INICIO » Categoría » Confesiones de Laura. Mi perverso amante 9

Confesiones de Laura. Mi perverso amante 9

  • 20
  • 61.224
  • 9,59 (181 Val.)
Hola soy Laura, mi perverso tío, me ha convertido en toda una puta y a mí me encanta ser su puta, su perversión no tiene límites llevando a situaciones eróticas jamás pensadas ¡¡¡mucho menos con mi propio hermano!!!

Hoy amanecí todo dolorida de todo el cuerpo, después de la tremenda cogida que me dio anoche mi tío, especialmente mi ano, mi cuquita se sentía irritada al igual que mis pezones, pero me levanté como pude, me desnudé completamente, me metí al baño, abrí la llave de la regadera. El agua caliente me cayó de maravilla reconfortando mi dolorido cuerpo, salí desnuda del baño, abrí un poco la ventana para que entre un poco de luz, me asomé apenas, está clareando el día, estuve un rato contemplando el amanecer.

Me fui a verme al espejo, observé las marcas que quedaron en mi cuerpo, al verlas pensé, vaya sí que estuvo intenso anoche, me sentí orgullosa de ellas al recordar el inmenso placer que me provocó cada golpe, cada caricia, cada cogida, cada marca representaba para mí un hermoso recuerdo de la memorable noche que pasé con mi tío, si fuera por mí, las luciría con orgullo como un soldado muestra sus heridas de guerra.

Voltee a ver a mi tío que aun duerme solo cobijado con una sábana, su torso desnudo se asoma entre las sabanas mmm qué vista, bajo la sabana se dibuja una verga en plena erección, jijiji sin pensarlo más, lo despojé de la sábana, me situé recostada, entre las piernas de mi tío, tomé esa verga hermosa entre mis manos, la miré y acaricié, que bella es ¿cómo es posible que se sienta tan tersa al tacto y sea tan dura como un fierro? Me pregunté por mis adentros, la veía curiosa, sus huevos colgaban majestuosos, sin dudarlo los tomé con una mano, los sopesé con suavidad y cariño, se sentían fríos en contraste con su verga que se sentía caliente, jugué un rato con sus huevos que parecían esquivar mis dedos moviéndose entre ellos.

Un movimiento del tío me distrajo de esta actividad, él seguía profundamente dormido, tomé su verga por la base, la guie hacia mi cara, es increíble la atracción hipnótica que ejerce sobre mí, llena de curiosidad la observé, sus venas marcadas, esa hermosa cabeza que me provoca lamer, besar y mamar, saqué mi lengua para lamer la punta de la verga probándola, degustándola, mmm, su olor y su sabor me encantan, seguí dándole lengua por toda la verga, seguí hasta  sus huevos, aspirando su aroma, besando y lamiendo, mmm, atrapé uno con mis labios metiéndolo a mi boca, jugué con mi lengua moviéndolo hacia todos lados luego seguí con el otro, como pude metí sus dos huevecillos en mi boca, tomé su verga y la empecé a acariciar, masturbándola lentamente, apretándola para sentir su dureza y acariciándola.

Saqué sus huevos de mi boca desesperadamente y me puse a mamar esa verga golosamente, relamiéndome los labios de vez en cuando, disfrutando la sensación de recorrer mis labios por todo su tronco hasta sentirla topar en mi garganta, en un suave vaivén mojándola con mi saliva, tragándomela toda quería sentirla entrar en mi garganta la verdad aguante poco pues me dieron ganas vomitar y sentí que me ahogaba, desistí de ello en este momento pues me falta práctica, algún día lo lograre pensé, arrecie el ritmo de mis mamadas en eso sentí un gemido de mi tío, luego otro había despertado, yo seguí concentrada en lo mío, mamándosela ávidamente, con su verga en mi boca le dirigí una mirada, como diciéndole buenos días mi amor, el me correspondió con su hermosa sonrisa y mirándome a los ojos.

No deje de mamarle la verga, me gire y le puse mi cuquita en la cara invitándolo a que me la mame, no me hizo esperar y poso su boca en mi clítoris lamiéndolo y mordiéndole arrancándome quejidos de placer, de inmediato empecé a soltar jugos, yo me prendí más a su verga, nos dimos sexo oral por unos minutos pero yo estaba ansiosa por tenerle dentro de mí, sin más me gire y lo monte, sentándome poco a poco en su verga, metiéndola lento suave hasta llegar a fondo, en ese momento deje de moverme, no hice nada, paso un largo tiempo hasta que vi la cara desesperación de mi tío, él quería moverse pero lo detuve con una mano en el pecho, ssshhhh, ssshhhh!!!  No hagas ni digas nada le dije.

Me empecé a mover suave y cadenciosamente, ondulando mis nalgas, mordiendo su verga con los músculos internos de mi vagina tal como sé que a él le gusta, disfrutando de su verga incrustada hasta el fondo de mí ser, dominando el coito buscando mi propio placer y que placer que gozo sentirme así ensartada en esa verga hermosa que tanto me hace gozar, viendo con morbo la cara de gozo de mi tío, escuchándolo gemir, arrecie el ritmo de la cogida, subiendo, rotando, sacudiendo frenéticamente mi cuerpo proponiendo un coito duro y salvaje me encontré casi brincando en su verga hasta llegar a arrancarle un poderoso orgasmo que me inundo por dentro, llevándome a mi propio orgasmo, ambos estallamos en gemidos y gritos de placer.

Caí desfallecida cubriendo su cuerpo con el mío aun con su verga clavada en mí, descanse encima suyo hasta que ambos recuperamos el aliento, fue entonces que lo bese y le di los buenos días con una amplias sonrisa dibujada en mi rostro, el me correspondió abrazándome, llenándome de besos y caricias, así duramos largo rato amándonos en silencio, mirándonos besándonos y sonriéndonos, estar así con él fue maravilloso, sin duda alguna de los momentos más felices de mi existencia, este fue el mayor.

Estuvimos platicando un rato más, le comente de como había hecho para convencer a mis padres para que me dejaran salir esta noche, como convencí mi amiga Mary para que me ayudara y de la promesa que debía cumplirle a ella con la cita con mi hermano, le comente que no sabía cómo lograr esto ya que mi relación con mi hermano no era del todo tan cercana y llevadera como debería ser, además había notado que Mary no le interesaba en lo más mínimo, además del hecho de que mi hermano era de los más tímido con las mujeres y jamás lo había visto con ninguna mucho menos le conocía novia, me sentía desalentada a poder cumplirle la promesa a Mary, incluso entre risas y en forma de broma le llegue a comentar que sospechaba que mi hermanito era Puto, el solo se rio conmigo de la locura que se me acababa de ocurrir.

Él me dijo que tal vez me podía ayudar con este asunto, que en el tiempo que vivió en mi casa y cómo vivió en el cuarto de mi hermano llego a platicar con él y llego a conocerlo un poco y que el sabia de un secreto de mi hermano que podría serme útil paras mis propósitos, pero antes de decírmelo me dijo que mi hermano sufría mucho, que mi hermano se sentía muy solo, poco amado y comprendido, que su autoestima estaba demasiado baja de ahí su timidez, me dijo que yo podría ayudar a mi hermano a salir de su tristeza, de su depresión, que debería ser paciente y tolerante con el pero sobre todo debía brindarle mucho amor y apoyo, que debía tener la mente abierta con él, que no lo juzgara por lo que es, si no que tratara de entenderlo y comprenderlo, esto me dejo intrigada no lo niego y con un temor muy grande dentro de mí, me imagine lo peor.

-Nena prométeteme que vas a hacer fuerte porque las cosas no van bien en tu familia como tú te imaginas, se vienen tiempos difíciles, tanto tu como tu hermano pueden sufrir mucho, prométeme que tendrás la mente abierta por que te vas a enterar de cosas muy fuertes pero sobre todo que hace falta mucho amor en tu familia y mucha comprensión entre ustedes, pero si logran vencer juntos estos obstáculos y aceptarse los unos a los otros podrán hacer la vida más llevadera y tal vez esto los una más, si ante todo ponen el corazón y el amor por delante, sin prejuicios ni falsas morales, me lo prometes amor mío, además yo estaré contigo siempre apoyándote en todo.

-te lo prometo tío, pero me asustas -le dije.

-No te asustes mija, todo va a salir bien ya lo veras, mientras hagas las cosas con amor y por amor a tu familia todo se va salir bien, el amor sacara adelante a tu familia ya lo veras, recuerda que yo estaré siempre contigo amándote y apoyándote no estarás sola mi amor.

Estas palabras me confortaron mucho, lo abrace de nuevo y nos besamos, él se dio un baño, nos arreglamos para salir, me llevo a almorzar y luego me dejo en casa de Mary, en el transcurso de la semana nos seguimos viendo y cogiendo, el viernes por la tarde me dijo que ya era tiempo de saber el secreto de mi hermano, que todo estaba listo para el sábado en la mañana en su departamento, yo debería estar ahí desde las 8 de la mañana para preparar todo, por supuesto yo estaba muy inquieta, temerosa pero a la vez ansiosa de revelar el misterio.

El sábado a las 8 de la mañana ya estaba en el departamento de mi tío, me dio instrucciones de lo que debía hacer en cuanto llegara mi hermano, que no debía hablar ni hacer ruido alguno que pudiera delatarme que debería de guardar total silencio, sobre todo que no haríamos nada si a mí no llegaba a gustarme la situación y que si llegaba a enojarme o sentirme mal me saldría del departamento sin hacer drama ni aquí ni en casa que debía guardar el secreto de mi hermano y que lo que pasaría en ese momento quedaría entre nosotros dos, tuve que jurarle que así lo haría, los nervios me estaban matando.

Por fin llegó el momento, tocaron a la puerta de mi tío, inmediatamente me escondí en el closet ocultándome entre las ropas como lo habíamos preparado todo previamente, la puertas eran de rejas y desde ahí podía ver y oír lo que sucedía afuera, mi tío fue abrir la puerta, mi hermano entro con una mochila y la cabeza agachada muy serio como es el, saludo a mi tío apenas esbozando una sonrisa, mi tío sonriente lo saludo también, le pregunto que si traía lo que le había pedido mi hermano le contesto que sí -¿quieres hacer esto sobrino? -Si tío -entonces entra al baño y cámbiate le ordeno, señalándole el baño, mi hermano se encerró después de unos 15 minutos salió, un grito casi sale de mi garganta tuve que taparme la boca y apretar los dientes para no ser escuchada, no podía dar crédito a lo que veían mis ojos.

¡Mi hermano salió vestido de mujer! ¡Lo que es peor salió con mi ropa puesta! ¡Mi ropa interior puesta! Claro está que esto me puso más que ¡furiosa! Me sentí violada, agredida en mi intimidad, estuve a punto de salir de mi escondite y agarrarlo a golpes, esta tan fuera de mí que pensé en cachetear a mi tío también, pero algo me detuvo, no sé qué fue, si fue la curiosidad o el recuerdo de la promesa que le había hecho a mi tío, pero me contuve, apretando los dientes con mucha rabia y furia, trate de respirar hondo para calmar mi ira, la voz de mi tío diciéndole a mi hermano con voz autoritaria y firme que se tranquilizara, claro está que esto también me lo decía a mi sabedor de que yo estaba que explotaba.

-A ver sobrino ¿O debo decir sobrina? Vaya si estas hecho toda una mujercita, eres toda una nena linda, déjame verte bien.

Le decía a mi hermano mientras caminaba alrededor de él, mi hermano seguía sumiso las órdenes  de mi tío, con la mirada clavada al suelo y la cara roja como un tomate, mi tío lo tomo de la barbilla levanto su cara, con una sonrisa maliciosa le vendo los ojos le ato las manos y pies -  tranquila no pasa nada putita no te hare daño – le oí decirle, para esos momentos yo ya estaba más tranquila, ahora la curiosidad me dominaba, mil cosas pasaban por mi mente a una velocidad tremenda, mi cienes me golpeaba, incluso llegue a pensar que mi tío y mi hermano tenían sexo, que no era yo la única que gozaba con mi tío, pero algo dentro de mí se negaba a pensar en esa posibilidad, me negaba a creerlo.

- A ver sobrina ¿desde cuándo te vistes así?

- Desde niño tío.

- No nena tú no eres niño eres una nena y bien putita, contesta como tal -le ordeno mi tío

- desde niña tío.

- Así está mejor, putita -contesto mi hermano con voz temblorosa.

- ¿por qué lo haces?

 - no se tío, a veces hubiera querido ser mujer ser como Laura, ella es tan hermosa, que quisiera ser ella tío o al menos ser como ella, cuando me siento poco amada, sola y triste, es que me da por vestirme como ella y me transformo en mujer.

 - Ya veo putita ¿te gusta Laura?

- Me fascina tío, ella muy linda es la mujer más hermosa que he conocido tío.

Al oír esto, algo dentro de mi cambio completamente, me sentí alagada de que mi hermano pensara eso de mí, me agrado hasta cierto punto saber que yo le gustaba así a mi hermano y el morbo empezó a crecer en mí.

- ¿deseas a Laura, alguna vez te has masturbado pensando en ella?

- si tío me he masturbado pensando en ella, la imagino desnuda, la deseo con todo mi ser, pero sé que es imposible, además no quisiera hacerle daño pues la amo mucho como mi hermana que es.

Wow, no sabía que a mi hermano le despertaba estos sentimientos, estos deseos, esto empezó a inquietarme, mi naturaleza caliente empezó a jugarme una mala pasada, me imagine por un momento a mi hermano vestido de mujer haciéndome sexo oral, pero de nuevo me puse a escuchar el interrogatorio, me calme pues con esto comprobé que mi tío no había tenido relaciones con mi hermano, según las preguntas que le hacía.

- ¿Te gusta le verga nena?

- no lo sé tío, la verdad he soñado alguna vez estar con hombres, pero jamás he estado con un hombre, pero a la vez me da miedo.

- ¿Has estado con alguna mujer?

- no tío nunca.

- ¿Te gustaría probar con una mujer y con un hombre a ver que te gusta más?

- si tío me encantaría.

- va a venir una amiga mía de hecho no tarda, tal vez te deje tocarla y hacer algo si te portas bien ¿te gustaría coger con ella?

- si claro que me gustaría.

- la razón de vendarte los ojos es para que no sepas de quien se trata, ella quiere que se respete su intimidad ¿entiendes?

Si tío no haré nada que tú no órdenes.

Siguieron hablando de varias cosas, yo empecé a ver a mi hermano con otros ojos, pues no lo conocía así de vulnerable, no sabía que se sentía poco amado y solitario, mi tío me hizo una señal, lentamente y sin hacer ruido con los zapatos en la mano, me acerque a la puerta y toque por dentro –adelante –grito mi tío, abrí la puerta al tiempo que me puse zapatos, con un andar firme empecé a hacer sentir mi presencia con el taconeo de mis zapatos, me acerque a ellos, mi tío y yo nos besamos sonoramente –hola mi amor –con voz firme, dijo mi tío, mi hermano se veía tenso, atento a los sonidos, algo llamo poderosamente mi atención ¡Mi hermano tenía una gran erección, se le veía la verga parada bajo mi pantaleta! esta visión me lleno de placer, incendiando mis sentidos, mi naturaleza ardiente empezó a dominarme.

Mi tío me situó delante de el –¿te gusta esta putita? –me pregunto, yo afirme asintiendo con la cabeza, tenía prohibido hablar o emitir sonido alguno que pudiera delatarme, si tenía que decir algo solo seria a señas o moviendo los labios para decir palabras pero sin emitir ningún sonido -bien putita tienes suerte –le dijo a mi hermano, le tomo las manos y las dirigió hacia mis hombros –solo podrás tocar de aquí hacia abajo ¿entendiste puta? –si tío, como tú digas –dijo mi hermano, yo me quede quieta observando a mi hermano, estaba temblando, se le veía nervioso y excitado, yo no podía dejar de ver su verga parada –acaríciense putas –ordeno mi tío.

Nos acariciamos suavemente sintiendo nuestros cuerpos, explorando nuestros cuerpos, mi tío giro alrededor de nosotros desabrocho mi blusa y la dejo caer al suelo, dejándome semi desnuda, expuesta a las caricias de mi hermano, luego siguió con mi falda ahora los dos estábamos en ropa interior, él se puso detrás mío y pego su cuerpo al mío besándome y acariciándome desde atrás, calentándome como solo él sabe hacerlo, tomo las manos de mi hermano y las guio hacia mes pechos, las manos temblorosas de mi hermano se posaron en mis pechos, sus caricias eran suaves sutiles con temor y ternura, provocando sensaciones exquisitas en mi cuerpo, el tío comenzó a caminar como tiburón alrededor nuestro, dando órdenes.

Desnúdense el uno al otro –ordeno tajante, inmediatamente pegue mi cuerpo al de mi hermano, la piel de ambos estaba chinita y nuestras respiraciones agitadas indicaban nuestra creciente excitación, lo abrace por debajo alcance el sostén lo desabroche y solo lo deje caer al suelo, me agache y metí mis manos bajo la pantaleta acariciándolo, di un tirón fuerte rompiéndosela, al hacer esto su verga salto como resorte apuntándome a la acara desafiante, invitándome a mamarla, frotarla, acariciarla, tuve que reprimir mis impulsos me puse de pie y mi hermano ayudado por las manos de mi tío, fue desnudándome.

Abrácense fuerte junten sus cuerpos -ambos nos abrasamos fuerte uniendo nuestros cuerpos, la verga de mi hermano quedo picoteando mi panza, mi pechos apretados a su pecho, mi tío se unió a nuestro abrazo por un costado acariciándonos a ambos la espalda, luego las nalgas giraba alrededor nuestro pegando su cuerpo al nuestro de momento se nos pegaba por atrás –no dejen de acariciarse –nos decía, el no dejaba de acariciarnos, nos pegaba su verga a la cola y la frotaba entre nuestras nalgas pero sin tratar de penetrarnos, comprendí que mi tío no tenía la intención de penetrar a mi hermano, solo disfrutaba el placer de dominarlo, someterlo y humillarlo  –así putita, te gusta así, querías sentir una verga en tu culito –le decía con voz quebrada al oído de mi hermano, se entretenía toqueteándonos y arrimándonos la verga sin penetrarnos, ese era su juego, estaba gozando dominándonos, haciéndonos desear su verga, mi hermano encontró mi concha con una mano y me empezó a masturbar yo hice lo mismo con su verga, fueron grandes momentos de toqueteo ardiente cada vez más atrevido y sucio.

Mi tío nos separó –ven cariño vamos a atar a esta puta a la cama –desatamos a mi hermano, llevamos a mi hermano a la cama y lo atamos en forma de cruz, limitando sus movimientos lo más posible –ahora cariño, esta putita es tuya, puedes cogértela como quieras o hacer lo que quieras con ella –me situé de pie sobre la cama observando a mi hermano completamente desnudo con la verga bien parada, a mi total merced, me senté sobre su verga frotando mi puchita con ella sin meterla, me incline hacia adelante, guie mis pechos a su boca, mi hermano se sacudía bajo mi cuerpo aunque no podía moverse mucho, se revolvía desesperado bajo de mí, esta situación me hizo sentir poderosa, me gustó mucho sentir mi dominio sobre mi hermano, empecé a escurrir jugos, estaba lubricada ya tan rápido, vi a mi tío, con mis ojos le deje ver lo mucho que me calentaba este juego el solo sonrió.

Hice que mi hermano mamara alternadamente mis pechos un buen rato luego me voltee, puse mi conchita en su boca frotando mi conchita, mmm, mi hermano mamo desesperadamente sacaba la lengua besaba, chupaba, mamaba, yo me vine, me corrí, me chorree toda, estaba gozando con esta mamada, pero cuando mi hermano más emocionado estaba me aparte de él, dejándolo caliente y ansioso, lo vi desesperarse, gritándome que volviera.

Mire maliciosamente a mi tío, que solo observaba, le dije en silencio que le pusiera la verga a mi hermano en la boca, un brillo en los ojos y una sonrisa fue mi respuesta, tomo la cabeza de mi hermano y le puso la verga en la boca, mi hermano sorprendido por el cambio, cerro los labios un momento, luego se puso a probar la verga con la lengua, lamiéndola toda, yo tome la verga de mi hermano empuñándola en una mano y me puse a dar lametones a su verga recorriéndola toda, puede ver que el trataba de hacer lo mismo con la verga de mi tío, comencé a mamar y el hacía lo mismo, todo su cuerpo temblaba de placer, lo estaba gozando de lo lindo, nuevamente cuando más excitado estaba mi tío y yo nos apartamos, dejándolo bien caliente, casi lloraba pidiéndonos seguir.

Mi tío fue por su bolsa de juguetes saco un consolador algo grande y grueso – es hora de que conviertas en mujer a esta puta –me dijo, tome el consolador lo embarramos de gel, me puse en cuatro patas ofreciéndole mi trasero a mi tío, situé le verga de plástico en la entrada del culo de mi hermano, poco a poco lo fui enterrando, mi hermano aullaba de dolor, yo me concrete a recibir la verga de mi tío en la puchita, mmm que rico, mi excitación creció al ver invadido el culo de mi hermano, él se agitaba de dolor, era una pequeña venganza de mi parte, por usar mis ropas y ser tan puta, mientras el tío me cogía a mi yo me cogía a mi hermano, tratando de imitar los movimientos de la verga de mi tío en mi coño, yo lo hacía en el culo de mi hermano, todo esto me estaba volviendo loca de placer.

Mi hermano gritaba ya de placer, se retorcía todo, nuevamente lo dejamos con ganas, solté el consolador y deje de moverlo, solo se deje clavado hasta el fondo y no hice más, lo dejamos un tiempo así, mientras el tío termino de cogerme a mi explotando ambos en un gran orgasmo, descansamos un rato, mi tío me dio un condón, ambos veíamos a mi hermano, seguramente estaba que explotaba, su erección era bastante evidente y su verga palpitaba, nos chillaba que no lo dejáramos así que tenía que masturbarse, pues ya no aguantaba más, me di a la tarea de ponerle el condón –bien creo que ya convertiste en mujer a esta puta, ahora vamos a ver si funciona como hombre, lo vas a montar pero no podrás moverte solo te clavaras la verga en tu coño –me extraño esta petición pero sin dudarlo obedecí la nueva orden.

Nuevamente me subí a la cama, contemple a mi hermano desde lo alto, la situación me lleno de morbo, gozando esta situación estaba a punto de clavarme la verga de mi hermano en mi coño, un estremecimiento recorrió mi cuerpo, sentí mojarse mi panochita, fui bajando mi cuerpo tome con mis manos esa verga ansiosa y la fui deslizando en mi interior hasta llegar al fondo dejando caer mi cuerpo encima de mi hermano, mi hermano al sentir la calidez de mi cueva empezó a moverse, pero como estaba totalmente atado sus movimientos eran limitados, pero desesperados, tratando de cogerme, duramos unos minutos así, llego mi tío empujo mi cuerpo hacia adelante –dale a mamar esas hermosas tetas que tienes –mi hermano desesperadamente empezó a mamarlo, yo sonreía y me deleitaba con su desesperación.

Sentí ponerse a mi tío detrás de mí, puso la cabeza de su verga en la entrada de mi culo, wow que rica sensación, metió la verga lentamente haciéndome sentir como entro poco a poco, sentí mis dos huecos invadidos haciendo presión las dos vergas dentro de mí, pero no me moví en los más mínimo, me dedique a sentir, me deje llevar por el morbo del momento, gozando de la verga de mi hermano y de mi tío, que situación tan particularmente erótica, ahí estaba yo clavada en dos vergas que en esencia y por reglas morales no deberían estar dentro de mí, pero ahí estaban, dos vergas incestuosas que me estaban llevando al límite de placer, pues mi tío empezó a moverse rápidamente dándome una culeada salvaje sus huevos rebotaban en la entrada de mi concha seguramente golpeando los huevos de mi hermano, quien tenía su verga hasta el fondo de mi concha.

Tuve que hacer esfuerzos para no gritar de placer, tuve que morderme los labios hasta hacerme doler, no podía moverme, como pude empecé a morder la verga de mi hermano con los músculos interiores de mi vagina, al mismo tiempo que mordía la verga de mi tío, con mi esfínter anal, aunque mis movimientos eran limitados escuche a mi hermano gemir de placer, escuche a mi tío gritar, ambos estaban por acabar, vi venir sus orgasmos, así que apreté más mis dientes para no gritar yo, sentí sus vergas palpitar dentro de mí, sentí como explotaron las dos vergas casi coordinadamente en mi interior, no pude evitarlo un orgasmo intenso me llego de inmediato, el placer que me dieron esas dos vergas fue bestial, me corrí sin miramientos, me corrí abundantemente, casi me desmayo de lo fuerte que fue mi orgasmo.

Ni siquiera sentí cuando mi tío termino de orgasmar, solo lo sentí caer desfallecido a un lado de nuestros cuerpos, yo también me tumbe a un lado del cuerpo de mi hermano, los dos jadeaban recuperando el aliento, descansamos un buen rato, le retire el condón a mi hermano y pude ver que arrojo una gran cantidad de leche, esto me lleno de un orgullo morboso, pensé dentro de mi vaya con mi hermanito, sí que disfruto, lo desatamos y mi tío lo llevo al baño, le ordeno bañarse y en cuanto cerrara la puerta quitarse la venda de los ojos, yo aprovece para arreglarme un poco y nuevamente esconderme en el closet, unos instantes antes de que saliera mi hermano del baño, mi hermano salió ya arreglado del baño y se dispuso a retirarse .

- ¿Todo bien sobrino? – si tío todo bien fue fantástico, gracias por todo – de nada sobrino anda vete ya y recuerda que lo que paso aquí nunca paso y todo queda entre nosotros – si tío será como órdenes.

Vi que buscaba con la mirada a la mujer que había estado con el pero al no ver a nadie más seguramente pensó que ya se había retirado, Mi hermano tomo todas sus cosa y se fue sin más, vi con agrado que  llevaba una gran sonrisa en el rostro, algo que no había visto en él, mi tío cerró la puerta con seguro, salí lentamente de mi escondite, mi tío se me quedo viendo con su eterna sonrisa, yo corrí hacia él, saltando a sus brazos, nos besamos apasionadamente, hicimos el amor varias veces, jugando nuestros juegos de amor.

Platicamos de lo sucedido, le dije lo maravilloso y excitante que fue todo, de lo mucho que disfrute estar con mi hermano y mi tío a la vez, me platico como había descubierto a mi hermano y los escondites de la ropa que me robaba y los momentos que aprovechaba para vestirse de mujer, me dijo cómo hacer para someter a mi hermano a mis caprichos, haciéndome ver que mi hermano necesitaba de mi ayuda, amor y cariño también  yo le sonreí, le dije que no haría mal uso de esos conocimientos y comprendía lo mucho que mi hermano sufría, que cuidaría de él y trataría de ayudarlo en lo que me fuera posible.

Con el tiempo logre someter a mi hermano a mis deseos de acuerdo al plan asi le cumplí la promesa a Mary, tuvieron su sita si cogieron o no, no lo sé ni me importa, yo logre sorprender a mi hermano vestido de mujer, él se sometió a mí, con tal de no delatarlo ante mis padres y guardándole el secreto, aunque después me encargaría de sacar a mi hermano del closet y convertirla en una putita, convertirlo en mi hermana menor, eso lo podrán leer en la serie mi hermana me enseña a ser una mujer bien puta”, pero antes de esto aún me faltaba conocer otro gran secreto guardado en mi familia, secreto que me llevaría a nuevos mundos de placer eróticos con alguien que jamás pensé podría ser tan  perversamente ardiente como mi tío y yo.

Continuará…

**********

 

Hola de nuevo, gracias a todos por leerme, por sus comentarios que son mi motivación a seguir escribiendo, los invito a leer mis relatos, solo dale clic a Gala_eros ahí están todos mis relatos, espero tus comentarios o al menos tu valoración, así sabré si te gusta mi forma de escribir, si eres mujer, me gustaría saber tu punto de vista, si lo deseas escríbeme a mi correo es:

[email protected].

Disculpen si tardo en escribir, estoy pasando momentos difíciles laborales, procuraré no tardar demasiado en escribir el próximo relato.

  • Valorar relato
  • (181)
  • Compartir en redes