INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina sorprende a Matías

Nuestra amiga argentina sorprende a Matías

  • 5
  • 7.125
  • 8,40 (10 Val.)
Saben que hice, me puse la ropa del cole. Yo tengo 23, pero si no me pinto y me hago un cuchuflo con el pelo aparento menos. Puedo pasar por una chica de 5º año que repitió alguno, entonces me puse el jumper del cole con la pollera más cortita

Hola hermosos, el calorcito me pone las hormonas a mil jaja, hoy estuve todo el día sola porque mis viejos se fueron a Junín y vuelven a la noche. La verdad es que estaba calentita con ganas de hacer algo, había quedado con Pili, mi compañera del cole que venga, yo quería ver si se animaba a acostarse de nuevo conmigo (ella la única vez que se acostó con una mujer fue conmigo, lo conté), pero en el último momento me dijo que no.

Entonces lo llamo a Matías, el amor de mi vida, esa pija, ese pelito rubio, ese pecho con pocos pelitos, lo lindo que es, me pueden, si ¡me pueden! Lo convenzo que venga a casa que estoy sola (ni siquiera la chica que limpia esta), al principio no quería porque no quiere quilombos, al final me dijo que sí. Ahhhh porque le dije que tenía una sorpresita jaja

¿Saben que hice?, ¡me puse la ropa del cole! (yo tengo 23 pero si no me pinto y me hago un cuchuflo con el pelo ¡aparento menos! Puedo pasar por una chica de 5º año que repitió alguno), entonces me puse el Jumper del cole con la pollera más cortita (en el cole la usaba por la rodilla si no las monjas ¡nos mataban!, si me vieran ahora, se darían cuenta que no aprendí un carajo de lo que me enseñaron jajajaja)

Deje unas carpetas sobre la mesa del comedor, toca el timbre y le digo que suba, ¡cuando me ve!, se le iban los ojitos jaja, me dice “hija de puta, no me hagas eso, siempre cuando ibas al cole ¡te quería coger!” (porque él es hermano de una amiga mía, me conoce de chiquita, y alguna vez de pendejos nos dimos unos besos) y yo le digo que estaba haciendo la tarea ¡del cole!

Me parte la boca, nos matamos a besos, le agarro la cara, la quería tener toda en mi boca, nos seguimos besando mientras lo llevo al sillón del living! y me dice ¿acá?, si acá bebe, acá (nunca había cogido ahí, siempre fue en mi cuarto).

Me tira arriba del sofá, me sigue besando, me mete mano por debajo del jumper, me toca, me toca toda, me dejo, ya estaba mojadita, me sigue tocando, me mete la mano en la conchita, me saca la bombachita, ¡nada más! Y así con el jumper me empieza a chupar la conchita, me mete la lengua los dedos, le empujo la cabeza para que me meta más la lengua, gimo de placer, ya no podía abrir más mis piernas, me sigue metiendo los dedos, ¡yo no daba más! Hasta que me hace ¡acabar!, y sin perder un segundo, así yo con la ropa del cole, ¡me empieza a coger!, ¡cómo me calentó eso!, me sentía ¡una colegiala! A él también lo calentaba eso, me decía que siempre me quiso coger con esa ropa, bombea, me la pone toda, toda, me gusta, ya estaba entregada, era suya, me pone loquita este pibe, me encanta que me coa, sigue sigue, me hace acabar ¡de nuevo! Y yo más caliente me quedo.

Nos sacamos la ropa a la mierda, quedamos desnuditos, él se sienta, yo me tiro en el piso y empiezo a chuparle esa hermosa pija que tiene, la beso, la acaricio, y de a poco, muy de a poco se la chupo, me la meto toda en la boca mientras lo miro, si miro esa hermosa carita que tiene y más cuando se la chupo, me calienta mucho eso, le acaricio las piernas y se la sigo chupando, que carita de placer que pone, ¡más ganas de chupársela me dan!

Después, me pongo arriba de él, de cuclillas y de a poco me voy metiendo esa pija, hasta que entra toda y empiezo a subir, bajar, subir bajar, hasta que acabamos los dos, y como, que manera de gozar y coger con esta preciosura, me tiene loquita, ¿se nota? Jeje

Me pongo la blusa, así casi desnudita, le hago un café, le digo que se quede tranquilo, él estaba nervioso por si llegaban mis viejos, le digo que se quede tranquilo que llegan tarde, aparte si me encuentran cogiendo en el living, ahí, si me rajan a la mierda para siempre jaja.

Bueno nos quedamos sentados yo con mis piernitas arriba de las suyas, así las acariciaba, hasta que le empiezo a acariciar su pija ¡y sorpresa! Se empieza a parar de nuevo, se la chupo, me saco la blusa, me paro, pongo un pierna sobre una silla y saco la colita, me la empieza a besar, con mis juguitos, me pone un dedo, dos, yo ya gemía de placer, me temblaban las gambas, otra vez estaba recaliente, le pido, SI LE PIDO, que me la ponga en la cola así paradita como estaba, despacito, empieza, me agacho un poco, le doy más la colita y la empieza a poner, me duele, pero le dejo, si, le dejo, me encanta, me la termina de poner y empieza a bombear, ya no me duele, es solo placer, grito de placer, le pido que me acabe adentro, ¡acabamos los dos! ¡Me lleno la colita con su lechita!

Me voy a lavar y cuando vuelvo, veo que estaba hablando con su novia, si, con esa rubia de ojos verdes que es re linda, pero no lo coge como yo, y me dice que se tiene que ir.

Cosa rara, esta vez no me quede bien, porque otras veces que cogimos, los dos estábamos de novios, pero ahora yo no, es como que me sentí sola, pero al menos hoy no creo que se la coja, le saqué la lechita jaja

  • Valorar relato
  • (10)
  • Compartir en redes