Infidelidad - Fetichismo

Un favor de venganza

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 28.283 Valoración media del relato 9,09 (58 Val.)

RESUMEN

Carolina fue engañada, ahora ocupa devolverle el favor a su novio... pero ella... no quiere esconderse.

Escribir este relato sobre erotismo casi siempre requieren cierto grado de realidad y es difícil mantenerse escribiendo cuando uno no tiene experiencias nuevas o interesantes de leer, sin embargo, a veces esas experiencias solo llegan para salvar el día.

*************************

Carolina es una chica bastante guapa, con un vientre plano, caderas marcadas y un trasero respingón aunque tampoco enorme, ella es novia de Antonio desde hace unos años.

Mi primer contacto con ellos fue en la universidad, desde entonces ellos tenían tiempo estando juntos.

Caro que es una chica de piernas sensuales y cara de ángel, había sido engañada por Antonio los primeros meses de universidad.... (Parece mentira que a chicas como ella les pase eso, pues no les llega mucha competencia) y aunque Caro no tenía una intensión de terminar con su novio, si quería vengarse a lo grande, yo sería parte de su plan.

Carolina, empezó seduciendo a su novio, lo besaba y lo tocaba como si nunca la hubieran traicionado, besaba con la emoción de estar a punto de pagarle con la misma moneda.... Antonio sabía bien lo que estaba sucediendo, ese había sido el trato al que habían llegado para salvar su relación, él vería como yo me follaría a su novia justo enfrente de él y sin poner resistencia.

Me hallaba afuera de la habitación viendo como todo ocurría, como ella lo amarraba a las sillas y se divertía en grande, Carolina quién llevaba una camisa blanca y shorts de mezclilla no tenía miedo en pasar su mano encima de sus pequeñas tetas, soltando respiraciones alteradas.

Cuando el tipo estuvo amarrado, entré sintiendo un poder extraño, el saber que uno puede hacer lo que quiera por un día con una mujer como ella es una oportunidad que no se desperdicia...le sonreí descaradamente y comencé a pasar mi mano de arriba hacia bajo de su espalda, llegando ocasionalmente a sus nalgas...

Antonio que nos veía, no parecía pasarla bien, sin embargo, ella parecía estar a punto de venirse, su euforia era tanta que hasta le temblaban los brazos...

Yo no desaproveche eso, la bese con lengua y dirigí mi mano a sobar por encima de su ropa, aquella vagina desconocida que me llamaba...

Lentamente bajé su short, ella llevaba un cachetero que facilitaba el tacto y la vista de sus hermosos glúteos, la volví a besar y esta vez sentía su cuerpo más cerca del mío...

Ella levanto su blusa y dejo a la vista sus senos, pequeños pero bien formados y dirigiéndose a su novio le dijo: "Es hora de que pagues"....

Me le acerqué por detrás y mientras ella se apoyaba en su novio, yo bajé su braga y sin mucho tiempo de admirar su trasero se la metí... empecé a darle, ella gemía, pero quizás más de lo normal...estaba dispuesta a sacarle hasta el último resentimiento en esa follada...mientras la penetraba ella movía sus caderas en movimientos circulares, yo sentía cada pared de su vagina húmeda acariciándome el pene.

"Cariño creo que mi amigo está más dotado que tú" le decía con descaro, riéndose...

Quizás era imaginación mía pero su vagina estaba empapadisima, yo no quería sacar mi pene de ahí...

La levante y la puse en un sillón cerca de la silla de Antonio y mientras la penetraba sentía como sus piernas me rodeaban y sus pies desnudos se apoyaban en mi trasero, motivándome a meterla más y más...

la besaba y lamia cada parte de su boca, a lo que ella me respondía con lengüetazos y suspiros, sus tetas se hacían para arriba y para abajo, con sus rosados pezones...

Ya cogíamos por coger y la situación se hizo menos incomoda, ella llego a correrse unas 2 veces, la segunda con un grito se quedó de un suspiro....

Mi polla que estaba a mil no iba a seguir por mucho tiempo, Carolina se puso de rodillas y sin esperar a la tercer mamada me vine en su boca...ella lo dejo escapar como una baba blanca que adornaba sus labios y que se deslizaba hacia su vagina...

Antonio parecía haber disfrutado un poco a pesar de todo.... "su polla esta crecida" me decía carolina entre risas...

Sin embargo, mi pene seguía erecto y para una mujer experimentada como Caro no sería una petición extraña la mía, quería por el culo... ese trasero gigante se merecía una polla...

Y aprovechando mi erección, sentí como ella se montaba en mí dejando solamente su hueco del culo despejado y con cuidado fui introduciéndola con cuidado, a lo que Antonio reaccionó "¿Qué haces!?? No"

Muy tarde mi pene ya estaba entrando por esa cavidad y la facilidad con la que se estaba dando me dejo en claro que esta mujer probablemente estaba esperando aquello y que lo había hecho varias veces...

"Vas a probar mi culo antes que él" decía Carolina de la cual solo veía su espalda desnuda y su trasero en mi polla...

Y tras varias penetraciones solté dentro de ella mi último chorro de semen.

Comparte este relato

2499
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar