INICIO » Amor Filial

Mi esposa y mi tío millonario (V)

  • 8
  • 17.558
  • 9,30 (27 Val.)
  • 8

Anteriormente: mi esposa sigue contándole a su amiga lo que pasó con mi tío millonario por audios de whatsapp.

Yo estoy desbastado, escuche de la boca de mi esposa como se cogió a mi tío, me humilla, y lo disfruta sin culpa. Lo último que dijo es que mi tío no conforme con habérsela cogido, quería también hacerle sexo anal.

Me peleo con clientes que me dicen que no van a comprarme más. Estoy de mal humor. Llamo a mi esposa por teléfono y ella no me contesta, tanto trabajo tendría el primer día con mi tío como para no atender?

Me quedo sin batería, así que debo terminar el día sin celular, llegar bien tarde a casa y cargar el celular.

Llego con callos en los pies, ya está oscuro, llego todo transpirado y con hambre.

Abro la puerta del departamento y está mi esposa radiante, impecable, bañada y con ropa nueva y limpia. La saludo tratando de contenerme de no decirle nada.

Ella me pregunta de porque llegue tan tarde, si arregle el auto, si pague las cuentas y demás cosas. Me dice que ella ya ceno con mi tío. Que fue un día largo. Que está cansada y que se va a dormir.

La veo desvestirse, tiene ropa interior nueva. Tiene un baby doll nuevo. Todo es nuevo. Ella no dice nada de eso.

Yo me hago un sándwich con algo que quedo en la heladera. Me pongo a mirar televisión, mientras espero que mi celular cargue.

Me doy una ducha rápida, mil ideas me dan vuelta por la cabeza. Me miro al espejo, estoy con algo de panza cervecera, antebrazos flaquitos y blancos, algo de pelo irregular en el pecho y brazos, tengo papada. Algo de pelo alrededor del ombligo en una panza sin abdominales. Unas piernas de tero pálidas que dan lastima. Tengo 23 años pero parezco del doble, mi tío millonario tiene 50 y parece tener el cuerpo de un veinteañero.

Salgo al comedor, busco el teléfono con carga, le pongo los auriculares, y sigo con los audios:

"Después de la llamada del pelotudo de Héctor, tenía a su tío millonario en la cama con dos dedos en mi culo. Los metía y sacaba con dulzura. Yo lo besaba con ternura también."

"era la primera vez que me metían algo por atrás, yo siempre tan recatada amiga, y pensar que me case de blanco con Héctor jajá. Bueno sigo. El tío seguía como loco metiendo esos anchos dedos adentro mío. A mí me molestaba un poco, me dolía, me ardía pero no quería que pare, no quería que se decepcionara."

"en un momento saca las sabanas, las tira al suelo, estábamos solos desnudos sobre el colchón, entonces saca sus dedos suavemente, y desciende su cara por mi espalda hasta mis nalgas."

"allí se queda unos segundos contemplando la dilatación de mi ano, la redondez de mis nalguitas. Y prueba la firmeza dándole un par de cachetadas. Toda su mano cubre mi nalga, cada nalgada deja bien roja la zona y ardiendo. Es algo excitante"

"abre mis nalgas rojas con sus dos enormes manos maduras y hunde su cara entre ellas, quiere olerme, quiere sentirme, y quiere probarme. Siento su lengua recorriendo la raya, chupa con desesperación mis nalgas, cada una, las mordisquea, las succiona. Les da chupones."

"su lengua lo ensaliva todo, me escupe en el agujerito prohibido. Su lengua penetra lo que sus dedos comenzaron. Me retuerzo de placer. Toda esa situación me da placer. Estoy húmeda de nuevo."

"como por media hora disfruta de mi cola, su lengua quiere llegar hasta lo más profundo de mi ser."

"en un momento caigo que este tío que era enorme comparado conmigo, y con su pija de 24 cm por 6 cm de ancho me destrozaría. Comienzo a dudar. Pero parece ser tarde"

"pone una almohada debajo de mi panza, me está preparando. En esa posición me siento expuesta. Mi cola hacia arriba, lista para ser penetrada, ya dilatada, ya humedecida."

"unos segundos eternos pasan, hasta que siento el calor intenso de su pija entre mis nalgas, siente como hierve su sangre en ese falo que descansa entre mis cachetes, juega al comienzo, golpea como un garrote cada una de mis nalgas."

"De repente viene hacia mí, me dice que lubrique su pija, abro mi boca. La tengo adentro, trato de chuparla completa. La escupo, se la ensalivo bien, esta con mi saliva mezclándose con su líquido pre seminal. Siento el gusto del sexo de la noche que ha quedado impregnado en su miembro".

"ese olor sucio me excita, ese olor fuertísimo de sexo que queda impregnado me estimula, ya la tiene enorme, parada, completa. Mientras juega con sus dedos en mi cola."

"vuelve a su posición de ataque, yo boca abajo, con una almohada debajo de mi panza, el por detrás. Me toma de las caderas. Y comienza la ardua tarea de penetrarme".

"siento el glande hacer su presentación, me duele, mucho. Es ancha esa cabeza. Grito de dolor mientras él se detiene cuando me escucha incomoda. Le digo que siga, con mucha delicadeza empuja, milímetro a milímetro, hasta que entra la cabeza. Me duele mucho. Me arde."

"me pregunta si estoy bien, si quiere que pare, es un caballero. Mientras empuja, empuja y empuja. Todo muy despacio, muy sensual, creo que paso una hora así hasta que pudo terminar de metérmela al máximo. No debe haber entrado todo. Pero si lo suficiente para que goce".

"comenzó el bombeo. Yo tan pequeñita ahí siendo bombeada por el tío millonario. Me levanta de las caderas, entra un poco más, y bombea más fuerte, sus enormes bolas como huevos de gallina golpean contra mi vagina, estimulan mi clítoris. Ese golpeteo involuntario o no me está haciendo acabar, mientras soy penetrada analmente"

"mi tío me dice "que linda putita sos, apenas te vi sabía que ibas a entregarme el culito pendeja", me hace sentir puta, me gusta. En eso siento como se infla su pija dentro de mí, siento el palpitar previo a la eyaculación. Siento como mientras el bufa como un toro, explota dentro mío."

"un rio de leche siento por dentro de mis entrañas, caliente, muy caliente lo siento dentro mío. Esa sensación única me hace acabar a mi también, soltando mis jugos que corren por mis piernas."

"mi tío comienza a perder fuerzas, comienza a dejar de bombear gradualmente se recuesta sobre mí, siento todo su peso encima mío, me aplasta. Me gusta esa sensación de haber domado al toro y tenerlo rendido y cansado".

"Luego de unos minutos, sale de encima mío, siento como se desliza hacia afuera esa monstruosidad que tiene entre las piernas de dentro mio.me lleno de leche, siento aun el líquido viscoso blancuzco queriendo ser expulsado, pero mucho queda dentro de mi ano."

"nos dormimos como media hora uno al lado del otro, ambos sucios, bien sucios de sexo, pegoteados."

"al despertarnos, él dice que tiene hambre, así que dice que nos demos un baño y salgamos a comer y a comprarme ropa porque la mía había quedado hecha un desastre".

"amiga, no sabes, me sentía cenicienta, nos bañamos juntos, nos comimos a besos, yo lo bañe a él y el a mí. Lo pajee otra vez en la bañera hasta hacerlo venir de nuevo. Disfrute como esa pija irritada de tanto cogerme, aun pudo hacer un esfuerzo más solo porque yo lo quise".

"salimos, yo sin ropa interior, solo con el vestido rojo, manchado por cierto. Llegamos a un shopping que hay por ahí, y lo primero que hago es comprarme ropa, como si fuera de comprar una gaseosa. Me compro lo mejor y el paga con sus tarjetas black."

"me compre ropa interior carísima como nunca, divinas prendas y remeritas y zapas y minishorts de marca, también ropa para pasar el día, después compraría ropa para trabajar"

"después comimos en un restaurant re top, en una mesa especial, a él ya lo conocía el dueño del lugar y le hacía atenciones. Me presento como su secretaria"

"compramos de todo, después me dijo que me iba a dar un auto que tiene para que me mueva. Y también hablamos del trabajo, del sueldo que me iba a pagar por ser su secretaria... Y puta jajaja"

"volvimos a su casa quinta y cogimos otra vez, en su pileta y en su enorme living. Llego la tarde y yo no me quería ir, pero bueno tenía que volver a casa, así que el tío millonario me llevo bien tarde obvio y bueno llegue a casa con el pelotudo de Héctor."

"pero obvio, ya te voy diciendo que a Héctor lo voy a dejar, me quedo con su tío. Después de todo yo nací para esto. No voy a quedarme con el pitocorto cagado de hambre de Héctor, pudiendo vivir como una reina con un tío que esta buenísimo y tiene una pija de 24 cm".

"te ruego que no digas nada de nada de esto, ni siquiera le cuentes a tu novio que es amigo de Héctor, porque seguro le va a contar. Después amiga nos juntamos y hablamos más".

FIN

(Salvo que alguno quiera que siga contando como siguió...)

(9,30)