Infidelidad - Tríos

Relato erótico

Un trío de venganza

Tiempo estimado de lectura del relato 7 Número de visitas del relato 30.504 Valoración media del relato 8,62 (50 Val.)

RESUMEN

Es que la verdad sentir dos penes moviéndose dentro de una, es una de experiencia que no puedo explicar en palabras.

En esta ocasión les voy a contar una vez que fui infiel. La verdad es que yo no soy de traicionar a mis novios, de hecho por eso he tenido pocos novios, porque prefiero una relación libre o amigos con beneficios que estar amarrada a una sola persona, pero esta vez fue una venganza.

Todo inicio en el colegio, cuando conocí a mi primer novio, él era de un curso más grande que yo, era maravilloso, buen cuerpo, simpático, inteligente, le caía bien a mis padres. Yo realmente lo amaba, disfrutábamos estar junto, salíamos a distintas partes, nos reíamos juntos. Incluso mis padres me dejaron ir a la playa con y sus padres, a mí a su niña, recuerdo que nos quedábamos acostados después del sexo abrazados, hablando de las cosas de la vida. Yo hacia todo lo que él quería, si quería un oral, anal. O si quería en momentos y lugares inadecuados, como en el baño en el cumpleaños de su mamá, en una plaza, playa o incluso durante un paseo del colegio. Yo hacia todo por qué lo amaba y era la primera vez que amaba a alguien de verdad y no solo sexo. Por eso cuando supe que él me era infiel lo odie tanto, al principio no lo creí cuando me dijo una amiga que lo había visto con otra mujer, y lo tuve que ver yo mismo. Y era cierta lo vi besando y acariciando a otra mujer en una malla y después los vi entrar a la casa de ella. Lo llame al celular y me invento que estaba con unos amigos que me llamaba más rato y me corto.

 Llore como nunca había llorado, y mis amigas me intentaban consolar, pero no lo lograban, quería entrar a esa casa y hacer una escena como de película, pero si lo hacia él iba a quedar como víctima y yo como loca despechada. Pasó un par de días y no se ocurría que hacer para vengarme, y además tenía que actuar como si nada. Una amiga que había pasado lo mismo me dijo que ella se acostó con amigo para desquitarse, y no sé porque lo encontré buena idea, pero quería que fuera memorable y se me ocurrió hacer un trio con unos amigos que conocía y ya habíamos hecho antes que saliera con mi novio, obviamente les explique lo que pasaba y lo que quería, uno de ellos no acepto, al otro le dio lo mismo, y le pregunte si conocía a alguien que quisiera participar. La verdad es que había pensado en dos opciones, la primera, que el llegara a mi casa, yo lo amarraba de alguna forma y que hay entraran mis amigos, y que el viera todo, y la otra era que él nos pillara, pero después pensé que era mucho y se podía poner pesado el ambiente. Así que opte por grabárselo y mostrárselo. Bueno pero la idea era que tenía que ser un trio, cosa que si el me engaño una vez, yo me lo engaño dos veces.

Pasó un par de días y mi amigo me dice que encontró a alguien más, yo le dije que bueno pero que primero quería conocerlo, que estuviera despechada no significaba que estuviera ciega, tenía que ser guapo al menos, mi amigo me dijo que iba a ir a jugar un partido e iba a estar el para que lo conociera, fui en ese momento. Vi todo el partido, mi  amigo se acerca con su compañero, debo confesar que era bastante guapo y que mi amigo había acertado en escogerlo. Hablamos un rato para conocerlo y me parecía simpático, yo le dije lo que estaba pensando hacer, al principio no le gustó mucho la idea, pero pude convencerlo. Ya estaba todo listo, iba hacer en mi casa en la semana que estaba yo sola.

Llego el día, era miércoles aproveche que salía más temprano de clases y nos juntamos en mi casa. Yo prepare todo en mi pieza, ellos llegaron juntos, debo decir que estaba nerviosa y ellos también, nunca habían tenido sexo por venganza y aunque sabía que no era correcto, también estaba muy enojada por todo. Me invitaron un trago que ellos traían para ponernos en confianza, lo tomamos y hablamos un poco, yo puse música y comencé a bailarles de forma sensual, mientras ellos estaban sentados en un sillón, me empecé a quitar la ropa de a poco, ellos se pararon y me empezaron a tocar, yo metí mis manos en su pantalón y agarrar su miembro, uno de esos ya conocía, pero el otro fue una grata sorpresa y pensé que había escogido bien. Yo les dije que fuéramos a mi pieza. Yo ya estaba casi desnuda y ellos se habían sacado la polera.

Ya en mi habitación, nos terminamos de desnudar, yo les dije que se acostaran, y empecé chuparles el pene a ambos. Todavía se sentía tensión en el aire, pero poco a poco se reemplazó por excitación, podía ver como sus penes antes semi-erectos crecían en medida que yo se los chupaba. En cierto momento, mi amigo se para y se va directo a mi vagina, empieza chupármela y a mastúrbame, yo empecé a gemir mientras le chupa el pene a su amigo, era una sensación increíble. Así continuamos por un tiempo, mi amigo que ya sabía cómo era la cosa fue a sacar unos condones de mi velador, le tiro uno a su amigo y me pregunto si ya estaba lista, yo acepte gustosa, me monte sobre el compañero de mi amigo y sobre su pene, aprovechando que él seguía acostado, mi amigo aprovecho y tomo mi culo, pero antes le hecho un poco de lubricante anal que tenía en mi velador (cuando una disfruta el sexo anal se prepara para hacerlo más placentero), primero sentí mi vagina siendo penetrada y empecé a sentir ese calor único que te da el sexo, y después se la penetrada por el culo. Y en ese momento me rendí a placer, yo no me importaba porque lo hacía, solo quería continuar haciéndolo, es que la verdad sentir dos penes moviéndose dentro de una, es una de experiencia que no puedo explicar en palabras, y tan solo al recordarlo y escribirlo para ustedes me excito. Siguiendo con la historia, ellos me penetraban, y yo gemía si parar hasta que llegue al primer orgasmos con gran grito de placer, mi amigo se rio y le dijo a su compañero ”viste como te había dicho, le encantan los tríos” y él le respondió ” se pasó, nunca había escuchado que gritaran así”, debo decir que me dio un poco de vergüenza pero no podía de gritar “siiiii, más duro”, el que estaba en mi vagina se corrió, y  mi amigo que estaba en mi culo dijo “mejor mas para mi “ y el otro le respondió “que no disfrutara tanto que iba a volver por mi culo“, así fue pasaron unos minutos, lo cual me impresiono el poco tiempo que necesito para se le pusiera dura de nuevo, y pidió mi culo mi amigo saco su pene y se acostó, y me volvieron a penetrar, volvía sentir esos ricos penes dentro mío, y yo volví a tener un orgasmo, que se acompañó con la corrida de mi amigo en mi vagina, el otro estaba recién empezando  con mi culo. Yo empecé le limpie todo ese excito pene a mi amigo, el otro continuo sin piedad con mi culo, pero ahora el estábamos acostados y el me penetraba de lado, hasta que me dice que se va a correr, alcanzo a sacar su pene de mi culo y lo puso en mi boca sin condón, me lleno mi boca, y me dice que me lo trague, era primera vez que me lo tragaba y me encanto.

Después de eso mis amigos se fueron, y yo conecte la cámara para ver el video, y en eso estaba y veía lo contenta que me veía en el video, y decidí no mostrárselo a nadie. Agarre todo lo que me había dado mi pololo y de forma tranquila le dije que lo había visto con otra mujer, y que esto terminaba ahora, que a mí no me engaña nadie y que no me vuelva hablar.  La satisfacción de que lo había engañado con dos al mismo tiempo, y que el quedo como el desgraciado farsante que era, fue suficiente.

Comparte este relato

4420
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar