INICIO » Orgías

Nuestra amiga argentina enfiesta a su nueva amiga pendejita

  • 11
  • 7.443
  • 9,15 (13 Val.)
  • 0

Para los que siguen mis relatos, bah, lo que cuento que hago, me van a entender, pero lo resumo en tres líneas.

Migui es el hermano de una de ‘mis amigas’ así llamo a mis amigas del cole, el otro día cumplió años una de ellas, cuando me fui su hermano, Migui, me dice si no lo llevo a la casa de su novia Valen, que vivía cerca de casa. Y ocurrieron cosas que ya conté.

La cosa, no voy a contar todo lo que conté antes, es que Valen a pesar de sus 18 años (y que aparenta menos le gusta la joda).

Bueno para resumir (como lo hago siempre), la idea de mi cabecita loca era hacerla bien puta y que cojamos las dos juntas con dos chicos. Obvio iban a ser Gonzalo y Juanchi que ya conté como me cogieron.

Volviendo a mi idea era que cogiéramos los cuatro juntos, es más, me llevo un par de días para convencerla, ¡nada más!

Como siempre, les copio lo más importantes de los whatsapp que nos mandamos:

Yo: hola trolita

Valen: ¿qué haces?, ¿todo bien?

Yo: si, como te volviste loca la otra noche en casa.

Valen: forra, ni sabía lo que hacía jaja

Yo; pero te gusto, gozaste como una guacha ¿o no?

Valen: no me pidas que te conteste eso, ya lo viste.

(Bueno seguimos hablando mil boludeces).

Al día siguiente seguimos hablando y ahí la cosa se puso más, digamos profunda

Yo: Valen, decime la verdad, ¿nunca lo cagaste a Migui con otro chico?

Valen: No nena, ni en pedo, lo único que hice fue estar con vos los tres y sola con vos, ¡nada más! Y obvio él no sabe que estuvimos solas.

Yo: bueno, me juego, no sé qué me vas a decir, pero por lo que hiciste seguro si te animas, te vas a poner re loca.

Valen: decime boluda, ¿qué?

Yo: tengo un amigo que con el que solo nos juntamos para coger.

Valen: ¡sos re puta loca!

Yo: bueno eso no se lo cuentes a nadie, pero no es solo eso, el otro día (como ya lo había hecho antes) me cogió con un amigo de él.

Valen: Loca, y te cogiste a dos chabones ¿a la vez?

Yo: si, es lo mejor, que dos tipos te cojan juntos ¡es lo más! no sabes lo que es una doble penetración, no te podes ni mover y hacer gozar a dos tipos a la vez, pufff, ¡es lo más!

Valen: que se yo, soy re pendeja, ¡nunca me paso!

Yo; bueno (y ahí me mande con todo) ¡hoy te va a pasar!

Valen: ehhh, ¡estas re loca nena!

Yo: está bien nunca lo cagaste a Migui pero no te pone loca la idea que nos estén cogiendo ¡a las dos juntas! te aclaro ¡no te voy a dejar sola! Siempre vamos a coger juntas y a tocarnos.

Valen: estas re loca nena.

Yo: si, estoy re loca, y lo peor es que ya lo arregle, son chicos que conozco y que no va pasar nada malo. ¿Te animas?

Estuvo un rato sin contestarme hasta que me contesta y me dice:

Valen: pero ¿cómo sería la cosa?

Yo: nada nena, no tengas miedo, vamos a coger juntas, no es que vos a estar en un cuarto y yo en el otro, si no todos juntos en el mismo lugar, y nadie te va a hacer nada que no quieras (es lo que me dicen siempre).

La cosa es que la terminé convenciendo diciéndole que mientras nos cogían nosotras nos tocábamos, nos besábamos, y los chicos ni sabían que a mí también me gustaban mis amigas y me calentaba con ellas, cosa que si nos empezábamos a tocar tanto ellos como nosotras nos íbamos a poner re locas de la calentura

Resumo, después de tanto me dice que sí, pero que no me prometía nada (ya la primera parte de mi plan estaba cumplida y la segunda seguro se daba, digo que nos cojan como perras).

Paso a buscar a Valen (sé que a veces me voy a la mierda con los detalles, pero es para que entiendan como se dan las cosas), ella es re linda, tiene 18, aparenta menos, estaba con una pollerita re cortita de cuero roja, una blusa y un saquito arriba, cuando la veo le digo: “nena, te van a re coger” Bah, yo no estaba muy distinta con una pollerita, corta, pero amplia (no como la de Valen que era reajustada y se queda en bolas en cualquier momento ) una remera y también un saquito, porque estaba medio fresco (otra vez me voy a la mierda con boludeces).

Bueno la cosa es que llegamos a la casa de Gonzalo, que como les conté alguna vez, vive en Vicente López, en esas calles, re tranquilas, que no pasa nadie.

Valen ya se iba a bajar de mi auto, y yo (con mi cabecita loca y recaliente) antes de que se baje, le parto la boca, ella se deja, le meto la manos en esas piernas con esa piel de pendeja ¡re suave que tiene!, ella hace lo mismo, me mete la mano, llegamos hasta tocarnos las conchitas, estábamos ¡re calientes mal! Las dos, pero obvio (yo soy una capa para eso) le digo ya está hasta acá y basta, cosa de dejarla ¡bien caliente!

Cuando entramos, en la casa de los chicos se querían morir, y no era para menos, les había llevado una juguete hermoso (de eso me di cuenta en seguida)

Bueno, y ahí viene la parte más difícil “como romper el hielo” porque para Valen era: su “primera fiestita” y ni sabía cómo hacerlo, y le dije: “seguime, hace lo que hago yo, nada más”

A ver, como lo resumo: llegamos, Gonzalo va a la cocina a preparar algo para tomar, voy con él, el hijo de puta, me empieza a meter manos, me besa, me mete la mano debajo de la pollerita, ya se había dado cuenta lo caliente que yo estaba, y si no lo freno me coge en la cocina, entonces le digo: “nooo, vamos con Juanchi y Valen que recién se conocen”.

Vamos todos al mismo sofá, porque tiene uno solo, y Gonzalo, me empieza a acariciar mis piernas “sabe que eso me calienta y mal”, me termina besando.

Juanchi le hace lo mismo a Valen, con la diferencia que con la pollerita que tenía Valen estaba casi en bolas, y como yo le dije me hizo caso y hacia lo mismo que yo.

Bueno bah, nos empezamos a dejar tocar, Valen veía que me miraba lo que yo hacía y obvio yo habría bien las piernas, me entregaba, ella hacía lo mismo, y nos tocaban las piernas nos acariciaban hasta llegar a nuestras conchitas, ya estábamos las dos re calientes.

Ya les dije que estábamos en el mismo sofá Gonzalo me saca la bombacha me dejo, Juanchi hace lo mismo con Valen, y también se deja.

Los chicos nos empezaron a pegar una chupada de conchas de aquellas, con Valen, nos sacamos, las blusas, nos quedamos en bolas y, la sorpresa de los chicos fue cuando vieron que nos empezamos a besar entre nosotras dos (ninguno sabía que yo me acostaba con mis amigas).

La cosa es que siguieron hasta dejarnos en bolas, cosa que a las dos nos gustó, y así nosotras sentadas en el sofá besándonos tocándonos, y ellos, obvio re calientes nos empezaron a coger, a bombear desesperadamente, mientras nosotras también nos sentíamos, hasta que acabamos los cuatro ¡casi juntos!

Nos quedamos en el sofá, no había, como siempre mucho que hablar solo Gonzalo me dice: “no sabía que también te gustaban las chicas” y le digo: “algunas si” y le vuelvo a partir la boca a Valen de un beso (cosa que se ponga re loco y caliente)

Yo creo que otra vez ella ni sabía lo que hacía, solo me seguía.

Le digo a Gonzalo: “vamos arriba” (es donde está su cuarto).

Y ahí ya fue todo ¡un descontrol!

Ahí cambiamos, Juanchi, se tira arriba mío y Gonzalo arriba de Valen (no voy a entrar mucho en detalles con esto porque es lo de siempre), hasta que Juanchi, me cogió a mí y Gonzalo a Valen, pero en ningún momento dejamos de tocarnos de besarnos con Valen, y los chicos ¡más calientes estaban!

Sin perder tiempo, y que para a Valen no se le vaya la calentura que tenía, me pongo en un posición (parecida al 69) le empiezo a chupar la concha y ella a mí, los chicos nos miraban, todavía tenían que recuperarse, hasta que una vez ya más o menos recuperados nos empiezan a poner cada uno la pija en la boca, y así estuvimos un rato, chupando conchitas y pijas todo completito.

Ahora viene lo mejor.

Los chicos nos empiezan a chupar la cola, a meter los dedos, les digo que paren que para Valen era su primera vez (se quería morir) me importó un carajo.

Buscan un lubricante, nos empiezan a meter los dedos con el lubricante, uno dos dedos con el lubricante (para mí con todas las veces que me hicieron la cola era lo mismo).

Ah, para que entiendan ya estábamos una al lado de la otra, con las colitas listas para ellos,

Jaunchi obviamente (y por todas las veces que me la hicieron) me la mete más rápido, me bombea, mientras con Valen nunca dejamos de tocarnos, hasta que acabo ¡casi enseguida!

Me voy, me pongo debajo de Valen (eso es lo que quería hacer como para terminar la noche, pero no sabía si lo iba a lograr) Gonzalo, le sigue metiendo la pija en el culo, a ella le costaba acabar así, le empiezo a chupar la concha, y se ¡recalienta!, la hago dar vuelta, Gonzalo se la vuelve a meter en el culo (que ya lo tenía bastante lubricado, pero no acababa).

Le sigo chupando la concha, Juanchi estaba ahí pegado al lado nuestro, le agarro la pija para que se la meta en la concha. “NOOO”, eso decía Vale “DOS JUNTAS NOOO”, la beso le digo: “forra, estás conmigo te va a gustar”, hasta que Junchi de a poco se la empieza a meter la pija en la conchita (terrible puta resulto la pendeja a sus 18 años, de no haberlo cagado nunca al novio se estaba dejando coger por dos tipos a la vez).

La cosa es que mientras Gonzalo seguía metiéndosela en el culo, Juanchi en la concha y yo también se la chupaba, se puso ¡como loca! Y yo sé (porque me paso) en que termina ¡eso!

Juanchi se la ponía, se la sacaba, se la ponía, se la sacaba, ella ya temblaba, su cuerpo ya no respondía, era todo un orgasmo, acabo, pero quería ¡más!, se la chupaba, Junchi se la cogía, hasta que le empecé a meter los dedos con todas mis fuerzas, ella se retorcía de placer hasta que por primera vez en su vida EYACULO y no una vez sino ¡tres veces!

Quedo en la cama destruida, temblando y los tres sobre ella, haciéndole todo lo que queríamos, yo se la chupaba y los chicos le ponían las pijas en la boca y se las comía, (estaba como loca la pendeja, totalmente entregada).

La cosa es que los chicos le llenaron la boca de leche y yo la hice acabar con la chupada de concha que le hice

Sin dejar pasar mucho tiempo (Valen estaba como loca) le digo: “ahora me toca a mí” le llevo su cabeza a mi concha hasta que me la empieza a chupar, así estuvo un rato largo, le agarro las pijas de los chicos medias dormidas, las llevo a mi boca, y mientras Valen me la chupaba yo se las empecé a chupar a ellos, hasta que se les pararon y me llenaron la boca de leche y Valen me hizo acabar con la hermosa chupada de concha que me hizo (que la verdad en muy poco tiempo aprendió a chuparla muy bien)

Estábamos los cuatro muertos, cogimos a morir (yo no trabajé ese día pero ellos sí, y ya no se ni qué hora era).

Nos quedamos medios dormidos, me despierto, la despierto a Valen (ya eran como las 6 de la mañana) y le digo de irnos. Nos vestimos y nos fuimos.

En la vuelta casi no hablamos solo le dije: “¡que trolita que resultaste nena!”, y me dice: “vos me enseñaste a ser así, pero la verdad es que me gusto, jamás cogí así en mi vida, nunca me cogieron de a dos, es más ni Migui me hizo la cola”.

Bueno le digo: “ahora te la va hacer siempre” y me dice: ”lo que pasa es que ni si quiera intento” ¡QUE BOLUDO!

No sé cómo seguirá la cosa, pero ¡qué noche!

(9,15)