Confesiones - Infidelidad

Venganza

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 9.825 Valoración media del relato 8,66 (35 Val.)

RESUMEN

...Oh sí hermano, la chica que me cogí ayer es toda una puta... ni te imaginas cuanto...

Mi hermano Dennis siempre tuvo suerte con las chicas, todas muy lindas y siempre una tras otra.

Por mi parte yo era muy tímido y no salía con nadie hasta que en bachillerato conocí a Marisa, una hermosa pelirroja, alta y delgada. Salimos por unos 4 años.

Un día hice una comida en casa de mis padres, dije que era para celebrar el cumpleaños de Marisa, pero en realidad le iba a proponer matrimonio.

Antes de comenzar perdí de vista a Marisa por lo que fui a buscarla, subí hasta las habitaciones creyendo que estaría en el baño, oí ruidos en la habitación de Dennis, miré por la puerta y ahí estaban, el muy hijo de puta se follaba a la zorra de Marisa; decidí no hacer nada. Terminé con ella unos días después.

Diez años después yo estaba soltero y Dennis se había casado con Camila. Hasta ese día nunca había dicho nada a Dennis, no tenía idea de que los había descubierto; pero yo pensaba en eso cada que lo veía con Camila.

Para el aniversario de nuestros padres fuimos a cenar con ellos y nos quedamos un fin de semana. Él se había peleado con su esposa y dormían en cuartos separados, Dennis en la habitación de huéspedes y ella en la antigua habitación de su marido; yo la encontré llorando en el jardín

—Tu hermano es un imbécil

—Pues, sí lo es. Creo que no te merece, te trata muy mal.

—A veces quisiera dejarlo…

Aproveché para consolarla y  debido a su despecho me fue muy fácil seducirla y convencerla de acostarse conmigo.

Eran como las 9 p.m y estábamos viendo la TV, yo me disculpé y dije que debía salir para reunirme con una chica. Salí de la casa y conduje unas cuadras para ocultar el auto y que pensaran que me había ido. Luego regresé y entré por atrás, subí con mucho cuidado hasta donde me esperaba la pobrecilla Camila.

Entre y ella traía un negligee rojo, me pareció demasiado para un encuentro casual pero tampoco me desagradó su idea.

-Ven… demos una lección a tu hermanito.

Me desnudó y me llevó a la cama, me chupo el pene de arriba a abajo, me chupo las bolas como una experta.

Me montó y se movía como loca, gemía y me dijo

-Joder, de haber sabido que tenías este pedazo enorme me caso contigo y no con Dennis.

Aún no se si lo dijo por compromiso o despecho, pero no importa en ese momento me subio el ego. La empuje contra la cama, ahora yo la montaba a ella, la embestí brutalmente; ella mordía la cobija para no gritar y llamar la atención.

Me levanté y la puse contra la pared, se la metí entera por el culo… pobre se le salían las lágrimas.

Hice que se pusiera de rodillas y que me la mamara. También le embestí la cara, ella daba arcadas y le costaba respirar; no me importó y seguí.

La jale del cabello y la lleve a la cama, le di por la vagina otra vez y le mordí los pezones, ella gemía y tuvo un orgasmo.

Me corrí dentro de ella y su vagina escurría, era una escena fantástica. Con dos de mis dedos tome el semen y se lo metí a la boca.

Al día siguiente estaba hablando con Dennis y me dijo:

-¿Te acostaste con la chica de ayer cierto?

-Sí, lo hice.

-Debe ser una puta, digo, para llamarte solo para coger.- dijo entre risas

-Oh sí hermano, la chica que me cogí ayer es toda una puta… ni te imaginas cuanto.

Comparte este relato

3774
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar