INICIO » Categoría » Venganza

Venganza

  • 3
  • 9.927
  • 8,73 (37 Val.)
...Oh sí hermano, la chica que me cogí ayer es toda una puta... ni te imaginas cuanto...

Mi hermano Dennis siempre tuvo suerte con las chicas, todas muy lindas y siempre una tras otra.

Por mi parte yo era muy tímido y no salía con nadie hasta que en bachillerato conocí a Marisa, una hermosa pelirroja, alta y delgada. Salimos por unos 4 años.

Un día hice una comida en casa de mis padres, dije que era para celebrar el cumpleaños de Marisa, pero en realidad le iba a proponer matrimonio.

Antes de comenzar perdí de vista a Marisa por lo que fui a buscarla, subí hasta las habitaciones creyendo que estaría en el baño, oí ruidos en la habitación de Dennis, miré por la puerta y ahí estaban, el muy hijo de puta se follaba a la zorra de Marisa; decidí no hacer nada. Terminé con ella unos días después.

Diez años después yo estaba soltero y Dennis se había casado con Camila. Hasta ese día nunca había dicho nada a Dennis, no tenía idea de que los había descubierto; pero yo pensaba en eso cada que lo veía con Camila.

Para el aniversario de nuestros padres fuimos a cenar con ellos y nos quedamos un fin de semana. Él se había peleado con su esposa y dormían en cuartos separados, Dennis en la habitación de huéspedes y ella en la antigua habitación de su marido; yo la encontré llorando en el jardín

—Tu hermano es un imbécil

—Pues, sí lo es. Creo que no te merece, te trata muy mal.

—A veces quisiera dejarlo…

Aproveché para consolarla y  debido a su despecho me fue muy fácil seducirla y convencerla de acostarse conmigo.

Eran como las 9 p.m y estábamos viendo la TV, yo me disculpé y dije que debía salir para reunirme con una chica. Salí de la casa y conduje unas cuadras para ocultar el auto y que pensaran que me había ido. Luego regresé y entré por atrás, subí con mucho cuidado hasta donde me esperaba la pobrecilla Camila.

Entre y ella traía un negligee rojo, me pareció demasiado para un encuentro casual pero tampoco me desagradó su idea.

-Ven… demos una lección a tu hermanito.

Me desnudó y me llevó a la cama, me chupo el pene de arriba a abajo, me chupo las bolas como una experta.

Me montó y se movía como loca, gemía y me dijo

-Joder, de haber sabido que tenías este pedazo enorme me caso contigo y no con Dennis.

Aún no se si lo dijo por compromiso o despecho, pero no importa en ese momento me subio el ego. La empuje contra la cama, ahora yo la montaba a ella, la embestí brutalmente; ella mordía la cobija para no gritar y llamar la atención.

Me levanté y la puse contra la pared, se la metí entera por el culo… pobre se le salían las lágrimas.

Hice que se pusiera de rodillas y que me la mamara. También le embestí la cara, ella daba arcadas y le costaba respirar; no me importó y seguí.

La jale del cabello y la lleve a la cama, le di por la vagina otra vez y le mordí los pezones, ella gemía y tuvo un orgasmo.

Me corrí dentro de ella y su vagina escurría, era una escena fantástica. Con dos de mis dedos tome el semen y se lo metí a la boca.

Al día siguiente estaba hablando con Dennis y me dijo:

-¿Te acostaste con la chica de ayer cierto?

-Sí, lo hice.

-Debe ser una puta, digo, para llamarte solo para coger.- dijo entre risas

-Oh sí hermano, la chica que me cogí ayer es toda una puta… ni te imaginas cuanto.

  • Valorar relato
  • (37)
  • Compartir en redes