Nuevos relatos publicados: 14

Una experiencia inolvidable en un bar swinger

  • 3
  • 22.117
  • 9,67 (3 Val.)
  • 0

Les contaré como fue nuestra experiencia en un bar swinger en la ciudad de Morelia. Yo tenía tiempo viendo una página donde publican los eventos que realizan cada sábado y cada vez que veía una publicación nueva le comentaba a mi pareja.

El lugar es un bar donde solo realizan eventos los sábados y cada vez hay una temática diferente de vestimenta. Hay noches que piden acudir de negro, faldas, ropa transparente, deportiva, colegiala, disfraces, libre, etc.

En una noche de sábado, no teníamos planes y le comenté a Perla… que te parece si nos vamos de callejeros esta noche. A lo que ella me dice, está bien, ¿a dónde iremos? Podemos irnos a un bar o a caminar por ahí.

Perla se me acercó y con tono pícaro me dice al oído, corazón que te parece si visitamos esta noche es bar swinger del que me has contado. Yo la observé y acerté con la mirada. Así que entré a ver la página para conocer la temática de esa noche y vimos que era minifalda y topless.

Nos duchamos y nos alistamos para ir al bar. Perla se puso una minifalda a cuadros corta, un sostén negro muy lindo y encima solo una chamarra ligera; se colocó unas zapatillas con cintas entrelazadas y su pelo suelto, lucia divina como siempre.

Llegamos al lugar y al entrar, había una pareja que nos pedía identificarnos, a lo que dimos nuestros nombres clave que nos dieron por mensaje para identificarnos y nos dejaron pasar. Entramos la casa y al ingresar había unas escaleras para subir al segundo piso. Pudimos ver que todo estaba obscuro y solo había luces neón que aluzaban cada mesa del bar.

Había cerca de 15 parejas y algunos chicos solos y chicas solas, las cuales se encontraban es otro espacio. Nos sentamos en un sofá muy cómodo, y ella se quitó su chamarra para quedar solo en sostén y estar acorde a la temática del día.

Un mesero se nos acercó y dos dio una bebida de cortesía. Los anfitriones se nos acercaron y nos hablaron de las reglas del lugar y por el hecho de ser primera vez, nos daban la opción a solo observar sí así lo deseábamos.

Estuvimos conversando un momento, cuando de pronto pasa al centro de la pista la anfitriona, la cual iba muy sexy vestida y dio inicio a los juegos y dinámicas de la noche. Invito a pasar a todas las parejas, se hizo una fila de hombres y otra de mujeres. La dinámica era que las mujeres bailaran muy sensual y se acercaran a la pareja lo más posible y a los 30 segundos, cambiaban las chicas de lugar y le bailaban al siguiente… así se hizo hasta completarse la ronda. El juego era para romper el hielo.

Nosotros conversábamos en la sala de lo que acontecía en el lugar, y cuando la dinámica termino, pudimos ver que algunas parejas se iban a un cuarto al lado de la pista, la cual no tenía puerta y solo estaba aluzado en su interior por una luz roja en su interior.

Ese lugar nos dio curiosidad y Perla me pidió ir a ver que sucedía ahí dentro. Así que me levanté y fui asía el lugar, pero al intentar entrar un guardia me impido la entrada, ya solo se permitían parejas o grupos que ingresaran desde un inicio. Sin embargo, pude alcanzar a ver que ahí dentro había parejas teniendo relaciones completamente desnudas, una pareja en cada sofá.

Fui a avisarle a Perla de lo que pude ver y al contarle, eso le lleno de morbo y me dijo que más tarde entraríamos.

Seguimos disfrutando del lugar, y nos paramos a bailar un momento a la pista. Perla bailaba genial y sus movimientos me prendían. El verla vestida así tan linda y que las parejas pudieran vernos me excitaba.

Fuimos a sentarnos al sofá, y Yo estaba muy excitado, me acerqué a Perla y comencé a acariciar sus piernas y besar su cuello. En eso vimos salir una pareja del cuarto rojo y le dije… mira, ya salió una pareja, vamos. A lo que Perla me dijo que sí. Nos levantamos y fuimos al cuarto.

Al llegar, vimos un sofá libre, y dentro había 3 parejas más teniendo relaciones frente unos de otros. Eso nos prendió de inmediato y nos acercamos al sofá vacío para sentarnos.

Comenzamos a acariciarnos y besarnos, Perla se montó en mí y comenzó a cachondear. El estar frente a otras parejas nos llenada de excitación. Yo comencé a tocar sus pechos y ella se movía sobre mí. La tome de la cadera y la jale a mi pecho, la bese del cuello y al tenerla cerca aproveche para desatar su sostén y dejar sus pechos al aire, libres y a la vista de todos.

Las parejas nos observaban, ya que éramos nuevos en el lugar y querían ver una pareja nueva. Me desabotone la camisa y la deje caer al piso. Perla se puso de pie y comenzó a bailar al ritmo de la música y mientras bailaba se iba despojando de su ropa hasta quedar completamente desnuda. Yo al verla, sin dudar, me despoje del pantalón y la trusa para quedar desnudo al igual que ella.

En ese momento, Perla se montó en mí y comenzó a cabalgar, sus movimientos eran sensacionales y el momento muy placentero. Una sensación muy excitante al estar haciendo el amor frente a tres parejas en ese lugar observándonos.

Hicimos varias posiciones y todo fue maravilloso.

Una vez que terminamos, nos vestimos para salir al sofá y seguir disfrutando del lugar.

Estábamos platicando de lo rico que la pasamos ahí dentro y de si alguna otra vez volveríamos a visitarlo cuando se nos acerca una pareja joven muy atractiva, ellas de algunos 35 años y el 38 aproximadamente. Nos abordaron y nos comentaron que ellos estaban dentro de la habitación roja y nos observaron desde que entramos y les gustaría que pasáramos los 4 a una habitación privada que está en el piso 3. Ellos nos agradaron mucho y aceptamos acompañarlos para conocerlos un poco más.

Pero esta visita la contaré en otro relato la semana próxima.

(9,67)