Incesto - Filial - Dominación

Las vacaciones en el paraíso -2

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 50.131 Valoración media del relato 9,12 (49 Val.)

RESUMEN

-¡¡Maldito perro!!, ¿no te soy suficiente hembra? tenías que meterte con mi madre.

Continuación del relato "Las vacaciones en el paraíso -1".

*********************

Cuando voltee a ver a Rosario pude notar su cara roja, puesto que sentía vergüenza que su hija pudiese notar lo que yo hacía con mi mano, la verdad es que no me importo y me gire a ver a Mariana y ella se recargaba en mi costado, y sin previo aviso ¡zaz! le di una nalgada a Rosario, lo cual hizo que si estaba roja como tomate cambiase a un tono casi morado, me volteo a ver y yo solo le eche una sonrisa, Mariana ni lo noto, seguimos caminando hasta que llegamos a una palapa, nos sentamos en las sillas de la mesa y nos pedimos una cervezas.

Mariana se retiró unos minutos pues tenía que ir al baño, lo cual aproveche y me acerque a Rosario, la cual se había molestado por mi conducta de camino, yo me disculpe:

-de acuerdo, lo siento, pero sabes que no me puedo resistir cuando estas a mi lado.

-pero y si nos hubiera cachado Mariana!

-pues la invitamos a un trío, jajajajaja

-que imbécil eres!!!!!

-bueno, bueno, está bien, perdón.

-está bien, pero no lo hagas más, al menos cuando estemos en compañía de alguien ¿De acuerdo?

-si si, oye!

-¿Qué pasa?

-ven

Cuando se acercó, le metí un buen beso que la hizo asombrarse, cuando regreso Mariana seguíamos tomando cervezas, ella se juntó de nuevo y nos acompañó, ya un poco entrados me acerqué a Rosario nuevamente y muy cautelosamente le puse mi mano en su pierna y fue subiendo hasta que mi mano se posó en la parte de su vagina.

Hice a un lado su bikini y empecé a pasar mis dedos por sus labios vaginales, mientras de vez en cuando pellizcaba su clítoris; Mariana por otro lado enfrente de su madre no notaba nada, pues la mesa nos tapaba perfectamente; pude sentir como la vagina de Rosario se humedeció rápidamente, y en un consecuente de mi juego apretó mi verga por encima de mi bóxer y puso su cabeza recargada en la mesa, había tenido un orgasmo enfrente de su hija, cuando esta pregunto:

-Ma ¿estás bien?

-si! estoy.... bien (con un nudo en la garganta)

-tranquila Mariana, seguro que las cervezas le están haciendo efecto (dije en un tono burlesco)

-cállate! !!!Cabron!!! -agregó Rosario un poco molesta.

-Ma!! Pero si solo fue un comentario-

Nos levantamos, pague la cuenta y nos fuimos al hotel; más tarde cuando nos disponíamos a dormir, me dispuse a darme una ducha puesto que todo el día hizo calor y había sudado bastante; Mariana ya se había acostado pues parecía que a ella le habían pegado más los tragos, abrí la puerta del baño y estaba Rosario desvistiéndose, cuando me vio solo dijo ¡Saaal! Pero no le iba a hacer caso, así que me metí con ella, la tome por los brazos y la recargue en la pared, la comencé  a besar, aunque ella se resistía, poco a poco fue cediendo, abrí la regadera y me metí junto con ella, mientras el agua recorría nuestros cuerpos ella posaba de rodillas dándome una mamada de ensueño, ahí estaba ella con sus ricos labios mamando mi verga, la sacaba, mordisqueaba un poco la cabeza, chupaba mis huevos y volvía a mamar, yo me corrí en poco tiempo con tan grandiosas acciones, todo el semen le cayó en el rostro, nos terminamos de bañar y nos fuimos directamente a mi cama, me acosté y ella se montó encima mío como toda una profesional, cabalgo encima mío durante casi media hora, como traía todavía encima el efecto de los tragos gemía como loca, hasta que se tumbó en mí y se aferró a las cobijas en un último gemido:

-aaaaaaaaahhhhh!!! Oooooohh si si, oooohh dios aaaaaa aaaaa

En la mañana siguiente cuando desperté note que Rosario seguía encima mío, con mi verga clavada en su interior y completamente desnudos los dos y cuando desvié la mirada hacia la cama de Mariana, note que ella no estaba ahí.

Me zafe de Rosario y me Levante al baño, cuando salí al balcón ahí estaba Mariana sentada en una silla tomando café, cuando me vio entrar, se paró, se me acerco y me dio una bofetada:

-¡¡Maldito perro!!, ¿no te soy suficiente hembra? tenías que meterte con mi madre

Pum, siguiente bofetada aplicada en mi cara, yo solamente la miraba, ella tenía una cara de enfado que no había visto antes:

-seguramente te le metiste con tus juegos y tus rollos

-pero que hay de malo en eso -agregue

-es mi madre cabron, que no te remuerde la conciencia saber que te esas tirando a tu prima y a tu tía al mismo tiempo!!

-si supieras... -dije entre dientes

-¿Que? ¿Qué has dicho?, mírame a los ojos y dime... ¿A quién más te has tirado de la familia?...

Continuará…

Comparte este relato

2652
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar