INICIO » Categoría » Trío con Camila

Trío con Camila

  • 6
  • 7.747
  • 9,37 (27 Val.)
  • Siento como Sofía me la deja de chupar, antes de que pudiera reaccionar, siento como mete su vagina dentro de mi pene. Sin tener que pensarlo mi cuerpo se empezó a mover. Sentía que eso era un sueño, era demasiado bueno para ser verdad

    Para los que leyeron mi primer relato saben cómo me cogí a una de mis mejores amigas (Sofía). Después de esa primera vez, volvimos a coger y seguimos cogiendo. Pero, no solo teníamos sexo, empezamos a hablar más y más, sentimos que no solo sentíamos una atracción física si no también sentimental. Por lo que nos hicimos novios. Yo siempre he tenido la creencia de que en una relación tradición no es físico si no sentimental, al igual que ella, por lo que éramos una pareja dispuesta a probar cosas nuevas. Pero nadie sabía, lo único que el resto de personas sabíamos es que éramos pareja, nadie sabía ni cómo habíamos comenzado ni que éramos abiertos.

    Un día ella había venido a mi casa y lo veníamos de hacer. Acostados en la cama completamente desnudos nos pusimos a charlar.

    -Oye- me dijo ella- ¿Y si hacemos algo diferente?

    -¿Diferente? ¿Como?

    -Mmm, no sé, algo nuevo como... un trío o algo así -por el tono en el que lo dijo supe que era algo quería y no algo que se le venía de ocurrir.

    -¿Un trío? ¿Con quien lo haríamos?- la verdad es que a mi también me interesaba la idea.

    -No se, con alguna amiga o con... no se. Mejor si no quieres no lo hagamos.

    -¡No!- intervine- si me gustaría, pero... ¿Con quien lo podríamos hacer?

    -Mmm- se quedó pensando por unos instantes- ¿Que te parece Camila?

    -¿Camila?

    -Yo se que te gusta, la verdad a mi también me gusta.

    Que ella me estuviera confesando esto me excitó mucho. Yo ya sabía que ella era bisexual al igual que ella sabía de la única vez que probé con un hombre.

    -Mmm- Lo pensé por unos instantes- eso estaría bien.

    Al día siguiente, en el cole, nos acercamos a donde estaba Camila y se lo propusimos.

    -No sabía que ustedes eran de esas parejas.- se volvió hacia mi- siempre me has gustado, pero... no se si esto estaría... bien.

    -Claro que está bien ¿Por qué no lo estaría?- dijo Sofia.

    -No sé... -dijo mientras se sonrojaba- sería... algo... raro.

    -No, esto es completamente normal en algunas parejas.

    -Bueno-dijo después de unos segundos observándonos.

    -Hoy, a las siete, ven a mi casa.

    Después del cole me fui con Sofia a su casa. Diez minutos antes de las siente suena el timbre. Como yo estaba más cerca fui a abrir. Al abrir la puerta me quedé asombrado. Camila era entre blanca y morena, tenía un culo no muy grande, pero bonito, y unas tetas que hacían que muchos se le quedaran viendo. Pero la mujer que tenía delante de mi era aún más bonita, se había puesto una blusa que dejaba ver todas sus tetas, y como era ajustada se notaba que no traía nada debajo de su camisa; tenía un pantalón ajustado que alzaba su culo por lo que se veía perfecto.

    En eso llega mi novia y me abraza por detrás pegando sus tetas contra mi espalda, eso hizo que la erección que tenía se hicieran aún más grande.

    -Wow, te ves hermosa- dijo Sofia.

    -Gracias- dijo con la cara súper roja.

    -Pasa.

    Después de un rato de estar charlando en la sala nos fuimos a la habitación. Los tres estábamos algo avergonzados.

    Sofia me susurró algo a Camila, ella soltó una leve sonrisa y asintió. Las dos venían hacia mi, se acercaron más y más hasta llegar cada una a uno de mis oidos.

    -Esto te va a gustar- dijeron al unísono con un susurro.

    Al terminar de decirlo me empujaron para que cayera en la cama. Al caer en la cama desvíe la mirada instintivamente por un segundo. Al devolver la mirada a donde estaba vi como se empezaron a besar, esto me prendió aún más. Mientras veía como se agarraban los culos, como recorrían sus cuerpos con las manos y se besaban apasionadamente, mi pene estaba más duro que nunca. Mientras se besaban empezaron a quitarse la ropa, al estar completamente desnudas se siguieron besando, mientras pegaban sus tetas y agarraban sus culos. Esa imagen me excitó aún más. Se dieron un último beso y las dos se volvieron hacia mi.

    -Ahora te toca a ti- dijo Camila.

    Mientras que Camila me bajaba el pantalón Sofia me quitaba la camisa. La camisa me tapaba la vista, cuando sentí el calor de unos labios alrededor de mi pene. Al terminar de quitarme la camisa vi como Camila me la chupaba, como movía su cabeza, arriba, abajo. “La chupa mejor que Sofia-pensé.” Al volverme hacia Sofia me empezó a besar. Mientras Camila me comía el pene y Sofía me besaba, yo jugaba con sus tetas. Yo sentía que estaba a punto de venirme, por lo que las separé lentamente y les dije que cambiaran de lugar. Al cruzarse se dieron un beso rápido y siguieron. Primero Sofia me empezó a chupar el pene, yo veía como Camila se acercaba. Cuando me besó entendí que no solo la chupaba mejor que Sofia, también besaba mejor que Sofia. Después de quedarnos unos momentos en esa posición le dije a Camila.

    -Ven, quiero saber a qué sabe.

    Ella se sentó sobre mi pecho. Agarré su culo con mis manos y la atraje hacia mi. Mientras se la chupaba oia como gemía y veía como se agarraba las tetas. Yo aún tenía mis manos en su culo. Su culo se sentía tan bien, era suave, sentía como con mis manos podía hacer lo que quisiera con él. Siento como Sofia me la deja de chupar, antes de que pudiera reaccionar siento como mete su vagina dentro de mi pene. Sin tener que pensarlo mi cuerpo se empezó a mover. Sentía que eso era un sueño, era demasiado bueno para ser verdad. Después de un rato ellas decidieron cambiar de lugar. Al meter mi pene dentro de Camila sentí como su vagina se iba abriendo, sentía como su vagina iba sediento ante mi pene. No se escuchaba ningún ruido, solo los gemidos de las dos mujeres que tenía sobre mí. Poco tiempo después siento como Sofia se venía en mi boca.

    Se dio vuelta, dejando frente a mi su culo, volvía a besarse con Camila. Por un segundo me sentí celoso de la forma en que Sofia la besaba, estaban tan cerca que apenas había espacio entre ellas, se movía de una forma que, aunque yo no lo creía posible, me éxito aún más. Sabía que le gustaba Camila, pero no sabía que le gustaba tanto, pero, no la podía culpar, primero yo también la deseaba bastante, y segundo, era hermosa.

    Ya no podía más, estaba a punto de venirme.

    -Ya no puedo más.

    -¡No!-me gritaron las dos.

    Al mismo tiempo las dos se bajaron de mi y se pusieron frente a mi, las dos me la empezaron a chupar mientras se besaban. Eso me prendió aún más, por lo que no pude aguantar más, me vine. Veía como chorros de mi semen caían sobre sus rostros y en sus bocas. Siguieron chupando mi pene hasta que ya no tenía nada de semen. Al terminar empezaron a chupar todo el semen que había en sus rostros. Después se pusieron sobre mi, completamente desnudas, y nos empezamos a besar.

    Cuando Camila se fue me puse a hablar con Sofia.

    -No sabía que te gustara tanto Camila.

    -No me gusta mucho, pero me excitó mucho es estuviéramos haciendo un trío.

    Al decir la última palabra se acercó a mi y me besó.

    • Valorar relato
    • (27)
    • Compartir en redes