INICIO » Categoría » Primita muy caliente

Primita muy caliente

  • 5
  • 36.055
  • 9,44 (32 Val.)
Estaba a mil, excitado y muy caliente, comencé a tocarla suavemente teniendo cuidado de que mi tío no se diera cuenta

Lo que les voy a contar, sucedió alrededor de un año y medio; les cuento soy un hombre casado y en esa época tenía una niña, mi esposa se encontraba de paseo y yo por fin tenía un fin de semana con festivo para mí, algo muy raro en mi trabajo, mis tíos programaron un paseo a una finca en las afueras de un municipio del Valle del Cauca, yo no quería ir donde estaba mi esposa porque en esa época no soportaba a mi suegra, entonces me decidí a ir al paseo solo.

Me encontré con mis tíos y tomamos la decisión de que llevara a mi prima Lucía (nombre cambiado), Lucia es una mujer de 1.53 m., de estatura, delgada con unos senos pequeño y firmes, un trasero hermoso y tonificado, unas piernas hermosas, mi prima y yo teníamos historia, hace 14 años habíamos estado en una relación de la cual muy pocas personas sabían, esa relación básicamente termino cuando ella quedo embarazada de otro hombre y pues se distancio bastante de mí, esa relación era extraña pues yo trabajaba muy lejos y duro muy poco, pero lo cierto era que me volvía loco esa mujer. La recogí en su casa y la lleve a ella y su hija, su esposo no podía ir porque debía estudiar para exámenes finales en la U, todo sucedió con normalidad, puesto que llevamos una relación de primos, algo muy natural lo que sucedió en el pasado, quedo en el pasado o eso creía yo.

Llegamos a la finca y era hermosa, grande con dos pisos, piscina, rio y todas las comodidades de un chalet, yo iba dispuesto a embriagarme y para eso me dispuse a comprar licor por montones, mi plan consistía en pasarla bien y ya, las cosa pasaron con normalidad durante el día, ya en la noche con los tragos encima, quedábamos despiertos un tío que era el encargado de la música, mi prima Lucía, la mamá de Lucía, dos primos más y yo, prendidos nos metimos a la piscina a eso de las 2 am, yo me quede en bóxer y los demás en ropa interior, solo ingresamos a la piscina las mujeres y yo, por lo cual obviamente tuve una erección y pude ver ese cuerpazo de Lucía, tenía ropa interior blanca que mojada se veía mejor, no les voy a mentir, esa mujer me despertaba deseos reprimidos, pero tengo las cosas claras y no iba a buscar nada con ella, ya vestidos yo solo tenía una sudadera y seguimos bebiendo, quedamos solo mi tío el de la música, Lucía y yo, en un momento me dio sed y me fui a la cocina a tomar agua, cuando me di la vuelta ahí estaba ella frente a mí, dijo algo sobre que habían pasado 6 años (era el tiempo que llevaba viviendo en la misma ciudad de ella) para esa oportunidad, me beso y yo quede en shock, nos volvimos a besar y se fue al lugar donde estábamos tomando; en ese momento se me daño la mente y comencé a maquinar la idea de tener sexo con ella. Estaba a mil, excitado y muy caliente, comencé a tocarla suavemente teniendo cuidado de que mi tío no se diera cuenta, escuchábamos salsa pero no bailábamos, solo disfrutando el uno del otro, me senté frente a ella y puse su pie en mi pene, para que sintiera mi erección, seguimos con ese juego y solo esperaba el momento preciso para lanzarme y ese momento llego cuando nos decidimos a irnos a dormir, esperamos que se adelantara mi tío y nos desviamos hacia unas escaleras que quedaban por fuera, por cierto idea de ella.

Comenzamos a besarnos e inmediatamente se desnudó, dejando ver ese cuerpazo que había presenciado en la piscina, quería lamer esa vagina pero ella solo quería que la penetrara, se me sentó en mi pene y quedamos abrazados mientras la penetraba, le chupaba las tetas y las acariciaba con la emoción de un niño, estaba gimiendo y el temor de ser descubiertos por los primos que estaban durmiendo al otro lado de la pared, hacia este momento más especial. Siguió cabalgando hasta que me vine en su interior, mientras lo hacia la abrazaba y ella a mí, fue muy vacano, muy emocionante y osado, nos vestimos y me bajo de la mano por las mismas escaleras, llegamos al lado de la cocina y nuevamente se desnudó, me pidió que la penetrara duro y yo ni corto ni perezoso lo hice, estuvimos así prácticamente hasta que el gallo de las 5 am canto, le daba duro por la vagina acariciando esas tetas duritas, no pensaba en mi familia, no pensaba en mi esposa, solo pensaba en disfrutar ese hermoso culo, nuevamente llegamos al orgasmo y nos vestimos, le pase los calzones que dejo en el suelo, para no dejar evidencia, nos fuimos a dormir a nuestras habitaciones y aquí no ha pasado nada; al otro día se sentía rara, estaba muy extraña conmigo y no me hablaba, la verdad no se me hizo raro porque siempre me trataba así, cuando termino el viaje la lleve nuevamente a casa y por el camino ni siquiera cruzamos palabra, al otro día le escribí para saber que pasaba, porque se comportaba de esa manera y oh sorpresa, me dijo que no recordaba nada, que todo había sido un error y que no debió haber ocurrido, eso me dejo muy aburrido, yo había llegado al cielo, hace mucho no tenía sexo de esa manera, trate de suavizar las cosas y obviamente buscar otro encuentro, ella inicialmente me copiaba, pero las cosas fueron bajando su temperatura, hasta que ya volvimos a la normalidad, ella con su esposo e hija y yo con mi esposa embarazada y mi hija.

  • Valorar relato
  • (32)
  • Compartir en redes