Confesiones - Microrelatos

Me puse cremita y me violaron bien

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 10.499 Valoración media del relato 7,85 (20 Val.)

RESUMEN

Una tardecita en casa que me hacía los pies y me puse cremita, recibí a un tipo por sorpresa y una buena cepillada.

Estoy justo en la cama antes de la siesta, poniéndome cremita. Y eso me hace acordar de un gran momento de un tiempo atrás, y aparte me excita. Justamente una tarde de sol en mi pieza yo me estaba haciendo los pies cuando tocaron el timbre. Le dije que estaba abierto, sabía que era un amigo de Belinda que venía a buscar una cartera de ella que había dejado acá sin querer. El tipo abrió, entró y no sé por qué fue a la pieza de abajo, donde yo estaba en corpiño y bombacha con el tratamiento de belleza y la crema para el cuerpo sobre la mesita de luz. Primero me miró medio de reojo y se tentó, pero se contuvo de no hacer nada loco. Me saludó, me pidió disculpas por entrar y verme así, yo le dije que no era nada, y le charlé un rato antes de que agarrara la cartera y se fuera. La charla se estiró y mientras le charlaba, agarré la cremita y me empecé a pasar por las manos y el cuerpo.

Para qué. El riquísimo aroma de la Hind´s invadió el ambiente, le llegó a él, que primero se hizo el tonto y siguió charlando. AL fin no resistió y primero me pidió crema para sus manos. Yo le puse, él se pasó y para mi sorpresa, me agarró desprevenida, me sujetó, me pasó las manos por todo mi cuerpo y, excitadísimo, me desabrochó el corpiño, me apretó y exprimió las tetas, me volvió a pasar las manos, me quitó la bombacha, se me tiró encima y me violó sin asco por vagina hasta eyacular tremendo semen. No conforme, me dio vuelta y me la dio por cola, volviendo a llenarme de su semen, luego manos, tetas, pelo, cuerpo y me dio abundante semen en mi boca, dándome durísimo hasta que no dio más. Después me pidió disculpas de vuelta, yo reputa como soy, le dije todo bien y que cuando quisiera viniera. Él se sorprendió, me pidió un beso en la boca, nos dimos el pico largo y quedamos para salir una noche. Tarde de cremita y belleza. Por fuera y por dentro. Y puede haber más, claro.

Comparte este relato

3553
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar