Microrelatos - Hetero: General

Bus

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 6.494 Valoración media del relato 8,42 (12 Val.)

RESUMEN

Arrimón en el bus.

Era un sábado por la tarde, estaba en el centro de valencia comprando una ropa y ya iba de regreso a casa, ya era la hora pico, decido ir a la parada a tomar la buseta con destino a mi casa, mientras esperaba en la parada, me deleitaba observando la gran cantidad de mujeres hermosas , las más bellas del mundo, jeje parecía un ventilador, siempre disfruto mucho el poder ver mujeres dé todo los colores y todos los tamaños la verdad eso me gusta, tetas grandes tetas pequeñas, disfruto una mujer que sé le marque el camal toe, jaja.

Al cabo de media hora, llego mi bus me monto y por la hora ya estaba full. Me dirijo por el pasillo a la parte de atrás al final, me agarro del pasamano y justo detrás de mi esta una señora gorda con unas bolsas de mercado, lo que hacía que me robara un poco de mi espacio en el pasillo, por su gran tamaño y gran culo jaja, cada vez que el bus frenaba y arrancaba la señora culona chocaba con mi cuerpo lo que hacía que yo me moviese adelante y atrás, en uno de esos movimientos ocurrió lo inesperado. Podría decirse que me tomó por sorpresa.

En un movimiento que hizo él bus produjo que la señora culona me moviese y yo a su vez roce con mi verga en modo dormida él hombro dé una chica joven blanca cabello color castaño liso hasta los hombros, yo quedé fuera de base me tomó por sorpresa y me hice el loco. Pude sentir cómo la muchacha reacciono a ese roce es decir ella lo sintió y miró hacia arriba para verme a la cara y poder reclamar me o decirme algo al respecto, cosa que yo no hice, podía sentir su mirada buscando la mía para reclamarme, sin embargo mi mirada nunca bajo al cabo de un rato sasss se repite la misma ocasión y produjo el mismo efecto en la chica, y yo aplique la misma técnica sólo que esta vez fue un roce mayor, al principio era una situación incómoda y así estuvimos como media hora la chica al final se resignó y como vio que no la miraba se dejó llevar y con él pasar del tiempo sé despertó el morbo en mí.

La molestia que me producía los empujones de la señora culona empezaron a ser placenteros, y noté cómo mi verga también empezó a despertar y reaccionar al roce, cada vez que él autobús sé movía yo pegaba mí verga a su hombro, y la chica sé quedaba quieta, en una de esas aproximaciones que hice decidí en vez de rosar el hombro. Me levante en la punta dé mis zapatos y le monté la verga encima del hombro por un instante y lo retire y en esta ocasión baje la mirada para ver la reacción de la chica y pude leer su lenguaje corporal y su lenguaje corporal decía que estaba disfrutando de esa verga tiesa, sin embargo decidí probar para asegurarme que ella lo quería, e hice lo siguiente me acerque a su hombro bastante cerca y lo deje mi paquete y pude ver como el hombro de la chica esta vez era quien buscaba él roce con mi verga, y uffff eso despertó el morbo en mi a partir de ése momento me fui él restó del viaje con mí verga montada encima de ese hermoso y lindo hombro que le daba cobijo a mí verga…

Al llegar a mí parada me alejé de su hombro y fue ay que se encontraron las miradas sin decirle una palabra y a la vez muchas cosas con la mirada, entendió que era la despedida y tenía que bajarme, ella tenía en su rostro una cara que no quería que me bajase al igual que la mía, pero era inevitable y decidí bajarme, al llegar a casa solté mis bolsas me quité la ropa y me da un pajazo que me dejó sin aliento.

Espero les haya gustado este micro.

Comparte este relato

3485
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar