INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina de despedida de soltero

Nuestra amiga argentina de despedida de soltero

  • 6
  • 6.736
  • 9,17 (12 Val.)
Nos subimos a la mesa, y nos dijimos que lo mejor era empezar cuanto antes, así que nos pusimos de rodillas, nos empezamos a besar, a tocar, nos sacamos las blusas, nos besábamos las tetas. Me costó llegar a calentarme, estaba nerviosa, hasta que Belu me acuesta en la mesa, me saca la bombachita

A la tardecita me llama Belu, para los que no se acuerdan les cuento: Yo tengo una amiga que tiene un hermano que se llama Matías (me lo cogí varias veces jeje, ¡es hermoso!), Belu es una compañera de la facultad de Mati, que es muy puta, y algunas veces nos cogieron a las dos juntas.

Bueno, me llama y me cuenta esto ¡que yo no lo podía creer!, me dice que desde hace un tiempo con una amiga de ella, empezaron a ir a despedidas de soltero (no les cuento como fue que empezó porque se va hacer muy largo), que lo que hacían era “un show lésbico con su amiga” así me dijo y después agarraban al que se iba a casar, le hacían un pete, a veces se lo cogían también, pero a él nada más, una sola vez se las cogió otro, pero fue esa sola vez, y que le pagaban mucha plata, poque estos chicos lo que buscan eran chicas que vivieran como ellos y que hicieran de puta, no querían contratar putas profesionales. Ah eran todos chicos de San Isidro, la Lucila, todos de mucho dinero.

Me sigue contando y me dice que a la noche tenía una despedida, y que su amiga estaba con mucha fiebre, que ella ya se había comprometido que no podía decir que no, que le haga la pata ¡y que fuera con ella!

La saque cagando, le dije que ¡ni en pedo! Me seguía insistiendo que no era más de una hora u hora y media, que no pasaba nada, yo le decía que no, y ella seguía, y seguía, me decía que íbamos a coger nosotras dos ¡delante de todos los chicos! Que a mí me gustaba que me vieran coger, que ella necesitaba la plata que le iban a pagar (Belu no trabaja, la bancan los viejos que viven del campo, pero ella gasta mucha mucho dinero), tanto me insistió que le dije que sí, no sé, me intrigaba, era algo que ¡nunca había hecho!, me iba a sentir muy puta y eso me calentaba de solo pensarlo, chupar una pija, coger con Belu y que todos me vieran, me mojaba de solo pensarlo jeje.

Me dice que teníamos que ir vestidas bien putas, y como así de casa no puedo salir, fui a la casa de ella, para cambiarnos y salir.

Llego, le muestro la ropa que me iba a poner, pero no le parecía bien, me da una pollerita, de esas que son amplias pero muy cortita, muy cortita, ¡demasiado!, apenas me tapaba la colita, me voy a cambiar, cuando estaba casi desnuda entra Belu, y como nosotras dos nunca habíamos estado juntas solas, me dice que sería bueno conocernos un poco, me empieza a besar, y bueno una cogidita rápida.

Pero la cosa empieza acá: llegamos a la casa, enorme por San Isidro, Belu llama al chico que nos contrató, sale y nos cuenta que la cosa había cambiado un poco, que no eran 10 chicos como le había dicho a Belu, al final se juntaron cerca de 20 (cuando entre ¡eran más de 20!), y que algunos estaban con ganas de cogernos, que nos iban a pagar ¡mucho más!

La verdad es que me quería ir a la mierda, Belu me insiste en quedarnos, el chico me dice “no te vas a ir”, ¿qué hace la hija de puta de Belu? me dice quedémonos, me da un beso y me mete la mano por debajo de la pollerita y ¡me toca la conchita!, entonces el chico nos dice que nosotras dos éramos fuego, nos agarra de la mano y ¡ya estábamos adentro de la casa!

Ya no me podía ir, ¡me tenía que quedar!, eso a mí me calienta, cuando no tengo alternativa, y sé que me tengo que portar como una puta, me siento humillada y me excita.

Ahora empieza la acción jeje, entramos, serían entre 20 y 25 chicos, nos presentan al que se iba a casar, le damos un piquito cada una, todos gritaban ehh, ¡llegaron las chicas! Y todas esas cosas.

Sobre la mesa del comedor, esas mesas que son muy grandes, habían puesto ¡un acolchado!, ¡para que estemos las dos ahí!, la verdad que ¡me quería morir! ¡Era como estar en un escenario!

Pero como les dije, ya no me podía ir, nos subimos a la mesa, y nos dijimos que lo mejor era ¡empezar cuanto antes!, así que nos pusimos de rodillas, nos empezamos a besar, a tocar, nos sacamos las blusas, nos besábamos las tetas. Me costó llegar a calentarme, ¡estaba nerviosa!, hasta que Belu me acuesta en la mesa, me saca la bombachita y la pollerita, ya estaba en bolas ¡delante de todos!, y me empieza a acariciar, a besar la piernas, a besarme la conchita, yo ya me estaba calentando, porque aparte había chicos que me empezaron a besar y a tocar las tetas, ¡no sé cuántas manos tenía encima!, y Belu me empieza a meter los dedos, yo ya volaba de la calentura, abría bien las piernas, para dejarle mi conchita libre, y me la chupa, me mete la lengua, los dedos, mientras un chico se para arriba de una silla y me mete, si como lo digo, ¡me mete la pija en la boca!, termine acabando como una perra, ya estaba descontrolada, ¡cómo no iba a acabar!, Belu chupándome la conchita, una pija en la boca y no cuantas manos sentía en mis tetas, en mi panza, hasta me acuerdo de una que con fuerza me la ponía en la colita jeje

Después de eso, vamos al sillón, para hacerle un pete ¡al que se casaba! (es lo que Belu me había dicho ¡que hacía!), le hacemos el pete y después el que se casaba la agarra a Belu y se la pone arriba ¡y la empieza a coger!, y a mí me agarra otro que ya estaba medio en bolas, y me hace lo mismo, me subo encima del chico, ¡estábamos las dos cabalgando delante de todos!, ya no me importaba nada, temblaba de la calentura que tenía, solo quería coger, deje de ver lo que hacía Belu, veo que un chico saca la pija y me la mete en la boca, y se la empiezo a chupar, ¡y acabe de nuevo!, el que se casaba también acabo (pero tenía forro jeje).

Después, pero casi sin que me dé cuenta, este pibe me sienta en el sillón y sin que pueda decir nada, tenía a otro que me estaba cogiendo, y la veo a Belu que también la estaba cogiendo otro, después me ponen en cuatro, y mientras le chupaba la pija a otro me cogen por atrás, y así estuvimos, no sé cuánto tiempo, ¡ni sé cuántos me cogieron!, nunca me cogieron tantos chicos juntos, fue una locura, estoy segura que ¡no me cogieron menos de 10 chicos!

Después nos hacen poner de rodillas y teníamos muchas pijas en la cara, las chupábamos de a una hasta que nos acabaron todos en la cara, (eso mucho no me gustó, ¡me llenaron de lechita!)

Nos vamos al baño a lavarnos la cara, nos vestimos y nos fuimos,

No sé, fue la cosa más loca que hice.

  • Valorar relato
  • (12)
  • Compartir en redes