Microrelatos - Sexo Anal

Relato erótico

Nunca digas nunca

Tiempo estimado de lectura del relato 1 Número de visitas del relato 7.625 Valoración media del relato 9,26 (19 Val.)

RESUMEN

La atracción pudo más que los prejuicios...

Tengo un amigo llamado Hugo, desde siempre ha sido de mente muy cerrada y repele todo lo que tenga que ver con homexualidad y esas cosas.

Un dìa charlabamos y le pregunté si alguna vez tendrìa sexo con otro hombre, el se ofendio y me dijo que NUNCA lo haría ni por todo el dinero del mundo.

La semana pasada nos invitaron a una cena y luego a un bar, ahì él conoció a una chica llamada Alice, era la cantante del bar y su nombre artìstico era Poison (vaya nombre, dije yo).

El caso es que se gustaron de inmediato, él la invitó a su departamento y salieron del bar.

Pasaron unas horas hasta que el ambiente se puso caliente, se besaban y tocaban. Fueron a la habitación y Alice comenzó a desvestirse, pero oh sorpresa… la querida Poison ocultaba algo.

Era travesti, en realidad era un hombre. Mi amigo se enfadó pero al final la atracción pudo màs que los prejuicios.

Pasaron una noche muy divertida, Alice le dio una mamada deliciosa e inolvidable a mi amigo. Comenzó lamiendo el tallo y luego succiono suavemente la punta; le chupo las bolas y se las metìa enteras a la boca.

Alice se puso en cuatro sobre la cama, mi amigo le separó las nalgas y le escupió, le metió el pene completo hasta las bolas; le dio durìsimo, Alice gritaba de placer.

Se corrió dentro de su culo, llenándolo de leche.

Comparte este relato

6358
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar