No Consentido - Microrelatos

Relato erótico

Mi amigo me sorprendió en la calle y me violó

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 27.183 Valoración media del relato 7,97 (31 Val.)

RESUMEN

Mi amigo aprovechó que me vio linda en la calle y me dio nomás.

Ahora vamos a mí, y sobre todo a mi amigo sexópata, con quien siempre quiero pene. Otro día, fui muy bien vestida con campera de cuero, pollera y botas a merendar a lo de María Teresa, que como siempre me esperaba con todo listo y unas amigas. Al bajar del colectivo cartera al hombro, caminé una cuadra y justo me encontré con mi amigo, que venía de no sé dónde, no muy bien vestido pero que se excitó al verme, más tan elegante y pintada. Paró, le di un beso, se excitó con mi aroma fuerte a pintura de labios y perfume, charlamos y luego me fui a lo de Tere, donde la pasé muy bien, con té, sandwichitos y masas.

Un par de horas después, me volví a casa. Caminé hasta la parada del colectivo, y cuando iba por mitad de cuadra mi amigo me sorprendió por atrás tocándome el hombro. Me asusté, me di vuelta y era él, no sé cómo aún andaba por ahí. Pero el tema es que no me paró para charlar, sino para algo más. Me pidió un beso en la boca, yo me negué en principio pero después se lo di. Para qué: me llevó hasta una pared cercana, me embistió vestida y todo, me manoseó todo lo que pudo, me besuqueó, me pidió más besos y, de pronto, el desbande: en plena vereda, aunque fuera un lugar solitario, me bajó la pollera, la bombacha y me penetró con tremenda pijotucha hasta llenarme de semen. Luego me hizo dar vuelta y me la dio por la cola, acabando de nuevo mucho pero mucho semen. Y yo, puta y loca como soy, en lugar de decirle de todo, me entregué más a él, me volví a poner en cuatro (con campera de cuero, cartera y todo)

Comparte este relato

6613
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar