INICIO » Categoría » Mi hermana me enseña a ser toda una mujer, bien puta 2

Mi hermana me enseña a ser toda una mujer, bien puta 2

  • 19
  • 44.170
  • 9,66 (167 Val.)
  • Hola de nuevo, mi querida humana me enseño el sexo oral, yo quiero cogérmela, las cosas entre nosotros cada vez se ponen más ardientes, tanto que no lo puedo creer….

    Hola de nuevo, mi querida humana me enseño el sexo oral, yo quiero cogérmela, las cosas entre nosotros cada vez se ponen más ardientes, tanto que no lo puedo ceer….

    Mi madre me llamo y cenamos tranquilos, después me mando a mi cuarto, como me había portado bien me levanto el castigo de ir vestido de mujer, inmediatamente me cambie y me desmaquille, me puse una playera y una trusa y me acosté a ver la tv y apague la luz, pero poco le hacía caso del televisor, estaba pensando en Laura, en su cuerpo desnudo en sus pechos y nalgas, pero sobre todo en lo mucho que cambio su actitud hacia mi siendo Gala, me gusta cómo me trata, pero sobre todo me gusta cuando me ve con esa expresión de amor y deseo.

    pensando en eso me escabullí en su cuarto sin hacer el menor ruido posible, no quería que mi madre me pillara buscando en las ropas de Laura, encontré una bata transparente me la probé y me quedaba bien, entonces regrese a mi cuarto me puse el bra, la panty y las medias y así me recosté, empecé a acariciarme las piernas suavemente, sentir mis piernas enfundadas en esas medias me excita de inmediato, me enerva, al acariciarme las piernas con las medias puestas el placer se intensifica, no sé qué me dio pero me empecé a acariciar las nalgas sobre las pantaletas, mmm se siente rico, la tela es fina y sedosa en mis manos siento la textura de la tela y en mis nalgas el suave roce produce un cosquilleo que hace que frunza el culo al sentir como una descarga eléctrica en el interior de mis testículos, mi verga se paró de inmediato.

    Mi tarea masturbadora se vio truncada al oír las voces de Laura y mi madre, Laura lloraba, estaban en la habitación de mi madre que está a un lado de mi habitación y de Laura que esta frente a la mía, yo me quede en silencio, pude oír que Laura había peleado con el novio, podía oír como mi madre trataba de consolarla y empezaron a hablar más bajito, seguro sospechando que yo podría estar escuchando, de rato oí cerrarse la puerta del cuarto de mi madre seguida de la de Laura, la casa quedo en silencio, de rato me quede dormido pensando en Laura.

    Al día siguiente Laura toco a mi cuarto muy temprano en la mañana.

    Laura- levántate hermanita tenemos muchas cosas que hacer hoy.

    Pero Laura es muy temprano, además es sábado no tengo que ir al escuela, le conteste

    Laura- no seas floja hermanita hazme caso ya, báñate pronto que ya voy a hacer el desayuno.

    Todo adormilado me levante y me metí a bañar, al salir me puse una camiseta de tirantes y un short, fui a buscar a Laura, estaba en la cocina esperándome, al verme su rostro se tornó sombrío.

    Laura- no, no hermanita, las nenas bonitas no se viste así, tengo que educarte más, me regaño

    Perdón Laura, como mamá ya me levanto el castigo, no pensé que tendría que vestirme de nuevo como niña, lo siento.

    Laura- recuerda que para mí eres mi hermanita y siempre que estemos juntas lo serás, cuando mis padres estén serás su hijo, ¿quedamos de acuerdo?

    Si hermana, le conteste de inmediato, pensando en que con Laura me iba mejor como niña que como niño.

    Laura- bien hermanita, vamos a desayunar y al rato te cambias seguro no tendrás que ponerte.

    Terminamos de desayunar, Laura me ordeno recoger la mesa, lavar los trastes y ordenar la cocina y al terminar debía subir a su cuarto, ella subió a su cuarto, al terminar de hacer la cocina subí al cuarto de Laura, ella estaba recostada en su cama dando la espalda me pareció oírla llorar, yo me acerque a ella me recosté un poco en la cama, la abrace y le di un beso en los hombros, me quede un rato así, abrazándola desde atrás sin hacer ni decir nada, solo acompañándola pues se veía triste.

    Pasamos unos momentos así, Laura se levantó de pronto, me ordeno me pusiera la ropa que estaba en una silla, me puse un conjunto blanco de encaje, unas medias blancas un poco encima de las rodillas y un camisón transparente rosa y las zapatillas de tirantes negras, Laura había salido del cuarto y fui a buscarla fui a la cocina a la sala y Laura no aparecía, cuando volvía a su cuarto escuche ruidos en el cuarto de mi madre, entre y ahí estaba Laura totalmente en cuatro patas buscando no sé qué cosa en el closet de mama, vestida con un camisón transparente igual al mío pero con un conjunto negro y rojo de encajes que hacían juego con sus medias y sus zapatillas de tacón negras también, lo primero que vi fue su hermoso culo, la pantaleta que estaba usando de seda por atrás y decorada con encaje por delante me dejaba ver hacia arriba del puente la raya de su culo, el movimiento que hacia Laura en su búsqueda hacia que su culo oscilara para todos lados, de inmediato mi verga se paró.

    Te puedo ayudar hermanita- le dije ella se volteo a verme de inmediato se fijó en verga parada.

    Laura- vaya hermanita tan temprano y ya con el clítoris parado, ven ayúdame con esta caja.

    Me acerque y saque una caja vieja de cartón amarrada con unos listones, nos fuimos a su cuarto y la puse en su cama, Laura se sentó y empezó a abrirla, revolvió unas cosas y saco de ella una bolsa de mezclilla, miro su contenido y grito si aquí están yo sabía que los había visto aquí, ella metió la mano y estuvo hurgando el contenido del bolso, de pronto un bbbssssss, bbbssssss, bbbssssss sonó, si funciona grito de nuevo emocionada, guardamos todo más o menos como estaba en la caja  a excepción de la famoso bolso de mezclilla, metí de nuevo la caja en su lugar, Laura me tomo de la mano y me llevo a su cuarto, espera ya vuelvo se metió a su baño, solo se oía el ruido del agua en el lavamanos, luego un silencio hasta que Laura salió.

    Traía las manos detrás de su cuerpo, ocultándome algo, yo la veía intrigado, mientras ella me sonreía pícaramente, me tomo de la mano y nos sentamos al borde de la cama, me tomo de la muñeca de un brazo con la mano hacia arriba y de pronto me puso un pene de plástico en la mano, parecido a un pene de verdad pero más grande y grueso, rugoso, como si tuviera las venas marcadas, en un extremo simula lo que parece ser los huevos y al otro extremo la cabeza de un pene circuncidado, yo lo miraba extrañado y de repente un bbbssssss, bbbssssss, bbbssssss, me sorprendió lo deje caer de las manos, por suerte callo en la cama, Laura no dejaba de reír, me lo volvió a poner en la mano y senti que vibraba.

    Laura- esto querida hermana es un dildo o consolador, sirve para que las mujeres se masturben con él, hoy mi querida hermana me vas a hacer gozar con este juguetito.

    De pronto en mi imaginación vi la imagen de mi hermana, metiéndose el consolador delante de mí se fijó en mi mente, de inmediato mi verga se empezó a para, Laura volvió a reír al ver mi erección, puso a un lado la verga de plástico, de mi verga y no había comparación era más grande que la mía pero por unos 10 cms, Laura apago el chisme ese y se recostó en la cama.

    Laura- hermanita ¿tú has visto alguna vez una vagina?

    No- una de deberás no solo en libros y fotos de la escuela- le respondí

    Laura-  ¿sabes lo que es el clítoris y donde esta?

    Se lo que es pero no sé si sabría localizarlo en una concha de verdad

    Laura-  mira hermana hoy te voy a enseñar mi vagina, ese juguete nos va  a servir para que me hagas, gozar, ya que tú nunca podrás usar tu clítoris para penetrar mi vagina ¿me entiendes?

    Con una cara de gran decepción le conteste que sí, pues ni mi interior deseaba cogerme a Laura, pero debía someterme a sus deseos y borrar de mi mente esa idea, Laura vio mi cara de decepciona, me abrazo y me dijo:

    Laura- mira hermanita, como hermanas que somos hemos hecho cosas que han pasado el límite de lo permitidos moralmente entre hermanos, yo te mame tu clítoris ayer y tu acariciaste, besaste, lamiste y mordiste todo mi cuerpo y más mis tetas…

    ¿No te gusto Laura? Le pregunte con la mirada baja

    Laura- me encanto hermanita me volviste loca de placer y tuve un orgasmo maravilloso, ni el estúpido de Rene me ha hecho tan dichosa….

    ¿En serio hermanita? Pregunte lleno de orgullo por lo que acababa de escuchar

    Laura- si hermanita es por eso que hoy debo marcar límite entre nosotros pues ayer si me hubieras intentado meter la verga yo no me hubiera negado, me calenté mucho contigo y ya no sabía ni donde estaba ni con quien estaba, me volví loca lo admito, pero tienes una forma de tratarme, muy linda, fácilmente me llevaste al cielo y al éxtasis, como nadie lo había hecho nunca, es por qué debo tomar mis precauciones contigo hermanita, eres peligrosamente sexy para cachondear, por eso en cuanto a mi vagina podrás tocarla, besarla, lamerla, tal vez te deje meter los dedos, pero óyelo bien nunca, nunca intentes meterme la verga ¿me entiendes?

    Te entiendo Laura, te lo prometo no intentare meter mi verga en tu vagina

    Al referirse a mi pene como verga y no como clítoris, comprendí que Laura iba en serio con este asunto, así que decidí obedecerla pero muy en mi interior deseaba cogérmela, tal vez en un futuro tenga esa oportunidad, así que desviando el tema le pregunte tímidamente ¿Laura tú y Rene ya lo hicieron?

    Laura- si amor ya lo hemos hecho, pero la verdad no lo he disfrutado con él, creo que es muy torpe para hacer el amor, sus besos y caricias son muy rudas y escasas, además de inmediato me obliga a mamársela y cuando me coge termina muy rápido y allí acaba todo, me deja con ganas siempre.

    Quede un poco pensativo ante las confesiones de Laura, asombrado de que ella me conto, nunca habíamos hablado tanto y mucho menos habíamos hablado de estos, temas así que un poco sacado de honda y con cierta timidez le pregunte ¿hermanita ayer lo hice tan mal, te deje caliente?¿es por eso que tendremos que usar ese juguete?

    Laura- no hermanita, ayer estuviste genial, me hiciste correrme como nunca nadie lo ha hecho, tuve el orgasmo más sabroso de mi vida, sin siquiera penetrarme, tus caricias y besos son tan diferentes a los de Rene, eres muy tierna y sutil, sabes provocar sensaciones en la piel y el cuerpo como nadie, supiste sacarme varios orgasmos y yo que pensaba que no era capaz de orgasmar, por eso tenemos que usar ese juguete, porque podría apetecerme ser penetrada y tu clítoris no puede entrar en mi vagina, porque somos hermanas y eso no está bien, se llama incesto y está muy mal visto en la sociedad, ¿comprendes?

    Si hermanita- conteste seriamente.

    Laura- Bueno hermanita ye hemos perdido mucho tiempo es tiempo de empezar, fíjate bien lo que vas a hacer, vas a besarme todo el cuerpo como ayer, al llegar a mi vagina solo podrás usar tu boca y dedos, cuando yo te lo pida vas a meter el dildo en mi vagina con mi mano yo guiare los movimientos que tendrás que hacer y luego te dejare hacerlo a ti sola, ¿sale?

    Sale le conteste, Laura se tendió en la cama y abrió su piernas invitándome a subir en ella me abrazo y atrajo mi cuerpo al suyo, me recosté completamente en ella senti mi verga rozando su panocha con la ropa puesta, el contacto de nuestros sexos así fue como una descarga eléctrica para ambos, pues Laura me abrazo más fuerte, mi verga empezó a pararse, comencé a besar a Laura suavemente en la boca apenas tocando sus labios con mis labios, ella se dejó hacer.

    Simplemente cerro los ojos, seguí besando su rostro, bese sus ojos, pase a la frente y empecé a formar una cruz en ella, luego pase a sus mejillas a cada beso mío Laura daba un brinquito lo cual hacia que nuestros sexos se frotaran, esa sensación me agra y creo a Laura también porque levanto su pelvis para que mi verga tuviera más contacto con su vagina, con mi lengua recorrí suavemente sus labios acariciándolos apenas, luego la empecé a mover más rápido, ella abrió la boca y mi lengua se indio en ella, recorrí con mi lengua el interior de su boca, tratando de llegar profundo su lengua se empezó a mover también, nuestras lenguas empezaron a nadar en nuestras bocas, a momentos ella me metía la lengua a mí y luego yo a ella, así estuvimos un largo rato dándonos lengua.

    Al mismo tiempo arrecie los movimientos de mi verga en su panocha, Laura respondió a esto moviendo en círculos su vientre, comprendí en ese momento que Laura estaba disfrutando tanto o más que yo así que procure ir mas despacio con mis besos y comencé a acariciar sus pechos sobre la tela del brassiere, sujetándolos por la base y acariciando suavemente con los dedos gordos de mi mano haciendo pequeños círculos en sus pezones, un gemido escapo de Laura.

    Mi boca paso a su cuello, lo bese y lamí suavemente fui subiendo la intensidad de los besos y caricias, poco a poco sabiendo que esto a Laura la volvía aloca, mi boca fue besando la piel camino a sus pechos, arqueando mi espalda llegue a ellos mientras ejercía presión con mi verga en su concha, mi boca llego a un pecho de Laura y atrape un pezón con mis dientes, sin presionar mucho, luego moví mi lengua en su pezón, acariciándola suavemente, baje un poco mi cuerpo y acomode mi verga en el centro de la concha de Lura y empecé a empujar como para penetrarla, al mismo tiempo que mordí un más fuerte el pezón de Laura y moví mis dientes, tratando de no lastimarla, Laura pujo y movió más su concha.

    Con mi otra mano libere el otro pecho de Laura y lo apreté fuerte, acariciando con el dedo gordo su pezón, luego le di golpecitos con el dedo, sus pezones se pusieron durísimos como las frezas verdes, cambie de pecho mi mis labios atraparon el pezón de Laura desnudo, Laura reacción arqueando su cuerpo y un grito se ahogó en su garganta, el cuerpo de Laura se empezó a poner tenso y a moverse como si le estuviera dando un ataque de epilepsia, comprendí en ese momento que mi hermana se estaba corriendo,  así que le ayude a terminar mordiendo su pezón y empujando más mi verga en su concha.

    Laura- hay hermanita, me corro, me corro, no jodas que rico me mamas, aaaghhhh!!!

    El cuerpo de Laura empezó a aflojarse hasta quedar lánguido bajo mi cuerpo, yo deje de presionar mi verga, al retirarme un poco vi su pantaleta mojada y la mía también, pensé que me había corrido, toque mi vera debajo de la pantaleta y comprobé que no, que solo había salido de mi verga ese líquido transparente de cuando uno está muy caliente, pero no es leche, comprendí entonces que era el flujo de Laura que había salido de su puchita.

    Deje descansara Laura un rato mientras recuperaba su respiración, era la segunda vez que la veía en ese estado y comprendí que debía dejarla recuperarse, me recosté a su lado besándola suavemente y acariciándola, para reconfortarla.

    Laura- no mames hermanita que rápido me haces acabar, eres muy buena para hacer el amor, no jodas que ricos órganos, me sacaste, me corrí como loca.

    Laura se tocaba su concha, comprobando la humedad de su sexo, metió los dedos debajo de su pantaleta, tocándose por dentro, sacando sus dedos húmedos y brillosos, se los llevo a la nariz y luego probó sus jugos con su boca, en eso volteo a verme con esa mirada llena de deseo que ya conocía yo.

    Laura- ven hermanita pon tu cuerpo encima mío, creo que tú también mereces disfrutar, más bien ahora vamos a disfrutar los dos.

    Me pare inmediatamente y trate de montarme en ella como lo había hecho antes, ella me detuvo.

    Laura- no así no hermanita esta vez vamos a cambiar de posición, vas a poner tu clítoris al alcance de mi boca y tu boca en mi coño, lo vas a lamer y besar mientras yo me mamo tu clítoris.

    Trate de imaginarme la nueva pose que me indicaba mi hermana y cuando la comprendí me puse en posición.

    Laura- ahora hermanita cómeme mi concha, sobre la pantaleta, luego la haces a un lado y me la mamas, puedes usar los dedos si lo deseas, cuando yo te diga me metes esto en el coño y lo mueves lentamente- me dijo mientras me daba la verga de plástico- y luego aumentas el ritmo como tú ya sabes, no te preocupes de hacerme daño, si cabe en concha ya lo he usado antes, lo vas a meter cuando yo te de una nalgada ¿entendido? Empieza ya hermanita….

    Si hermanita, entendido, de pronto al tener la panocha de mi hermana ante mis ojos no supe que hacer, el olor de su sexo llego a mi nariz, me agrado ese olor, quise probar sus jugos y pase mi lengua sobre la tela, algo de sus líquidos probé wow ese sabor acre me gusto, de inmediato atrape su concha con mi boca, besando y lamiendo los labios que se dibujaban sobre la tela, Laura respondió a esto elevando su pelvis de nuevo y abriendo las piernas yo atrape sus piernas por debajo y las apreté, empecé a mover mi lengua y labios por toda su concha, fue entonces que mi verga sintió los labios de Laura atrapar la cabeza, senti su lengua acariciar mi verga, yo acompase el ritmo que Laura me dio.

    Como pude hice a un lado su pantaleta, me moría por ver su coño, cuando al fin lo ver, sus labios mayores brillaban por el jugo que habían derramado, una línea de vellos perfectamente recortada adornan su monte de venus, quise ver más, como pude abrí con mis manos esa cueva de placer, era maravilloso ver su interior rosado, ver como salían jugos de su concha, observe una algo asi como un hígado pequeño en su interior, entre sus labios mayores sobresalía una cabecita como un pene pequeño, el clítoris pensé, sin dudarlo empecé a pasar mi lengua por sus labios mayores, mojando un poco tomando un poco de sus jugos con mi lengua, empecé a mojar toda su concha esparciéndola por todos lados, así pude saborear sus jugos mientras le mame el coño.

    Laura por su parte hizo a un lado mi pantaleta y se dedicó a pasarle lengua a mi verga, la senti subir y bajar por todo el tronco hasta llegar a mi huevo, de inmediato senti un sobresalto nunca nadie me había tocado los huevos así,  tomo mi verga con una mano apretando la cabeza con dos dedos y con un dedo me lo acariciaba sutilmente, esto provoco que mi doliera la verga de tanta sangre acumulada en su interior, ese dolor rico que todos los hombres sentimos cuando nuestra verga está bien erecta, Laura bajos su mano por mi verga, atrapándola por la base, senti sus labios atrapar la cabeza de mi verga, luego un lento recorrido, comiéndose mi verga poco a poco.

    Estaba concentrado en lo que Laura hacía con mi verga que me olvide de su concha, tome conciencia de eso y  me dedique lamerla a intentar meter mi lengua en su coño, estire con mis dedos sus labios mayores abriéndole más su cueva, pose mi boca en ella y metí mi lengua, Laura respondo a ello abriendo las piernas y levantando el coño, para que yo pudiera entrar más en si nido, en ese momento plassss senti una nalgada, tome el puta verga de plástico y la apunte al coño de mi hermana.

    Acaricie con la punta todo su coño, poco a poco se lo fui metiendo, Laura suspiro largamente, con i verga metida en su boca, senti una ligera mordida en mi verga y sus labios cada vez más cerca de la base, llego un momento que senti que sus labios tocaban mis huevos, por mi parte vi como ya estaba clavado la mitad de esa enorme verga de plástico en su coño apure mi movimiento y se la clave completa, el cuerpo de Laura empezó a temblar, inicie un suave movimiento de ida y vuelta con ese aparato en su coño, yo mire extasiado como esa conchita se tragó esa verga, no podía dejar de pensar cuanto me gustaría que fuera mi verga la que estuviera penetrando a mi hermana.

    Me concentre en darle placer a Laura que movía gustosa las nalgas, fue entonces que repare en su clítoris y lo atrape con mis labios besándolo suavemente, Laura brinco, empecé a mover frenéticamente el puñetero aparato ese y a mamar el clítoris de Laura, metí una mano por debajo de sus nalgas y con el dedo gordo acaricie la entrada del coño de Laura senti como entraba esa verga en su coño escurriendo jugos, baje mi dedo y encontré la entrada de su ano, por instinto empecé a mover mi dedo en círculos y se lo fui hundiendo, las nalga de Laura se apretaron fuertemente, atrapando mi dedo y dejándolo inmóvil de rato se aflojaron, hundí completamente el dedo y lo empecé a mover en círculos, Laura soltó mi verga y grito

    Laura- préndelo, préndelo,  hermanita, que rico se siente….. no dejes de moverlo sigue así, me estas matando… no saques el dedo de mi culo, no lo saque muévelo más fuerte, si así más dentro.

    Ella de inmediato se metió mi verga en la boca y empezó a succionar más fuerte, accione la verga de plástico y empezó a vibrar dentro del coño de Laura, bbbssssss, bbbssssss, bbbssssss, lo moví rítmicamente junto con mi dedo, todo el cuerpo de Laura empezó a temblar bruscamente, movió  sus nalgas frenéticamente, está por acabar lo entendí rápidamente, Laura jalaba me agarro de las nalgas jalándolas hacia ella, yo también estaba a punto de correrme mi verga empezó a palpitar, Laura succiono con más fuerza mi verga, sintiendo las pulsaciones de mi verga, clave furiosamente hasta el fondo la verga de plástico en el coño, se le metió toda hasta los huevos del puñetero aparato ese, en mis labios se sentía la vibración empecé a mamar fuerte su clítoris, clave furiosamente mi verga en la boca de Laura, su cuerpo se agito debajo de mí, convulsionando, yo descargue mi leche en lo más profundo de la boca de Laura y mantuve presionada mi verga en su boca.

    De pronto Laura empezó a darme de nalgada y empujar mi cuerpo sacándose la verga de su boca, respirando agitadamente, mi verga seguía escupiendo leche mojándole la cara, de su boca se escurrió mi semen, junto con abundante saliva, de sus ojos brotaron lágrimas, jalando aire apuradamente, por fin un grito salió de su garganta…

    Laura- me corro, me corroooooo!!!!!!! Ahogándose nuevamente el grito en su garganta

    Saque mi dedo de su culo y la verga de plástico de su coño que salió empapada de los jugos de mi hermana, pase mi lengua por la cabeza del aparato y empecé a metérmela en la boca, limpiadora de los jugo de Laura, quise limpiar con mi boca su concha pero ella me empujó hacia un lado.

    Laura- no hermanita, ahorita deja eso, ahorita no se siente rico, es molesto sabes, me dijo agitadamente.

    Deje de mortificarla y me recosté a su lado, repare en su rostro lleno de mi leche pero a Laura no impórtale, tenía una sonrisa amplia y un brillo muy especial en los ojos, en ese momento me pareció la mujer más hermosa del mundo, la bese tiernamente, en los labios, fue la primera vez que probé el sabor del semen no me desagrado, así que seguí besándola, a Laura le gusto mi beso  me correspondió, limpie su rostro eso pareció relajarla.

    Laura- te amo hermanita, eres muy dulce hermanita, no cambies nunca, naciste para hacer el amor, eres única.

    Se volteo jalándome hacia ella, enredándose en mis brazos y pegando su trasero a mi verga, de inmediato se quedó dormida yo tarde un poco más en dormir.

     Continuara…

     

    Que gusto me da tenerlos de nuevo por aquí, leyendo mis relatos, espero sean de su agrado, como siempre espero sus comentarios, mi correo es [email protected] si pueden contactarme si no es posible, por favor valoren mis relatos, así sabré si les han gustado, su atenta servidora Gala.

    • Valorar relato
    • (167)
    • Compartir en redes