Primera Vez - Sexo Anal

Relato erótico

Aposté las nalgas y perdí

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 26.422 Valoración media del relato 9,58 (48 Val.)

RESUMEN

La primera vez que me rompieron el culo.

Cuando tenía 20 estaba en una reunión con varios amigos y de repente uno de ellos de nombre Javier empezó a hablar de fútbol decía que su equipo es el mejor que iba a ganar el torneo y cosas así a mí la verdad no me gusta el fútbol, pero se me ocurrió decirle te apuesto a que no gana el torneo.

El aceptó rápidamente entonces le dije cuánto va a ser, y Javier respondió las nalgas que te parece si apostamos las nalgas yo dude un poco pero como me empezó a presionar acepte. Cada partido que su equipo ganaba el me lo recordaba a cada rato y hasta me mandaba mensajes de texto diciendo tu culo será mío. El día de la final nos juntamos todos en su casa a ver el juego cada gol que metía su equipo era un sufrimiento para mí el partido terminó 3-0 a favor de Javier y mis 2 amigos restantes empezaron a hacerme burla Javier solo me dijo al oído luego acordamos que día.

El día de pagar la apuesta llegó y yo llegue a su casa esa noche, el muy amable conmigo solo me dijo te lo voy a hacer suave para que no te duela el la verdad ya tenía mucha experiencia con mujeres, Javier me dijo cuando quieras empezar y yo me arrodille para sacarle la verga que para mi era realmente enorme cerca de 19cm eso me puso realmente nervioso yo se la  mire un ratito temeroso de probarla y el agarro mi cabeza y la empujo hacia  su verga yo empecé a mamársela un poco hasta que me dijo eso no era parte de la apuesta no tienes que hacerlo si no quieres yo le dije solo un poco más, cuando termine de probar esa rica verga me dijo desnúdate y empinate en la cama  yo haré todo  el trabajo.

Cuando me estaba desvistiendo vio que traía una tanga roja y me dijo vienes preparada golosa, ya que estaba ya empinado hizo a un lado mi tanga y acercó su verga a mi culo yo sentí riquísimo, Javier me dijo será despacio pero te la meteré toda, se puso muchísimo lubricante y empezó a meter y sacar lentamente mientras que con una mano me masturbaba.

Cuando finalmente me entró toda dijo ahora viene lo bueno putita vas a gozar como nunca y entonces empezó a darme fuerte y rápido luego lento y suave era realmente una montaña rusa de excitación. Yo estaba disfrutándolo muchísimo y le gritaba no pares Javier mas rápido dame mas fuerte, él estuvo así un muy buen rato divirtiéndose con mi culo mientras yo gozaba gritando y hasta llorando. Cuando iba a terminar pregunto dónde la quieres yo le dije vente dentro de mí, él empezó a dar mucho más fuerte y rápido asta correrse, cuando termino sin sacármela me agarro la verga y empezó a masturbarme yo me vine rápidamente, esa noche dormí en su casa.

A la semana ya los otros 2 amigos ya sabían todo lo que había pasado Javier les contó con todo detalle, yo no me enoje porque después de esa noche nuestra amistad creció mucho más.

Comparte este relato

4573
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar