mamada fue algo súper excitante, luego Sergio la paro y la cogió de la cintura y la empezó a penetrar por la chochita y a la vez ella seguía dando sexo oral, ahí Sergio seguía celular en mano tomando fotos en todo momento, Ángela gemía y se retorcía del placer, decía ohhhhh, siiiiiii, papacito dame durooo, cogete a tu putica, sigueee, ayyyyy sii mi amor dame duroooo, mientras yo le llenaba la boca con mi pene duro como una piedra, luego Sergio paro y Ángela se dio vuelta y me puso a disposición su rico culo y esa chochita mojada y húmeda y me dijo Doctor tienes condón (yo estaba con los pantalones abajo pero con el resto de ropa puesta, con la camisa, con la bata blanca) saque rápidamente de mi bolsillo los preservativos, me lo puse y empecé a cogérmela despacio por la cuquita, y ella gemía y le decía a Sergio te gusta mi amor te gusta cómo se cogen a tu esposa eso te gusta ciertooo ohhhhh sigue Doctor dameee, durooo cogete a tu paciente, esooo siiiii, sigueeee, papatisooo, ahí Sergio seguía tomando fotos y Ángela le empezó a hacer sexo oral a él, seguimos así por un rato luego volvimos a escritorio del consultorio y quitamos todo y ella se acostó boca arriba Sergio la penetraba y ella de lado me hacía sexo oral y yo le sobaba las tetas esos pezones paraditos ricos, la seguimos cogiendo así, llenándola por vagina y boca, Ángela estaba gimiendo cada vez más duro (en ese momento no lo pensé por la excitación, pero con los gemidos que dada se escuchaban claramente hasta afuera) luego cambiamos y yo la follaba la cogía y Sergio recibía sexo oral, leuco ella paro y me dijo Doctor siéntese en la silla y ella se sentó dándome la espalda y me metió mi pene en su vagina súper mojada y apretadita, yo estaba como loco era el mejor sexo de mi vida, el sonido de sus nalgas al chocar con mis muslos yo le acariciaba la espalda y Sergio nos seguía tomando fotos.

Luego Ángela se dio la vuelta y se puso frente a mi, ahí seguía con el sube y baja se clavaba mi pene hasta el fondo y gemía cada vez más fuerte y diciendo que ricooo Doctor me encante y le decía a Sergio eso te gusta tomarle fotos a la puta de tu esposa que el Doctor se la esté comiendo, eso te excita cierto mi amor, ahí yo no me resiste y la empecé a besar eso labios tan ricos, fue un beso súper sexual, jugamos con nuestras lenguas y ahí no aguante más y me corrí ella dijo hay Doctor estas muy rico yo quería más, entonces se paró y le dijo a Sergio tú me vas a dar más yo quiero más verga, entonces él se sentó en la silla y la cogió de espalda y la empezó a coger súper fuerte y ella me cogió me quito el condón y me empezó a chupar de nuevo me lamio la verga hasta dejármela limpia y de nuevo no tarde en tener una erección, pero en ese momento al estar en esa situación, ver como estábamos en ese recinto sagrado para los médicos (tener sexo en un sitio prohibido y además un trio y con semejante mujer) y ver como Sergio le dada duro y ella gemía y se estremecía me hizo al correr de nuevo al ver que Sergio a la vez le llenaba la cuca de leche, y yo le llenaba la boca de leche, Ángela se la comió toda y la saboreaba, era lo mejor que me había pasado en la vida, yo estaba sudando me desconecte de la realidad por unos minutos, luego Ángela dijo muy rico doctor, la consulta me ha gustado mucho, definitivamente el punjo G si existe, luego ella paso al baño se arregló Sergio y yo hicimos lo propio, para ese momento ya habían pasado aproximadamente unos 50 minutos a una hora y yooo dije ohhh por Dios fue una consulta larga, pero espero estén complacidos y espero vuelvan a control ante cualquier duda, ante eso ellos dijeron claro Doctor estaremos en contacto y nos despedimos ellos salieron yo salí minutos después y baje a continuar con mi trabajo, fue la experiencia más excitante de mi vida, pero esa noche no iba a parar ahí, recuerdan que tenía turno día y noche, esa noche me esperaba una nueva sesión de sexo con una enfermera madurita que me comía del hospital, esa noche me la folle en la habitación de descanso, pero esa es una historia que les contare en otro momento.

Espero les haya gustado mi relato, 100% real, espero sus comentarios a mi correo electrónico: hell55589@hotmail.com, para las mujeres y parejas que quieran apartar citas como la relatada con mucho gusto las podemos agenda y disfrutar juntos, espero sus comentarios y like, para continuar contando mis historias y disfrutar juntos, byeee.

Comparte este relato

3876
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar