Nuevos relatos publicados: 0

Primero me vendió sus calzones usados

  • 5
  • 14.705
  • 9,20 (10 Val.)
  • 0

Todo empezó con un anuncio en el que publiqué en una página donde quería comprar ropa interior usada de mujer, pero específicamente en un estado al norte de México; luego de unos días recibí un mensaje de una mujer que me podría vender sus calzones y que además era de la misma ciudad que yo.

La contacté por correo y le dije que tipo de prendas que me interesa comprar a lo cual respondió que, si tenía algo, le pedí algunas fotos de las prendas que tenía para yo elegir, pedí un bikini negro y le pedí que lo usara como mínimo 2 días para que la prenda tuviera más flujo y más olor a su sexo. Al tercer día me dijo que el calzón estaba listo y fijamos una hora por la tarde en el centro de la ciudad, específicamente a un lado de unas fuentes. Acordamos que ella llegaría en un carro blanco.

Al fin la hora se dio y fui a esperarla al lugar y segundos después llego muy puntual a la cita, era la primera vez que la veía y no podía creerlo, era y es hermosa. Tenía el cabello suelto, largo y llevaba unos lentes, a mí se me hizo muy guapa. Me acerqué y le dije: eres “X” a lo que me contesto que sí. Saco una pequeña bolsa negra y me la entrego, saqué el dinero y se lo entregué, le dije muchas gracias y ella me contesto algo que me dijo frio, ella dijo: que lo disfrutes…

Ya estaba yo nervioso y muy excitado y no veía la hora de llegar a mi casa para olerlos y masturbarme como loco, el camino se hizo eterno hasta que llegue, lo saque de la bolsa y el olor era riquísimo, no diré que tuve una erección en ese momento ya que la erección la tuve desde el momento que la vi. Ese die eyacule varias veces.

La comunicación entre ella y yo seguía por correo, algunas veces más le compre sus prendas haciendo la misma dinámica: ella llegaba, nos saludábamos, me entregaba, le pagaba y se iba y siempre olían deliciosos y siempre terminaba masturbándome como loco varias veces hasta que el olor se iba, luego ya usaba la prenda sin olor para limpiar mi semen.

Las fantasías con ella de protagonista eran cada vez más frecuentes, cuando soñaba con ella me despertaba solo para eyacular.

Hasta que un día me decidí a preguntarle si podía tener algo más de ella, fue difícil porque podría enojarse a tal punto de ya no quererme vender sus calzones y obviamente ese no era el punto, pero mis fantasías con ella, su olor, lo hermosa que es me llevaron a finalmente preguntarle; luego de varios correos preguntándonos ¿cuándo seria y cómo?, nos pusimos de acuerdo para un vienes x de mes finalmente poder tener un encuentro más privado.

El día llego, pero era aún temprano y tenía ganas de masturbarme, pero me contuve ya que el hecho de pensar en que la vería me excitaba mucho. La hora por fin llego y fui al estacionamiento donde nos citamos, unos minutos antes de llegar recibí un correo donde ella me escribía que ya había llegado y no lo podía creer, si estaba y cuando la vi me dejo asombrado. Llevaba puesta una blusa negra con un short color beige corto y unos zapatos tipo plataforma con el cabello suelto, labial y sus lentes de armazón, se veía hermosa.

Aun yo ya dentro del carro no podía creerlo, toqué su pierna y por fin pude sentir su piel, es tan suave me dije. Minutos después llegamos al motel y pensaba ¡que no se arrepienta! porque si me la quiero coger, hablamos un poco durante el trayecto y básicamente cosas del clima y el trabajo, yo me decía que vos tan sensual tiene.

Ya adentro del motel nos recostamos y le pregunte si estaba nerviosa y me contesto que un poco, ella me pregunto lo mismo y dije que si igual un poco, pero la realidad era otra cosa, yo casi me infarto de los nervios, por fin podría estar con ella.

Le pregunté si podíamos empezar ya, ella dijo que sí. Me quite rápido mi ropa y me acerque a besarla, pero lo hice de una manera muy torpe, quite su short y su blusa; ella llevaba puesto un bikini negro con un brasier negro con detalles color beige, casi eyaculo de solo ver esa imagen porque se veía muy sexy. Ella se quita su brasier y a finalmente pude ver sus pechos, son grandes, muy suaves y con unos pezones claros tan bonitos y ricos de lamer que no pude evitar besarlos.

Se acostó, separe sus piernas y retire su bikini, pude ver su vagina perfectamente depilada y empecé a lamerla; el olor y el sabor eran riquísimos, pase mi lengua por sus labios, lamí su clítoris y yo podía sentir como se mojaba cada vez más y más. Metí mi lengua a su vagina y fue en ese momento que ella con sus manos tomo mi cabeza y seguí lamiendo por más tiempo.

Yo necesitaba más así que acerque mi pene a su boca con cierta timidez ya que no sabía en ese momento si no le gustaba el sexo oral pero ella tomo mi pene con su mano y lo metió a su boca, lo hacía de una manera increíble, no lo puedo narrar de lo bien que lo hacía pero la posición luego de un rato me provoco algo de dolor por lo cual le dije que hiciéramos un 69 ya que yo necesitaba su boca en mi pene y al mismo tiempo su vagina en mi boca y así nos acomodamos un buen rato y confieso que estuve a punto de terminar en su boca ya que ha sido el mejor sexo oral que me han hecho en la vida pero saque fuerzas no sé de dónde para no hacerlo ya que pensé que podría arruinar el momento y de verdad yo si quería que ella la pasara bien y lo disfrutara como yo.

Mi excitación era tal que yo ya quería penetrarla por lo cual le pregunte si ya podía, ella dijo que sí, me puse un condón, se acostó boca arriba y la penetre despacio y empecé a moverme. Y veía como sus pechos se movían y yo los tocaba y besaba, pero ponía más atención a sus pezones que son una maravilla, se sentían muy bien en mi boca. Nos besamos y bese su cuello, luego sus pechos, etc. Empecé a sentir las ganas de eyacular, pero aguanté y pedí cambiar de posición, elle se puso encima de mí y sus movimientos eran increíbles, subía y bajada, hacia círculos y yo tocaba sus tetas que repito son muy grandes, muy suaves y se movían al ritmo de ella.

Yo sabía que no aguantaría más la eyaculación, pero en ese momento recordé un correo donde ella me decía que podía terminar en sus nalgas o en sus pechos y jamás iba yo dejar esa oportunidad de descargar toda la leche en sus tetas y así fue, me puse encima de ella y empecé a masturbarme hasta que los chorros leche blanca y caliente empezaron a salir. Estuve por unos segundos tratando de recobrar la respiración y quitarme de encima de ella. Me levanté y le dije: voy por papel para limpiarte. Ella de la manera más sexy y sensual con sus dos manos embarro todo mi semen en sus tetas, yo al ver esa imagen casi me vengo otra vez, pero nos metimos a bañar juntos y también fue un momento muy especial ya que enjabone su cuerpo y nos enjuagamos juntos, nos secamos y se vistió no sin antes dejarme los calzones que llevaba puestos.

Luego de eso nos mandábamos correos, pero no nos volvimos a ver hasta unos años después que la vida nos reencontró y actualmente seguimos platicando y yo obviamente fantaseo más con volver a verla y cada vez que pienso en ella termino eyaculando pensando que es alguna parte de su cuerpo, su cara o su boca.

Continuará.

(9,20)