INICIO » Amor Filial

Tía, fue sin querer, queriendo

  • 4
  • 9.345
  • 8,38 (13 Val.)
  • 2

Cuando llegó el cumpleaños número 50 de mi madre ella no quería festejarlo por la vanidad femenina de que le digan vieja, pero ponía como excusa el costo de la fiesta, así que sólo quería algo discreto e íntimo en la casa, pero mi padre quería darle una sorpresa ese noche y sin que ella supiera le organizó su cumpleaños.

Cuando mi madre menos lo esperaba llegaron los mariachis y le cantaron unas canciones y ahí mismo llegó mucha familia de ella, sus hermanas, primas, tías, etc., con regalos, la abrazaron y empezó la fiesta, había mucha gente, todo era baile alegría y tragos.

Cuando eran las tres de la mañana yo ya estaba muy cansado me fui a dormir porque de seguro luego la casa quedaría todo un desorden y me dormí, pero luego unos gritos y ruidos me despertaron y fui a ver qué había pasado y mi tía Ana María se había peleado bien feo con su esposo porque este había estado bailando muy seguido y coqueteando con otra mujer y se puso a llorar así para evitar problemas se fue mi tío dejando a su esposa y cuando esté más calmada recogerla.

Unas horas más continuó la fiesta y luego la gente se fue retirando mis padres estaban muy contentos y borrachos y se fueron a dormir el problema ahora fue mío porque mi tía quería seguir toman y bailando y no sabía qué hacer con ella ahora, la tía Ana María era la prima de mi madre tenía 43 años y siempre cuidó su imagen yendo al gimnasio para estar muy bonita para su esposo por consecuencia tenía un cuerpo espectacular de tetas grandes y muy buen culo. Cuando le dije a mi mamá ahora quién la iba a cuidar me respondió..."Hijo por favor encargarte tú, pero no la dejes sola. Gracias" y se fue a dormir, mi tía me jalaba para bailar y bailamos un poco, pero luego ella puso una balada de los 80's y me jaló hacia ella.

Bueno le tenía respeto por ser mi tía, pero uno tampoco deja de sentir y menos a los 19 años cuando su cuerpo se sentía tan cerca al mío, sus tetas en mi pecho y su respiración hicieron que rápido se me pusiera dura la verga, bueno, me dije, unas sobadas no estarían nada mal y harían daño, pero ella también sentía la dureza de mi sobando su bajo vientre y empezaba a moverse sugestivamente hasta ahí no había peligro pero luego mi tía cuando se volteó y me puso su enorme trasero a mi disposición y sus brazos rodeaban mi cuello

Ella estaba muy caliente y en su borrachera no se daba cuenta a quién le bailaba tan hot, ella siempre me había gustado mucho y jamás me hubiera imaginado ni en mis mejores sueños tenerla así bien arrecha y borracha moviendo su culo en mi erección, había que aprovechar el momento que era más seguro no se volvería a repetir.

Mis manos tocaba sus caderas y besaba su cuello y luego fueron subiendo y magreaban sus ricas tetas, apague algunas luces en la sala y bajé el volumen de la música y seguí bailando con ella, sus movimientos desde caderas eran muy buenos cada vez me sorprendía más mi tía, luego ella buscó mis labios y nos besamos apasionadamente era toda una hembra madura con mucho fuego en su interior.

Su mano la fue bajando en busca del falo que tanto deseaba y no había necesidad de decirle algo, ella sabía muy bien que hacer se arrodilló a mis pies y aflojó la correa del pantalón y luego bajó el cierre y le dio la libertad a la verga dura que salió apuntando hacia arriba y comenzó a darle unos lenguazos al glande unos segundos para luego tragarlo.

No había duda de su experiencia dando sexo oral sus boca se cerraba y apretaba ligeramente la verga dándome sensaciones nuevas a sus 43 años fácil podía ser la protagonista de una película porno, su lengua luego la pasaba por los huevos y volvía a la felación con una gran maestría, algunas arcadas tuvo pero eso para nada la detenía al contrario parecía darle más ánimo para continuar chupando hasta que al final logró lo que temía y llegó al clímax del placer y eyacule completamente en la boca de mi tía.

-Aggg... siii. Ayyy ya vieneee ohhh…

Que ella capturó casi todo el semen y se le escapó algunas gotas por la comisuras de la boca pero luego continuó chupando como si fuera un helado de su sabor preferido.

(Continuará)

 

(8,38)