Hetero: General

Relato erótico

Mi re-encuentro con mi regalo de cumpleaños

Tiempo estimado de lectura del relato 9 Número de visitas del relato 19.301 Valoración media del relato 8,76 (33 Val.)

RESUMEN

Sin nada planeado me llevó al placer con mi alemancito que me encontré caminando en la 5ta. terminando en Paa-Mul.

Hola, sé que andaba desaparecida pero ya estoy de regreso por aquí...

Mi nombre es Alexa soy una chica normal ubicada desubicada de la realidad viviendo una fantasía hecha realidad en un paraíso como lo es Playa del Carmen. Les recuerdo como soy, una chica alta de 1.75 descalza, lejos de ser bonita soy atractiva siempre soy el centro de atención a donde llegó, cintura abrazable cadera grande ancha con mis nalguitas bien paraditas y unas tetas nada despreciables ricas en su lugar entonces por así decirlo una niña linda.

Era un día normal común y cualquiera un sabadito a medio día yo decidida a caminar y a tener un día tranquila. Ese día decidí vestirme lo más normal un vestidito fresco ya que hacía mucho calor, un top de algodón y eso si una micro tanga como todas las que tengo era color rojo lisa y muy coqueta de esas que incitan a pecar (Por si las dudas).

Hacia un poco de viento y me medio levantaba el vestido yo sentía todas las miradas como se clavaban en mis nalgas y eso me incitaba a mí a seguir caminando y contonearme mientras avanzaba, me paraba en las tiendas a disimular y según escoger lo que yo quería comprar, de pronto sentí una mano áspera que me sujetaba del brazo, al principio me asusté y cuál sería mi sorpresototota... mi amigo alemán que había sido mi regalo de cumpleaños. Un tipo alto 1.90 musculoso marcado guapo cabello largo vestido en unas bermudas playera y sandalias. Ya hablaba más inglés y yo domino el idioma así que fue más fácil la comunicación.

¡De solo recordar lo que habíamos hecho en mi casa me empecé a sonrojar realmente quería volver a sentir esa sensación en mi piel sentir sus besos sus mordidas sus nalgadas su TODO!!! Moría de pena ya que no me había depilado, pero no había mayor problema ya que no soy muy velludita, pero lo compensaba con mi coquetería hehehehehehe.

Aunque era temprano no dudamos mucho en irnos a tomar un unos tragos una cervecita un whisky unas margaritas él y yo, el tranquilamente ya posaba su mano en mis piernas, cada vez se acercaba más y más a mí, mi piel se enchinaba y yo quería más, así que decidimos caminar por la playa pasando el muelle y por el Barceló, esperando encontrar algo más solitario pero a esas horas fue imposible, se sentó en la arena y yo me coloqué frente a él, solo me miró y sus manos se situaron en mi cadera, yo le sujete la cabeza y le di un primer beso, me levante y es solo bajo sus manos por mis piernas subiendo nuevamente debajo de mi vestido metiendo sus manos, mi cadera sabía que cedería y mis nalgas lo pedían a gritos, el metía sus manos entre mis nalgas en mis piernas y se hacían camino entre mi tanga y mi concha que ya estaba empapada. ¡Yo solo volteaba a ver qué no nos vieran tan directamente, en eso solo sentí como jala mi cadera hacia su boca y siento su lengua sobre mi tanga, me empape en 3 segundos!!! Siento como hace mi tanga de lado y empieza a jugar con su lengua en mi clítoris que ya estaba hinchado y pidiendo placer, de un tirón siento como me baja la tanga y bueno el show que ya estábamos dando era de más. Había familias así que le dije o nos vamos a mi casa tu casa o a otra playa.

Yo lo único que quería era coger en la playa en cualquier lugar a mediodía en este paraíso que aún no había hecho que no había cumplido así que decidimos montarnos en su coche y agarrar la carretera hacia Tulúm mientras avanzamos y le ponía mi mano en su pito enorme descomunal algo lindo de verdad para mamarlo hasta cansarme y el cada vez más y más y más metió sus dedos en mi concha mientras manejaba hasta que llegó el punto en que ya no aguantamos y se metió a PAA-MUL.

Así como llegamos luego nos ofrecieron camastros nos ofrecieron lugares donde estar lo único que queríamos era alejarnos de todo, nada más que una toalla una botella de agua y una playa solitaria para hacer que vibráramos de placer, cuando sentimos que estamos lo suficientemente lejos sólo alcanzamos a poner la sábana en la arena, inmediatamente me tumbó sobre el comenzando a besarme y metiendo las manos entre mis nalgas metiéndose entre mis tetas en la boca cada vez más duro más fuerte más rico. Lo primero que salió volando fue mi vestido quedándome en top y tanga que parecía bikini, ya por su bermuda se asomaba ese monstruo babeador que me quería comer a mordidas y lengüetadas, una rápida vista ver si no había alguien viéndonos o cerca de nosotros así que inmediatamente me voltea hacia el poniendo mi cola en su cara y yo metiéndome su pito en la boca en un rico y delicioso 69, que rico como me encanta que me hagan la tanga únicamente de lado yo si le saqué el pito de la bermuda y se lo empecé a mamar de arriba abajo le chupaba los huevos succionándolos y con mis uñas clavándoselas en las nalgas, el me daba unas lengüetadas de antología, ya me tenía bien sujeta de la cadera y me movía a placer y me recorría de mi conchita a mi ano, esa rica lengua áspera deliciosa y ya me estaba dedeando uno en mi conchita hasta el fondo y otro en mi culo queriéndolo dilatar; mientras le chupaba el pito de animal que tiene yo echaba un vistazo hacia todos lados por si alguien venía o nos veían en eso sentí nada más como de un empujón me hizo hacia adelante poniéndome en cuatro de a perrita así con el culo bien parado dándole toda la entrada a que se divirtiera conmigo. Colocó su animal detrás de mi poniendo la punta de su animal en la entrada de mi conchita yo sabía lo que pasaría pero como ya estaba bien lubricada sólo quería abandonarme el placer así que empezó empujar, poco a poco empezó a meter su fierro en mi con mi cola y yo nada más sentía como ese pedazo de carne venudo y palpitante entraba dentro de mi abriéndome las nalgas en cada empujón que me daba, cuando iba exactamente la mitad y yo ya estaba sintiendo ese placer enorme y sentir la primer nalgada que me hizo vibrar que me hizo gritar de placer que me hizo estremecer, sobretodo sentí como dejo esa mano marcada en mí en mi nalga derecha, sólo empecé sentir placer en cada estocada que me daba como me bombeaba cada vez que me sujetaba de la cadera y me empujaba todo es animal dentro de mí es un placer enorme el cual yo sentía con mis tetas bamboleando que me tenía cual perra sometida a su animal que estaba taladrándome el culo en cada metida. Decidí voltearme hacia el para montarlo y empezar a cabalgarlo yo ya tenía el control de la penetración estaba completamente dentro de mí sentía como topaba en mis paredes vaginales sentía como sujetaba mis tetas y me las quería arrancar a mordidas es un placer descomunal, mi tanga de lado completamente empapada de mis jugos vaginales yo quería cada vez más y más y más sentirlo como se venía dentro de mí, pero aún no era tiempo. En eso me giré para cabalgarlo de espaldas yo jamás me di cuenta que una parejita iba pasando detrás de nosotros caminando por la por la playa yo ya estaba abandonada al placer así que me hice las que no los vio y seguí montando a mi semental alemán cada vez más fuerte y rápido, solo sentía como tundía mis nalgas a nalgadas y yo montándolo ya con las tetas al aire. En eso me aventó subiéndose en mi poniéndose mis piernas en los hombros tenía toda la entrada a su disposición tenía todo para partirme el culo en dos así que decidí dejarlo sentí como entraba cada vez más y más fuerte como cada vez sus huevos chocaban en mis nalgas y tenía ese rico chasquido viscoso sabroso de como chocaban entre mis nalgas cada vez más y más fuerte, sentí como ese animal cada visión más grande y más palpitante así que bajé mis piernas de sus hombros y lo abrace de la cintura obligándolo a que no se saliera de mí que se viniera dentro de mí, entonces me sujeto de los hombros para poner más presión y penetrarme cada vez más y más fuerte  y profundo cada vez era más rápido y lo sujetaba de la cintura, mi clítoris hinchado sentía que como mi cuerpo se llenaba de electricidad empezaba tener un orgasmo delicioso mis tetas duras mi vientre contraído le succionaba el animal yo solo lo veía como me tomaba fuerte para embestirme casi sacando en su totalidad su animal y metiéndose duro y hasta el fondo. Vi como su carita se transformaba y sus ojitos se ponían en color blanco cada vez me penetraba más fuerte fuerte fuerte hasta que sentí el primer chorro como entro hasta el fondo de mi sentí la venida más placentera dentro de mí que es algo que me vuelve loca el segundo chorro dentro hasta que poco a poco le saqué hasta la última gota.

Le dije que se recostara sobre mí que no se saliera que poco a poco mi cola lo sacaría mientras el perdía la erección y así lo hizo, fue un placer como la cabecita salió y toda su leche escurría entre mis nalgas, en ese momento nos levantamos y nos metimos al mar a enjuagarnos y seguir jugando, nos alcanzó la tarde y teníamos que regresar.

Después de un largo beso y una mamada deliciosa que le di mientras manejaba de regreso me dejo en el centro de playa para irme a casa, la sorpresa fue llegando a casa, estaba mi novio que me había caído de sorpresa de Monterrey... jejejejeje round 2 que ya les contaré después.

Recuerden comentarme ya que lejos de ser historias son vivencias, besitos ya los quiero.

Comparte este relato

5882
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar