Dominación - Interracial

Relato erótico

Perseguida para ser violada

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 16.836 Valoración media del relato 8,79 (34 Val.)

RESUMEN

Se pone encima de mí para chupar mis senos con fuerza y me mordió uno dejándome una marca me sigue besando y lamiendo todo el cuerpo hasta llegar entre mis piernas donde me chupa con fuerza haciéndome acabar varias veces como si fuera un alimento mi flujo él se traga todas mis acabadas.

Hola saludos les traigo más que una fantasía es un sueño erótico. Y comienza así:

Estoy vestida con un vestido de que uno vería en una película de la edad, resaltaba mi pecho y un poco mi cintura. Voy corriendo por un bosque huyendo de un hombre encapuchado o con túnica. Me escondí detrás de un árbol ya que oscurecía.

—Coneja ven me debes algo. -Dice él entre risas 

Lo vi desaparecer y me alivie por un rato hasta que se aparece detrás de mí, me golpea la nuca y me tapa la boca con un pañuelo de olor extraño me desmayo.

Despierto en una cabaña de madera, atada en cuatro a la cama estaba asustada vi aquel hombre desnudo era moreno, alto, cabello negro y cabello crespo. Se acerca a mi tocando mis senos.

—Tienes un lindo color blanco de piel, te vez tan tierna sin ropa.

—Suéltame.

—No me pagaras lo.... Que me debes.

—No te debo nada.

—No tu pero tu familia sí.

Se pone encima de mí para chupar mis senos con fuerza y me mordió uno dejándome una marca me sigue besando y lamiendo todo el cuerpo hasta llegar entre mis piernas donde me chupa con fuerza haciéndome acabar varias veces como si fuera un alimento mi flujo él se traga todas mis acabadas.

— Ahora te voy a castigar por rebelde.

De una afinca su pene en mi vagina y se movía cada vez mas rápido haciéndome gritar de placer, mientras tenía un par de orgasmos e incluso llegue acabar sobre muchas veces.

El acaba adentro de mí y me desata los pies en cambio me taba la boca con algodón amarrándolo con un pañuelo.

—No creas que esto acaba conejito esto es solo un simple comienzo.

Me voltea y me pone en la postura del perrito, inicia rozando su pene en mi intimidad, luego lame mi ano para aflojarlo, mete sus dedos mientras tiemblo. 

—Mmm que lindo... Que tiembles del encanto.

Va metiendo su grueso pene en mi ano hasta llegar al punto donde se impacienta y comienza afincarlo siento dolor y placer a la vez.... Caen lágrimas en mis ojos él se detiene y echa todo su semen en mi espalda u ano.

Me destapa la boca y lamo todo su pene...  Aquel hombre me agarra el pelo mientras lo chupando, hasta que me lo mete todo en mi boca y lo va moviendo.

—Mmmm me encanta tu pequeña boca... Sigue chupando niñita.

Siento algo caliente en mi boca intento retener su semen en mi boca.

—Oh traga sé que te gusta.

No puedo seguir reteniéndolo y lo trago todo el me besa con lengua hasta que me desmayo.

Comparte este relato

187
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar