Erotismo y Amor - Microrelatos

Relato erótico

Mi amigo, cremita, bata, sándwiches y semen

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 8.871 Valoración media del relato 7,38 (13 Val.)

RESUMEN

Ahora les cuento otra que tengo de mi amigo, de quien estoy casi enamorada por lo lindo y sobre todo por su potencia. Esto fue en la casa de una mujer amiga de él que lo invitó a cenar y a quedarse a dormir, para lo que le ofreció de todo, lo hizo sentir como en casa…

Ahora les cuento otra que tengo de mi amigo, de quien estoy casi enamorada por lo lindo y sobre todo por su potencia. Esto fue en la casa de una mujer amiga de él que lo invitó a cenar y a quedarse a dormir, para lo que le ofreció de todo, lo hizo sentir como en casa, lo recibió y atendió de primera. Por ejemplo le dijo que no se bañara ni nada, que fuera así nomás como estaba y ella le ofrecía bañarse en su casa, ponerse algo cómodo, cenar y acostarse, y al día siguiente, desayuno en la cama, almuerzo y estadía y luego se iba a la tarde.

Tal cual, mi amigo llegó así nomás de pulóver feo y jogging, la mina lo recibió redulce, lo hizo pasar al baño y le dijo redulce que se diera un baño con todo el tiempo del mundo, tranquilo, que ella lo esperaba ya que iba a hacer sandwiches de fiambre de cena. Aparte, le dejó una bata de ella y un perfume. Y como él se excitó y le pidió crema para las manos, ella también se la facilitó. Así que nomás, mi amigo se dio un baño calentito, se perfumó, se colocó la crema para manos y cuerpo, se envolvió en una cómoda y larga bata rosa, pantuflas y fue al comedor donde ella lo esperaba con todo preparado, ella también muy linda de bata larga blanca, bañada, encremada y con el cabellito atado. Lo besó, le hizo un mimo y le dio sandwichitos que ella le hacía. Y claro, entre lo dulce, la cena, el fiambre, la bata, la cremita y lo bañados, él se excitó y, tras el flan con crema de postre, cuando ella lo acompañó a la camita, él no resistió, la acosó y la siguió hasta su pieza.

Y cuando ella se sacó la bata para meterse en la cama, él se le fue encima, le quitó el camisón, se sacó su bata y su calzón, le sacó el corpiño, la puteó y estimuló,  y tras bajarle la bombacha se le tiró encima suyo sobre su cama y la violó con furia por la cola, llenándola de semen. Y tras terminar, jadeante de lo loco, la dio vuelta y le dio  por la vagina, con furia tal que eyaculó montonazo de semen de nuevo. Como ella estaba encremadita, a él se le paraba el pene de sólo oler la crema, aparte estimulado por la cena y lo dulce de la mujer, encima gaucha y con ganas de pija. Y nomás los dos le dieron traca traca hasta altas horas. Luego de dormir, desayunaron y él volvió a excitarse, sacarse y violarla de nuevo. La mujer quedó chocha, se ve que quería poronga, porque lo invitó redulzona y le hizo todo para que él se la comiera cruda. Y mi amigo, chocho y sacado, la cepilló con gusto.

Comparte este relato

5015
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar